domingo, 30 de mayo de 2010

Paso hacia la salvación

El Nou Stadi tradicionalmente había sido un buen escenario para el Cádiz Club de Fútbol y esta jornada se ha vuelto a poner de manifiesto. Los cadistas han conseguido doblegar con solvencia a su rival, demostrando seguridad atrás y contundencia en ataque. Además, se consiguió la primera victoria lejos del Ramón de Carranza en esta segunda vuelta del campeonato de Segunda División, poniendo así fin a una mala racha, y prolongando la del Gimnástic, que es el peor equipo local de la categoría.

Cierto es que el dominio lo llevó el equipo local en el primer tiempo, pero el Cádiz ha aprendido a sufrir en este tramo final de temporada. Ha adquirido otro cariz, se ha curtido en la batalla y sabe esperar a que llegue su momento. Aunque Dani Miguélez, inconmensurable una vez más y vital para la mejoría del equipo, tuviera que esforzarse al máximo para mantener su meta a cero, el equipo ha aprendido a no relajarse, a no regalarle nada al rival. A luchar. A ganar.

Esperó su oportunidad hasta que se presentó después de un robo de balón a Barros de Andrés Fleurquin, que le dejó el esférico a Diego Tristán cerca de la media luna del área. El sevillano, rodeado por el propio Barros y dos defensores catalanes más, pudo pivotar sobre sí mismo hasta cederle la pelota a Ogbeche. Bartho controló, regateó en una baldosa a Barros y disparó desde fuera del área con fuerza y colocación. El esférico golpeó en el poste de la portería de Rubén Pérez para después alojarse dentro de ella. Un gol que llegaba en el primer lanzamiento entre los tres palos del Cádiz (aunque antes el propio Ogbeche y Abraham habían avisado, aunque con cierta timidez) Por si fuera poco, el colegiado de la contienda expulsó cinco minutos antes del descanso al jugador tarraconense Fran Vélez: el Cádiz tenía ventaja en el marcador y en el terreno de juego.

Tras el descanso el entrenador del Gimnástic, Sampedro, decidió darle más mordiente a su equipo con la participación de Rubén Navarro, pero prácticamente daba igual. El ritmo pausado del Cádiz acabó imperando y el equipo logró sentenciar el partido a la hora de juego. El segundo gol se gestó en las botas de Jaume Costa, que jugaba de extremo zurdo en vez de hacerlo en el lateral donde estaba Raúl López. Con la pelota siempre pegada al pie y arrancando desde el medio del campo, el valenciano consiguió irse de Barros y Campano para meter un buen balón en diagonal al área del Gimnástic. Ese gran pase lo recogió entrando como una bala el extremeño Enrique Ortiz, que ante la presión de un zaguero local y de su cancerbero, optó por darle el pase de la muerte a Diego Tristán, que a puerta vacía no perdonó. El marcador no se movió más, a pesar de que tanto Nano González (de falta directa) como Ogbeche (de cabeza) dispusieron de buenas oportunidades para batir a Rubén Pérez.

La mejoría de cara al gol se ha hecho patente: antes el equipo era capaz de elaborar jugadas de bella factura a las que sólo le faltaba la definición. Ahora, crea juego y define con acierto. Parece que uno de los grandes defectos del Cádiz desde el principio del curso está empezando a resolverse casi al final del campeonato: nunca es tarde si la dicha es buena. El tan esperado do de pecho del equipo se ha dado justo en la fase más decisiva del campeonato, cuando hay que jugarse el todo por el todo y sólo vale ganar. Y el equipo está respondiendo, demostrando que es uno de los equipos más fuertes de la zona baja de la tabla.

A día de hoy la distancia con los puestos de descenso es de dos puntos, aumentando con respecto al punto de ventaja que se tenía antes de esta jornada. El cuarteto que integra el descenso a Segunda B está formado por los mismos equipos que la jornada anterior: Castellón (matemáticamente descendido), Murcia, Real Unión y Salamanca. Además de estos equipos, actualmente hay dos conjuntos por debajo del Cádiz: Huesca (con los mismos puntos que el Salamanca) y el Albacete (con un punto menos que los amarillos) Por encima del equipo de Víctor Espárrago se encuentran el Rayo Vallecano (con los mismos puntos, cuarenta y siete), Girona, Las Palmas y el Gimnástic de Tarragona (con un punto más) y el Córdoba y el Celta (con dos puntos más) Quedan nueve puntos en juego. Nueve puntos y doce equipos implicados en mayor o menor medida en la lucha por el descenso. El final de Liga va a ser apasionante y el Cádiz llega muy bien colocado a este sprint final.

Link

sábado, 29 de mayo de 2010

Tarragona: nueva final

Si hay un estadio propicio en Segunda División para el Cádiz, ese es el Nou Stadi. El campo donde el Gimnástic de Tarragona juega sus partidos como local ha recibido al Cádiz en siete ocasiones, con unos resultados francamente buenos para los intereses amarillos: cuatro empates, dos victorias y tan sólo una derrota. De hecho, los cadistas llevan sin perder en Tarragona treinta y ocho años: el diecisiete de diciembre de 1972, con motivo del primer enfrentamiento entre ambos conjuntos en Segunda División, el Nástic se impuso por 2-1. Sin embargo, la última victoria local data de 2001, cuando el Nástic goleó al Cádiz por 3-1 en la liguilla de ascenso a Segunda División. En el último enfrentamiento entre tarraconenses y gaditanos, disputado en diciembre de 2007, el Cádiz terminó imponiéndose gracias a un gol del argentino Gastón Casas en el minuto ochenta y siete de juego.

Ha llovido mucho desde entonces, pero lo cierto es que no sólo la estadística histórica sonríe a los cadistas: también lo hace la actual. En esta segunda vuelta el Gimnástic de Tarragona es el peor equipo en su estadio, puesto que ha conseguido el pobre bagaje de cuatro puntos. Las debilidades del rival en su estadio, donde se siente especialmente presionado, pueden ayudar al Cádiz a conseguir su objetivo: seguir con la racha positiva y sumar por cuarta jornada consecutiva.

El Gimnástic de Tarragona tiene la sensible baja de Fernando Morán, ex jugador amarillo y verdugo del Cádiz en el enfrentamiento de la primera vuelta en el Ramón de Carranza. En ese encuentro se pudo ver un Cádiz desordenado y que acabó con un futbolista menos por la expulsión del navarro Jon Erice. Una vuelta después la imagen del equipo es otra: sólido atrás, sólido en el centro del campo, quizás aún un poco falto de puntería, pero capaz de generar buen juego y ocasiones claras en el arco contrario.

De cara a la estadística será un partido rompedor, pues se enfrentan el peor local de la segunda vuelta y uno de los peores visitantes del campeonato: el Cádiz no gana lejos de su estadio y su hinchada desde enero, cuando doblegó al Numancia en un partido correspondiente a la primera vuelta del campeonato. Han sido ocho partidos jugados como visitante, que se han saldado con tres empates y cinco derrotas para el equipo de Víctor Espárrago. Una victoria del Cádiz dejaría al equipo muy bien posicionado con respecto al resto de rivales por la permanencia (se dan duelos directos esta jornada) y, además, comprometería un poco la situación del Gimnástic en la clasificación. Los catalanes no terminan de lograr la tranquilidad necesaria para certificar su permanencia en la categoría de plata del fútbol español y están actualmente cuatro puntos por encima del equipo gaditano.

Es, por tanto, una buena oportunidad para dar otro pasito adelante para cumplir el objetivo de la temporada y para romper la estadística de esta temporada haciendo buena la de los enfrentamientos directos entre ambos clubes.

Link

Partido bajo sospecha

Quedan cuatro jornadas para que la Liga Adelante 2009-2010 toque a su fin y los nervios están a flor de piel. Prácticamente no hay equipo que esté inmerso en alguna lucha, ya sea por el ascenso o por evitar el tan temido descenso al pozo de la Segunda B. En estas fechas suele aumentar la susceptibilidad y las sospechas de aficionados y directivos de los equipos ya que es cuando circulan sin control alguno los famosos maletines con las primas a terceros.

La primera polémica al respecto ya está servida: se dio la pasada jornada y los equipos implicados fueron el Numancia de Soria (uno de los poco clubes que no tienen nada en juego) y el Real Unión, inmerso en la lucha por el descenso. El encuentro se disputó en el Stadium Gal y no tuvo lógica alguna: comenzaron ganando los sorianos 0-2 pero el equipo irundarra logró darle la vuelta al marcador gracias a un inspirado Gorka Brit, dejando el 4-2 en el marcador. El encuentro terminó con 4-3 para el Real Unión, que gracias a esta victoria salió momentáneamente de los puestos de descenso.

Sin embargo las dudas no han tardado en ver la luz: el Numancia jugó el partido con cuatro canteranos: Jesús, Nandi, Víctor Andrés e Isi, siendo este último sustituido mediada la segunda parte por Diego Antón, otro jugador salido de la cantera numantina. El Numancia no cometió ilegalidad alguna, pues según los estatutos de la RFEF, lo irregular es que jueguen juntos cinco canteranos en las últimas jornadas del campeonato. Quizás lo que más llama la atención y provoca las dudas del resto de equipos implicados en la lucha por la permanencia sobre este partido es que las casas de apuestas no admitieran pronósticos quince minutos antes de la disputa del encuentro, momento en el que lo retiraron de sus tablas.

