martes, 30 de noviembre de 2010

Pura magia

Se trata del jerezano más universal en el mundo del fútbol. De uno de los jugadores que más pasiones levantó en el fútbol español mientras permaneció en activo. Un icono. Pura magia. Eso era Quico Narváez sobre un terreno de juego. Un futbolista importante en la historia reciente de nuestro fútbol: Internacional con la Selección, líder del Atlético de Madrid de finales de los noventa y salido del Cádiz Club de Fútbol, por el que tampoco pasó de puntillas. Todo lo contrario. Sobran los motivos para explicar la designación de este ex – futbolista como Cadistafin@ del año 2010.

Debutó en Primera División hace veinte años, contra el Athletic Club de Bilbao. Sin embargo, no sería hasta la última jornada de Liga cuando entró con todos los honores, en la historia del club. Soberbia su actuación en Carranza ante el Zaragoza, para salvar al Cádiz del descenso a Segunda. Con el quince a la espalda, rompió el encuentro a nueve minutos del final. Primero, recibió un pase de Quevedo dentro del área para ser derribado por Julia. Penalti claro, sin discusión, que supuso el empate para el Cádiz. Dos minutos después, sin tiempo para reponerse, Quico desató la locura. Asistido por Barla, batió con un disparo a inapelable. 2-1 y el Cádiz que jugaba la promoción para evitar el descenso.

Dos temporadas más permaneció en la disciplina cadista, hasta que en 1993 el Atlético de Madrid de Jesús Gil lo incorporó a sus filas. Le costó trabajo brillar, en parte por el mal momento que atravesaba el conjunto colchonero. Pero todo cambió en 1995, con la llegada del serbio Radomir Antic, quizás el técnico que mejor rendimiento supo sacarle al jerezano. En la temporada 95-96 Quico formó una dupla letal con el búlgaro Penev: entre los dos sumaron veintisiete dianas, ayudando al Atlético a conseguir un histórico doblete. Fueron, hasta la pasada temporada, los últimos trofeos que consiguió el club de la ribera del Manzanares. En la 96-97, nuevamente con Antic en el banquillo, tuvo la oportunidad de disputar la Champions League –de la que cayó eliminado en cuartos con el Ajax- y, además logró su máxima marca goleadora: trece goles.

En las siguientes temporadas fue clave, el líder de su equipo. Dejó para el recuerdo una de las sociedades más prolíficas de Primera División con el italiano Vieri, cimentada a base de silbidos. Dejó “el arquero”, celebración que popularizó y que también usaron jugadores como Dani Güiza o Fernando Torres. Sin embargo, su carrera se vio lastrada por sus maltrechos tobillos, que le impidieron deleitar al aficionado con la magia de sus botas. No pudo evitar el descenso a Segunda del Atlético, y tras no conseguir el retorno a la máxima categoría al año siguiente, puso fin a su carrera en el Extremadura en la temporada 2001-2002.

Fue un jugador que marcó una época, Internacional con la Selección española. Logró, siendo jugador del Cádiz, el oro olímpico en los Juegos de Barcelona’92. Su concurso fue vital para alzarse en la final contra un combativo equipo polaco: marcó dos goles. De la mano de Javier Clemente, Quico disputó la Eurocopa de 1996 –viendo cómo le anulaban un gol en cuartos contra Inglaterra- y el Mundial de 1998 –marcando dos goles en el intrascendente duelo contra Bulgaria de la fase de grupos.

Una distinción más que merecida a un jerezano que protagonizó momentos históricos del Cádiz Club de Fútbol en Primera División. Quico Narváez, pura magia.

Link

domingo, 28 de noviembre de 2010

La portería a cero y dos goles

Por segundo encuentro consecutivo, el Cádiz dejó su portería a cero. Dicen que la mejor defensa es un buen ataque y quizás, en el fútbol, el mejor ataque sea una buena defensa. Defender bien y dejar al rival sin marcar ayuda enormemente en la tarea de conseguir la victoria al final del encuentro. Tal vez haya sido en este aspecto, en el bagaje defensivo, donde más se haya notado la mano de Jose González desde su llegada al banquillo del Cádiz hace poco más de dos semanas.

Cierto es que los rivales no era de demasiada entidad –Caravaca y Jumilla van a luchar hasta el final por evitar el descenso a Tercera División- pero no es menos cierto que con anterioridad, equipos de menor nivel que el Cádiz consiguieron llevarse los tres puntos. El equipo ha sabido mantenerse atento, firme y ordenado. Con eso ha valido para desarbolar a un inocente Jumilla, que sólo disparó desde lejos una vez y disfrutó de varios saques de esquina al comienzo del segundo tiempo. Ese fue el bagaje ofensivo del conjunto murciano. En estos dos encuentros se ha visto a un Cádiz capaz de mantener el orden en el centro del campo, sin sufrir tanto como en anteriores encuentros y, tácticamente más compensado.

Ofensivamente, valieron dos zarpazos de Enrique y López Silva para romper la igualdad en el marcador. El extremeño demostró una vez más que siempre está en el lugar justo y en el momento adecuado. Por su parte, López Silva mandó un recado a Aarón Bueno, muy irregular en las últimas fechas y que deberá sacar su mejor versión si quiere arrebatarle el puesto en el once titular al onubense. Se espera un bonito duelo entre dos grandes jugadores para ocupar el extremo zurdo del Cádiz.

Dos goles y mantener el orden atrás. El partido fue anodino por momentos, sin intensidad ni chispa: el único entretenimiento que hubo durante ciertas fases del encuentro fue ver qué pasaba con los focos del estadio. Vergonzosa la imagen de la directiva y los dueños del club, que demostraron, una vez más, no estar a la altura de una afición que se tomó la situación con buen humor, pidiendo que se pagaran los recibos de la luz y ayudando con los teléfonos móviles a iluminar el Ramón de Carranza.

Tampoco es de recibo que, por segunda jornada consecutiva, el entrenador no pudiera sentarse en el banquillo para dirigir a sus jugadores. Cabe esperar que, como suele decirse, a la tercera vaya la vencida y Jose pueda estar en el lugar que le corresponde ante el Puertollano. Un Jose González que salvó la papeleta de las bajas con criterio: sin realizar experimentos raros, yendo a lo seguro. Y, de paso, dio un toque de atención a Dani Miguélez –ni siquiera estuvo convocado el meta gaditano, que vio cómo Juanfer le arrebataba el sitio en el banquillo- y Fran Cortés –estuvo en el banquillo, de donde no se movió, viendo cómo José Miguel Caballero jugaba en el centro del campo.

Mantenerse imbatido da confianza. Al guardameta, a la defensa y a los jugadores de ataque, que saben que, con una vez que aprovechen una oportunidad, pueden lograr el objetivo. El Cádiz ha ganado en confianza y seguridad justo antes de afrontar un duro duelo ante el Puertollano la próxima jornada. No será el único compromiso ante un rival de los grandes de la categoría que tenga que jugar el Cádiz hasta el parón navideño: dentro de quince días será el Sevilla Atlético, hasta esta jornada líder del Grupo IV, el que visite Carranza. El Puertollano servirá para ver hasta qué punto es cierta la mejoría del Cádiz y hasta qué punto es certero el “efecto Jose González”.

Por el momento, el Cádiz ha conseguido recortarle puntos a todos sus rivales a excepción del Murcia, aupándose otra vez a los puestos de ascenso. Otro hecho más que dará confianza para enfrentarse al Puertollano, al que, de conseguir derrotarlo, se puede dejar a nueve puntos de distancia.

Link

El Cádiz vence en la oscuridad

El Cádiz de Jose González se enfrentaba en el Ramón de Carranza a un Jumilla que luchaba como podía por abandonar los puestos de descenso. Un duelo muy desigual, entre dos equipos con aspiraciones diametralmente opuestas y en el que al Cádiz sólo le valía ganar. Ganar para recuperar sensaciones perdidas. Ganar para aprovecharse de los resultados de sus rivales por el ascenso. Ganar para mantener intacto el “efecto Jose González”. Un Jose González que, por segundo encuentro consecutivo, no pudo sentarse en el banquillo cadista, teniendo que ver el encuentro desde la Preferencia del Carranza.

Las ausencias obligadas por sanción (Moke, Bueno y Velasco), además de la lesión de Raúl López, condicionaron durante la semana la previsible alineación inicial de Jose González. De esta forma, el técnico gaditano alineó de inicio a Álvaro Campos en la portería, con una línea de cuatro defensas con Cifuentes, Baquero, Álvaro Silva y Diego Reyes, con Jurado y José Miguel Caballero en el doble pivote, Enrique y López Silva en los extremos, Carlos Caballero en la mediapunta y Pachón como delantero centro.

Con el pitido inicial del castellano-manchego Moreno Hidalgo, pudo verse a un Cádiz que tenía la posesión del balón casi por completo. Por su parte, el Jumilla jugó con dos líneas muy cercas de Limones, el joven cancerbero manchego del Jumilla, que en este primer periodo se situaba en la portería de la grada de fondo sur.

Enrique abre la lata

Álvaro Silva tuvo de cabeza la primera opción de gol, al rematar un saque de falta botado por Carlos Caballero. Era el minuto cinco. Sin embargo hasta el minuto dieciséis no llegó el gol. Fue tras un centro estupendo de Diego Reyes, y Enrique, capitán, se anticipaba lo justo para ganar el salto a Juanjo e incrustar el balón de cabeza dentro de la puerta de Limones. Era el cuarto gol del extremeño en esta temporada.

Tras el gol, pareció que el Jumilla se estiró un poco más, y realizó su primer disparo de forma tímida, obra de Xabi Gutiérrez. José Miguel Caballero tuvo una buena ocasión en el minuto treinta y cinco de partido, cuando cruzó desde fuera del área, pero su disparo se marchó lamiendo el poste de la portería de Limones.

