domingo, 31 de enero de 2010

De Peñarol viene Ramis

El delantero uruguayo Jonathan Ramis, se ha convertido en futbolista del Cádiz Club de Fútbol después de una semana de duras negociaciones. Finalmente, su club de origen, Peñarol de Montevideo, ha aceptado la oferta cadista, desechando traspasarlo a la Sociedad Deportiva Huesca, que también andaba interesada en hacerse con los servicios del joven ariete uruguayo. Debido a las altas pretensiones económicas de los directivos aurinegros, que rechazaron una oferta de dos millones de dólares de Boca Juniors por Ramis, el jugador llega cedido hasta Junio de 2010 con opción de compra. Así, Julio Peguero repite la fórmula utilizada para el fichaje de Milos Bogunovic.

Producto de la cantera de Peñarol, Ramis, nacido en noviembre de 1989, debutó con el primer equipo en el Torneo Apertura de la temporada 2008-2009, disputando un solo encuentro. En el Clausura de esa misma temporada contó con mayores oportunidades, jugando diez partidos y marcando dos goles. Sus buenas maneras le llevaron a ser integrante de la Selección Uruguaya durante el Mundial Sub-20 de Egipto.

Su consagración llegó en el Apertura 2009-2010, cuando disputó once partidos con su equipo, todos ellos como titular, anotando la nada desdeñable cantidad de siete goles. A pesar de ello, no pudo ayudar a que su club optara por el título, ya que Peñarol acabó en la séptima posición final. Con el inicio del Clausura, comenzaron sus desavenencias con el entrenador, Diego Aguirre, que le abrió la puerta para que abandonara el club, sin tener en cuenta los buenos guarismos de la anterior campaña.

Así pues, aterriza en Cádiz un delantero uruguayo joven, con mucho futuro y con gol. El Turco, como es apodado por la afición charrúa, sabe incrustarse bien entre los defensores y ganarles la espalda con facilidad. Se trata de un delantero habilidoso, potente, con un buen manejo del balón y con un buen disparo a portería desde media distancia. Pero ante todo, si por algo destaca la joven adquisición cadista, es por su olfato goleador. Un buen fichaje que llega para complementar a Tristán, Ogbeche y Toedtli, dispuesto a seguir progresando como futbolista en un campeonato de mayor exigencia que la Liga uruguaya.

Link

jueves, 28 de enero de 2010

Mariño, segundo fichaje invernal

El Cádiz Club de Fútbol ha hecho oficial la segunda incorporación en este mercado invernal: el peruano Juan Carlos Mariño. El futbolista, que ya fue fichado por la entidad cadista el pasado verano por si el recurso por la alineación indebida de Kiko Femenía fructificaba, por fin podrá enfundarse en partido oficial la elástica amarilla. Se trata de un centrocampista ofensivo que ha sido internacional con la Selección de Perú en quince ocasiones, llegando a marcar dos goles.

Comenzó su trayectoria deportiva en las categorías inferiores del Académica Deportiva Cantolao peruano y en el Lanús, club argentino con el que dio el paso al profesionalismo. En el equipo argentino estuvo desde 1999 hasta 2002, cuando ficha por Argentinos Juniors. Sólo estuvo un año en dicho club, pues al siguiente inició un periplo que le llevó a jugar en la liga albanesa, enrolado en las filas del Dinamo de Tirana.

Sólo estuvo un año en el equipo balcánico, y en 2006 regresó a Lanús. La temporada 2006-2007 la disputó en el Cienciano peruano, con el que consiguió ganar el Torneo Clausura. Sus buenas actuaciones le llevaron a disputar la Copa América de 2007 de Venezuela con la Selección de Perú. Consiguió alcanzar los cuartos de final del torneo, donde su país cayó eliminado con estrépito ante Argentina (4-0) A pesar de ello, Mariño acabó incluido en el once ideal de la primera fase del torneo.

Después de la Copa América acabó fichando por el Alianza Lima, uno de los equipos punteros de su país. A pesar de esto, estuvo poco tiempo en este equipo, ya que el Hércules de Alicante lo incorporó a sus filas. En el equipo herculano disputó veintiocho partidos y logró anotar dos goles, ayudando a su equipo a finalizar la temporada en la quinta posición.

En el verano de 2008 el Cádiz, descendido a Segunda B y con la esperanza de que el recurso por la alineación indebida de Kiko Femenía en el último partido de la temporada saliera adelante, ficha al peruano. No obstante, Mariño, que llegó a vestirse de amarillo y azul en el césped de Carranza, nunca jugó un partido oficial con su nuevo equipo, puesto que estaba estipulado que, de acabar jugando el Cádiz en Segunda B, él quedaba libre. Finalmente esto sucedió y desde entonces jugó en el Cienciano, Atlético Nacional y Deportivo Cali, estos dos últimos de la Liga colombiana.

Ahora, año y medio después de su primera presentación, Mariño regresa a Carranza para intentar ayudar al Cádiz a conseguir el objetivo de la permanencia.

lunes, 25 de enero de 2010

Diez victorias más

Decía Cristian esta semana, en una rueda de prensa previa al partido de Soria, que para conseguir la permanencia en la categoría hacían falta diez victorias más de aquí a final de temporada. Por aquel entonces el equipo contaba con veinte puntos, y para el lateral diestro catalán, consiguiendo cincuenta el objetivo estaría más que cumplido. Después del gran partido en el frío campo de Los Pajaritos, conseguir esas diez victorias parece algo más al alcance de la mano.

El Cádiz jugó muy bien y creo que fue superior en los noventa minutos de juego al Numancia, que intentó tener la posesión del balón durante el primer cuarto de hora de juego, pero no llegó a dominar al equipo amarillo. Víctor Espárrago logró que el equipo mantuviera una tensión constante en todo el encuentro, jugando un partido muy serio en defensa, quizás, el más serio de lo que lleva el Cádiz en toda la temporada. El Cádiz jugó sin complicaciones, sabiendo lo que debía hacer para vencer a un rival que, a priori, era muy superior a él. No tendría en cuenta el gol de Íñigo Vélez ni el penalti marrado al final por Barkero, pues se trataron de jugadas aisladas en un partido dominado por el Cádiz.