Al conocerse esto no tardaron en producirse las reacciones: el Huesca, equipo que se ha complicado la vida en este tramo final de temporada (está a dos puntos del descenso) va a redactar una queja formal pidiendo la impugnación del partido. De prosperar el recurso oscense se sancionará, de acuerdo con lo establecido en el artículo 75 de los estatutos de la Federación, a Numancia y Real Unión con seis puntos por el amaño del partido. A esta queja formal se unirá el Salamanca, curiosamente, rival del Real Unión la próxima jornada. Los sorianos se defienden alegando que era un encuentro en el que no se jugaban nada y que es en estos partidos cuando puede jugar un futbolista del filial. Mientras tanto, en Irún callan…

Antecedentes

A pesar de su silencio y en caso de confirmarse el amaño, no sería la primera vez que el Real Unión intenta valerse de métodos deshonestos para lograr el objetivo. Hasta en dos ocasiones hubo rumores de intentos de soborno por parte del equipo irundarra en la pasada campaña. Ambas se dieron en la fase de ascenso a Segunda División y los clubes “tentados” fueron el Cádiz y el Sabadell. Durante la eliminatoria de los campeones de los cuatro grupos de Segunda B disputada el año pasado, el lateral cadista Daniel Cifuentes recibió una oferta para dejarse ganar de unos 90.000 euros. También hubo intentos para “comprar” al guardameta Kiko Casilla. El Real Unión acabó perdiendo y tuvo que jugar dos eliminatorias más para certificar su ascenso a Segunda ante el Sabadell y el Alcorcón. Y fue ante el conjunto catalán cuando el combinado dirigido por Iñaki Alonso intentó asegurarse su continuidad en las eliminatorias de ascenso manteniendo sus ofertas deshonestas.

Link

miércoles, 26 de mayo de 2010

One Goal jugará con el Cádiz B

En 1787 Gran Bretaña fundó una ciudad en África cuyos residentes iban a ser los esclavos libertos de Londres llamada Freetown. A principios del siglo XIX la ciudad pasó a ser una colonia de la Corona Británica mientras que el resto del país (llamado Sierra Leona) fue un protectorado. Esta situación se mantuvo hasta 1961, cuando logró independizarse, al igual que la gran inmensa mayoría de las naciones africanas. Comenzó un período duro y de inestabilidad económica, política y social, que culminó con la cruenta guerra civil de 1991: el RUF de Foday Sankoh se sublevó contra el gobierno, siendo los diamantes existentes de la región el detonante del conflicto. Una década después y tras un rebrote de violencia en 2000 (un año después de un primer acuerdo de paz firmado en Togo) finalizó la guerra civil, que se saldó con más de 70000 muertos, dos millones de refugiados (lo que equivalía a un tercio de la población de Sierra Leona) y millares de personas amputadas.

En la capital del país un grupo de jóvenes amputados formó un equipo de fútbol, sirviéndoles este deporte para rehacer poco a poco sus vidas y relacionarse con otras personas que sufrieron durante la guerra daños similares. Nacía así One Goal. Durante cuatro años (de 2001 a 2005) el equipo realizó una gran labor organizativa, disputando partidos de exhibición y concienciando a la población. Así pasaron a convertirse en símbolos de la reconstrucción del país y lograron trasladar la iniciativa a otros puntos de la geografía de Sierra Leona.

Gira por España

Con el objetivo de educar y sensibilizar a la población, además de dar una visión positiva acerca del continente africano, el equipo One Goal está realizando una gira por España. La primera parada de este equipo en España fue Barcelona, de donde pasaron a Burgos. De la capital burgalesa pasaron a Madrid y de ahí, a Cádiz, donde finalizará la gira esta semana. En total, serán casi quince días en España en los que, además de realizar partidos de exhibición y visitar algunas de las mejores instalaciones deportivas del país (como lo son el Camp Nou o el Santiago Bernabéu) darán una serie de conferencias explicando en qué consiste su proyecto y la labor social que realizan en África: dar esperanza y un sentido a la vida de miles de amputados por las guerras que desangran el continente.

El próximo día veintiocho de mayo, a las diez y media de la mañana está previsto que tenga lugar un partido amistoso entre el One Goal y el Cádiz B en las instalaciones de la ciudad deportiva de El Rosal. Supondrá un bonito broche de oro al final de campaña del filial cadista y, sobre todo, una gran ocasión para ver en directo de lo que es capaz el afán de superación del ser humano.

Link

martes, 25 de mayo de 2010

Granada y Ponferradina regresan a Segunda

Este fin de semana se disputaron los partidos de vuelta correspondientes a la eliminatoria de ascenso de los cuatro campeones de grupo de Segunda División B, que sirvieron para certificar el retorno a la categoría de plata del fútbol español de Granada y Ponferradina. Ambos equipos sufrieron más de lo esperado, pero fueron capaces de hacer buenos los resultados cosechados en los encuentros de ida.

El Granada hizo bueno el 2-0 de Los Cármenes ante el Alcorcón, verdugo del Real Madrid este año en la Copa del Rey, que fue incapaz de remontar la desventaja en su estadio. Los madrileños lograron una pírrica victoria gracias a un testarazo de Íñigo al borde del descanso. El partido fue de continuo asedio local, pero el conjunto granadino resistió en defensa y logró, diez años después de haberlo acariciado con los dedos – en aquella célebre eliminatoria perdida ante el Real Murcia, con jugadores que a la postre serían ilustres como Notario o Capi vestidos de rojiblanco – el ansiado ascenso a Segunda División. Han sido en total veintidós años alejado de la élite del fútbol español, con un descenso a Tercera División incluido que dejó herida de muerte a la entidad. Sin embargo, esta temporada gracias al buen hacer del murciano Quique Pina, el Granada fue capaz de elaborar un plantel de garantías, con futbolistas no exentos de calidad como Tariq o Dani Benítez.

Por su parte la Ponferradina sufrió demasiado ante el Sant Andreu. Los leoneses sólo fueron capaces de vencer en la ida por un gol y vieron cómo el conjunto catalán empataba la eliminatoria a ocho minutos del final, gracias al gol de Amarilla. Fue necesario jugar una prórroga (a la que la Ponferradina llegó más entera físicamente) que llevaron a la lotería de los penaltis. Allí se erigió como el héroe de su equipo el cancerbero Mackay, que detuvo el definitivo lanzamiento de Tarradellas, logrando el ascenso a Segunda División para el equipo visitante. Será la segunda vez en su historia que la Ponferradina juegue en la segunda categoría del fútbol nacional, tras su breve aventura de la temporada 2006-2007, en la que acabaron descendiendo con cuarenta y seis puntos.

Tanto Alcorcón como Sant Andreu tendrán una segunda oportunidad para intentar ascender a Segunda División, aunque tendrán que enfrentarse a rivales como Pontevedra, Éibar, Universidad de Las Palmas, Barcelona B, Real Jaén u Ontiyent. Por su parte, Granada y Ponferradina se disputaran el título de campeón de Segunda B durante las próximas dos semanas, sucediendo al Cádiz en el palmarés de la competición.

Link

lunes, 24 de mayo de 2010

Sabor especial

Empieza el partido y el Murcia lanza una falta peligrosa. Sufrimiento. Ogbeche tiene un mano a mano con el cancerbero Cifuentes pero no acierta a definir. Sufrimiento. Diego Tristán y Enrique están desaparecidos en ataque y el equipo no tiene las ideas claras. Sufrimiento. Un disparo de Albiol es despejado con dificultad por Dani Miguélez. Sufrimiento. Antes del descanso Enrique es sustituido por Ramis. Sufrimiento. Ogbeche remata al palo en una jugada anulada por fuera de juego. Sufrimiento. Buena jugada de López Silva y réplica de tacón de Chando. Sufrimiento. Se endurece el partido y comienza un carrusel de amonestaciones por parte del colegiado Gil Manzano. Sufrimiento. Albiol agrede a Jaume Costa y es expulsado. Sufrimiento. Cuatro minutos de descuento y el empate a cero campea en el marcador. Sufrimiento. El empate no vale, el Real Unión ganó al Numancia y estaría por delante del Cádiz. Sufrimiento. También ganaron el Huesca y el Albacete. Sufrimiento. Saque de esquina. Nano González mete el balón al área. Fleurquin salta más que nadie y remata la pelota con la testa. Gol. Éxtasis. Se acabó el sufrimiento.

El duro y disputado partido contra el Real Murcia implicó grandes dosis de sufrimiento para el equipo y para la afición. Era necesario ganar, ya no sólo para descartar a un rival directo, sino para que el resto de contrincantes no se alejaran demasiado. Un empate esta jornada hubiera tenido consecuencias catastróficas para el Cádiz Club de Fútbol: sumaría cuarenta y dos puntos – los mismos que el Salamanca – con el añadido de que estaría a un punto del Real Unión de Irún, a tres del Huesca y a cuatro del Albacete. No hablemos ya de cómo hubiera sido la situación en caso de haber perdido: Salamanca, Real Unión y los otros equipos por encima, incluso superando en la clasificación al conjunto gaditano el Murcia.

