lunes, 31 de enero de 2011

Los fichajes invernales de los últimos años

Finalizó el mercado de fichajes de invierno. Atrás queda un mes frenético, de rumores, ofertas, fichajes, altas, bajas… Es el período en el que los clubes aprovechan para remendar sus plantillas, traer jugadores que den un nuevo aire al equipo, que mejore lo que hay. Suelen ser decisiones de urgencia, tomadas para solventar carencias que no se vieron (o no se supieron ver) en verano. Muchos equipos cambian casi por completo sus plantillas, otros necesitan un par de refuerzos para apuntalar posiciones.

Debido a esta situación de emergencia, muchas veces las nuevas incorporaciones sólo están en el club que los fichó en enero por corto espacio de tiempo. Una vez terminada la temporada, suelen hacer las maletas. En el mejor de los casos, porque hubiera sido cedido por otro club en el que apenas disfrutaba de minutos en enero, al que retorna tras finalizar su cesión. En el peor, porque no estando cedido no haya convencido a nadie en su nuevo club.

Es difícil que un fichaje invernal tenga continuidad en su nuevo equipo, o que cuaje realmente. Es un mercado muy limitado para fichar, en el que suele haber jugadores que apenas han jugado en sus equipos y que buscan una reválida, volver a sentirse importantes. La mayoría de estos fichajes, salvo casos de extrema necesidad, no suelen contar demasiado para sus entrenadores.

Esta temporada, y a pesar de todos los problemas económicos que atraviesa la entidad, el Cádiz ha vuelto a recurrir al mercado de invierno, buscando completar su plantilla. Algo habitual en las últimas temporadas. Juanse Pegalajar y Antonio Moreno han sido los recién llegados. De las últimas ocho temporadas, sólo en la 2004-2005 (la del ascenso a Primera División) no se fichó a nadie en invierno. En total y descontando a los de este año, el Cádiz ha incorporado a dieciocho futbolistas en el mercado invernal. Algunos consiguieron triunfar y hacerse un hueco en el equipo. Otros, desgraciadamente, no.

La pasada campaña fue un claro ejemplo de cómo fracasar en el mercado invernal. A pesar de todas las carencias del equipo, y a pesar de las acuciantes necesidades que había, sólo se incorporaron a dos jugadores: Milos Bogunovic y Jontahan Ramis. Se necesitaban jugadores con experiencia en situaciones difíciles, como la que atravesaba el Cádiz, y ninguno de los dos poseía dicho perfil. Bogunovic pasó con más pena que gloria por el equipo y Ramis, a pesar de venir con la vitola de joven promesa del fútbol uruguayo, no demostró absolutamente durante su estancia en el club. Un gol en el Nuevo Colombino fue toda la aportación de Ramis al Cádiz.

Mejor se fichó en la temporada 2008-2009. El equipo estaba en Segunda B, liderando el Grupo IV con solvencia y sin excesivos problemas. Tras las bajas de Javi Acuña y de Juanjo Bezares, llegaron a Carranza cuatro caras nuevas: Daniel Cifuentes, Jon Erice, Juanma Delgado y Álvaro García. “A nivel personal no fue muy bueno, porque no jugué todo lo que me hubiera gustado”, dice Álvaro García, preguntado por su paso por el Cádiz. Procedente del Alicante, en Segunda División, llegó para competir por un puesto en el extremo zurdo con López Silva. No pudo jugar más de once partidos, en los que marcó un gran gol en Guadalajara. A final de temporada, Álvaro García fue el primer jugador que tuvo que hacer las maletas: “me fui porque me dejaron claro que no iban a contar conmigo, algo que ya me esperaba por lo vivido la temporada anterior. Me salió la oportunidad de irme al Racing de Ferrol y no lo pensé, aunque fuera en Segunda B”. A pesar de ello, indica haberse sentido “integrado en el equipo gracias al buen vestuario que había y a la ayuda de mis compañeros y cuerpo técnico, ya que todos se portaron muy bien conmigo”. De su paso por el equipo, reconoce que la afición cadista le marcó: “fue lo que más alucinado me dejó, porque no estaba acostumbrado a que la gente viviera el fútbol de aquella manera”.