El partido, cuando rondaba el descanso, perdió intensidad. El Jumilla mantenía sus líneas muy juntas, dificultando las labores ofensivas del Cádiz, que no encontraba un hueco entre la maraña defensiva del combinado murciano. Apenas había ocasiones, apenas había movimientos. En consecuencia, la hinchada amarilla empezó a pitar, descontenta con el espectáculo que estaba presenciando. Antes del pitido final de Moreno Hidalgo, Pachón estuvo cerca de matar el encuentro, pero su cabezazo, tras asistencia de Cifuentes, se fue alto.

López Silva sentencia

Antes de que el segundo tiempo diera comienzo, Jose González realizó el primer cambio del Cádiz, al quitar a Sergio Pachón para que jugara el gallego Hugo García. Álvaro Jurado vio la primera amonestación del encuentro a los dos minutos por una falta en el centro del campo. El Jumilla salió con algo más de intención, llegando a disfrutar de tres saques de esquina consecutivos. Óscar Mena, técnico del conjunto murciano, se vio obligado a sustituir a Xabi Gutiérrez por lesión. A falta de juego del Cádiz, la noticia estaba en la nula visibilidad que había en el Ramón de Carranza, pues los focos no se encendían. Quedaba la duda de saber si el colegiado suspendería el partido por la oscuridad reinante en el coliseo cadista.

En el minuto cincuenta y nueve de juego, el Cádiz sentenció el partido. Carlos Caballero asistió magistralmente a López Silva, que controló dentro del área y batió de disparo raso cruzado a Limones. 2-0 en la penumbra de Carranza. La visibilidad cada vez era peor y los aficionados de la grada empezaron a encender sus teléfonos móviles para ayudar a iluminar el Carranza. La imagen que estaba dando el Cádiz, como entidad, y su máximo accionista, era lamentable. Era lo más destacado de un encuentro que, tras el segundo tanto amarillo, perdió en interés. Del Cádiz había que destacar el esfuerzo de Hugo García, muy luchador en todo momento, aprovechando la ocasión brindada.

A veinte minutos del final del encuentro Jose González movió por segunda vez ficha: quitó a Jurado y metió a José Serrano. Con este cambio, Álvaro Silva pasó a ocupar el puesto de pivote en el centro del campo, como en la anterior jornada contra el Caravaca. En el partido no pasaba nada de nada y Jose González le dio minutos al canterano Dieguito, que entró sustituyendo a Enrique, que se marchó ovacionado de Carranza.

A falta de espectáculo, el interés estaba en los focos. En el minuto ochenta de encuentro parecieron encenderse, pero sólo fue un espejismo. Tres minutos más tarde se apagaron súbitamente y, esta vez, a Moreno Hidalgo no le quedó más remedio que parar el partido. Tras dialogar con los capitanes, el árbitro decidió continuar con el encuentro, con la intención de acabar cuanto antes y no suspenderlo.

No pasó nada más durante los cinco minutos que añadió el árbitro. El Cádiz ganó 2-0 y sumó otros tres puntos más, que le valen para situarse tercero en la clasificación, por encima de Melilla y Ceuta.

Link

viernes, 26 de noviembre de 2010

Cadistasfinos entrevista a Limones, el hombre a batir del Jumilla

“TODO EL EQUIPO ESTÁ MUY CONTENTO CON MENA”

Jesús Reguillo Moya, “Limones” (Daimiel, 17-10-1986) será el encargado de defender la meta del Jumilla el próximo domingo contra el Cádiz. El joven cancerbero tiene experiencia en Segunda B y la Liga Vitalis portuguesa y ha acabado haciéndose con la titularidad de la portería tras ganarse la confianza de Óscar Mena. Antes del partido, concede esta entrevista para Cadistasfinos.com, en la que muestra sus impresiones antes de jugar en Carranza.

A pesar de la diferencia existente en la clasificación, ¿cree que el Jumilla puede ganar en Carranza? ¿Cuáles pueden ser las bazas contra el Cádiz?

Estoy convencido de que podemos sacar algo positivo en Cádiz como han hecho otros equipos como el Betis B o el Lorca. Nuestras bazas serán estar bien juntos y bien posicionados en el campo, como hacemos cada domingo y estar bien defensivamente.

¿Le preocupa alguno de los delanteros del conjunto amarillo?

Pues a decir verdad el que más me preocupa es Pachón. Es un gran jugador, muy conocido por todo el mundo, y además, lleva tres goles.

¿Cómo es Óscar Mena como entrenador?

Es un grandísimo entrenador y aún mucho mejor persona. En todos estos años que llevo como jugador es al entrenador que más cariño y respeto he cogido. Está todo el grupo muy contento con él: le admiramos y respetamos.

Esta temporada parece haber conseguido hacerse con el puesto en la portería del Jumilla…

Bueno, empezó jugando Pepelu, que es muy buen portero y un gran compañero, pero tuvo la desgracia de lesionarse en Lepe y ahí empecé a jugar yo. Gracias a Dios de momento en ese aspecto va bien la cosa, pero en este equipo no hay ni titulares ni suplentes: igual que entras un domingo, si no rindes al domingo siguiente vas al banquillo.

Se formó en las categorías inferiores del Elche, llegando incluso a ser convocado con el primer equipo, ¿cómo recuerda sus inicios? ¿Qué es lo más importante pata que un jugador que está empezando pueda llegar a ser profesional?

Pues la verdad que con muchísima ilusión y con muchas ganas de trabajar día a día para ir creciendo como jugador y como persona y llegar a cumplir un sueño que creo que tenemos todos los chicos cuando somos pequeños que es ser jugador de fútbol. Lo más importante para mí creo que es saber siempre quién eres, ser humilde y trabajador. Además, para mí lo más fundamental y más importante es el apoyo incondicional de tu familia, como en mi caso con mi padre y mi madre: siempre los he tenido a mi lado, para lo bueno, pero mucho más para lo malo, que es cuando las cosas no están saliendo como uno quiere o como uno esperaba.

Estuvo medio año en las filas del Estoril, de la Liga Vitalis, ¿qué le atrajo del proyecto? ¿Fue costosa su adaptación?

Lo que más me atrajo era la calidad que hay en esa Liga. Hay muy buenos jugadores y el tipo de juego es mucho más duro. El árbitro deja jugar mucho más que aquí en España. Tácticamente no se trabaja tanto como aquí; es un juego más individualista. Costosa… La verdad que el principio fue bastante duro adaptarse a otras costumbres y sobre todo a otro idioma, pero bueno, al final me llevé una buena experiencia de Portugal y me quedo con lo mejor de allí.

¿A qué aspira el Jumilla en esta temporada 2010-2011? ¿Quiénes serán sus rivales a batir?

Esperamos meternos en los play-off de ascenso (risas) Pues la verdad que está claro que nosotros aspiramos a salvarnos y mantenernos en la categoría si Dios quiere por muchos años.

¿Qué espera, en lo personal de esta campaña?

Conseguir la permanencia lo antes posible.

Link

jueves, 25 de noviembre de 2010

Cadistasfinos entrevista a Tasio Abad

“JUGAR EN EL CAMP NOU IMPRESIONA A CUALQUIERA”

La vida cambió radicalmente para Tasio Abad Llorens (Alcoy, 31-10-1987) en 2007, cuando debutó con el Alcoyano en Copa del Rey contra el Barcelona. Desde entonces, se hizo con el puesto en el equipo alicantino, llegando a disputar el play-off de ascenso un año después. La pasada campaña militó en las filas del Murcia B, de donde dio el salto, al perder el filial pimentonero la categoría, al Jumilla.

¿Cree que el hecho de ser un debutante en la categoría está condicionando la temporada del Jumilla?

La verdad es que cuando un equipo asciende de categoría o en este caso debuta es muy complicado adaptarse a ella, y más una categoría como la Segunda B, ya que todos los equipos son muy competitivos.

¿Cuáles creen que pueden ser los puntos fuertes de su equipo para medirse al Cádiz?

Sabemos que el Cádiz es uno de los “gallitos” de la categoría y va ser muy complicado sacar algo positivo de allí, pero nosotros intentaremos estar bien cerraditos atrás y poder salir a la contra rápidamente e intentar hacerles daño.

La pasada temporada coincidió con Álvaro Campos en el Murcia B, ¿cómo lo calificaría como guardameta? ¿Lo ve preparado para defender la portería del Cádiz?

Álvaro es un gran portero, ya que te da mucha seguridad y eso es muy importante para cualquier equipo. Creo que está de sobra capacitado para ocupar la portería del Cádiz este año.

Tras el descenso del filial grana por haber perdido la categoría el Murcia, fue el Jumilla quien pasó a ocupar la vacante en Segunda B, ¿qué fue lo que le motivó para recalar en el Jumilla?

La verdad es que el descenso del Murcia fue un palo para todos, ya que a nosotros nos descendió automáticamente y la mayoría no tuvimos la oportunidad de seguir otro año más allí. El Jumilla es un club muy humilde y muy trabajador, tiene una afición muy cercana y tenemos un grupo espectacular, la verdad no me arrepiento de estar allí.

¿Qué importancia tuvo Pepe Bordalás en su carrera deportiva?

Pepe ha sido el entrenador que m hizo debutar en Segunda B y la verdad es que le estoy muy agradecido. Es un entrenador que no mira el nombre del jugador: si un chaval tiene que jugar con dieciocho años juega y punto, eso dice mucho de él. Pienso que tendría que haber más entrenadores que den oportunidades a gente de la cantera, porque se pierden muchos chicos buenos.