Jose González salió a Carranza a mantener el orden defensivo y lo consiguió. Gran culpa de ello la tuvo el indultado Sergio Fernández, exquisito atrás, desbaratando las jugadas de peligro cadistas con contundencia y sin complicaciones. Ofensivamente, el rival esperaba encontrar algún hueco para lanzar un contragolpe, aunque tampoco inquietó demasiado. El Cádiz, por su parte, se enredó en la maraña defensiva del equipo pimentonero, llegando a disparar con claridad en tres o cuatro ocasiones al marco defendido por Alberto Cifuentes. Los hombres de Víctor Espárrago estuvieron bastante espesos en ataque, con un Diego Tristán que no ayudó a Ogbeche y con un Jonathan Ramis al que parece pesarle la responsabilidad de vestir la camiseta amarilla en estas circunstancias. El uruguayo estuvo desaparecido, haciendo la guerra por su cuenta de manera infructuosa y enzarzándose de manera innecesaria con los zagueros rivales. Quizás el técnico debería apostar más por Nano González.

Con uno menos en el terreno de juego el Murcia pareció dar por bueno el empate sin goles y cuando parecía que el partido iba a finalizar de esa manera, Fleurquin saltó más que nadie para llevar el delirio a las gradas de Carranza. Para acabar con las cábalas, con las cuentas de cara a la próxima jornada. Para acabar con el Murcia. Para acabar, en definitiva, con el sufrimiento. Noventa minutos de agonía que se dulcificaron gracias a un implacable testarazo del capitán, símbolo de la mejoría del equipo esta temporada. Ganar así tiene un sabor especial, y más cuando al Cádiz ya se le han escapado puntos en el descuento esta temporada (en el Nuevo Colombino, sin ir más lejos)

El fútbol al final siempre acaba impartiendo justicia: a lo largo de la temporada el equipo ha obtenido unos resultados bastante pobres y que no se correspondían con la imagen dada en el terreno de juego. Parece que esa deuda pendiente con el Cádiz esté empezando a saldarse. Primero, en Gran Canaria, donde se consiguió un punto de oro en un partido en el que, si la lógica hubiera imperado, el equipo debería haberse ido de vacío y goleado. Ahora, los tres puntos en el descuento ante el Murcia equilibran un poco más la balanza esta campaña.

Los números del Cádiz en este tramo final están siendo espectaculares: siete puntos de los últimos nueve posibles; diez puntos de los últimos quince disputados. Así, poco a poco, se cimienta la salvación.

Link

domingo, 23 de mayo de 2010

Andrés Fleurquin lleva al Cádiz a los 44

En un duro e igualado encuentro el Cádiz consigue los tres puntos en el descuento y sale de los puestos de descenso, dejando a su rival de esta jornada prácticamente sentenciado.

Importante encuentro el que se jugaba esta jornada en Carranza, con dos equipos que se jugaban su ser o no ser en la competición. Tanto Cádiz y Murcia afrontaban el partido como una final y con la obligación de conseguir los tres puntos si no querían quedarse descolgados de la lucha por la permanencia. Además, los resultados de los rivales directos jugados el día anterior (con la victoria del Real Unión y el Huesca) no les beneficiaban en absoluto. Conscientes de la importancia del choque, los aficionados fueron convocados para recibir al equipo dos horas antes de que comenzara el partido para animarles.

Víctor Espárrago contaba con la baja del sancionado Víctor Ormazábal, expulsado ante la Unión Deportiva Las Palmas y cuyo recurso en Competición no prosperó (al contrario que el del jugador del Murcia Sergio Fernández) En la convocatoria del entrenador charrúa destacaba la vuelta de Abraham y Toedtli, este último después de haber estado varios encuentros lesionado. El once cadista estuvo formado por Dani Miguélez bajo palos, Jaume Costa en el lateral izquierdo, Cristian en el derecho, De la Cuesta y Fragoso, Fleurquin y Abraham en el doble pivote, López Silva en la de extremo zurdo, Enrique por la diestra, Ogbeche de mediapunta y Tristán como hombre más adelantado.

El Murcia comenzó avisando, después de que un lanzamiento de falta de Sergio Fernández que lamió el larguero de la portería de Dani Miguélez, que estaba muy bien colocado. Los pimentoneros buscaban sorprender con un fútbol directo y rápido, mientras que el Cádiz, cuando tenían el balón, intentaban tocarlo con rapidez para conectar con Ogbeche y Tristán, un poco desparecidos en los primeros compases de juego. El Cádiz tenía la posesión de la pelota, pero el rival, gracias a Sergio Fernández, mantenía el orden defensivo.

Pocas ocasiones de gol

El primer lanzamiento a portería del Cádiz fue de Ogbeche, que estuvo a punto de batir a Alberto Cifuentes, pero su disparo escorado fue despejado a corner por el cancerbero grana. El guardameta murciano estuvo muy atento en la jugada siguiente, cuando blocó un peligroso centro de Enrique buscando al nigeriano Ogbeche. David de Coz vio la amarilla tras derribar a López Silva, cuando el onubense se marchaba por banda e intentaba penetrar en el área del Murcia. El Cádiz vivía sus mejores minutos de juego: arrinconando poco a poco a su rival y llegando con mayor claridad al área del contrario, que se limitaba a defenderse como podía y a intentar salir buscando el contragolpe. Así, un disparo de Albiol inquietó a Dani Miguélez, que despejó el esférico con apuros a saque de esquina.

El equipo amarillo era incapaz de superar el sistema defensivo del Murcia, que poco a poco se sentía más a gusto sobre el césped de Carranza. Tristán, en la punta del ataque, estaba prácticamente desaparecido, no inquietando en absoluto a los centrales del rival y llegando todo el peligro cadista por las botas de Ogbeche. Víctor Espárrago, cuando el primer tiempo estaba a punto de finalizar, realizó el primer cambio del partido al introducir al uruguayo Jonathan Ramis por Enrique Ortiz, que ya tenía una cartulina amarilla.

Tras la reanudación Ogbeche, en un saque de esquina cadista, estampó su disparo en el poste de la portería de Cifuentes, pero la jugada quedó invalidada por fuera de juego. El Cádiz trataba de mantener el dominio del primer acto, presionando la salida de balón del Murcia y causándole mayor peligro por la banda izquierda, donde López Silva lo intentaba, aunque sin concretar demasiado. Por su parte, en el Murcia comenzó a tener más protagonismo el ex cadista Natalio. El ex cadista fue sustituido por Dani Aquino al cuarto de hora del segundo tiempo, llevándose una sonora pitada por parte de la afición gaditana.

En el minuto doce López Silva realizó una bellísima jugada personal: recogió el balón tras un rebote, se adentró en el área murciana y, al ver al cancerbero adelantado dibujó una vaselina que lamió el larguero por fuera. El onubense estuvo cerca de abrir el marcador, pero le faltó un poco de suerte. El Murcia en defensa se mantenía con vida gracias al buen hacer de Sergio Fernández, que con elegancia cortaba jugadas de peligro del Cádiz. Tras una buena jugada de David de Coz por banda Chando estuvo a punto de marcar de tacón: el Murcia sólo inquietaba a la contra.

Se endurece el partido

Víctor Espárrago no estaba contento con la marcha del partido y movió el banquillo: quitó a un desaparecido Diego Tristán, muy controlado por los zagueros murcianos, por Mariano Toedtli. A medida que se acercaba el final del encuentro el partido fue endureciéndose: los agarrones dentro de las áreas se fueron sucediendo en cada saque de esquina y los defensores de ambas escuadras realizaban su labor con mayor contundencia. El uruguayo Ramis era la muestra de esto último: fuera del partido desde que sustituyó a Enrique, no se sabe si víctima de inmadurez o impotencia realizó algunas acciones a destiempo. También vio la amarilla Fleurquin después de un duro choque con Dani Aquino. En este frenesí de tarjetas el Murcia se quedó con un futbolista menos después de que Miguel Albiol viese la segunda amarilla tras golpear a Jaume Costa.

En un saque de esquina botado por Nano González (que sustituía a López Silva) Ogbeche estuvo a punto de marcar, pero no acertó a rematar el balón y vio la amarilla después de golpear al cancerbero pimentonero. Ambos equipos perdieron el orden táctico y se lanzaron en busca del gol, sin suerte. Cuando peor lo estaba pasando el Cádiz, cuando más activo estaba Dani Aquino, llegó el gol del equipo amarillo en el descuento. Un saque de esquina sacado por Nano González fue perfectamente rematado a gol por el capitán, Andrés Fleurquin, que midiendo los tiempos puso el balón en la escuadra izquierda del arco de Cifuentes.

No hubo tiempo para más y el Cádiz, gracias al inapelable cabezazo de Fleurquin consiguió una épica e importante victoria. Los cadistas lograban sumar cuarenta y cuatro puntos en la clasificación, saliendo del descenso y dejando al Real Murcia a cuatro puntos de distancia.

Link

jueves, 20 de mayo de 2010

A ganar

Andan revueltas las aguas en Murcia. El equipo, después de haber asomado la cabeza y de haber estado fuera del descenso durante unas cuantas jornadas ha visto cómo ahora, en el tramo final de la competición su progresión se ha visto frenada y ha retornado a los puestos de peligro de la clasificación. Por si fuera poco, Jose González tuvo que expulsar al ex cadista Mario Rosas de un entrenamiento por no prestar la debida atención a sus indicaciones. Además, llegará a Carranza con bajas importantes (aunque Competición revocara la sanción de Sergio Fernández que le impedía jugar ante el Cádiz) y la duda de su delantero Chando.