Al término de la primera vuelta del campeonato liguero en Segunda División, el Cádiz ocupa el puesto decimonoveno, el primero que marca la línea de descenso a Segunda División B, aunque ha conseguido comprimir bastante el pelotón de aspirantes a perder la categoría. Tiene los mismos puntos del Girona, uno menos que Celta y Huesca y se encuentra a dos puntos del Albacete. Está siendo una temporada muy igualada en cuanto a la lucha por el descenso se refiere, y viendo cómo supo jugar el equipo en Soria, y sin euforias, creo que la permanencia es muy factible.

De las diez victorias a las que aludió la semana pasada Cristian, ya sólo quedan nueve por conseguirse. Viendo el calendario de esta segunda vuelta del campeonato, conseguirlas es muy posible. Rivales directos a los que el Cádiz debe ganar obligatoriamente, como Albacete, Castellón, Girona o Murcia visitarán Carranza. Además, otro equipo al que puede ser factible ganarle, como el Villarreal B, también visitará el estadio gaditano. Se tendrá que visitar los campos de Córdoba, Real Unión, Celta y Huesca, encuentros todos ellos muy complicados, pero en los que el Cádiz debería intentar sumar los tres puntos. También, toca rendirle visita al Cartagena, en Marzo, y a pesar de que los murcianos están en ascenso están mostrando señales de debilidad con respecto al equipo que comenzó la temporada ganándolo todo.

Ganar a estos equipos o a cualquier otro dependerá de la suerte, de los pequeños detalles y del Cádiz. Si juega con la misma tranquilidad que en Soria, todo será posible. La primera parada, este Domingo, en El Helmántico contra un Salamanca muy irregular. Una salida difícil, cierto es, pero también lo era Soria…

domingo, 24 de enero de 2010

Fotos de Soria



Fotografías realizadas por Verónica Manzanares.

Link

Arroba sin discusión en Los Pajaritos

En un partido en el que todos los jugadores alineados por Víctor Espárrago jugaron a un gran nivel, la arroba de Los Pajaritos va para Enrique Ortiz. El extremeño, que jugó los noventa minutos de juego, estuvo muy entonado y participativo. Su actuación fue crucial para que el Cádiz asaltara con éxito el feudo del Numancia.

Muy colaborador con López Silva, Toedtli y Cristian, Enrique estuvo presente en los tres goles cadistas. En el primero, después de recibir el balón largo de Nano González, dejó a Toedtli solo para que empujara el esférico al fondo de la red. En el segundo, suyo fue el centro que habilitó a Nano González para batir a Eduardo Navarro. La guinda a su gran actuación: el tercer gol del Cádiz, obra suya y que sentenció al Numancia.

Una arroba más que merecida para el capitán del equipo, que ejemplificó el buen trabajo del Cádiz en tierras sorianas.

Link

El Cádiz asalta Los Pajaritos

El Cádiz cerraba la primera vuelta rindiéndole visita al Numancia en su estadio, Los Pajaritos. Una visita complicada, ante un equipo inmerso en la lucha por el tercer puesto, que llegó a ocupar hasta la pasada jornada. El equipo amarillo, por su parte, llegaba a Soria con la intención de seguir refrendando la mejoría experimentada en el partido contra el Huesca.

Espárrago presentó un once inicial sin Fragoso ni Erice, sancionados, y en el que se ausentaba Tristán, tocado desde la debacle de Anoeta. Así pues, sobre el césped soriano jugaron de inicio Kiko Casilla en la portería, con Cristian, Mansilla, Álvaro Silva y Cifuentes en línea defensiva, Abraham y Ormazábal en el doble pivote, Enrique y López Silva en los extremos, Nano González en la mediapunta y Toedtli como delantero centro.

Nada más señalar el cántabro Teixeira Vitienes el inicio del partido, se vio a un Numancia que pretendía apoderarse de la posesión del balón. Los locales, con Del Pino moviéndose de banda a banda y con Barkero jugando entre líneas, pretendían jugar al primer toque, organizando con calma desde atrás. El Cádiz, por su parte, esperó muy disciplinado atrás a tener su oportunidad, buscándole las cosquillas a su rival con un tipo de juego muy directo. Se pudo ver un precioso e intenso duelo entre Toedtli y Boris en cada balón por alto.

En un fallo del zaguero asturiano del Numancia, el Cádiz gozó de su primera gran ocasión de peligro, después de una buena apertura de Abraham buscando a Enrique, que acabó solo en el borde del área. El extremeño la tocó atrás, buscando a Toedtli, que disparó por encima del larguero. El Numancia respondió poco después con un buen lanzamiento lejano de Del Pino, que fue despejado a corner por Casilla.

A partir del minuto diecisiete de juego el Cádiz se huzo amo y señor del partido, destacando, además de Toedtli, que volvía loco a Boris, López Silva. El onubense desempeñó labores de mediapunta y secundó perfectamente al ariete argentino. Así, el Cádiz tuvo una gran ocasión tras un saque de banda de Cifuentes, que desplazó en largo el balón hasta llevarlo al corazón del área, encontrando a Toedtli. El delantero cadista le ganó el balón a su defensor y se la dejó atrás a López Silva, que no abrió la lata porque se entretuvo a la hora de disparar.

Calcado al del ascenso

Cuatro minutos más tarde, tras una falta en el centro del campo de Boris sobre Toedtli, que acabó con amarilla para el defensor numantino, llegó el primer gol del Cádiz. La falta la sacó en corto Cristian, buscando a Nano González, que desplazó en largo el balón, directo al área. El esférico fue recogido por Enrique Ortiz, que metió el balón hacia adentro cuando se marchaba por línea de fondo para que Toedtli, solo, rematara a placer. 0-1. Saltaba la sorpresa en Los Pajaritos, con una jugada de estrategia que recordaba al gol del ascenso contra el Real Unión de Irún.