Tuvo la oportunidad de debutar con el Alcoyano en la eliminatoria de Copa del Rey contra el Barcelona. ¿Qué recuerda de aquella eliminatoria? ¿Y del partido en el que fue titular en el Camp Nou? Si tuviera que quedarse con algún detalle del estadio blaugrana, ¿cuál sería?

Fue el momento más feliz de mi vida. Debutar contra tu equipo de toda la vida y contra tus ídolos es lo máximo que te puede pasar. Fue una eliminatoria en la que en Alcoy les dimos muchas facilidades y nos ganaron 0-3. Después, en el Camp Nou, fuimos sabiendo que no podíamos remontar: fuimos a disfrutar y empatamos a dos. Jugar en el Camp Nou fue un sueño cumplido. Es un estadio que impresiona a cualquiera. Cuando sales al inicio del partido y ves que es un campo tan grande y con tanta gente gritando “Barça, Barça”, ¡se te ponen los pelos de punta!

A raíz del encuentro contra el Barcelona, pasó de no jugar con el Alcoyano a ser seguido por clubes de superior categoría como el Elche, el Villarreal o el Barça, ¿cómo vivió esos momentos?

Son momentos en los que te llama mucha gente y tienes que aislarte de todo un poco y seguir trabajando día a día. En ese momento era jugador del Alcoyano y tenía que centrarme en eso y poco más. Para esas cosas ya están los representantes.

¿Es cierto que Eusebio fue al vestuario del Alcoyano a interesarse por su situación contractual?

Cuando acabó el partido del Camp Nou, Eusebio simplemente preguntó cuál era mi situación en el club. Fue una anécdota.

A la temporada siguiente el Alcoyano acabó liderando el Grupo III de Segunda B, ¿qué hace falta para que un equipo obtenga la recompensa de liderar la clasificación en la división de bronce? ¿Quién es su favorito para liderar el Grupo IV a final de campaña?

Para ser campeones de grupo tienes que tener un buen equipo, que sea muy humilde, muy trabajador y sobre todo, que tenga mucha ambición. El Grupo IV es un grupo que tiene varios equipos para ocupar esa plaza, pero al final creo que Murcia, Cádiz o Melilla estarán ahí.

No pudieron ascender, pues perdieron en la eliminatoria de los campeones contra el Cartagena y, después, contra el Alcorcón. ¿Qué pudo fallar para que no ascendieran?

Contra el Cartagena tuvimos mucha mala suerte, ya que en el minuto noventa y dos un central nuestro resbaló y perdimos la eliminatoria. Contra el Alcorcón el equipo estaba tocado anímicamente y al final eso nos pasó factura.

¿A qué aspira el Jumilla a final de temporada? ¿Y usted?

Está claro que el objetivo del Jumilla es mantener la categoría. El mío es ayudar a que el Jumilla lo consiga y seguir creciendo como futbolista.

Link

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Cadistasfinos entrevista a Xabi Gutiérrez

“NUESTRO DEBER ES TRABAJAR AL CIEN POR CIEN”

Javier Gutiérrez Granado (San Sebastián, 23-02-1980) será uno de los jugadores a los que la defensa cadista deba tener más vigilados en el partido contra el Jumilla. Delantero centro con experiencia, curtido en la categoría, llegó al equipo murciano este verano para ayudarlo a mantener la categoría en su primer año en Segunda B. Antes del encuentro, concede esta entrevista a Cadistasfinos.com donde reflexiona sobre la temporada de su equipo y su trayectoria deportiva.

¿Qué opciones tiene el Jumilla de dar la sorpresa en el Ramón de Carranza?

Pues la verdad es que las opciones van a depender más del Cádiz que del Jumilla, supongo que si el Cádiz hace un gran partido lo tendremos difícil. De todas maneras nosotros intentaremos que el Cádiz no esté cómodo en el campo y hacer que no tenga un partido fácil. Nuestras opciones pasan por dejarnos la piel en cada pelota y que el Cádiz no pueda mostrar todo su potencial.

¿Cuáles serán las bazas de su equipo? ¿Cree que podrán aprovecharse de la fragilidad defensiva del equipo?

Nuestra principal baza es el trabajo colectivo. Somos un equipo muy trabajador, ordenado y solidario. No me consta que el Cádiz sea frágil en defensa, la verdad es que lo tengo muy bien valorado.

¿Qué le preocupa más del encuentro contra el Cádiz?

Me preocupa que el Cádiz tenga una buena tarde con los buenísimos jugadores que tiene y que notemos la presión del público. Pero bueno, creo que nuestro deber es trabajar al cien por cien para dificultar el juego del Cádiz.

Comenzó la temporada siendo titular para Mena, llegando a marcar el segundo gol de su equipo en la victoria ante el Yeclano…

Sí, la verdad es que estoy gozando de la confianza del entrenador y aquel día por suerte pude marcar un gol importante para el equipo.

Estuvo dos meses de baja tras sufrir un esguince del ligamento de su rodilla, ¿cómo pudo afectar su ausencia a su equipo?

Supongo que el equipo habrá echado en falta algo en lo que yo pudiera sumar y ayudar, pero creo que hasta la fecha hemos sido un equipo en construcción, con muchos problemas desde el primer día. Por suerte el equipo está cada día mejor gracias a todos mis compañeros y al cuerpo técnico, que están haciendo una labor espectacular.

Reapareció en la undécima jornada ante el Melilla, ¿le ha costado recuperar el ritmo de competición tras superar su lesión?

No, en absoluto. Me encuentro perfectamente y no me ha costado nada coger el ritmo de competición. He tenido la suerte de entrar en el once pronto y eso me ha ayudado a coger el ritmo muy rápidamente.

En catorce jornadas el Jumilla ha anotado sólo cinco goles, ¿es la falta de gol la principal asignatura pendiente de su equipo?

Es obvio que es la principal asignatura y la más importante en el fútbol, pero yo soy de los que piensan que el trabajo comienza desde atrás, siendo un equipo sólido y difícil de batir. A partir de ahí los goles tienen que llegar sí o sí.

En la temporada 2003-2004 estuvo en la plantilla de la SD Huesca, que logró ascender a Segunda B, ¿qué recuerda de aquel año?

Pues aquel año era mi primero fuera de casa y por suerte conocí a gente maravillosa en Huesca y logramos ascender. Mi mejor recuerdo fue ascender en el campo del Eibar B donde había estado tres temporadas en el filial y de donde provenía. Hay una curiosidad, porque cuatro temporadas atrás había logrado ascender a Segunda B también, pero en el campo de la SD Huesca.

Tiene experiencia en Segunda B y Tercera, ¿qué diferencias encuentra entre ambas categorías?

Pues creo que en Segunda B hay más calidad y más ritmo, aunque la gran diferencia es que en Segunda B cualquier equipo te puede ganar y hay mucha competencia y en Tercera suele haber bastante diferencia entre equipos punteros y los de abajo. Aunque creo que muchos de los equipos punteros de algunas Tercera podrían hacer un buen papel en la Segunda B.

Ha militado en Éibar B, Lagun Onak, Huesca, Alaior, Atlético Ciutadella, Santa Eulalia, Arandina y Jumilla. ¿Con qué se queda de su trayectoria? Al volver la vista atrás, ¿hay algo que le hubiera gustado cambiar?

No me arrepiento de nada de lo que he hecho. En cada momento decidí estar en ese sitio porque mi corazón y mi cabeza me lo pidieron así, así que no cambiaría nada de lo que he hecho. Ahora bien, valorando todo a posteriori sé que mis tres años en Menorca no tuvieron la recompensa que tenían que haber tenido. Quizás deportivamente fue un paso atrás pese hacer tres grandes temporadas, pero me quedo con los años vividos en aquella isla maravillosa. De mi trayectoria, me quedo con los tres ascensos que he conseguido y con el cariño de toda la gente que me ha apoyado, en especial la gente de Alaior y de Aranda.

¿Conseguirá el Jumilla, en su primera temporada en Segunda B, salir del pozo y mantener la categoría? ¿Quiénes pueden ser sus rivales por evitar el descenso?

Estoy seguro de que saldremos del descenso y mantendremos la categoría. Lo que trabaja este equipo es una pasada y tarde o temprano llegarán los resultados. Los rivales cada vez se están definiendo más y parece ser que serán Alcalá, Caravaca, Yeclano, Almería B, Estepona y Jaén.

Link

lunes, 22 de noviembre de 2010

Lecturas del primer partido de Jose González

Debutó Jose González como entrenador del Cádiz sin poder sentarse en el banquillo –las cosas en este club nunca se harán bien- y el equipo retornó a la senda del triunfo. Se puso fin así a la racha de dos jornadas sin ganar y a la nefasta racha como visitante, con otras tres derrotas en los últimos tres desplazamientos. Se cumplió el dicho de que “a entrenador nuevo, victoria segura”.

Debido a las circunstancias –apenas una semana de trabajo y las bajas, entre sanciones y enfermedades de última hora- el objetivo era sacar el resultado, más allá de jugar mejor o peor. No se notó en exceso la mano del entrenador y los escasos espectadores que acudieron a El Morao pudieron ver a un Cádiz por momentos falto de intensidad, descentrado y sin generar demasiado peligro. Acabó decidiendo un detalle entre tanto barullo, entre tanta lucha y tanto balón aéreo: la calidad individual de los futbolistas de amarillo, que salió a relucir en el gol de Pachón. Cuando Enrique, Caballero, Aarón y Pachón colaboran en una misma jugada, son prácticamente imparables para cualquier equipo de la categoría.