De todo esto debe aprovecharse el Cádiz el domingo para ganar ante su afición (que no le ve caer en casa desde el siete de febrero, cuando perdía contra el Levante en un extraño partido) y dejar al equipo pimentonero muy tocado. Una victoria amarilla implicaría dejar al conjunto murciano a cuatro puntos, más el añadido de tenerle ganado el goal-average. No es moco de pavo este partido, por lo tanto.

La gran incógnita para el aficionado será la cara que dé el equipo ante el Murcia: si la arrolladora y dominante de Carranza o la dubitativa y tímida de fuera de casa. Los futbolistas deben ser conscientes de que a estas alturas de competición no valen medias tintas y que deben de salir dando el máximo de sus posibilidades: llevar la iniciativa, dominar desde el primer minuto hasta el último al rival, ejercer una presión asfixiante en el centro del campo y mostrarse sólido en defensa. Jugando así se puede ganar a cualquier equipo (fueron las claves para doblegar hace quince días al Elche) Si el Murcia llega a sentirse cómodo desde el principio el partido se le complicará bastante al Cádiz. Pese a esto, no es probable que los hombres de Víctor Espárrago se arruguen, pues tendrán el constante apoyo de su afición desde la grada, insuflándole ánimo cuando sea menester. Quizás este punto sea el que explique el por qué de los malos resultados lejos de Carranza.

Será un duelo interesante e importante, con dos equipos que apuran las últimas jornadas del campeonato para intentar salvarse y que deparará un interesante duelo de estrategas desde los banquillos. Nadie como Jose González conoce mejor al Cádiz Club de Fútbol, del que ha sido entrenador en dos etapas diferentes y al que ya se enfrentó en una situación similar hace dos temporadas cuando era el entrenador del Córdoba. Acabó ganando el equipo califal, que mantuvo la categoría en detrimento del Cádiz. Así pues, el Cádiz tendrá un peligroso rival sentado en el banquillo visitante. Tampoco hay que menospreciar de la plantilla pimentonera a Mario Rosas y a Natalio: dos ex cadistas que si están inspirados pueden hacerle mucho daño a la zaga amarilla.

Un partido que ambos contendientes afrontarán con la siguiente premisa: sólo vale ganar. Al Cádiz la victoria lo dejaría a seis puntos de los cincuenta que se calcula marquen la salvación al final de año. Ante el Murcia, por lo tanto, no se puede fallar.

Link

miércoles, 19 de mayo de 2010

Bezares regresa de Chipre

Se terminó la aventura de Juanjo Bezares en el AEP Paphos de la Liga chipriota, al que llegó en el mercado invernal en calidad de cedido tras jugar la primera mitad de la temporada en el Estepona de Segunda B.

Si días atrás se publicaba la intención por parte del Deportivo Alavés de hacerse con los servicios de Joseba Arriaga para la próxima campaña, ahora finaliza la cesión de uno de los futbolistas con contrato en vigor con el Cádiz Club de Fútbol. Juanjo Bezares regresa a España después de haber permanecido cedido en el AEP Paphos chipriota, club al que llegó procedente del Estepona, desde enero. El de Guadiaro lleva cerca de año y medio sin enfundarse la camiseta amarilla en partido oficial, pues desde el mercado invernal de 2009 ha sido cedido hasta en tres ocasiones diferentes: OFI Creta, Estepona y Athletiki Enoisi Paphos FC.

Al contrario que en su cesión la pasada campaña en la Superliga griega, en esta ocasión su equipo logró eludir los puestos de descenso, objetivo que tenía marcado el Paphos a la llegada del centrocampista gaditano. El equipo marchaba en una competición de catorce equipos en la décima posición, con dieciséis puntos cosechados en quince encuentros. La participación de Bezares ha sido clave para que el Paphos lograra el objetivo con relativa comodidad: a principios de Abril, cuando aún quedaban cuatro jornadas para llegar al final.

Medio año en Creta

Después del descenso a Segunda División B, Bezares fue uno de los pocos integrantes de la plantilla de la temporada anterior que decidió permanecer en la disciplina del Cádiz para afrontar el reto del ascenso al fútbol profesional. Fue una decisión que le honraba y que mostraba su compromiso con el club y la afición. Sin embargo, no todo fue como esperaba Bezares, dado que no contó con la confianza del técnico del equipo, Javi Gracia. El centrocampista quedó relegado al banquillo y a capitanear al Cádiz en el duelo de Copa Federación contra el Granada C.F. Así pues, en el mercado invernal de 2009 le tocó hacer las maletas para disfrutar de minutos, siendo el destino elegido la isla de Creta, para jugar en el OFI. Bezares tuvo que viajar hasta en dos ocasiones a Grecia para confirmar su fichaje, pues las negociaciones estuvieron a punto de no fructificar en varias ocasiones.

Se trataba de uno de los equipos históricos del fútbol griego, campeón de la Copa en 1987, pero que no atravesaba un buen momento debido a los problemas económicos que padecía la entidad, que adeudaba varias mensualidades a algunos futbolistas. Además, un amplio sector de la afición pedía la dimisión del presidente, al que hacían responsable directo del bajón del equipo (acostumbrado a luchar por las competiciones europeas y que, desde inicios de temporada estaba luchando por evitar el descenso)

Con este ambiente debutaba Bezares en la Liga griega ante el Panionios (donde militaba el ex cadista Estoyanoff), consiguiendo vencer por 2-0. Sin embargo, el paso del centrocampista gaditano por la competición griega no fue tan satisfactorio. El OFI fue incapaz de mantener la categoría tras certificar su descenso tras perder por un contundente 3-1 ante el Panathinaikos. Aunque en el plano colectivo la experiencia no fue del todo buena (llegando a tener que pernoctar en Salónica tras perder ante el Aris por el enfado de la hinchada del OFI) a nivel individual Bezares gozó de minutos. Jugó doce encuentros, todos ellos como titular, rayando a un nivel alto y llegando a ser uno de los preferidos de la afición.

Descartado

A su regreso a Cádiz tenía la esperanza de ayudar al equipo en su andadura en Segunda División, pero no pudo ser: fue declarado transferible y, junto a Juanma Delgado, David García, Parri, Jesús y Lucas, no viajó con el resto del plantel en la concentración a Benalup. Varios equipos, entre ellos el OFI de Creta o el Polideportivo Ejido, se habían interesado por hacerse con sus servicios, pero ninguna de estas ofertas llegaron a concretarse y el centrocampista permaneció apartado del resto del equipo. Esta situación se mantuvo hasta finales de agosto, cuando la Unión Estepona, de Segunda División B y entrenada por el ex entrenador cadista Raúl Procopio, realizó una oferta por Bezares. En el Estepona, además de Procopio, Bezares tenía la oportunidad de jugar junto a su primo y a otro ex jugador del Cádiz: Jesús Velázquez.

La ficha del jugador era compartida por Cádiz y Estepona y el futbolista incluyó una cláusula que le permitiría abandonar la disciplina del conjunto malagueño en el mercado invernal si existiera interés de algún equipo de superior categoría por él. Después de disputar diez partidos con el Estepona (y tras haber padecido un esguince de rodilla) en el mercado invernal el centrocampista recibió dos ofertas del extranjero: una del OFI de Creta (que insistía en su fichaje) y otra del AEP Paphos chipriota. Sin embargo, a la hora de aceptar una de estas ofertas Bezares tuvo que afrontar la oposición del presidente del Estepona, que le pidió al futbolista una indemnización para dejarlo irse. Finalmente se solucionó el entuerto y el cadista pudo recalar en la Liga chipriota.

En el Paphos cuajó una fantástica temporada, siendo titular y jugando tanto en solitario delante de la defensa como en el doble pivote. Su debut fue ante el Apollon, con un resultado de 0-0. En total, en esta andadura chipriota, Bezares ha diputado catorce encuentros, en los que ha visto cinco tarjetas amarillas e, incluso, ha marcado un gol (en la goleada de su equipo ante el Doxa, por 4-1)

Hasta el 30 de junio no podrá retornar a la disciplina cadista, pero la esperanza de Bezares es tener un hueco en la primera plantilla la próxima temporada, cumpliendo el año de contrato que le queda en el Cádiz.

Link

martes, 18 de mayo de 2010

Tres equipos de plata

Se acabó la Liga BBVA 2009-2010. El título más disputado de los últimos años fue a parar a las vitrinas del Fútbol Club Barcelona, muy superior al resto y que fruto de dicha superioridad ha logrado el récord de puntos de la competición al quedar a uno solo de la centena. Fue una última jornada apasionante, en la que casi todo estaba en juego: quién iba a ser el campeón, quién se haría con el último puesto que diera acceso a la Liga de Campeones, quién acabaría haciéndose con la codiciada sexta plaza y, finalmente, quién descendería a la Liga Adelante. En esta última lucha había hasta cinco equipos implicados: Racing de Santander, Valladolid, Málaga, Tenerife y Xerez. Finalmente cántabros y malagueños lograron mantener la categoría y los otros tres equipos serán de plata la próxima campaña.