El Numancia adelantó sus líneas, buscando inquietar al Cádiz, pero los pupilos de Espárrago se mantuvieron firmes en defensa, sin variar el esquema de juego. La grada protestó un posible penalti sobre Del Pino que Teixeira no consideró como tal. Los amarillos gozaron de muy buenas oportunidades, que eran propiciadas después de que Toedtli le ganara la partida sin cesar a un gris Boris. Esta fase del partido acabó convirtiéndose en un auténtico rosario de amonestaciones, pues tanto Nano González y Abraham por parte del Cádiz como Mario y Dimas del Numancia vieron cómo Teixeira les enseñaba la cartulina amarilla.

Todo sigue igual

Nada más reanudarse el partido, después de un centro desde la línea de fondo de Cristian, Toedtli pudo haber marcado, pero en el momento en que iba a rematar se resbaló solo. Todo seguía igual en Los Pajaritos, donde el Cádiz se sentía mejor que su rival y lo hacía patente en cada jugada. Toedtli dispuso de una buena ocasión tras recoger un rechace de Ormazábal al borde del área, pero no sería él el encargado de marcar el segundo tanto.

El 0-2 se cosechó poco después, tras un balón suelto en el área del Numancia recogido por Enrique, que centró buscando a Nano González, quien batió de disparo raso y cruzado al guardameta Eduardo Navarro. Tras este mazazo, Arconada realizó los tres cambios, haciendo que comparecieran en el partido Lago Junior, Nagore y el recién fichado Asier por Mario, Dimas y Mikel Álvaro, respectivamente. A pesar de ello, el partido siguió igual. Es más, el juego del Numancia se afeó, ya que los sorianos tocaban y tocaban, pero al llegar al área de Kiko Casilla se impacientaban, precipitándose disparando fuera de los tres palos. El Cádiz se mantuvo firme, conservando la calma.

Llegó la sentencia

Después de que Barkero inquietara con un disparo desde fuera del área a Casilla, que blocó el balón con dificultad, el Cádiz sentenció el partido. El portero soriano Eduardo Navarro, fuera del área, pretendió despejar un balón, con la mala fortuna de que este dio en la cabeza de Nano González. El balón llegó al área, donde Enrique, después de que su lanzamiento diera en el poste, logró el tercero del Cádiz. Con el 0-3, Espárrago movió fichas y sustituyó a Cifuentes y a Toedtli por Jaume Costa y Tristán.

Al filo del final, el Numancia logró maquillar el resultado gracias al gol de su delantero Íñigo Vélez, que tras encontrarse un balón en el área y girar sobre sí mismo, batió a Kiko Casilla por bajo. Este gol espoleó al Numancia, que alentado por su afición estuvo cerca de lograr el segundo tanto en la siguiente jugada con un buen disparo de Asier. El colegiado, Teixeira Vitienes quiso ponerle más emoción al partido tras señalar un penalti sobre Íñigo Vélez cometido por Silva. El lanzamiento, raso de Barkero, fue parado por Kiko Casilla, que metió una mano providencial para despejarlo a córner.

Así, con 1-3, acabó el partido, en el que el Cádiz dio una gran imagen en el estadio de uno de los aspirantes al ascenso a final de temporada, con un fútbol directo y sin pasar demasiados apuros.

Link

viernes, 15 de enero de 2010

No toda la culpa era de Gracia

Los malos resultados han provocado que desde el club se tome una decisión para cortar la sangría de puntos perdidos y el descalabro del equipo en la clasificación. En estos casos, la solución es siempre la misma: servir la cabeza del entrenador en bandeja de plata y destituirlo, como si fuera la causa de todos los males del club. Así, Gracia ha caído, pues los resultados siempre acaban mandando y ahora se espera que don Víctor Espárrago sea capaz de revertir los males del equipo. Se espera que el uruguayo tome el timón de la nave y sepa enderezar el rumbo. Difícil papeleta si el recién llegado va a contar con los mismos apoyos con los que contó Gracia.

Soy de los que pensaban que la destitución del entrenador navarro era necesaria, por si un nuevo técnico era capaz de mejorar al equipo, que daba la sensación de ser demasiado frágil. A pesar de ser necesaria, pues los resultados, como ya he dicho, mandan, creo que Gracia no es el único culpable de la situación. Un entrenador no es el encargado de salir al terreno de juego, partirse la cara en el campo, correr la banda, sacar los corners y rematar a gol. Esa es labor de los futbolistas. Para mí, un técnico debe encargarse de mantener la forma física de sus jugadores, darles unas pautas de juego y alinear a los mejores. Y ahí, acaba toda su responsabilidad.


El mayor error del ya ex técnico cadista consistió en el estilo de juego que pretendía que tuviera el Cádiz esta temporada, ya que los jugadores con los que ha contado no eran los más adecuados para llevarlo a cabo con garantías. No haberse dado cuenta de ello o no cambiar el planteamiento a tiempo han sido los errores que le han costado el puesto. Entonces, ¿la culpa es de los jugadores? Gran parte, desde luego.

Aunque claro, durante la pretemporada, Gracia, a pesar de las declaraciones de Muñoz aludiendo al esfuerzo presupuestario que estaba realizando el club, no pudo ver satisfecha la mayoría de las incorporaciones que pretendía para esta campaña. No hubo colaboración por parte de la directiva, que creyó que trayendo a un desahuciado Tristán (que a pesar de todo no está rindiendo mal), a un chico de La Masía y a un portero desconocido, valía. Incluso el técnico debió dar gracias porque, al final del plazo, le ficharon a Ogbeche. No se hizo una plantilla verdaderamente competitiva y ahora, en el mercado invernal, parece que se está repitiendo la misma fórmula.
Muñoz y compañía no aprenden de los errores y parecen olvidar que ellos son una parte pasajera del club. Se escudan en excusas y en estratagemas deshonestas (el recurso de Kiko Femenía sirvió para no asumir responsabilidades ante el descenso durante todo el verano) para escurrir el bulto.
Se ha cesado a Gracia, cierto, pero igual porque era más sencillo echarle a él que a otros. Sólo cabe esperar ahora que don Víctor pueda contar con el apoyo que le faltó a su predecesor y que todo el mundo asuma su parte de culpa en este descalabro. Y mientras tanto, desear que ante el Huesca, el dicho de "a entrenador nuevo, victoria segura", se cumpla.