A pesar de esto, de este primer partido de Jose González se pueden extraer varias conclusiones. La primera de ellas es que, en teoría, va a desaparecer del sistema táctico el trivote en el centro del campo. Contra el Caravaca, supliendo la baja de Jurado y Moke, acabó actuando como pivote defensivo Álvaro Silva. Con un solo jugador de corte creativo en el centro del campo, el Cádiz se resintió menos atrás. Silva mantuvo el orden en el centro del campo y no se vio tan superado en esa zona del terreno de juego como le ocurría a Jurado en el anterior sistema. Además, la dupla José Serrano-Baquero funcionó a la perfección, despejando todo el peligro aéreo que rondaba la meta de Álvaro Campo y erigiéndose en un frontón insuperable para los atacantes del Caravaca.

Otro dato a tener muy en cuenta es que Álvaro Campos le ha ganado el pulso por la portería a Dani Miguélez. Jose lo conocía de la pasada temporada, cuando el guardameta valenciano llegó a ser incluido en las convocatorias del Real Murcia, y no dudó en darle la titularidad en Caravaca. Los errores acumulados desde el Trofeo Carranza –con absurdo penalti sobre Agüero incluido- han pasado factura a Dani Miguélez, que deberá ganarse el puesto en los entrenamientos para demostrar que merece el tremendo esfuerzo que en verano realizó el club para que se quedara.

Al igual que Dani Miguélez, otro canterano que tendrá que esforzarse más y mejorar sus prestaciones será Fran Cortés. Ni siquiera fue convocado y Jose prefirió a José Miguel Caballero y a David González antes que a él. Ahora que el trivote parece haber llegado a su fin, Fran Cortés deberá pelear por un puesto que, salvo sorpresa mayúscula será para Carlos Caballero. Si la cruz es Fran Cortés, la otra cara de la moneda está representada por José Miguel Caballero. El canterano jugó su cuarto partido consecutivo de Liga y dispuso de un buen lanzamiento a portería.

Otra de las cosas lecturas posibles es que Jose, por el momento, va a contar con la cantera en caso de necesidad. Ante la inesperada baja de Cifuentes, optó por llamar al canterano Pecci para que supliera al lateral derecho habitual. No hizo ningún experimento extraño como su predecesor ante el Poli Ejido, que, habiendo convocado a Pecci, optó por colocar en el lateral derecho a Diego Reyes, que suele actuar por la banda contraria.

Quizás, el único “pero” que se le puede poner al partido fueron las expulsiones de Aarón Bueno y de Velasco, que obligarán una vez más a recomponer el equipo titular para recibir en Carranza al Jumilla. El sustituto de Aarón Bueno –que fue clave en el gol de Pachón, pero que se está demostrando demasiado irregular e intermitente sobre el terreno de juego- parece más que seguro que será López Silva, que cuajó buenos minutos en El Morao. Por su parte, el sustituto de Velasco, parece más complicado de aventurar. El cordobés actuó en la mediapunta y Jose tendrá ante sí varias opciones para sustituirlo.

En el primer encuentro con Jose el equipo recuperó el orden defensivo. Probablemente, con algo más de tiempo de trabajo, pueda notarse más la mano del entrenador. Ante el Jumilla debe acabarse la puesta a punto del equipo, de cara al difícil compromiso de Puertollano de dentro de dos semanas.

Link

domingo, 21 de noviembre de 2010

González regresa al banquillo con victoria

A entrenador nuevo, victoria segura. Al consabido dicho esperaba amarrarse el Cádiz para remontar el vuelo en Caravaca, donde Jose González comenzaba su tercera andadura en el banquillo amarillo. Un duelo desigual, contra un equipo inmerso en los puestos de descenso y que luchaba para asomar la cabeza de los puestos bajos de la clasificación, que se jugaba en un estadio modesto, como lo era El Morao, y ante poco público.

Jose González tuvo que afrontar las bajas de Álvaro Jurado y de Moke, sancionados en el último encuentro liguero, y de Cifuentes, indispuesto por una gastroenteritis. Así pues, el primer once del nuevo entrenador cadista estuvo compuesto por Álvaro Campos bajo palos, línea de cuatro defensas con Pecci, José Serrano, Baquero y Raúl López, con Álvaro Silva y Carlos Caballero en el doble pivote, Velasco y Aarón Bueno en los extremos, Enrique en la mediapunta y Pachón como hombre más adelantado. Al no haberse solucionado la situación con el técnico saliente, Risto Vidakovic, Jose González no pudo sentarse en el banquillo del Cádiz.

Con el pitido inicial del colegiado Pintado Calero, pudo verse a dos equipos jugando con demasiadas imprecisiones. Ninguno de los contendientes se decidía a bajar el balón al terreno de juego, primando el desplazamiento en largo del cuero y el contacto físico. El equipo amarillo volcó su juego de ataque al costado diestro, con Pecci y Enrique. El extremeño se mostró muy activo y fue quien realizó el primer centro al área del encuentro, aunque no pudo encontrar rematador por el corte providencial de Toni Soldevilla, que despejó a saque de banda. En el minuto ocho de partido llegó la primera ocasión de peligro para el Cádiz: Enrique botó una falta peligrosa al segundo palo, donde remató de cabeza Álvaro Silva, aunque lo hizo por encima del larguero.

En otro lanzamiento de falta contestó el Caravaca: Toni Soldevilla ejecutó un libre directo, que superó a la barrera y se marchó rozando el larguero de la portería de Álvaro Campos. El conjunto local había salido algo mejor que el Cádiz, pero tampoco inquietaba en exceso. Pintado Calero amonestó a José Serrano, después de considerar que el central cadista había derribado a Sívori en un salto. También fue amonestado por el colegiado Aarón Bueno. Al Cádiz le costaba llegar a los dominios de Manolo guardameta del Caravaca, pues caía de manera casi constante en fuera de juego cuando atacaba.

Pachón adelanta al Cádiz

Al Cádiz le faltaba algo de empuje para materializar su superioridad sobre el Caravaca, que aguantaba bien, sin problemas. Las ocasiones de ambos equipos eran escasas y lo más llamativo del encuentro estaba en las amonestaciones del árbitro, que le mostró la amarilla a Andrés y a Gavilán, del Caravaca. El peligro llegaba en jugadas a balón parado, que ni Caravaca ni Cádiz conseguían aprovechar. A la media hora de juego el Cádiz volvió a rondar el gol: un buen centro desde la derecha de Enrique fue rematado de cabeza por Velasco, aunque fue despejado en última instancia por Alfonso.

Cerca del minuto cuarenta de juego, el Cádiz marcó el primer gol del encuentro. Fue tras un contragolpe magistral, rápido, vibrante. Carlos Caballero recogió el balón en el centro del campo y se lo cedió a Velasco, que rápidamente se lo pasó a Enrique. El extremeño levantó la cabeza y cambió el juego para Pachón, que antes de pisar área, retrasó de tacón para Aarón Bueno. El catalán asistió al delantero cadista, que cruzó el balón ante la salida de Manolo. 0-1. El Cádiz había logrado adelantarse en una jugada en la que sacó a relucir toda la calidad que atesoraban sus jugadores. Tras el gol, Pintado Calero amonestó a Raúl López, después de que el jerezano le diera al esférico con la mano.

Dos expulsiones nada más empezar

Tras la reanudación, el técnico del Caravaca, Paco Pliego, decidió realizar el primer cambio del partido, al quitar a Rivera por Elías. Nada más comenzar el segundo acto, el Caravaca vio cómo se quedaba con un hombre menos sobre el terreno de juego, después de que el colegiado expulsara a Andrés. El jugador local simuló penalti dentro del área del Cádiz y Pintado Calero no dudó ni un solo instante en mostrarle la segunda cartulina amarilla a Andrés. La superioridad numérica le duró poco al Cádiz: en la siguiente jugada Aarón Bueno fue expulsado, después de que el colegiado le mostrara la segunda cartulina de manera muy rigurosa.

El segundo tiempo tuvo un inicio fulgurante, lleno de acontecimientos. El Caravaca, con la incorporación de Elías, se vio revolucionado. Buscaba llegar más a la meta cadista, mientras que el Cádiz estaba replegado atrás, aguantando el juego del conjunto local. Paco Pliego realizó su segundo cambio: sustituyó al veterano Sívori por Adrián Ruiz. Jose González también movió ficha: quitó a Enrique y metió a López Silva, un cambio que tardó en realizarse porque el árbitro no permitió que se hiciera. Con este cambio, el onubense pasó a jugar en la banda izquierda y Velasco, a ocupar el extremo diestro. Un Velasco que poco antes de que se realizara el cambio fue amonestado por Pintado Calero por una falta que no merecía tanto castigo.

El Cádiz desaprovecha ocasiones y pide la hora

Cuando el frenesí de amonestaciones terminó, el Cádiz se hizo completamente con el dominio del encuentro. Un dominio facilitado por el cansancio que mostraban los jugadores del Caravaca, que luchaban con menor ímpetu que en el primer tiempo. Jose González, buscando refrescar el centro del campo cadista, quitó a Carlos Caballero para que entrara José Miguel Caballero. Simultáneamente, el Caravaca hizo su último cambio: se marchó Pelusa para darle entrada a Rojas. José Miguel Caballero estuvo a punto de cerrar el marcador tras culminar un gran contragolpe del Cádiz, pero su disparo se fue alto. Volvió a perdonar apenas cinco minutos después Velasco, tras recoger un centro de López Silva dentro del área y disparar fuera del marco defendido por Manolo.

El Caravaca, con menos de diez minutos para que el encuentro llegara a su fin, se dedicó a jugar de una manera más directa, con desplazamientos largos de balón que obligaban a Serrano, Baquero y Álvaro Campos a emplearse a fondo. Elías se mostraba como el jugador más inquieto de su equipo, y la mejor oportunidad del segundo tiempo del Caravaca estuvo en sus botas: controló un buen pase de Rojas y disparó con seguridad a portería, obligando a Álvaro Campos a despejar a saque de esquina. Ante tanto juego directo del conjunto local, el Cádiz cogía aire contragolpeando por la banda izquierda, pero López Silva no conseguía aprovechar las jugadas de peligro.