El Valladolid regresa a Segunda División tres años después de haber ascendido por todo lo alto, batiendo el récord de puntos y realizando un juego vistoso y sólido. En aquel equipo estaba el central cadista José Julián De la Cuesta. La temporada comenzó bien para el equipo pucelano, que deslumbró con Diego Costa y el bosnio Medunjanin, pero poco a poco se fue desinflando, hasta caer en los puestos de descenso. Lo cierto es que, contabilizando el terrible final de la temporada pasada (en la que eludieron el descenso al empatar en la última jornada con el Betis) y el inicio de esta, el Valladolid sumaba unos números paupérrimos. Hasta tres entrenadores ha tenido la entidad blanquivioleta este año: Mendilíbar, Onésimo y Javier Clemente. Curiosamente, de los tres técnicos el único que parece haberle sacado algo de rendimiento a la plantilla ha sido el de Barakaldo, pero ya era demasiado tarde. Un histórico del fútbol español que regresa al pozo de Segunda.

Por su parte el Tenerife regresa un año después a la categoría de plata del fútbol español. El equipo canario ha mantenido durante toda la temporada al valenciano Oltra, caso curioso en un equipo que pretende evitar el descenso y que es incapaz de lograr buenos resultados: el primero que cae siempre es el entrenador. A pesar de demostrar buenas maneras y un buen trato del balón (quizás de los equipos implicados en la lucha por evitar el descenso hasta el final el Tenerife era el que mejor jugaba) ha sido incapaz de materializar las numerosas ocasiones de gol que ha generado. Si por muy bien que juegues eres incapaz de marcar lo acabas pagando. Además, el Tenerife ha demostrado tener una excesiva dependencia de sus dos jugadores más imaginativos: el almeriense Nino (máximo goleador esta temporada) y el canterano del Sevilla Alejandro Alfaro.

Finalmente se encuentra el Xerez. El equipo azulino disputaba su primera temporada en la máxima categoría del fútbol español y, como viene siendo habitual en este club, no ha habido tranquilidad institucional. El debut xerecista en Primera deja al equipo como el farolillo rojo de la competición, aunque dando dos imágenes bastante diferenciadas. La primera de ellas se corresponde con la primera vuelta de la competición, cuando el entrenador era el Cuco Ziganda. Este primer Xerez tenía buenas intenciones, pero pecaba de inocente. Los números del equipo en este período fueron sonrojantes y su actitud vergonzosa. Sin embargo, fue cambiar de entrenador y cambiar todo. Gorosito fue capaz de mantener viva la esperanza de un equipo que ha logrado mantenerse con vida hasta la última jornada (aunque lo cierto es que era de los cinco equipos implicados el que más difícil lo tenía) cuando todos lo daban por descendido en enero. Los guarismos del equipo en este último tramo de competición han sido francamente buenos y, a pesar del descenso y de acabar en la vigésima posición, el Xerez ha acabado dando una imagen muy digna, aunque eso si termina con 34 puntos, cifra que si o si lleva al descenso.

Así pues estos son los tres primeros equipos que pasarán a formar parte de la Liga Adelante en la temporada 2010-2011. En lo que a esta competición respecta, ya sólo queda saber quiénes ascenderán desde Segunda División B (de momento el Granada y la Ponferradina son los mejores colocados de los cuatro campeones de grupo) y quiénes acabarán perdiendo la categoría.

Link

lunes, 17 de mayo de 2010

El gato de Gran Canaria

Si bien es cierto que Dani Miguélez pudo hacer mucho más para evitar el gol de Javi Guerrero que significó el empate a uno en el marcador, tampoco es menos cierto que si el Cádiz no salió goleado del Estadio de Gran Canaria fue gracias al buen hacer de su guardameta en el primer tiempo. Unos primeros cuarenta y cinco minutos de continuo acoso y derribo por parte de Las Palmas, que no pudo marcar porque Dani estuvo providencial. Parecía que había alcanzado la titularidad para darle un toque de atención a Kiko Casilla, pero con actuaciones como la de esta jornada el canterano gaditano merece, por méritos propios, ser el portero del equipo.

Fue una pesadilla para Rondón, Javi Guerrero y Jorge Larena desde el primer minuto de partido. Mejor dicho, desde el tercero, cuando solventó con sobriedad un mano a mano complicado ante el venezolano Rondón. Comenzaba así el festival de paradas imposibles de Dani Miguélez. Poco después y aprovechando un regalo de Cristian, Javi Guerrero llegó a introducirse dentro del área cadista, estando a punto de marcar, pero se topó con el portero amarillo, que detuvo una ocasión más que clara de gol.

El equipo había salido dormido y el único que mantenía el tipo era Dani. De no ser por él, Las Palmas habría marcado como mínimo un gol. Tras el sorprendente gol de Ogbeche y consciente de que llevaba la voz cantante en el encuentro, el equipo local intensificó sus ataques en busca del empate. Pero ahí volvía a estar Dani Miguélez: inconmensurable, enorme, ágil como un gato, desbaratando cada disparo canario, cada intentona, cada jugada clara y manteniendo su arco a cero.

A mano cambiada logró despejar a corner un buen cabezazo de Rondón, al que tenía desesperado. Pero, sin duda, su intervención de mayor mérito llegó a la media hora de juego, cuando fue capaz de desbaratar una doble oportunidad de Las Palmas, con sendos disparos de Jorge Larena y Rondón, siendo el segundo lanzamiento del combinado local prácticamente a bocajarro. El comportamiento de Dani Miguélez en este primer tiempo fue inmejorable, ejemplar, digno de un gran guardameta y tanto los jugadores de Las Palmas como el escaso público que acudió al estadio se preguntaban qué iba a ser necesario para batir al cancerbero cadista.

El único pero que se le puede poner a la actuación de Dani y que quizás la emborrona un poco es el gol de Las Palmas. A lo largo del encuentro el gaditano logró atajar los balones más difíciles pero no pudo blocar la pelota más fácil que le llegó a las manos. Ironías de la vida. Un fácil centro de Juanpa desde la banda derecha no pudo ser detenido por Dani, que acabó propiciando que Javi Guerrero rematara solo y sin oposición para lograr la igualada.

Sin embargo, me parece injusto que se juzgue al portero amarillo por esta jugada, a pesar de que por ella el Cádiz perdiera dos puntos. De no haber sido por las grandes intervenciones de Dani durante el resto del partido el equipo se habría vuelto de Canarias totalmente de vacío. Gran partido de Dani, por lo tanto, que cada vez está más integrado y mejorando sus prestaciones. Bravo.

Link

domingo, 16 de mayo de 2010

Retirada en San Mamés

La tarde de ayer fue de despedidas en San Mamés. Un mito reciente del Athletic Club de Bilbao y uno de los futbolistas más destacados de la última década en el fútbol español como lo era Joseba Etxeberría ponía punto y final a su carrera deportiva ante el Deportivo de La Coruña. Pero no sólo se retiraba Etxebe, pues otro futbolista, esta vez bajo los palos de San Mamés, finalizaba su carrera deportiva: Armando Ribeiro.

El ex cadista tuvo la oportunidad de debutar esta temporada para despedirse de la afición del Athletic Club acabando así con un sueño que comenzó en el mercado invernal de 2008, cuando sorprendió a propios y a extraños recalando en el equipo de su vida. Armando, tras casi una vida jugando de azul y amarillo, recibió una inesperada oferta para sustituir a un lesionado Gorka Iraizoz, cuando ni siquiera era titular en el Cádiz. Quizás eso, unido a la oportunidad única que se le presentaba, le motivó para dejar el equipo en el que había estado casi una década, viviendo momentos buenos y malos, pero siempre jugando con honestidad y rayando a un buen nivel.

En San Mamés tuvo especial protagonismo en su primera campaña, en la que el Athletic vivió un momento delicado: cerca de descender por primera vez en su historia. Sin embargo, gracias a la confianza de Joaquín Caparrós (que le dio la titularidad nada más llegar en un partido de Copa del Rey) Armando se afianzó en la portería titular y fue clave para la salvación de su equipo. Su buen hacer le valió la renovación, a pesar de tener casi cuarenta años y saber que con Iraizoz delante apenas iba a jugar. Daba igual. La temporada 2008-2009 fue el tercer portero del Athletic, disputó tres partidos de Liga y fue subcampeón de la Copa del Rey.

Histórico del cadismo

Armando Ribeiro llegó al Cádiz Club de Fútbol en la temporada 1998-1999, procedente del Barakaldo de Segunda División B, en una campaña en la que el equipo buscaba abandonar el pozo del fútbol de bronce, pero no pudo ser, en parte por el pésimo inicio de Liga. Disputó dieciséis encuentros esa campaña el cancerbero de Sopelana, debutando contra el Plasencia en enero de 1999. En esos convulsos años en Segunda B le tocó vivir encierros en los vestuarios para reclamar los pagos que la entidad le adeudaba a la plantilla, además de estar a punto de ascender a Segunda División hasta en dos ocasiones. Finalmente, el tan ansiado ascenso, que devolvía al Cádiz al lugar donde por historia le correspondía estar, se produjo en la temporada 2002-2003, con José González en el banquillo y con un Armando que fue titular indiscutible (cuarenta y tres partidos disputó esa campaña)

Ya en Segunda División y tras luchar con Raúl Navas por la titularidad en su primera campaña, fue clave en el éxtasis del ascenso a Primera de la mano de Víctor Espárrago, en la que además, tuvo el honor de ser el portero menos goleado de la categoría. En Primera División disputó veinticinco encuentros y al año siguiente, en Segunda División, treinta y seis. En total, Armando disputó doscientos sesenta y seis partidos como cadista, lo que le convierte en el quinto jugador con más partidos vistiendo la zamarra del equipo.