Link

jueves, 14 de enero de 2010

Espárrago en Cádiz: aterrizaje, presentación y entrenamiento

Después de llegar de Uruguay esta pasada madrugada, Víctor Espárrago por fin ha podido tomar posesión de su cargo como nuevo entrenador cadista. El uruguayo ha firmado un contrato que le vinculará a la entidad presidida por Antonio Muñoz hasta Junio de 2010, con un único objetivo posible: alcanzar la salvación del equipo. De lograrlo, su contrato podría prorrogarse de forma automática una temporada más, esto es, la campaña 2010-2011

En su tercera presentación como entrenador cadista, Espárrago compareció ante los medios de comunicación sonriente, acompañado por su hombre de confianza, Luis Soler, y tanto por el Director Deportivo del Cádiz, Julio Peguero, como por el Presidente. Un Antonio Muñoz que hizo especial hincapié en el cariño que desde el club se le profesa al entrenador uruguayo, resaltando la valentía de Espárrago y Soler por aceptar hacerse cargo del equipo en la complicada situación que atraviesa.

Cuando le llegó el turno de palabra, Espárrago dijo que era "un honor volver a Cádiz y que nos hayan recibido con el cariño con el que lo han hecho." Además, indicó que aceptar la oferta del club suponía "un reto grande y si hubiese sido otro equipo no hubiésemos aceptado". Ante las preguntas de la Prensa, el nuevo técnico cadista se refirió en términos de confianza sobre los miembros del primer equipo y tuvo palabras de eligio para el entrenador saliente, Javier Gracia.

Más tarde, el propio Antonio Muñoz llegó a reconocer que prescindir del técnico uruguayo tras el descenso a Segunda en la temporada 2006-2007 fue un error, porque el equipo "no mejoró".

Primer entrenamiento

Por la tarde, sin más dilación, tuvo lugar la primera toma de contacto de Víctor Espárrago con el equipo. Allí tuvo la ocasión de conocer a un plantel del que ya tiene referencias por parte de su segundo de abordo, Luis Soler, encargado de dirigir al equipo ayer. En esta sesión de entrenamiento contó con todos los efectivos de la plantilla a excepción de los lesionados Raúl López, De la Cuesta y Tristán. Por delante, Espárrago tendrá dos días para preparar un duelo crucial ante el Huesca, rival directo de los amarillos y con sólo tres puntos más en la clasificación. La victoria sería vital, pues dependiendo de lo que haga el Girona podría sacar al Cádiz del descenso, además de lograr la igualada a puntos con los oscenses y comprimir más el grupo de aspirantes a perder la categoría.

Link

lunes, 11 de enero de 2010

Tristán: arroba y rotura fibrilar en Anoeta

Es difícil después de este vergonzoso encuentro darle el distintivo del mejor jugador de la contienda a algún futbolista de los alineados por Gracia en Anoeta. Ninguno de ellos estuvo a la altura de las circunstancias, de la importancia del choque, del rival. No hubo capacidad alguna de reacción tras el empate de la Real Sociedad, y durante los noventa minutos se dejaron llevar, estando a punto de llevarse una manita.

De no ser por los fallos del segundo y el tercer gol, podría darle la arroba a Casilla, por haber salvado dos ocasiones cantadas de Griezmann antes de que Elustondo hiciera el tercero. En un encuentro tan nefasto, y desde mi punto de vista, la arroba de la vergüenza la merece Diego Tristán, por haber marcado el único gol del Cádiz (aunque de manera muy afortunada) y por haber estado a punto de batir a Bravo de libre directo antes de caer lesionado.

domingo, 10 de enero de 2010

Crónica de un cese anunciado

Tras la contundente derrota en la tarde de ayer ante la Real Sociedad en Anoeta, Javi Gracia fue destituido como técnico del Cádiz Club de Fútbol. La mala dinámica del equipo en los últimos encuentros (con tres empates y dos derrotas seguidos), unido a que se ha hundido en el pozo del descenso, pues tiene al Celta de Vigo a cuatro puntos, ha propiciado la caída del técnico navarro. Se trata de una decisión por parte del Consejo de Administración del club que no sorprende a nadie y que se iba a producir tarde o temprano. La única incógnita era cuándo iba a ser destituido el entrenador, porque igual, de haber cosechado un buen resultado en Anoeta, aún seguiría siendo el máximo responsable de la primera plantilla cadista.

Gracia apostó desde el primer momento por un estilo de juego vistoso, en el que debía buscarse la posesión del balón desde un primer momento, aunque esto muchas veces no ha sido posible por mala suerte, decisiones arbitrales erróneas o por falta de intensidad por parte de los jugadores alineados. Igual la plantilla con la que el técnico contó desde que comenzó la temporada no era la más adecuada para el estilo de juego que quería seguir en competición. Sea como fuere, lo cierto es que los resultados mandan, y sólo hay que fijarse en el dato de que el Cádiz, en las diecinueve jornadas que hasta la fecha se han disputado, sólo ha sido capaz de conseguir diecinueve puntos. Un bagaje muy pobre y que obliga a la toma de decisiones drásticas para salvar la categoría. Además, los treinta goles encajados le convierten en uno de los más goleados de la categoría, justo por detrás del Castellón, colista, y del Elche.