En el minuto noventa el Cádiz se quedó con nueve jugadores sobre el terreno de juego. Pintado Calero expulsó a Velasco en un contragolpe, pues el extremo cadista tocó con la pierna al cancerbero del Caravaca cuando éste pretendía blocar un pase de Pachón. El partido se afeó y muestra de ello fue el codazo sin balón que Soldevilla le propinó a Pachón. Esta agresión sólo fue merecedora de cartulina amarilla para el colegiado. Finalmente, con mucho sufrimiento, el Cádiz regresó a la senda del triunfo a costa del Caravaca, gracias al gol de Pachón. Jose González hizo bueno el dicho y comenzó su tercera etapa como técnico amarillo con victoria.

Link

jueves, 18 de noviembre de 2010

Cadistasfinos entrevista a Antonio Rojas

“A FINAL DE TEMPORADA EL CÁDIZ LUCHARÁ POR QUEDAR PRIMERO”

Antonio Rojas Melero (Villarrobledo, 22-03-1984), espera ver puerta ante el Cádiz esta jornada. Delantero del Caravaca, con una amplia experiencia en Segunda B tanto en equipos filiales como en conjuntos como el Lleida o Ourense, recaló en verano en el conjunto murciano con el objetivo de ayudar a la entidad a consolidarse en la división de bronce del fútbol español.

¿Ve al Caravaca preparado para recibir al Cádiz Club de Fútbol?

No estamos en nuestro mejor momento. Por supuesto, le tenemos un gran respeto al Cádiz, pero sabemos que tenemos capacidad para poder ganar a cualquier equipo de la categoría...Y eso intentaremos para intentar darle la vuelta lo más rápido posible a la situación en la que estamos.

¿Cómo ve al Cádiz? ¿Le preocupa algún jugador de la defensa cadista?

El Cádiz es un equipo con gran historia que ahora no está en su mejor momento, pero seguro que al final de temporada estará luchando por quedar primero... El Cádiz seguro que tendrá una buena defensa, pero no me preocupa ningún jugador en particular.

¿Cómo valora jugar al lado de un delantero de la experiencia de Sívori?

Es un orgullo jugar con Sívori: es un gran jugador y un ejemplo en todos los aspectos.

En 2001 recaló en las categorías inferiores del Sporting de Gijón ¿Qué hace a Mareo diferente a cualquier otra cantera? ¿Hay más facilidades para que los canteranos den el salto al primer equipo?

Mareo es un sitio especial, como una gran familia, dirigido por grandes personas y donde hacen futbolista al que se lo gana.

Usted ya sabe lo que es enfrentarse al Cádiz, pues debutó con el Sporting de Gijón en El Molinón contra el equipo amarillo, de la mano de Marcelino García Toral. ¿Qué recuerda de aquel encuentro? ¿Cómo gestiona un chico tan joven llegar al primer equipo?

Fue muy bonito debutar con el Sporting en un estadio tan especial como El Molinón y contra un equipo como el Cádiz, que ese año ascendió a Primera. Fue un sueño que tenía desde que llegué a Mareo de pequeño y fue bonito hacerlo realidad. Se gestiona bien. A esa edad, todas las cosas buenas que te suceden se llevan siempre bien.

Ha jugado a lo largo de su trayectoria deportiva en cuatro filiales: Sporting B, Zaragoza B, Murcia B y Las Palmas Atlético. ¿Con qué se queda de aquellos años? ¿Qué filial estaba mejor estructurado?

El filial mejor estructurado es el del Sporting con muchísima diferencia. De todos esos años me quedo con lo buenísimos momentos que he pasado y con todo lo que he aprendido en lo futbolístico, pero sobre todo, con los grandísimos amigos que he hecho.

¿Cómo puede un equipo filial suplir la inexperiencia ante equipos con jugadores más curtidos?

Los filiales suplen la inexperiencia con calidad, velocidad, y, por supuesto, la ilusión por llegar al primer equipo.

La pasada temporada estuvo en el Villajoyosa, que finalmente no pudo mantener la categoría, ¿cree que la experiencia de aquel año y de su estancia en Las Palmas Atlético le serán de utilidad para esta campaña en el Caravaca?

Sí… De las experiencias pasadas, sobre todo de las malas, es de las que se aprende. Hay que tener tranquilidad, estar unidos, e ir todo el equipo en la misma dirección, sabiendo que si estamos así seguro que saldremos adelante.

Díganos qué entrenador y qué compañero de vestuario han marcado más su trayectoria deportiva. ¿Por qué?

Me han marcado muchos, no sabría decirte uno... Me quedo con los que lo han sido todo en el fútbol y en el final de sus carreras son muy humildes y grandes compañeros. Por decirte uno que conocéis, que estuvo allí cuando el Cádiz estaba en Primera, Manolo Pérez, actualmente en el Poli Ejido. Jugamos juntos en el Lleida y es un espectáculo como jugador y como persona.

El mejor defensa con el que se ha encontrado esta temporada. ¿Y en toda su carrera?

No sabría decirte un defensa en particular: hay muchos, unos tienen unas cosas buenas y otros, otras... El mejor defensa que he visto es Salva, jugador del Caudal, con el que jugué en el Sporting. Él es el mejor defensa que he visto junto con Toni Soldevilla, que actualmente está en el equipo.

¿A qué aspira el Caravaca en su segunda temporada en Segunda División B? ¿Quiénes son sus rivales a batir?

Nuestro objetivo es la salvación, por supuesto, aunque creo que hay plantilla para algo más pero está claro que los números no dicen eso. Nuestros rivales a batir son todos: tenemos que salir a ganar todos los partidos.

Link

martes, 16 de noviembre de 2010

El elegido estaba en casa

Dos días después del cese de Risto Vidakovic el Cádiz ha contratado al nuevo entrenador. Finalmente ha primado el deseo del Director Deportivo de la entidad y el sustituto del técnico balcánico será Jose González, que vivirá su tercera etapa como entrenador del Cádiz. Una decisión que sorprende teniendo en cuenta su relación con Antonio Muñoz, máximo accionista del club.

Los 40000 euros de salario que iba a percibir de aquí a final de temporada habían sido el principal impedimento para que Jose aceptara volver a sentarse en el banquillo amarillo. Esa misma cantidad descartó prácticamente a David Vidal, el otro gran aspirante a sustituir a Vidakovic. Se trataba de dos entrenadores con un caché económico superior al de la oferta del Cádiz, muy limitado por el proceso concursal en el que se encuentra inmerso. David Vidal era para muchos el preferido para hacerse con el timón de la nave cadista –de acuerdo con lo indicado en diferentes encuestas realizadas en estos días. A pesar de esto, el técnico gaditano rebajó sus pretensiones y se ha hecho con el cargo.

Jose González dirigirá su primer entrenamiento con el Cádiz mañana miércoles, con la vista puesta en devolver al equipo a la senda del triunfo contra el Caravaca. Un compromiso lejos de Carranza contra un rival que frecuenta la zona baja de la clasificación. El período de adaptación del nuevo entrenador no será largo: conoce sobradamente la entidad y a la plantilla, pues ha sido espectador habitual de los encuentros que el Cádiz ha disputado esta campaña en su estadio. Además, conoce la categoría.

Su primera etapa al frente del primer equipo amarillo comenzó en la temporada 2002-2003, cuando el Cádiz militaba en Segunda B. Fue con él en el banquillo cuando la suerte de la entidad cambió, cuando se puso término a la aciaga estancia de nueve temporadas en las catacumbas del fútbol español y se logró retornar al fútbol profesional. Tras una liguilla de ascenso contra Logroñés, Barcelona B y Universidad de Las Palmas, el Cádiz logró el ansiado ascenso en Canarias. Jose se mantuvo al frente del equipo la temporada siguiente, logrando consolidar al club en Segunda División. Fue llamado por el Albacete de Primera División, acabando así su primera etapa en el Cádiz.

La segunda comenzó en noviembre de 2006, cuando aceptó hacerse cargo del equipo tras la destitución de Oli. Fue una temporada en la que no logró el objetivo de luchar por el ascenso y en la que el equipo se mostró endeble en Carranza. Al término de la 2006-2007 y coincidiendo con el cambio en la cúpula de la entidad, Jose dejaba el Cádiz. Entrenó la campaña siguiente al Córdoba –al que salvó del descenso a Segunda B en detrimento del Cádiz- y la pasada al Murcia.

En total, fueron ciento diecisiete encuentros los que dirigió Jose González al Cádiz. Ante el Caravaca tendrá la oportunidad de seguir aumentando su cuenta. De él se espera que revierta la situación, que enderece el rumbo del equipo en la clasificación y que logre, finalmente, el ascenso. Como hizo hace nueve temporadas.

Link

lunes, 15 de noviembre de 2010

El error es de perspectiva

Punto y final a la etapa de Risto Vidakovic al frente del Cádiz Club de Fútbol. Los malos resultados, unidos al mediocre juego del que ha hecho gala el equipo en las últimas fechas han puesto fin a la etapa del tándem Vidakovic-Ureña en el equipo amarillo. El primer proyecto deportivo de Roberto Suárez quedó herido de muerte tras la dolorosa derrota en Lucena, a raíz de la que los rumores sobre el cese del entrenador balcánico se acrecentaron. Esta última derrota, en un Carranza semi vacío, ante un debutante en la categoría como el Lorca Atlético ha sido la gota que ha colmado el vaso. A la espera de que haya un sustituto, será Oliva quien se haga cargo del primer equipo.