Ayer, al término del partido y al igual que le pasó a Joseba Etxeberría, Armando Ribeiro fue manteado por sus compañeros en el centro del campo de San Mamés. Se lo merece.

Link

Lo que cambia un gol

Descanso en el Estadio de Gran Canaria. Unión Deportiva Las Palmas 0 – Cádiz Club de Fútbol 1. Gracias a ese gol y a los tres puntos que significaban para los visitantes, el conjunto cadista estaba fuera de los puestos de descenso, ocupando la decimosexta posición, por delante de Albacete, Huesca, Salamanca y Murcia. Final del partido: Las Palmas 1 – Cádiz 1. El gol de Javi Guerrero significa que el Cádiz se sume un punto en su casillero, pero baja posiciones hasta ocupar la decimonovena, empatado a puntos con el Salamanca y en descenso.

En tan sólo cuarenta y cinco minutos el equipo de Víctor Espárrago pasó de estar en una posición cómoda, con un colchón de varios equipos por debajo suya a estar nuevamente en puestos de descenso a Segunda B. En una categoría tan igualada como esta Liga Adelante un gol te cambia la vida, siendo la diferencia entre la tranquilidad y el peligro, como le ha ocurrido al Cádiz en esta jornada. El equipo ha vuelto al descenso, es cierto, pero está empatado a puntos con el primer equipo que marca la salvación (estando por debajo suya por tener perdido el goal-average) y relativamente cerca de un pelotón de equipos que completan Albacete, Huesca e incluso el rival de esta jornada, una Unión Deportiva Las Palmas que sigue teniendo un futuro complicado y que no puede permitirse despiste alguno.

Se espera una lucha por el descenso apasionante y en la que, como siempre, habrá sorpresas de última hora. ¿O es que alguien se esperaba que el Huesca, que parecía prácticamente fuera de todo peligro, fuera a complicarse tanto la vida? Los oscenses están a un punto del Cádiz y aún tendrán que verse las caras los dos equipos en la penúltima jornada de Liga, quién sabe si con la permanencia en juego. Tampoco el Albacete se escapa de la quema, a pesar de que desde la llegada de David Vidal al banquillo haya mejorado muchísimo su imagen y sus resultados. Lo mismo le pasa al Salamanca: de no ser por el goal-average serían los charros los que dormirían en descenso tras esta jornada. Y no nos olvidemos de los que están por detrás: ni Murcia ni Real Unión de Irún están descartados: ambos equipos están a un punto del Cádiz. Queda aún todo por decidirse con quince puntos en juego.

Visto lo visto sobre el terreno de juego el empate no es malo. Es un resultado muy bueno e incluso injusto: Las Palmas barrió al Cádiz en el primer tiempo, que tuvo la fortuna de su lado para marcar primero y que llegó vivo al descanso gracias al buen hacer de Dani Miguélez. El cuadro local fue un auténtico ciclón y el Cádiz apenas le pudo toser. Por tanto, el punto es muy valioso, más si tenemos en cuenta que el equipo dirigido por Víctor Espárrago llevaba dos partidos seguidos fuera de casa con un saldo negativo (4-0 en el Ruiz de Lopera y 2-1 en Balaídos)

Quizás lo que hace malo el punto y que tenga ese sabor agridulce son los resultados que se dieron en otros campos. La victoria del Salamanca ante un candidato al ascenso como el Cartagena, junto con el empate del Albacete ante el Levante ha propiciado el retorno del equipo al descenso. Unos buenos resultados de equipos luchando por la salvación ante clubes en ascenso: en esta categoría la igualdad es máxima. A pesar de estar en descenso, sólo cabe confiar que se trate de una situación pasajera, no ser alarmista y esperar al decisivo encuentro de la próxima jornada en Carranza, ante el Real Murcia.

Link

sábado, 15 de mayo de 2010

Complicado punto

Fuera del descenso y con la intención de sumar para alejarse del peligro antes del decisivo encuentro de la próxima jornada se presentaba el Cádiz en el Estadio de Gran Canaria. El rival, la Unión Deportiva Las Palmas no era demasiado propicio, pero el equipo llegaba al estadio canario con la intención de terminar con los malos resultados fuera de casa, donde no conseguían una victoria desde vigésimo primera jornada de Liga. Además, una victoria sería importante, ya no sólo por conseguir el goal-average, sino para recortarle puntos a Las Palmas.

De los jugadores habituales en las convocatorias de Víctor Espárrago se ausentaron tanto Toedtli como Carlos Caballero, que no habían logrado recuperarse de sus respectivas lesiones y Abraham, que cumplía ciclo de amonestaciones. Las novedades en la lista de dieciocho futbolistas que viajaron a Gran Canaria fueron Álvaro Silva y Cifuentes, retornando este último a una convocatoria tras la sanción que le impidió jugar la jornada anterior. El equipo titular del Cádiz para este encuentro estuvo integrado por Dani Miguélez en la portería, línea defensiva compuesta por Cristian, Cifuentes, De la Cuesta y Fragoso, doble pivote con Ormazábal y Fleurquin, Jaume Costa como extremo zurdo, por la derecha Enrique, Ogbeche y Diego Tristán como futbolista más adelantado. Los jugadores del Cádiz lucieron crespón negro en memoria del padre de Abraham, fallecido la semana pasada tras el partido contra el Elche.

El partido comenzó con unos lanzamientos de la Unión Deportiva Las Palmas a la portería cadista sin demasiado peligro. El equipo local había salido con mayor empuje que el Cádiz y en el minuto tres el venezolano Rondón tuvo un mano a mano con Dani Miguélez que el cancerbero gaditano despejó a saque de esquina. Tras un fallo en la entrega de Cristian que le dio un pase franco a un jugador canario, Javi Guerrero, en otro uno contra uno, estuvo a punto de adelantar a su equipo, pero nuevamente Dani estuvo providencial y evitó que el gol subiera al marcador.

Demasiado botín

El Cádiz había empezado menos enchufado que el equipo local y bastante dormido, sin llegar a inquietar al guardameta argentino de Las Palmas, Assman. El equipo daba la imagen de los últimos compromisos fuera de casa: sin la actitud dominante de Carranza, dejándose llevar y sin tirar a puerta. Sin embargo, el primer equipo que logró marcar fue el Cádiz, gracias a un gol del nigeriano Ogbeche, que recogió un rechace dentro del área tras disparo de Tristán. El atacante cadista, ante el meta Assman, no se puso nervioso y dibujó una preciosa vaselina para adelantar al Cádiz.

Había sido un tanto inesperado, teniendo en cuenta la actitud de ambos equipos desde el pitido inicial del gallego Iglesias Villanueva. Pese a todo, el combinado local mantuvo su acoso a la meta cadista, propiciando que Dani Miguélez tuviera que realizar intervenciones de mucho mérito para evitar que llegara la igualada al marcador. Javi Guerrero, Jorge Larena y Rondón se estrellaban continuamente con el portero amarillo, que volaba de palo a palo desquiciando a los atacantes rivales. Las paradas del gaditano eran increíbles. Por su parte, el Cádiz se limitaba a aguantar el vendaval ofensivo atrás a la espera de algún contraataque rápido buscando sorprender. El equipo, parapetado atrás, se hizo fuerte en el fútbol subterráneo: robando balones y perdiendo tiempo cuando era menester.

Con el 0-1 y pese al primoroso juego de Las Palmas se llegó al descanso, que dejaba al Cádiz en el decimosexto puesto de la Liga Adelante, después de los resultados que se habían dado en el resto de campos.

Determinante expulsión

Sin embargo, el Cádiz no pudo mantener su portería a cero, después de que Javi Guerrero se aprovechara de un error de Dani Miguélez, impecable en el primer tiempo, en la recepción de un centro para lograr la igualada. Antes del gol canario el Cádiz se quedó en inferioridad numérica tras la expulsión por doble cartulina amarilla de Víctor Ormazábal. Esta expulsión forzó a Víctor Espárrago a sustituir a Diego Tristán para introducir a Jon Erice, para sostener al equipo en la zona media del campo y así evitar una posible sangría del rival. También movió banquillo Paco Jémez, consciente de que tenía una gran oportunidad para lograr la victoria al introducir a dos goleadores como Guayre y Marcos Márquez.

Con empate a uno terminó el encuentro, que deja al Cádiz en puestos de descenso pero empatado con el Salamanca, que es el primer equipo que marca la permanencia. Pese a todo y teniendo en cuenta cómo transcurrió el encuentro este punto fuera de casa es de oro.

Link

jueves, 13 de mayo de 2010

La primera de las seis finales

Durante muchos años Tenerife fue una “isla maldita” para el Real Madrid, puesto que en el Heliodoro perdió dos Ligas consecutivas a principios de los noventa. Así pues, la prensa, cada vez que el equipo blanco visitaba tierras tinerfeñas, hablaba de “isla maldita”. Este término podría ser aplicable en el caso del Cádiz Club de Fútbol para el otro gran equipo canario, la UD Las Palmas.