Duro trabajo

Gracia desembarcó en Carranza procedente del Pontevedra con el objetivo de ascender al equipo tras el desastre del descenso en el Rico Pérez. Se encontró un ambiente complicado, con todo el asunto de Kiko Femenía y debía reconstruir el equipo para hacerlo competitivo. Realizó una plantilla de gente con mucha experiencia tanto en Segunda División, como Toedtli, Dani Fragoso o David García, como en Segunda B, con Mansilla, Ormazábal o Juanma. Lo cierto es que el equipo arrasó en la categoría de bronce del fútbol español, logrando el primer puesto en el Grupo IV con los mejores guarismos de la historia. En el play-off, tras un duro duelo contra el Real Unión de Irún, el Cádiz certificó su retorno a Segunda División gracias al gol de Toedtli en Carranza. El broche de oro a la temporada lo puso la eliminatoria con el Cartagena, con la que el equipo de Gracia acabó convirtiéndose en campeón de Segunda B.

La nueva andadura en el fútbol profesional no comenzó demasiado bien, y la afición tuvo que esperar hasta la quinta jornada para celebrar la primera victoria liguera de su equipo, después de cosechar dos derrotas y dos empates en los cuatro primeros partidos. Tras esta victoria, el equipo tuvo una serie de altibajos que culminó, con el primer match-ball para Gracia ante el Celta de Vigo después de haber perdido ante Villarreal B y Girona dando una muy mala imagen. El técnico cambió su sistema de juego, alineando a dos delanteros centro y consiguió salvar el envite, tras desarbolar por completo al equipo vigués y situándose cuatro puntos por encima de los puestos de descenso. Fue la última victoria del equipo esta temporada.

Tres empates consecutivos, quedándose con un futbolista menos en todos ellos, acabron con el Cádiz en puestos de descenso, empatado con el Celta, antes de las vacaciones de Navidad. Durante el período vacacional, tanto el Presidente como el Director Deportivo mostraron su público apoyo al entrenador, con la esperanza de salir de esa posición cuanto antes. Sin embargo, Gracia tenía las horas contadas al frente del equipo. La derrota ante el Nástic de Tarragona la semana pasada propició que se le diera al técnico un ultimatum para el partido contra la Real Sociedad. Finalmente, la espada de Damocles ha caído sobre la cabeza de Gracia.

Futuro turbulento

Se ha tomado la decisión más fácil y ahora hay que buscar un entrenador que actúe como revulsivo y sea capaz de solventar esta complicada situación. Nada más caer el entrenador navarro se han filtrado algunos nombres que podrían sustituirle, entre los que destacan Luis César Sampedro, Víctor Espárrago, David Vidal, Mané o Paco Flores, estando los tres primeros mejor situados para coger el timón de la nave amarilla hasta final de año. El objetivo: salvar la categoría. Que el que venga pueda hacerlo y cuente con el apoyo pleno e incondicional de los máximos dirigentes del club para esta difícil empresa.

sábado, 9 de enero de 2010

Debacle en la nieve

Un Cádiz inoperante e incapaz cae con estrépito en Anoeta ante una Real Sociedad que, a pesar de empezar perdiendo, siempre tuvo el control del partido.

En el peor momento posible llegaba el Cádiz a rendirle visita a la Real Sociedad: metido de lleno en los puestos de descenso y ante un rival que colideraba la clasificación de la Liga Adelante. Además, en el feudo donostiarra el Cádiz nunca había cosechado victoria alguna, y, para mayor complicación, la Real Sociedad no había perdido esta temporada ante su público.

Suponía un encuentro vital para Gracia, ya que de caer derrotado el Cádiz, su puesto como técnico podía peligrar. Para este importante choque, sobre el césped de Anoeta se vio un once de circunstancias, porque los cadistas estaban muy mermados entre sanciones y lesiones (la última, de Raúl López, en la víspera del partido) Así, jugaron de inicio en un estadio completamente nevado Kiko Casilla en la portería, Cristian, Mansilla, Álvaro Silva, Cifuentes, Abraham, Fragoso, Enrique, López Silva, Fran Cortés en la mediapunta y Diego Tristán.

Nada más decretar Ontanaya López el inicio del partido, se vio a una Real Sociedad más activa que su rival, con la intención de solventar pronto el encuentro. Los locales tocaban con calma y buen criterio el balón, dominando completamente la zona ancha del terreno de juego, merced al trivote ideado por el técnico Martín Lasarte. Así, Aranburu estuvo a punto de inaugurar el marcador, después de una jugada de tiralíneas de su equipo que acabó con el balón a la altura del punto de penalti, pero Mansilla logró obstaculizar el remate del capitán txuri-urdin.

Frenesí goleador

Después de esta jugada y contra todo pronóstico, el Cádiz consiguió adelantarse en el marcador. Todo comenzó tras un centro que llegó al punto de penalti del área de la Real. El guardameta Claudio Bravo no interceptó un balón que era fácilmente interceptable y despejó erróneamente, llegándole el balón al borde del área a López Silva, quien disparó, con la fortuna de que su lanzamiento golpeó en Diego Tristán, que marcó el primer tanto del encuentro. 0-1 y alegría de los pocos aficionados cadistas que se desplazaron a la capital donostiarra.

La Real Sociedad, a pesar de este gol no se descompuso, estirándose más y aumentando su control sobre el juego. Muestra de ello es que cuatro minutos más tarde consiguió empatar el encuentro. El autor del gol fue Mikel Aranburu, que se resarció de su error anterior tras empalmar un balón muerto en el borde del área cadista. Su duro disparo, raso y próximo al palo, fue imposible de parar por Kiko Casilla. Este empate hizo que el cuadro local siguiera tocando el balón en busca de la remontada, ante un Cádiz apático e incapaz de plantarle cara. Los amarillos sólo podían defenderse como podían de los constantes centros al corazón del área mediante despejes en largo que, en vez de encontrar a algún compañero, acababan siendo controlados por Diego Rivas, muy acertado en el centro del campo.