Era necesario un cambio, pues la imagen del equipo no estaba siendo la adecuada, y es en estas ocasiones cuando el gran damnificado es el técnico. Ante la imposibilidad de rehacer la plantilla, lo más sencillo es despedir al responsable técnico del equipo y esperar a que su sustituto dé con la tecla y obtenga los resultados deseados. Ciertamente el Cádiz ha tenido tropiezos imperdonables, como los sufridos contra el Poli Ejido, San Roque Lepe, Lucena o Lorca, pero más que los resultados, lo que ha hecho que cayera Vidakovic ha sido el juego mostrado: sin dominio claro, tibio, sin levantar pasiones.

Precisamente ese era el principal aval del bosnio a su llegada a Cádiz. Al no tener casi una trayectoria deportiva consolidada –su primera experiencia como máximo responsable de un equipo había sido la campaña anterior en el Écija- su fichaje se justificaba por su propuesta futbolística. Prometía un estilo de juego atractivo, valiente, atrevido. Un juego digno de un equipo que aspiraba al ascenso a Segunda División. Tal vez en pretemporada se alimentaron en exceso las expectativas de la hinchada, pues el juego exhibido ha distado mucho de ser brillante.

Ciento veintinueve días ha durado la aventura de Vidakovic en el Cádiz. Ciento veintinueve días en los que se ha podido ver un Cádiz blandito en defensa, con un trivote creativo en el centro del campo que ni tenía la contundencia necesaria para evitar esa fragilidad defensiva ni era capaz de plasmar el dominio en el juego deseado por el entrenador y con la banda izquierda como principal foco de ataque mientras Aarón Bueno fue resolutivo. En cuanto se apagó la estrella del catalán, se acabó la suerte de Vidakovic. En total, han sido trece partidos de Liga con Vidakovic, que ha ganado siete encuentros, perdido cinco y empatado uno.

El cese del entrenador, necesario para muchos, se me antoja precipitado. El principal problema de Vidakovic – y a Álvaro Silva le pasaba lo mismo cuando declaró hace poco al respecto: “El problema es que no sabemos cuál es el problema”- ha sido no darse cuenta del problema del equipo. Un problema que de haber quitado el trivote para ganar en mayor seguridad atrás y de haber colocado a hombres como Enrique en su puesto natural –y no de delantero centro, como ha estado jugando desde el encuentro de Copa del Rey ante el Parla a pesar de estar en nómina Hugo García- tal vez se hubiera solucionado. Tal vez con algo más de tiempo, Risto Vidakovic hubiera rectificado.

De todos modos, el principal problema de este Cádiz no era Vidakovic. El técnico ha caído, y ahora corresponde a su sustituto sacar mayor partido a una plantilla que, en definitiva, es la responsable de los éxitos y los fracasos del equipo. No hay mayor fracaso para este grupo de jugadores –más allá de quedar fuera de manera momentánea de los puestos de honor de la clasificación- que el cese del entrenador, pues implica que no han hecho bien su trabajo. A partir de ahora no habrá excusas y, si se mantiene la situación, el centro de las iras de afición y prensa irán destinados a ellos o a la directiva. El problema del Cádiz se encuentra en el propio objetivo del equipo.

No cabe duda que el objetivo final de este club es el de retornar al fútbol profesional esta temporada. Hay una urgencia lógica, pues se está en una categoría que no le corresponde por historia a la entidad, aumentando este sentimiento por estar en el año del Centenario. Este fin último, el del ascenso, puede conseguirse disputando una única eliminatoria contra los campeones del resto de grupos de Segunda B o jugando tres eliminatorias contra los mejores de cada grupo. El error que hay, tanto en la entidad como en el cadismo, es de perspectiva, de no saber valorar correctamente el momento actual. De manera inevitable todo el mundo tiende a comparar la situación actual con la de hace dos años. Una situación diametralmente opuesta, pues ni el Grupo IV era tan exigente antes como lo es ahora, ni la plantilla de antes era la actual, ni la situación económica del club es la misma que hace dos campañas.

Es necesario que impere la racionalidad. Que se analice la situación con calma, que se reflexione y que se piense fríamente en cuál es el verdadero objetivo a corto plazo del Cádiz Club de Fútbol en este Grupo IV de Segunda B. ¿Es el objetivo liderar la clasificación? ¿Se tiene nivel para ello? ¿Es el objetivo entrar en puestos de play-off? ¿Se tiene nivel para ello? En estos momentos, el Cádiz está para luchar por entrar en play-off. No para marcarse como único objetivo posible el liderato. Porque hay más competencia, porque el nivel de la plantilla no es el adecuado para materializar ese objetivo –no hay más que ver que sólo hay un delantero de garantías y que los dos guardametas que hay en nómina no dan la seguridad necesaria al aficionado- y por último, pero no por ello menos importante, porque en verano no se han hecho las cosas bien.

Se tardó mucho en tener un director deportivo. Se tardó mucho en tener un entrenador. Se tardó mucho en solucionar la situación contractual de los jugadores de la anterior plantilla con contrato en vigor y se tardó mucho en incorporar a nuevos futbolistas. Con tanta tardanza, el objetivo no es el liderato, sino acabar entre los cuatro mejores del Grupo IV. Hay una carencia grande en este Cádiz, que no ha podido superar Vidakovic y que, seguramente, no podrá superar su sustituto, por muy conocedor de la entidad que sea.

Decía Vidakovic tras el partido que a los jugadores les ha podido pesar el ambiente de la semana para derrotar al Lorca. Hasta que no se racionalicen los objetivos, hasta que no se asuma que el objetivo tal vez no sea el liderato sino estar en puestos de play-off, el ambiente seguirá pesando. Ahora mismo, un punto separa a Cádiz –sexto- y a Melilla –cuarto. No era distancia para despedir al entrenador. Conviene que club y afición hagan un esfuerzo y replanteen la situación cuanto antes, pues igual, para cuando se realice dicho esfuerzo, la distancia sea mayor. El problema no es del entrenador, es de perspectiva.

Link

domingo, 14 de noviembre de 2010

El Lorca hiere de muerte a Vidakovic

Con la continuidad de Risto Vidakovic pendiente de un hilo afrontaba el Cádiz el encuentro liguero ante el Lorca Atlético. La semana había sido movida en la entidad cadista, con rumores acerca de la continuidad del entrenador balcánico ante los irregulares resultados de esta temporada. Enfrente, esperaba un recién creado equipo murciano, debutante en la categoría, que estaba dejando muy buen sabor de boca en la competición y que venía con la intención de dar la sorpresa en un campo complicado.

Para este encuentro Vidakovic citó a todos los jugadores disponibles, a excepción de los sancionados Álvaro Campos, Carlos Caballero y Enrique. Así, hasta instantes antes del encuentro, no fue posible aventurar quiénes fueron los once elegidos por el técnico para saltar al césped de Carranza. De inicio jugaron Dani Miguélez bajo palos, línea de cuatro defensas integrada por Cifuentes, Álvaro Silva, Pedro Baquero y Raúl López, Jurado y Fran Cortés en el centro del campo, López Silva en la banda derecha, Aarón Bueno en la izquierda, Velasco como enganche y Pachón en la punta de ataque. Destacaba la presencia de tres extremos en el equipo titular y la presencia del irlandés Ian Daly en el banquillo por primera vez esta temporada.

El encuentro comenzó con una copiosa lluvia que amedrentó enormemente a los aficionados amarillos, que acudieron en escaso número al Carranza. Hasta el minuto diez, y tal y como habían anunciado a lo largo de la semana, la afición amarilla no animó a sus jugadores como muestra del descontento existente con los gestores de la entidad. El Lorca comenzó jugando con un fútbol directo, yendo al choque y sin temor al Cádiz. A pesar de las dificultades climáticas, el Cádiz intentaba salir hacia delante, tratando de imponer su juego. En el minuto ocho de juego Daniel Cifuentes realizó el primer disparo de su equipo, pero acabó rebotando en un defensa y no generó demasiado peligro.

Fue Fran Cortés, dos minutos más tarde, quien probó al guardameta del Lorca, Goyo de Pablos, pero su lanzamiento fue manso. A raíz de esta jugada, la grada comenzó a animar a su equipo, que se estiró más y se hizo con el dominio del balón. El Lorca aguantaba parapetado atrás, esperando robar el balón en el medio campo para contragolpear con rapidez. López Silva dispuso de un lanzamiento de falta en la frontal del área, pero su disparo, que consiguió superar a la barrera del Lorca, fue fácilmente blocado por Goyo.

El Lorca domina y se adelanta

El Lorca inquietó por primera vez a la salida de un saque de esquina, que fue rechazado al borde del área. Adrián recogió el balón y le dio de tacón, buscando a Méndez que estaba libre de marca y preparado para disparar, pero Fran Cortés llegó a despejar justo a tiempo. El equipo visitante dio un paso al frente y empezó a tocar más el cuero, despertando el nerviosismo de la grada, que le pedía mayor intensidad al Cádiz. El conjunto amarillo parecía descentrado, jugaba con muchas imprecisiones y sin generar demasiado peligro.

Pasada la media hora llegó la primera jugada bonita del Cádiz, tras un buen centro desde la banda izquierda de Aarón Bueno, al que no llegó a rematar Pachón por la anticipación de Goyo. El encuentro estaba siendo aburrido, con dos equipos que estaban llevando a cabo un juego previsible y falto de ritmo. Poco después el Lorca se adelantó en el marcador. En un saque de esquina a favor del equipo visitante, el colegiado Hernández Maeso señaló penalti al entender que Raúl López estaba agarrando dentro del área a Yosimar. En el lanzamiento, Verdú hizo una paradinha, engañando a Dani Miguélez y adelantando a su equipo. Los jugadores cajistas buscaron al colegiado protestando, al considerar que la maniobra llevada a cabo por Verdú había sido ilegal, y Álvaro Silva fue amonestado.