Al Cádiz históricamente no se le ha dado bien el equipo canario como visitante, ya que desde la temporada 1960-1961 ha cosechado diez derrotas, dos empates y dos victorias. Dos triunfos que, dicho sea de paso, se dieron en época reciente: la primera en la temporada 2003-2004, con un 0-2 gracias a los goles de Obiorah y de Dani Navarrete; la segunda fue en la campaña 2006-2007, con un abultado 0-3 con Miguel García, Jonathan Sesma y Javier Acuña como goleadores.

La más dolorosa de las derrotas fue en la temporada 1986-1987, en Primera División, cuando los asistentes al Estadio Insular vieron cómo Las Palmas le endosaba una manita al Cádiz, por aquel entonces dirigido por Manolo Cardo. Esa misma temporada ambas escuadras volverían a verse las caras en el play-off del descenso, con unos resultados desastrosos para el Cádiz (2-1 en Canarias y 2-4 en Carranza) La última vez que los dos equipos se vieron las caras en Segunda División fue en la temporada 2007-2008, la del descenso a Segunda B, cuando el Cádiz cayó estrenando la tercera equipación por 2-0. De los que integraron el once ideado por Antonio Calderón, siguen formando parte de la primera plantilla cadista Cristian, De la Cuesta, Raúl López y Fleurquin.

El de esta próxima jornada no será el primer enfrentamiento en tierras canarias después del intervalo que supuso el año en Segunda B, pues en septiembre de 2009 ya tuvo lugar un partido correspondiente a la primera eliminatoria de la Copa del Rey. El encuentro empezó bien para los intereses del Cádiz: en el minuto tres Samuel marcó un autogol que le daba la victoria y el pase a la siguiente ronda. Sin embargo, en el segundo tiempo Rondón perforó en dos ocasiones la portería de Dani Miguélez y eliminó al Cádiz. Cabe decir que en este encuentro de Copa del Rey, Javi Gracia alineó a los teóricos suplentes puesto que Dani Miguélez, Mansilla, De la Cuesta, Velasco o Arriaga jugaron de inicio en el Estadio de Gran Canaria.

El duelo del sábado promete ser apasionante, con un Cádiz fuera del descenso y que parece haber reencontrado las buenas sensaciones en los últimos partidos, aunque quizás los lances lejos del Ramón de Carranza sigan siendo su asignatura pendiente. Además, será un partido al límite, ya que una derrota comprometería a los canarios, que se quedarían a un punto del equipo de Víctor Espárrago. El Cádiz debe viajar (si la nube volcánica no lo impide) a Gran Canaria con la intención de llevarse con los tres puntos y de acabar, de una vez por todas, con el maleficio de la isla.

Link

lunes, 10 de mayo de 2010

Grata imagen

Me gustó el Cádiz. Me gustó la imagen dada. Me gustó el juego. Me gustaron las ganas con las que salieron los once futbolistas alineados por Víctor Espárrago. En todo momento, quitando el descuento del segundo tiempo, el Elche no estuvo a gusto en el césped de Carranza. Se le hizo un partido incómodo, difícil, en el que apenas tuvo ocasiones de peligro. Quitando el golazo de falta de Perera y la ocasión a bocajarro de Jorge Molina que detuvo Dani, el bagaje ofensivo del rival fue más bien nulo. Pero lo que más me gusta de todo es que, gracias a estos tres puntos, el equipo está momentáneamente fuera del descenso.

Han sido un total de once jornadas en descenso (desde que el equipo perdiera en Córdoba) muy duras, en las que el equipo ha variado de sistema defensivo, de sistema ofensivo y en las que sobre todo, se ha sufrido mucho. A pesar de este sufrimiento, de todas las carencias que el equipo ha mostrado a lo largo de la competición (que han sido muchas) en estos momentos está fuera del descenso, con un punto de ventaja sobre el Murcia (con el que se tendrá que jugar en Carranza dentro de quince días y al que, por lo tanto, se le podrá dar la puntilla)

Ante el Elche el equipo rindió de manera espectacular. Sólido en defensa, serio en ataque, sabiéndose dominador del juego y de la situación. El Elche estaba desaparecido en combate y si no se fue al descanso con un resultado adverso fue por su portero Willy Caballero, un auténtico crack bajo palos. Quizás, el único momento de inquietud fue ese: ¿cómo saldría el equipo del túnel de vestuarios? Afortunadamente, parece que el Cádiz ya ha superado su trastorno bipolar, que le llevaba a comerse al rival en el primer tiempo para después quedar completamente a su merced en el segundo. El segundo acto tuvo un inicio demoledor de los jugadores de Víctor Espárrago, que tenían claro que no podían dejar escapar a una presa que no merecía llevarse ni un punto de Carranza.

Para ello, Espárrago decidió quitar a Ramis (bastante discreto en el primer tiempo) y meter a Diego Tristán, buscando algo más de mordiente ofensiva. El cambio acabó saliendo bien. La gran noticia del encuentro fue que Ogbeche se reconcilió con el gol. El nigeriano necesitaba marcar para reafirmarse, demostrar que tras su lesión está de vuelta y que va a ser vital para el equipo en este tramo final. Tras el gol de Ogbeche el Cádiz fue a por más, quizás consciente de que la candidez del rival poco podía durar, siendo necesario poner tierra de por medio en el marcador. Willy Caballero salvó una clara ocasión de Enrique, pero nada pudo hacer ante el testarazo de Tristán. El de La Algaba se aprovechó del mal marcaje ilicitano para marcar su quinto gol con la camiseta amarilla esta temporada.

Después, el equipo dio un lógico paso atrás, cediéndole la iniciativa a un rival que tampoco inquietó demasiado. Esto, aparte de deméritos del Elche, se debió al buen hacer defensivo del equipo, que mantuvo la intensidad necesaria para cortar los balones en el momento necesario. Además, el Cádiz dispuso de buenas ocasiones para hurgar más en la herida del rival, como esa gran jugada personal de Ormazábal en la que se estorbaron en el remate Ogbeche y Tristán. El gol del Elche fue anecdótico y sirvió para que Dani Miguélez no pudiera acabar su tercer partido como titular ante su público imbatido.

Ahora, el Cádiz cuenta con cuarenta puntos en su haber, tiene uno de ventaja sobre el descenso y depende de sí mismo para mantener la categoría. Esto no quiere decir que el trabajo ya está hecho, pero sí que se puedan afrontar con algo más de optimismo las próximas jornadas.

Link

domingo, 9 de mayo de 2010

Tres puntos y fuera del descenso

Ni un solo traspiés en casa. Esa era la premisa que se había marcado el Cádiz para asegurarse la permanencia en Segunda División la próxima temporada. El equipo seguía a un punto de salir de los puestos de descenso y tenía que medirse a un rival complicado: el Elche de Bordalás, que aún tenía remotas opciones de entrar en los puestos de ascenso. La victoria, por tanto, era vital para ambas escuadras.

Para este importante compromiso, Víctor Espárrago se vio obligado nuevamente a modificar su equipo titular: Cifuentes cumplía ciclo de amonestaciones tras ver la quinta amarilla en Vigo, Toedtli seguía lesionado y el madrileño Carlos Caballero sufrió un accidente de tráfico unos días antes que imposibilitó que fuese incluido en la convocatoria. Con estas bajas, los jugadores alineados por el entrenador uruguayo del Cádiz fueron Dani Miguélez en la portería, Cristian y Jaume Costa en los laterales, De la Cuesta, Fragoso, Abraham y Fleurquin en el doble pivote, Enrique en la banda derecha, López Silva en la banda izquierda, Ramis de mediapunta y Ogbeche como delantero centro.

Tras el pitido inicial del castellano-manchego Ontanaya López, se pudo ver un encuentro abierto, en el que ambos equipos trataban de jugar sus cartas. El primer acercamiento del Cádiz a la meta de Willy Caballero llegó tras un robo en la banda izquierda de Jaume Costa, que le ganó la partida a Tena, que acabó centrando al área, donde Ogbeche remató fuera. El Cádiz comenzó jugando con desplazamientos largos del balón, buscando la potencia y velocidad de Ogbeche y Ramis, además de cargar el juego hacia la banda izquierda, donde Costa estaba bastante activo. Por su parte, el Elche también desplazaba en largo la pelota, esperando que Jorge Molina le ganara la espalda a los centrales cadistas.

Festival de Willy Caballero

Después de una jugada polémica entre Enrique y Acciari, el Cádiz estuvo a punto de marcar. Fue en un saque de esquina botado por Abraham al primer palo que, tras un despiste de la zaga ilicitana, acabó con tres jugadores cadistas solos. El balón se lo encontró De la Cuesta, que remató a bocajarro, aunque su remate lo despejó a corner Willy Caballero con el pie. Era la segunda ocasión clara de gol del Cádiz, que pese a llegar con cuentagotas a la portería rival, generaba mayor peligro que el Elche. A pesar de esto el partido se caracterizaba por las imprecisiones en el juego y por la dificultad de ambos equipos para hilvanar tres pases seguidos.

