domingo, 1 de febrero de 2009

A la tercera no fue la vencida

Después de haber jugado en Copa del Rey un ya lejano veintisiete de Agosto de 2008, el Cádiz CF regresaba al Estadio Municipal de la Fuensanta para enfrentarse al UB Conquense. Un Conquense, al que podría catalogarse como “bestia negra” del equipo amarillo porque, hasta el traspiés liguero de principios de 2009 contra el Guadalajara, tenía el honor de ser el único equipo capaz de doblegarlo. Además, por partida doble y con marcadores calcados: 3-2 en el ya mencionado duelo copero y 2-3 un mes después en Carranza en la cuarta jornada de liga.

Dicen que a la tercera va la vencida pero que tampoco hay dos sin tres, y esa última premisa acabó pesando más para el Cádiz que volvió a perder dejando una mala imagen en Cuenca. Esta vez, el marcador fue de 2-0. Todo parecía estar en contra de los cadistas: la climatología adversa (estuvo nevando copiosamente durante gran parte de la mañana) y el rival, que le tiene tomada la medida totalmente.

El Cádiz formó con un equipo donde destacó la presencia en el once de Fran Cortés en detrimento de Carlos Caballero y de Dani Fragoso en el medio campo en lugar del argentino Víctor Ormazábal. Asimismo, David García fue el encargado de suplir una vez más a Raúl López en el lateral zurdo debido a la injusta expulsión del jerezano en el duelo contra el Racing Portuense. Antes de que el valenciano Ruiz García (árbitro de la contienda) decretara el comienzo del partido, se guardó un minuto de silencio en memoria del que fuera Presidente de la RFEF, Pablo Porta, fallecido esta semana en Barcelona.

El partido comenzó sin un dominador claro, con un juego basado en el pelotazo largo por parte de ambos equipos, aunque el equipo que hizo unos primeros intentos por bajar el balón al césped fueron del Conquense. Estos minutos iniciales se caracterizaron sobre todo por el fuerte contacto mantenido por futbolistas de uno y otro equipo, que acabaron con Cristian y Enrique y Rubiato malogrados. En uno de estos encontronazos aéreos acabó viendo Andrés Fleurquin la primera amarilla tras dañar en un salto al delantero local Javi Gómez.

Los acercamientos del Cádiz fueron bastante tímidos y tuvieron a un muy activo López Silva como protagonista, ya fuera sacando faltas que no encontraron rematador por muy poco (Juanma Delgado estuvo a punto de marcar en una de estas, pero su remate se marchó por muy poco fuera de la meta defendida por Raúl) o centrando por banda sin encontrar rematador. En el Conquense destacó por su insistencia Víctor, que siguiendo el ejemplo de López Silva se marchaba de sus marcadores y centraba una y otra vez para que Kiko Casilla blocara mansamente.

La mejor ocasión de gol del Cádiz la tuvo Borja Rubiato, que estampó el balón en el palo de la portería de Raúl tras recibir un buen pase buscando la espalda de la defensa del onubense López Silva. En otra arrancada del ex del Orihuela también estuvo el equipo amarillo a punto de marcar, pero la dejada de Enrique tras controlar el centro desde la otra banda no pudo recibirla en condiciones Rubiato.

Con empate a cero se fue al descanso. Tras la reanudación, el Cádiz pareció ir a por todas y dispuso de un par de ocasiones, una muy buena en un saque de esquina en corto que recibió Cristian en el borde del área. El lateral diestro amarillo centró y Fleurquin no marcó por muy poco. A partir de aquí comenzó un monólogo del Conquense, que dispuso de dos centros al área muy claros que fueron despejados a corner por Juanma Delgado. En uno de estos corners llegó el primer gol local, obra del delantero Javi Gómez, que se elevó por encima de los zagueros cadistas para rematar un buen balón sacado por Cristian.

Con el 1-0 el Conquense se vino arriba y se pudo ver a un Cádiz roto en medio campo, sin capacidad de reacción, que trataba de llegar al área del rival sin incomodarlo verdaderamente. Los locales, por su parte, no tenían problema alguno: cortaban los balones que Fran Cortés trataba de meter entre la maraña defensiva para, en un par de toques, encontrar espacios libres en el medio campo o en la banda (buscando a Víctor) para lanzar la contra.

Gracia decidió mover el banquillo y quitó a Dani Fragoso para introducir a Juanma en el campo, buscando más mordiente arriba. El jienense estuvo bastante activo y tras una arrancada suya ocurrió lo peor. Juanma arrancó en el medio campo, yéndose muy bien por velocidad de dos contrarios, la pasó en perpendicular a la altura del borde del área a López Silva, que la dejó pasar para que recibiera Rubiato, quien de espaldas y con dos contrarios, optó por el taconazo para prolongar la jugada. El ariete cadista perdió el balón y en esa contra, el Conquense mató el partido.

El balón lo recibió Víctor en el círculo central, que le dio un muy buen pase a la altura del corner a Javi Gómez. El delantero recibió, volvió loco a Mansilla y la colgó para que rematara a bocajarro Juanjo. Este primer remate lo detuvo perfectamente Kiko Casilla, pero el cancerbero amarillo poco pudo hacer después, ya que el mismo Juanjo recibió el rechace y la puso de cabeza para que Cristian, totalmente solo, rematara a placer. 2-0 y delirio en las gradas de la Fuensanta, donde el líder volvía a caer.

Ante este panorama, Gracia hizo un doble cambio, metiendo a Barreiro y a Carlos Caballero por Enrique y Fran. Con Caballero el equipo tocó más la pelota y hubo combinaciones muy buenas buscando aperturas en banda para López o Cristian, pero ya era muy tarde.

La última gran oportunidad del Cádiz para maquillar un poco el marcador la tuvo Manu Barreiro, que disparó fuera de tiro raso cruzado tras recibir un muy buen pase de Caballero.

Así pues, 2-0, tercera derrota este año contra el Conquense y con la sensación de que aún hay que seguir trabajando.

Link

Agua y nieve en la Fuensanta






Link

Cuenca le dio la arroba a López Silva

Con partidos como el de este fin de semana es difícil otorgarle a alguien el distintivo al mejor de la contienda, ya que prácticamente no salió nada de lo que el Cádiz intentó en los noventa minutos de partido. Pese a todo, si hubo un jugador que destacó entre los que disputaron la contienda, ese fue López Silva.

El onubense fue el futbolista más destacado de los de Gracia, ya que no dejó de intentarlo una y otra vez, ya fuera yéndose de los contrarios regateando, centrando, disparando… Buscaba la pelota y para ello no dudó en cambiarse de banda para intentar combinar con Enrique y Cristian.

De sus botas salieron los pases de las ocasiones más claras de las que dispuso el Cádiz para batir al meta Raúl. Saques de faltas o de esquina corrieron a cargo del extremo, además de la asistencia de lo que pudo haber sido el 0-1 de no haberse topado Rubiato con el poste.

Le costó arrancar, pero poco a poco va asentándose en el equipo y destacando con sus actuaciones. Sin duda, lo mejor del encuentro del Domingo.

Link

Google+ Badge