Antes del descanso el Cádiz tuvo dos opciones de empatar. La primera llegó a la salida de un corner rematado por Velasco de cabeza, pero el extremo cadista lo hizo por encima del larguero. En la segunda, que fue en la última jugada del primer acto, Pachón casi remata en boca de gol, pero Méndez le arrebató el balón. Con el pitido del colegiado, la grada rompió en silbidos, descontenta con el juego de su equipo.

Tras la reanudación, Álvaro Jurado fue amonestado por Hernández Maeso después de haber realizado una dura entrada en el centro del campo. El equipo amarillo había salido de vestuarios con algo más de intensidad, con más ganas. Muestra de ello fue que en apenas cinco minutos había botado dos saques de esquina, uno más que en todo el primer tiempo. En el minuto cincuenta y seis Risto Vidakovic realizó el primer cambio del partido: quitó a Fran Cortés para que jugara José Miguel Caballero. Fue el momento elegido por el Lorca para empezar a perder tiempo: Goyo se negó a poner el balón en juego en un saque de puerta porque decía que desde la grada le caían objetos. Esto propició que los jugadores del Cádiz se pusieran nerviosos y le recriminaran su actuación al portero rival, que se mantenía en sus trece.

1-1 con gol en propia puerta

El Cádiz lo intentaba, llegaba por las bandas, pero no lo hacía con peligro. Una vez llegaba al área del Lorca el equipo se atascaba: el Cádiz no tenía claras las ideas. En una de estas llegadas al área, Olivares fue amonestado tras agarrar a López Silva. La falta era peligrosa, muy buena para el Cádiz. El lanzador fue José Miguel Caballero, que disparó raso, buscando aprovechar la velocidad del césped mojado, pero Goyo, muy atento, logró blocar el balón. Con Caballero el Cádiz ganó en velocidad y descaro, logrando imponerse en el centro del campo.

Tras un centro por la banda de Aarón Bueno llegó el empate del Cádiz. El catalán se marchó de su marcador, centró al área buscando rematador y Mikel Méndez, central del Lorca, introdujo el balón en su propia portería al intentar el despeje. 1-1. El Cádiz, con el empate, se marchó decididamente en busca del segundo gol, buscando percutir por la banda izquierda, donde Aarón Bueno se ofrecía con insistencia, recordando al jugador que deslumbró en el inicio de la competición. En otro centro de Aarón Bueno estuvo a punto de llegar el segundo gol amarillo: Pachón dejó pasar el balón y Velasco controló dentro del área, pero su disparo débil fue blocado por Goyo.

Olivares pone en evidencia a Dani

Preocupado por cómo estaba yendo el encuentro, Benigno Sánchez Yepes sustituyó a Yosimar por Sebas. El segundo cambio del Lorca no tardó en llegar: entró Antonio por Adrián. Con estos cambios, el Lorca buscaba jugar más directo, intentando contrarrestar el dominio cadista en el centro del campo. La apuesta salió bien: a un cuarto de hora del final, Olivares, el capitán, volvió a adelantar a su equipo. El gol llegó en un saque de falta que fue rematado de cabeza por Olivares, que superó la estirada del portero cadista. El cancerbero amarillo pudo haber hecho algo más en un testarazo cercano al borde del área que le sorprendió. Con el 1-2, el técnico del Lorca hizo su último cambio al quitar a Alves para que entrara Jaime. Vidakovic, con el marcador otra vez en contra y con la grada pidiendo su dimisión, quitó a Velasco y metió al delantero irlandés Ian Daly.

Este segundo gol del Lorca fue un auténtico jarro de agua fría para el Cádiz, que volvió a perder la iniciativa en el juego. El extremeño Hernández Maeso descontó cinco minutos, en los que el Cádiz gozó de varios saques de esquina que no fue capaz de aprovechar. El Lorca se defendió bien y logró una inesperada victoria en Carranza. Con esta derrota, el Cádiz salía de los puestos de ascenso, ya que había sido adelantado por el Melilla. Un resultado que prácticamente dejaba herido de muerte a Risto Vidakovic.

Link

viernes, 12 de noviembre de 2010

Ultimátum

“De no ser así, se adoptarían las decisiones que fueran necesarias”. Así finaliza el innecesario comunicado emitido por el Consejo de Administración del club esta semana. En dicho documento, se indica que el técnico del equipo, Risto Vidakovic, goza de la confianza del Consejo, a pesar de la preocupación existente ante la marcha del Cádiz en la competición. Tras la última derrota encajada por el Cádiz en su visita al Lucena han saltado todas las alarmas, pues parece que el equipo no termina de responder a las expectativas generadas al principio de temporada. En consecuencia, el clamor pidiendo un cambio ha ido en aumento entre la masa social del club. Un cambio que va encaminado en una única dirección: la destitución del actual entrenador y la contratación de David Vidal o Jose González.

Las comparaciones son odiosas, pero hay situaciones en las que parece inevitable recurrir a ellas. Este Cádiz de Vidakovic es peor que el que tuvo hace dos temporadas Javi Gracia, al menos, eso dicen las estadísticas. En las doce jornadas que se llevan disputadas, el Cádiz ha cosechado veintidós puntos (siete victorias, un empate y cuatro derrotas), marcando veinte goles y recibiendo catorce. A estas alturas de temporada, con Gracia en el banquillo se habían logrado treinta y un puntos (diez victorias, un empate y una derrota), con treinta y tres goles a favor y catorce en contra.

Los números son imparciales, irrevocables, indiscutibles. Hablan por sí solos. Son variables cuantitativas que no expresan cualidad ninguna. Y es ahí donde estriba el fallo de aquellos que se apoyan en los números para pedir la cabeza de Vidakovic. Es cierto que hace dos campañas el Cádiz era más goleador, tenía más puntos y lideraba la clasificación. Se contaba con un auténtico equipazo, con un delantero centro que había anotado ocho goles y con un delantero suplente que había visto puerta en tres ocasiones. Este año, el delantero centro titular lleva dos goles, en parte porque llegó muy tarde al equipo y ha sido suplente hasta hace bien poco. Parece no haber alternativas a Pachón que, como Rubiato en su momento, puedan aportar y darle descanso al titular: Hugo García no suele ser convocado y, cuando lo ha sido, sólo ha jugado cuarenta y cinco minutos –repartidos en tres encuentros- mientras que Ian Daly es el gran desconocido para la afición. Nadie sabe cómo es el irlandés, que lleva camino de convertirse en un nuevo Bogunovic.

Además, aquel Cádiz que se paseó por Segunda B tenía otras alternativas de gol, en caso de que Toedtli no viera puerta: Juanma Hernández (seis goles), Caballero y Enrique (cuatro goles), Fragoso, López Silva, Cristian, Mansilla, Raúl López o Fleurquin (un gol). En total, once jugadores marcaron gol en las doce primeras jornadas de competición. Incluso, había más opciones de ataque: por ambas bandas, por el centro… Esta temporada las opciones de ataque parecían venir de la banda izquierda, aunque tras la bajada de rendimiento experimentada por Aarón Bueno, el equipo dejó de volcar su juego hacia ese costado. Jugadores que con Gracia brillaron con luz propia, como Carlos Caballero, este año están dando un rendimiento inferior.

Encontramos, por lo tanto, en el nivel de la plantilla la primera diferencia entre el Cádiz de la temporada 2008-2009 y el de la temporada 2010-2011. Cabe preguntarse si esta plantilla está capacitada para conseguir el liderazgo del Grupo IV o si lo está sólo para lograr un puesto de play-off de ascenso. Pero esa no es la única diferencia entre el pasado y el presente. Realmente, el Grupo IV ha cambiado sustancialmente. Hace dos temporadas el Cádiz tenía por rivales al Real Jaén y al Poli Ejido, conjuntos que no opusieron demasiada resistencia y que se desinflaron pronto. Este año, los principales rivales son de mayor entidad: un Real Murcia que, como el Cádiz, viene de Segunda División, y un Ceuta que ha realizado una gran inversión para ser competitivo. La temporada va a ser una lucha encarnizada entre cadistas, pimentoneros y caballas. No va a ser un paseo como el de la última estancia en la división de bronce, principalmente porque hay rivales de mayor empaque, más próximos al nivel del Cádiz que Jaén y Poli Ejido.

Nuevamente, conviene hacer un alto en el camino y plantearse si, de haber tenido a dos rivales como Murcia y Ceuta, el Cádiz de Gracia hubiera estado tan cómodo en la jornada doce del campeonato. Antes de pedir la cabeza del entrenador, conviene valorar el nivel actual del plantel –pues, igual no está capacitado para luchar por el liderato, siendo error de la planificación deportiva y teniendo que bajar en consecuencia el nivel de exigencia- y el nivel del Grupo IV, más igualado que nunca.

A pesar de todo, la actual situación del Cádiz no es tan desastrosa como parece: es el cuarto clasificado –por tanto, en puestos de ascenso- a dos puntos del Ceuta y a tres del Murcia. No es una distancia insalvable, ni definitiva. Aunque es cierto que el equipo no está rindiendo todo lo bien que debiera, los rivales tampoco se están mostrando intratables. Es por esto por lo que me parece inapropiado y fuera de lugar pedir la destitución de Risto Vidakovic. La situación actual del Cádiz no es agradable –no es de recibo perder en el campo del Lucena- pero tampoco alarmante. Alarmante sería si el equipo deambulara por la clasificación, con una cantidad desorbitada de puntos cedidos con respecto a Murcia y Ceuta.