Willy Caballero demostró que es uno de los mejores cancerberos de la categoría tras hacer dos paradas que salvaron al Elche. Todo comenzó por la banda izquierda, cuando López Silva encaró a su marcador y efectuó un centro pasado. Sin embargo, Ogbeche logró meter el balón al corazón del área, donde Enrique remató a bocajarro, pero Willy Caballero evitó el gol tras meter una mano que evidenció unos reflejos felinos y que dejó al Cádiz con la miel en los labios. En la jugada siguiente, otro centro al área de Enrique fue despejado por Crespí hacia su propia portería, pero el guardameta argentino evitó que se introdujera en su arco tras despejar con el pie. El Cádiz merecía ir por delante en el marcador y con holgura, mientras que el Elche no tenía casi argumentos ofensivos. Los ilicitanos no habían llegado con peligro al área de Dani Miguélez, que era un espectador más.

Dos goles en cinco minutos

Consciente de que el equipo debía de afinar más la puntería si quería llevarse el gato al agua, Víctor Espárrago sustituyó al comienzo del segundo tiempo a un discreto Jonathan Ramis por Diego Tristán. En el segundo acto el Cádiz empezó con el mismo ímpetu que en el primer período y, al poco de volver de vestuarios consiguió adelantarse en el marcador. Cristian realizó por banda derecha un buen centro buscando a Enrique. Dos centrales ilicitanos se fueron a por el extremeño, que pudo dejarle el balón a Ogbeche. El nigeriano, dentro del área y ante Willy Caballero, no se descompuso y marcó el primer gol del partido.

El Elche estaba k.o., como se vio en la jugada siguiente, cuando Enrique Ortiz tuvo en sus botas el segundo tanto para el Cádiz, pero Willy Caballero, el único que mantenía el tipo por el cuadro visitante, lo evitó. El Cádiz se sabía dominador del encuentro y siguió buscando con un estilo de juego directo el segundo gol que terminara de darle tranquilidad al partido. El Elche estaba groggy, dormido, a merced del Cádiz, que no desaprovechó el regalo y, en un saque de esquina sacado magistralmente por Abraham, puso tierra de por medio en el marcador. Diego Tristán, completamente solo en el área pequeña, remató de cabeza y batió a Willy Caballero. 2-0, delirio en las gradas de Carranza y el Cádiz, fuera del descenso.

Reacciona el Elche

Bordalás decidió meter a Saúl para darle mayor profundidad al Elche, completamente nulo en labores de ataque. Tras el segundo gol, el Cádiz dio un pasito atrás y se dedicó a esperar al Elche, despejando cada intentona rival con limpieza y tratando de salir contragolpeando. La intensidad defensiva del equipo se demostró cuando Dani Miguélez, inédito en el encuentro, despejó a corner un disparo de Jorge Molina, que se aprovechó de un error de la zaga amarilla. Cuando fallaba algún eslabón de la cadena defensiva, siempre había algún jugador del equipo que reaccionaba y arreglaba el error.

El Elche intentó jugar tocando más la pelota, prescindiendo del desplazamiento en largo. Así, consiguió marcar un recién incorporado Jesús Perera, aunque Ontanaya López anuló el gol ilicitano. Antes, Espárrago movió ficha y metió a Ormazábal y Erice por Abraham y López Silva, respectivamente. Pese al empuje del rival, el Cádiz no se descompuso y tuvo varias ocasiones de peligro por parte de Tristán, Enrique y Ogbeche. Justo cuando se llegaba al minuto cuarenta y cinco del segundo tiempo, el Elche logró recortar distancias después de que Jesús Perera transformara magistralmente una falta que se introdujo por la escuadra de la portería de Dani Miguélez, que no pudo hacer nada para evitar el gol.

Sin embargo, el Elche se había quedado sin tiempo y el Cádiz logró tres puntos de oro. Tres puntos que servían para que el equipo abandonara los puestos de descenso y encarara, de otra manera, el tramo final de competición.

Link

jueves, 6 de mayo de 2010

Sólo le falta el gol

Ocho de noviembre de 2009. Esa es la fecha del último gol del nigeriano Bartholomew Ogbeche con la camiseta amarilla esta temporada. Su víctima fue el Real Betis, y su tanto sirvió para sumar un punto en la visita de los béticos a Carranza. Desde entonces, Ogbeche ha estado negado de cara a portería. Sin duda, en esta sequía goleadora del ariete cadista ha influido la lesión que le tuvo en el dique seco durante el primer trimestre de 2010. Unas molestias en el pubis propiciaron que el jugador no se vistiera de corto desde el veinte de diciembre de 2009, cuando el Cádiz empató en la Nueva Condomina con el Real Murcia.

El equipo notó su ausencia, pues si bien Ogbeche llevaba tiempo sin marcar, era un futbolista vital en el esquema de juego de Javi Gracia. Ogbeche es un futbolista voluntarioso, que realiza un gran despliegue físico en todos los partidos, luchando con los centrales rivales e incomodándolos. Tiene potencia, buen disparo y además, crea espacios para sus compañeros. Por eso rinde mejor como segunda punta que como única referencia ofensiva del equipo. Necesita alguien que le ayude, alguien que se aproveche de los huecos que, a base de esfuerzo y tesón, va abriendo en las defensas rivales. Se demostró cuando Gracia estaba en el banquillo con el tándem Ogbeche-Tristán y, ahora con Espárrago en el banquillo, con la dupla Ogbeche-Toedtli.

Mucho se especuló sobre su ausencia de los terrenos de juego, llegando incluso a tener que llamarle la atención Víctor Espárrago ante los medios de comunicación, apremiándole a aumentar su umbral de dolor para retornar cuanto antes. El uruguayo era consciente de la importancia que un hombre como Ogbeche tiene en este equipo. Un dato estadístico: pese a no marcar desde noviembre y haber estado tres meses apartado de las convocatorias, Ogbeche es el tercer máximo goleador del Cádiz esta campaña, con cuatro dianas.

Volvió a jugar en el segundo tiempo del partido contra el Rayo Vallecano en Carranza y, desde el empate contra el Villarreal B ha vuelto al equipo titular. Poco a poco ha vuelto a dar buenas sensaciones, ha entrado en la dinámica del grupo y su concurso es importante para que el equipo rinda a un buen nivel en labores de ataque. Lo único que le falta a Bartholomew Ogbeche en estos momentos es volver a ver puerta. Acertar en el arco contrario le ayudaría a sentirse definitivamente importante en este equipo y le serviría para coger moral ante los difíciles compromisos que se presentan.

El nigeriano lo ha estado intentando, ya sea realizando jugadas personales o rematando centros medidos de sus compañeros, pero el caso es que el gol se le niega de forma sistemática. La jornada anterior, en Balaídos, estuvo a punto de marcar un tanto que podría haber valido un punto (y empatar en la clasificación con Salamanca y Real Murcia) pero un inspiradísimo Yoel despejó su cabezazo picado cuando parecía que iba a entrar en la portería. Pese a todo, el futbolista no se desanima y, como ha reconocido recientemente en rueda de prensa, espera llegar al final de Liga enchufado y dar lo mejor de sí mismo. A medida que termine de completar su rodaje sus goles, tan necesarios para el Cádiz, llegarán.

Link

lunes, 3 de mayo de 2010

Una jornada menos, la misma distancia

Al término de la trigésimo quinta jornada de la Liga Adelante la sensación es que la vida sigue igual. El Cádiz, pese haber perdido en su visita a Balaídos, tiene la permanencia al alcance de la mano, ya que la distancia con los equipos que marcan la salvación sigue siendo de tan solo un punto. Los tropiezos de Salamanca (perdió contra el Recreativo de Huelva) y Murcia (empató con el Castellón) han sido favorables para los intereses cadistas, impidiendo que la derrota en Vigo implicara un retroceso mayor por eludir el descenso. En definitiva: la vida sigue igual. O casi.

La situación, afortunadamente, sigue igual, manteniéndose la distancia de antes de la disputa de esta jornada. Pero, por desgracia, queda una jornada menos. El Cádiz desaprovechó una gran ocasión para puntuar y, al menos, igualar a puntos con los dos equipos que le anteceden en la clasificación. Aún hay tiempo, pues en siete jornadas puede pasar cualquier cosa, pero el equipo no puede dejar pasar más oportunidades. No puede permitirse más tropiezos, ni salir al terreno de juego con esa falta de intensidad y esa pasividad que fue tan patente en el primer tiempo en Vigo. Fuera de casa es complicado, pero el Cádiz debe intentar salir a dominar al rival desde el primer minuto, como hizo ante Villarreal B y Girona. Demostrar que se juega la vida, morder al rival y jugar sin ansiedad.

Parece que la clave para salir del pozo está en los partidos en Carranza, de donde deben volar la menor cantidad posible de puntos. La próxima jornada el equipo afrontará un compromiso complicado ante el Elche, un club que está inmerso en la lucha por el ascenso y que irá al estadio gaditano a por todas después de tropezar ante el Villarreal B el pasado viernes. Será un encuentro difícil, ante un rival que busca apurar sus opciones de ascender a final de campaña.

Después visitarán Carranza el Murcia (al que hay que ganar de manera obligatoria), la Real Sociedad (que igual ya ha certificado su retorno a la máxima categoría del fútbol español y juega relajado, con el objetivo cumplido) y el Numancia (que probablemente no se juegue nada) En total y contando el próximo duelo con el Elche, son doce puntos de los veintiuno que aún hay en juego. El Cádiz deberá hacerse fuerte en casa y no fallar más porque puede que no se produzcan más regalos de los rivales.

Link

Google+ Badge