No obstante, el Cádiz dispuso de una muy buena ocasión después de que Rivas derribara en el borde del área a Fran Cortés, siendo sancionada esta acción con cartulina amarilla para el futbolista de la Real Sociedad por parte del colegiado. El encargado de botar la falta fue Tristán, pero su lanzamiento, con mucha rosca, acabó rozando el palo derecho de la portería de Bravo. La última jugada de peligro del Cádiz en este primer tiempo fue un centro-chut de Cristian poco después que fue blocado sin problemas por el guardameta chileno.

No hubo ocasión para que el Cádiz siguiera creando peligro, pues la Real Sociedad no se lo permitió, estirándose más y más en busca del gol. Aguirretxe llegó a marcar, pero el gol fue anulado por Ontanaya López por fuera de juego. Además, para colmo de males, Diego Tristán, que estaba siendo el futbolista más destacado del Cádiz, tuvo que marcharse por lesión después de sufrir un pinchazo muscular en el minuto treinta y tres de juego. Griezmann volvió loco a la zaga amarilla, y Enrique vio la cartulina amarilla después de realizar una dura entrada sobre el francés cuando se iba por banda izquierda. A medida que corría el cronómetro se acentuaba el monólogo realista, y parecía estar más cerca el segundo tanto local que el segundo visitante. Finalmente, con empate a un gol, se acabó llegando al descanso.

Más de lo mismo

Nada más comenzar el segundo período la Real Sociedad consiguió adelantarse en el marcador, después de que, esta vez sí, el delantero Aguirretxe marcara un gol legal, que estuvo repleto de imprecisiones y errores entre la zaga cadista. Primero, los centrales Álvaro Silva y Mansilla no acertaron a rematar, Casilla salió a por uvas y Cristian, al intentar despejar, acabó golpeando el balón en el cuerpo del guardameta. El esférico le llegó franco al ariete vasco, que marcó a placer. Era la sentencia al Cádiz por parte del conjunto txuri-urdin.

El Cádiz era un manojo de nervios, sin criterio ni capacidad de reacción, pareciendo completamente imposible todo atisbo de empate. Por su parte, la Real Sociedad se gustaba, aprovechándose de la candidez de los centrales amarillos y sacando el balón desde la cueva en tres toques para inquietar a su rival. El único momento en el que los pupilos de Gracia inquietaron al chileno Bravo fue tras un disparo de Cristian desde la frontal del área, que acabó dando en el central Ansótegui y se marchó a saque de esquina. El monólogo realista prosiguió, y Griezmann estuvo dos veces a punto de marcar el tercero, primero fallando un pase de la muerte de Aguirretxe y después, tras rematar incorporándose desde atrás un balón muerto en el área del Cádiz tras un mal despeje de Álvaro Silva. Era un Cádiz nefasto, que no intentaba nada, que no reaccionaba, que vagaba sobre la nieve de Anoeta, siendo aplastado por una implacable Real Sociedad.

Sangría

Pero los goles no dejaron de caer, y la Real Sociedad consiguió marcar dos más. El 3-1 fue obra de Elustondo, que en un lejano libre directo sorprendió a un Kiko Casilla que estaba un pelín adelantado. El cuarto, fue un premio al mejor jugador del partido, el francés Griezmann, que en un contragolpe culminó una fantástica jugada personal. Cerca estuvo de llegar el quinto de los donostiarras, pero el tanto de Xabi Prieto fue anulado por Ontanaya López, que después de esta jugada decretó el final del partido.

Mal partido del Cádiz, que dio una imagen nefasta y se adentra aún más en el pozo del descenso, máxime si se tiene en cuenta que, tras la victoria del Celta en Tarragona, ahora tiene al equipo celtiña a cuatro punto. Hace falta tomar una decisión con la plantilla de futbolistas, el entrenador o el Director Deportivo, pues de seguir así el panorama, se va a acabar muy mal.

jueves, 7 de enero de 2010

Arriaga cambia Carranza por Mendizorroza

Joseba Arriaga ha sido la primera baja en este mercado invernal, después de que en la tarde de hoy se concretara definitivamente su cesión al Deportivo Alavés, que actualmente milita en el Grupo I de la Segunda División B.

En los últimos tiempos se había especulado con la posibilidad de que el futbolista vasco acabara cedido en el Granada, Real Jaén, club desde el que llegó al Club de Fútbol el pasado verano o el Alavés. Esta opción parecía lejos de materializarse, puesto que, a pesar de ser la deseada por el futbolista, que ansiaba estar cerca de sus familiares, el conjunto vitoriano tenía una deuda contraída desde el pasado verano con Ángel.

Debido a esta deuda, y hasta que fuera satisfecha, la AFE impedía al equipo vasco incorporar a cualquier futbolista a sus filas. Finalmente la AFE ha desbloqueado la sanción impuesta al Alavés y Arriaga verá cumplido su deseo de jugar en el histórico equipo vasco hasta el 30 de Junio. Con esta baja queda libre una ficha en el plantel cadista que será ocupada por Milos Bogunovic, que podría estar a disposición de Gracia para el duelo de este fin de semana en San Sebastián.

Poco utilizado por Gracia Arriaga llegó procedente del Real Jaén este Verano, siendo uno de los primeros fichajes del Cádiz en esta nueva andadura en Segunda División.

Cuajó una gran temporada en Segunda B en el equipo jiennense, llegando a anotar quince goles, que ayudaron a su equipo a llegar a la última ronda en los play-offs de ascenso y a alzarse con la Copa Federación. Sin embargo, no pudo competir por un puesto en la delantera titular por tener por delante a hombres como Toedtli, Ogbeche y Tristán, que eran de mayor confianza para Gracia. Con la lesión de el delantero argentino, Arriaga pasó a ser el tercer delantero del equipo, pero sin ingresar nunca en el equipo titular. Esta temporada ha jugado un total de cinco partidos, siempre entrando en sustitución de algún compañero y disputando noventa y siete minutos ligueros.

A pesar de ello, tiene un gran cartel en Segunda B, categoría en la que, finalmente, ha acabado recalando.