No niego que Vidakovic tenga que mejorar muchas cosas, empezando por aclararse las ideas, renunciando al trivote para dar cabida a un pivote tradicional, con dos jugadores laboriosos que sostengan al equipo en el centro del campo y colocando a Caballero –o a quien prefiera, que para algo es el entrenador- en la mediapunta. Que, además, tenga que sacar mayor rendimiento de jugadores de Segunda División como López Silva o que exprima más a Caballero, que puede jugar mucho mejor. Incluso, también se le puede achacar su escasa confianza en jugadores como Hugo García o Ian Daly –a este paso no se sabrá lo que pueden aportar y si pueden suplir con garantías a Pachón si fuera menester- o David González. E, incluso, reconocer sus errores y no achacarlos al árbitro, al campo o al balón.

Pero, en honor a la verdad, el equipo no está tan mal como para destituir a Vidakovic. Hay que seguir confiando en el proyecto, a la espera de que la competición avance para tomar decisiones drásticas. El mes de diciembre puede ser una buena piedra de toque para valorar qué hacer con el entrenador: se jugará contra Puertollano y Sevilla Atlético, rivales de nivel similar al del Cádiz y que servirán para ver en qué punto se encuentra el equipo. O, incluso, esperar al mercado invernal en caso de que fuera necesario mejorar la plantilla. Mientras tanto, hay que tener paciencia, pues el objetivo, que es estar entre los cuatro primeros, de momento se está cumpliendo. Las prisas son malas consejeras y no habría que tomar esta decisión a la ligera. Tal vez apresurarse a contratar un nuevo entrenador implique un retroceso mayor que mantener en el cargo un mes más al actual inquilino en el banquillo. Hay que olvidar lo de hace dos años, pues no son comparables el ayer y el hoy. Paciencia, no queda otra.

Link

miércoles, 10 de noviembre de 2010

Cadistasfinos entrevista a Aarón Dian

“GANAR EN CÁDIZ NO ES FÁCIL, PERO TAMPOCO IMPOSIBLE”

Aarón Dian Darías Scheithe (Hamburgo, 26-08-1982) no podrá jugar con el Lorca Atlético en Carranza, pues se lesionó de gravedad hace dos jornadas contra el Sevilla Atlético. Una baja sensible para uno de los debutantes en la categoría, pues estaba siendo titular indiscutible para su entrenador, Benigno Sánchez Yepes. A pesar de esto, repasa para Cadistasfinos.com la actualidad de su equipo.

¿Qué espera del partido en Carranza?

Será un partido bonito de jugar para los veintidós afortunados, con una afición increíble como la cadista y con dos equipos necesitados de victoria tras ambos tropiezos, lo que asegurará un gran espectáculo.

¿Cómo ve a su equipo? ¿De qué manera pueden superar al Cádiz en su estadio?

El equipo está en buen momento a pesar de las dos derrotas seguidas que llevamos, no miramos más allá del siguiente partido y en cuanto a puntos estamos cumpliendo los objetivos marcados. Quizás lo peor de los últimos partidos han sido las lesiones, tanto la mía en Sevilla, como la de Paco Lorca y la sanción que no permitirá jugar al central Toño, lo que nos merma de alguna manera. Ganar en Cádiz no es nada fácil, en un campo con un ambiente increíble y con un equipo necesitado de victoria, pero no es imposible, como ya mostró en filial betico. Seguro que el mister estudiará bien todas las opciones para dar con la nota correcta y que el equipo la interprete.

¿Le preocupa alguno de los jugadores del Cádiz?

Está claro que en una de las mejores plantillas de la categoría, podríamos destacar a muchos jugadores, pero yo me quedo con Carlos Caballero, que ya me gustaba su juego desde Linares, con mi tocayo Aaron Bueno que es muy desequilibrante, en defensa para mí está uno de los mejores de la categoría como es mi ex compañero Pedro Baquero. Tampoco podemos olvidarnos de viejos rockeros como Toedtli o Pachón, curtidos en mil batallas.

Era un fijo en los esquemas de su entrenador, Benigno Sánchez hasta su lesión, ¿qué cree que puede aportar al Lorca Atlético?

Sí, la verdad que el mister ha demostrado mucha confianza en mí, (novecientos minutos de novecientos minutos) y no me puedo quejar, ya son muchos años en Segunda B. Sobre todo intento aportar al equipo la reacción adecuada a cada circunstancia que nos depare el juego, este año de momento me toca en el lateral derecho, por lo tanto defender bien y proyectarme todo lo que pueda en ataque, cosa que me gusta mucho. Una lástima la lesión sufrida en Sevilla de la manera más tonta en mi mejor momento, pero estoy deseando ya volver al campo.

Salió de la cantera de la UD Tenerife, llegando a jugar dos campañas en Segunda División, ¿cómo valora aquellos años?

Aquellos años fueron un auténtico sueño para cualquier joven: poder jugar en tu casa, en el equipo de tus amores, en Segunda, con tan sólo veinte años y verte rodeado de jugadores como Djukic, Enke o Posse… Eso nunca se olvida. Fue todo un aprendizaje e inicio en este mundo del fútbol profesional.

¿Cómo calificaría la cantera del Tenerife? ¿Cree que actualmente hay falta de oportunidades para los jugadores de los filiales?

Creo que es una gran cantera, pero con un estigma claro: la poca continuidad de los proyectos de cantera. En lo que yo estuve en el primer equipo pasaron por allí tres directores deportivos, dos presidentes e infinidad de entrenadores, todos ellos con ideas y opiniones diferentes acerca de los jugadores de la cantera, lo que hizo que la estabilidad de los proyectos fuera nula, afectado así a camadas y camadas de jugadores en los que se creía por poco tiempo y desaparecían de la palestra a ritmo de destituciones de entrenadores o directores deportivos. En la actualidad creo que los equipos que tiran de cantera en niveles de Segunda y Segunda B lo hacen más por problemas económicos que por convicción en ella.

Tiene mucha experiencia en Segunda B, ¿con qué se queda de estos años? ¿Qué no le hubiera gustado vivir?

Pues me quedo con infinidad de momentos inolvidables: goles, celebraciones, amigos y anécdotas que seguro en un futuro se convertirán en historias de abuelete. Lo que no me hubiera gustado vivir fue la lesión de hace dos semana, mi primera lesión de gravedad algo significativa en mi carrera.

Ha disputado tres play-offs de ascenso con Zamora, Lorca Deportiva y Universidad de Las Palmas, ¿qué cree que es necesario para llegar a disputar la fase final de la temporada? ¿Qué falló para que sus equipos no pudieran disfrutar del ascenso?

Creo que hace falta una mezcla de jugadores seguros de lo que quieren e implicados al cien por cien, dirigidos de manera correcta, con estabilidad institucional y esa pizca de suerte necesaria a lo largo de la temporada y aun así, no es seguro el lograrlo. En mi caso creo que la mala suerte que he tenido es que siempre me tocó bailar con la más fea jugándome un ascenso a Segunda A. En el primero el increíble Castellón de Manu Bustos, en segundo lugar un Rayo con la mejor plantilla de aquel año en Segunda B, y en el último un Villarreal B confeccionado para ascender con una mezcla de veteranía y juventud que jugaba increíble.

¿Cómo recuerda el play-off contra el Rayo Vallecano, en el que jugó un destacado papel el hoy cadista Pachón?

El partido de ida en Zamora fue muy igualado donde Tato, su portero, en la primera parte realizó alguna parada de mérito. En la segunda parte el árbitro nos castigó con tres expulsiones, rigurosas algunas de ellas, y perdimos 0-1. En Vallecas, el Rayo salió increíble llevado en volandas por su afición y, tras un gol del hoy cadista Pachón que parecía sentenciar la eliminatoria y un juego por parte del conjunto madrileño excepcional, conseguimos marcar en el minuto ochenta y cinco, jugando los últimos cinco minutos a un gol de ascender. Lo intentamos, pero finalmente el Rayo se convirtió en equipo de Segunda A.

Formó parte del desaparecido Lorca Deportiva, ¿cómo fue aquella etapa para usted?

Pues lo que prometía como un gran proyecto para ascender, con una plantilla que quizás sea la mejor en la que estuve nunca en Segunda B, al final se convirtió en un año difícil con múltiples problemas económicos e institucionales. A pesar de lograr el play-off aquel año y llegar a segunda ronda la gente se fue muy quemada de allí. Años más tarde estos mismos problemas llevaron al club a desaparecer.

La pasada campaña estuvo en las filas del Caravaca, que consiguió mantenerse en la categoría. ¿Por qué optó por cambiar de aires este verano?

La plantilla del año pasado logró el objetivo que era salvar la categoría. El ya ex presidente al finalizar la temporada no se vio con fuerzas para seguir por la falta de apoyos, lo que hizo que entrara otra gente con un proyecto nuevo a cuestas en los que la plantilla pasada no entraba.

Su equipo, tras haber adquirido la plaza del Sangonera Atlético, es un debutante en la división de bronce del fútbol español. ¿Está costando la adaptación? ¿Qué objetivo se han marcado esta temporada?

No, la adaptación no está costando porque Lorca está acostumbrada a acoger un equipo de Segunda B y la gran mayoría de la plantilla tiene experiencia en la categoría de sobra, creo que el objetivo de este año para el club es consolidar el proyecto para así ganar fuerza.

¿La afición de Lorca está igual de volcada con ustedes que con el antiguo equipo?

Tras años de desaparición de clubes en la ciudad, y el último gran palo con el Lorca Deportiva, la afición en la ciudad lorquina está bastante quemada, ya que parece que no logran tener un club identificativo en la ciudad que dure en el tiempo. Espero que este club que nace con la idea de ser ese proyecto definitivo poco a poco vaya ganando adeptos y la gente que ya no se fía mucho por experiencias pasadas se enganche a lo largo de la Liga, como lo han hecho en cada vez mayor número a lo largo de este año.

Link

Google+ Badge