León aventajado

Arriaga es otro futbolista más salido de la prolífica cantera de Lezama,que surte y nutre al Athletic Club. Comenzó fuerte, debutando en Primera División en 2002 de la mano del alemán Juup Heynckes. A pesar de esto, no tuvo demasiada suerte y tres años después acabó marchándose cedido al Eibar, de donde pasó a la Unión Deportiva Las Palmas. En el equipo canario cuajó una buena temporada, ayudando al equipo a mantener la categoría.

Finalmente, acabó jugando en el Real Jaén en Segunda División B, en el que fue todo un ídolo para la hinchada

Link

martes, 5 de enero de 2010

Bogunovic, primer regalo de Reyes

A dos días de la llegada de los Reyes Magos, la afición cadista ya puede contar con su primer fichaje de invierno. En este caso, se trata de un delantero: el serbio Milos Bogunovic, internacional absoluto con su Selección desde 2008.

Bogunovic tiene veinticuatro años, y llega procedente de uno de los dos clubes más grandes del país balcánico: el Partizan de Belgrado. Se trata de una incorporación sin coste alguno para el club cadista, dado que llegar cedido hasta el próximo 30 de Junio con opción de compra.

Es una de las jóvenes promesas del fútbol serbio, que puede actuar en la punta del ataque o como interior. Comenzó su carrera deportiva en 2002 en el Srem Jakovo, donde permaneció hasta el Verano de 2006. Cuatro temporadas bajo la disciplina de este equipo serbio, que lo cedió en dos ocasiones: en el FK Radniki Sombor y el FK SK Pivara.

Después dio el salto al FK Rad, donde jugó desde la temporada 2006-2007 hasta la 2007-2008, club de la capital desde el cual consiguió llegar al Partizan. En el equipo blanquinegro, Bogunovic jugó 66 encuentros entre Liga, Copa, Champions League y Europa League (competiciones en las que disputó cuatro partidos respectivamente, llegando a anotar tres goles) y marcó dieciséis dianas.

Además inauguraba su palmarés con el doblete nacional, consiguiendo la Liga y Copa de Serbia de la temporada 2008-2009.

Futbolista rápido, muy vertical, con buen toque de balón y buenas maneras a la hora de defenderse de la presión de los rivales, sabe asociarse bien con sus compañeros de ataque, buscando siempre la acción rápida para resolver las acciones ofensivas. Se trata de un jugador que llega para desatascar el ataque cadista y cuya adaptación a un sistema de competición más exigente que el del campeonato serbio es el mayor inconveniente.

Bogunovic, reforzará una línea ofensiva que no será la única. Según han adelantado desde el club se espera un defensa central y un mediocentro de contención.

Link

domingo, 3 de enero de 2010

Primera derrota del año

El Cádiz estrena 2010 con derrota tras caer en Carranza ante el Nástic de Tarragona, en un partido en el que nuevamente volvió a jugar con un hombre menos.

Tras el parón navideño y con cuatro bajas por sanción el Cádiz debutaba en este 2010 en su feudo ante el Nástic de Tarragona, experimentado equipo que aspiraba a ascender a principios de temporada y que llegaba a Carranza metido de lleno en los puestos cabeceros de la clasificación. A pesar de no conocer la derrota en los cuatro últimos compromisos ligueros, los cadistas tenían la imperiosa necesidad de vencer para abandonar los puestos de descenso a Segunda B.

Con las bajas de habituales titulares como Cristian, Álvaro Silva y Ogbeche, Gracia se vio en la necesidad de recomponer por completo el equipo para el duelo ante los tarraconenses. Así, el Cádiz se presentó en el césped de Carranza con Kiko Casilla en la portería, Cifuentes y Raúl López en los laterales, Fragoso y Mansilla en el centro de la zaga, Erice y Ormazábal en el doble pivote, secundados por Jaume Costa y López Silva en los extremos zurdo y diestro respectivamente, mientras que en la punta del ataque formaron Diego Tristán y Mariano Toedtli.

Cuando el colegiado vasco Gardeazábal Gómez decretó el inicio del partido, se vio un Cádiz que pretendía controlar el juego y que gozó de una muy buena ocasión en un corner botado por Costa en corto hacia López Silva, que centró buscando la cabeza de Toedtli, que desgraciadamente no pudo prolongar la jugada buscando a otro compañero. El Nástic atacaba sin demasiada convicción, siendo las ocasiones de mayor peligro de Fernando Morán.

La grada de Carranza protestó, además, un posible penalti sobre Jaume Costa, que vino precedido de un derribo sobre López Silva en el borde del área. Ninguna de las dos acciones fueron consideradas como falta por el árbitro de la contienda.

Correcalles

El partido, cuando se llegó a la media hora de juego, se convirtió en un auténtico correcalles, en el que cualquiera de los dos equipos podría haber marcado. Ambos equipos se perdieron el respeto imperante en los minutos anteriores y se marcharon decididamente a por el primer gol. Así, en el minuto veintiocho, Morán estuvo a punto de adelantar a su equipo con un duro disparo desde fuera del área. El Cádiz, por su parte, gozó de una muy buena ocasión tras una falta de Miguel Ángel sobre López Silva, que acabó con amarilla para el organizador del Nástic. La falta fue sacada al corazón del área por el extremo onubense del Cádiz y fue rematada de cabeza por Toedtli, aunque su remate fue despejado a corner por el cancerbero rival. El saque de esquina fue nuevamente botado por López Silva, y tras una serie de rechaces en el área, fue Jaume Costa el que acabó disparando fuera del marco defendido por Rubén Pérez.

El propio Costa protagonizaría, poco después, una nueva jugada que a punto estuvo de introducirse en la portería rival. Su centro-chut por la banda izquierda fue rematado por Toedtli lejos de entre los tres palos dentro del área. El Cádiz dispuso de una tercera buena ocasión después de una magnífica galopada de López Silva por banda derecha, en la que acabó llegando a la línea de fondo y consiguió centrar, pero el remate de Toedtli acabó siendo interceptado mansamente por Rubén Pérez.

Cuando mejor estaba jugando el Cádiz, llegó, prácticamente de la nada, el gol del Nástic, obra del ex - cadista Fernando Morán, que nada más batir a Casilla pidió perdón a la afición amarilla. Vicente le metió un buen balón interior por banda a Bauzá, que tras controlar, la metió rasa al primer palo donde, Morán, tras ganarle la partida a Ormazábal y Mansilla, batió a Casilla metiendo la puntera. Este gol, al borde del descanso, fue un jarro de agua fría para el Cádiz, que se dejó llevar en los instantes finales por su rival, que a punto estuvo de incrementar la diferencia en el marcador después de dos buenas ocasiones de Campano.

Cuarta expulsión consecutiva

El segundo período empezó con el Nástic lanzado, que intentó arrinconar al Cádiz después de disponer de dos saques de esquina consecutivos. El Cádiz intentó contraatacar merced a un disparo raso de Ormazábal desde fuera del área, que se marchó un poco desvíado. Fue, después de esta ocasión, cuando Gardeazábal Gómez decidió expulsar a Jon Erice tras un choque en un balón dividido con un jugador visitante en el medio del campo. Era la cuarta expulsión en los últimos cuatro partidos y hacía que el encuentro se pusiera aún más cuesta arriba para los intereses cadistas.

Gracia decidió mover ficha e introdujo a Abraham en sustitución de Ormazábal, en un cambio muy discutido por la grada de Carranza, pues implicaba perder al único hombre que quedaba en el medio del campo tras la expulsión de Erice. Además, sustituyó a Diego Tristán por el canterano Fran Cortés.

Fran estuvo a punto de empatar tras disparar desde muy lejos, sorprendiendo este lanzamiento a Rubén Pérez. Con un hombre más en el terreno de juego, el Nástic gozó de más espacios y estuvo cerca de matar el partido con una gran ocasión de Roberto en un mano a mano con Casilla, del que finalmente acabó saliendo vencedor el portero amarillo.

Fran, con confianza

Fueron unos minutos en los que el canterano llevó el peso ofensivo del equipo, protagonizando las jugadas de mayor peligro en pos del empate. De hecho, volvió a estar cerca de empatar con un disparo con el empeine dentro del área, pero José Mari acabó despejando el esférico a corner. El Cádiz pareció reaccionar, y empezó a llegar con más peligro al área tarraconense con Costa, Toedtli y López Silva, secundando a Fran Cortés en labores de ataque.

Sin embargo, acabó siendo víctima del cansancio y la ansiedad. A medida que fueron transcurriendo los minutos el equipo se fue desordenando, siendo muestra de ello que Mansilla acabara actuando casi de acompañante en ataque de Toedtli (de hecho, el central dispuso de una ocasión clarísima para empatar, pero su disparo dentro del área pequeña se marchó por encima del larguero) Este desorden ofensivo, unido a un par de buenas ocasiones del Nástic, propició que los aficionados que acudieron a Carranza para presenciar el partido decidieran dirigirse contra el palco mediante pitos y cánticos en el tiempo de descuento.

Así pues, primera derrota del año 2010, que deja al equipo en la decimonovena posición a un punto del Celta y con la sensación de que debe cambiar mucho para salir del pozo.

viernes, 1 de enero de 2010

El Cádiz tiende la mano a Jerez

En estas fiestas navideñas el temporal de lluvias se ha hecho patente en toda la Península y, si ha habido un lugar en el que las inclemencias meteorológicas se han notado con mayor crudeza, ese ha sido Jerez de la Frontera.

Por ello mismo, con la intención de ayudar a tanta gente que lo ha pasado mal, el Cádiz Club de Fútbol le ha propuesto al Xerez la posibilidad de disputar un partido amistoso, cuya recaudación serviría para sufragar parte de los destrozos ocasionados por el desbordamiento del río Guadalete. Una iniciativa solidaria e interesante que, desde mi punto de vista, debería de llevarse a cabo.

Se ha hablado mucho de la guerra del fútbol, en la que cada grupo de aficionados anima a su equipo, que lucha contra el adversario defendiendo un escudo en concreto. Esto ha acabado generando grandes rivalidades, que mal entendidas han generado odios irracionales y batallas sin sentido. Es un concepto erróneo del fútbol. El fútbol no es ninguna guerra, ni ningún enfrentamiento, ni ningún asunto de importancia capital. El fútbol es una fiesta, un motivo de alegría. Es lícito que existan rivalidades, además, considero que es algo necesario por el bien del deporte. Querer hacer más que el vecino, superarle en la tabla y vencerle es algo bueno, que proporciona partidos llenos de emoción y de pasión. Forma parte del espíritu de superación del deporte. Pero nada más. Nunca entenderé a los ultras que aprovechan cualquier evento deportivo para dar rienda suelta a toda su barbarie y bajos instintos.

El amistoso propuesto por el Cádiz debería ser aceptado por el Xerez y ser disputado cuando lo permita el calendario. Primero, porque por encima de la rivalidad deportiva existente entre ambas entidades, están las personas que han sufrido con el temporal, y para los que toda ayuda es necesaria. A veces los futbolistas y los clubes están tan pendientes de ellos mismos que parece que se olvidan de la gente, del aficionado, que es quien les ha aupado a los altares que ocupan actualmente. Está bien, por tanto, que bajen del altar y ayuden, aunque sea con un partido solidario, a la gente que lo necesita.

Por un lado, por tanto, hay que superar la rivalidad. Por otro lado, esa rivalidad debe ser aprovechada, pues es el mejor reclamo para que la gente acuda a la grada, que es, a fin de cuentas lo que interesa: recaudar fondos para los damnificados. Desde hace dos años ni cadistas ni azulinos se ven las caras. Es demasiado tiempo para que un partido que desata tanta pasión no se juegue.

Sería un amistoso solidario, cierto, pero que cualquiera de las dos escuadras querrían ganar. Ojalá ambos equipos logren llegar a un acuerdo y este partido pueda disputarse.

Link

Google+ Badge