Tampoco tuvo demasiada suerte Juanma Delgado, defensa central con una amplia experiencia en todas las categorías del fútbol español, que llegó procedente del Tenerife. Jugó diecisiete encuentros, pero no fue capaz de arrebatarle la titularidad ni a Mansilla ni a Dani Fragoso. Tras el ascenso, no contó para el equipo y fue apartado durante el verano, junto a David García y Juanjo Bezares. Mejor suerte corrieron Erice y Cifuentes. No gozaron de demasiadas oportunidades esa temporada, pero fueron pieza clave del equipo en Segunda División. En su primera temporada, Cifuentes disputó siete encuentros (siendo clave en la eliminatoria de ascenso contra el Real Unión de Irún) y Erice diez.

No se fichó nada bien en el mercado invernal de la temporada 2007-2008. Tres jugadores llegaron en enero: Natalio, Kamil Kossowsky y Bangoura. Quizás, al único al que el equipo le pudo sacar algo más de partido fue a Natalio. Llegó cedido por el Almería de Primera División y tuvo un inicio fulgurante, con cuatro goles en cinco jornadas. Sin embargo, acabó contagiándose de la dejadez general del equipo y su aportación bajó muchos enteros. Por su parte, el polaco Kamil Kossowsky vino precedido de una gran fama internacional: tenía experiencia en las ligas alemana, inglesa e italiana, además de tener muchas posibilidades de disputar la Eurocopa de 2008 con su selección de la mano de Leo Beenhakker. No demostró nada en los diecisiete partidos que jugó en Cádiz, quedándose por ello sin ser convocado para el Europeo. Pero peor fue el último de los tres fichajes, el guineano Bangoura. Cedido por el Boavista luso, sólo marcó un gol contra el Salamanca. Fue despedido fulminantemente del equipo por un turbio asunto extradeportivo: dio más que hablar fuera que dentro del campo.

En la temporada 2006-2007 tres fueron las incorporaciones realizadas por el Submarino: Pablo Hernández, Abel Buades y Neru. De los tres, sólo el primero contó con la plena confianza de Jose González, que vivía su segunda etapa en el banquillo cadista. Pablo Hernández llegó procedente del filial valencianista y se le puede considerar como el último gran fichaje de invierno realizado por el club –con permiso de Lucas Lobos. Veintidós partidos disputó con la camiseta amarilla, siendo el jugador más destacado del equipo, despertando del sopor a la afición y marcando goles para el recuerdo. Como el conseguido en Carranza contra el Sporting de Gijón, en el que arrancando desde su propio campo y con el balón pegado a la bota, fue sorteando rivales hasta marcar de tiro cruzado desde fuera del área. O el logrado en el Alfredo di Stéfano ante el Real Madrid Castilla: recogió el balón en la banda, llegó al pico del área y, con cuatro zagueros rodeándole marcó con un sutil disparo desde fuera del área.

Los otros dos fichajes de aquella temporada no tuvieron tanta suerte. Abel Buades llegó procedente del Nástic de Tarragona, que militaba en Primera División. Empezó contando para el entrenador, pero con el paso de las jornadas desapareció de las alineaciones cadistas. Peor le fue a Neru, procedente del Racing de Santander. Jose González no contó con él para nada y sólo jugo siete partidos con el Cádiz.

Un año antes, con Víctor Espárrago como entrenador y con el equipo en Primera División, llegaron Lucas Lobos, Fernando Morán y Vella. Lobos fue el jugador más determinante que en los últimos años vistió la elástica cadista, todo un acierto su contratación –del mismo modo que su venta, en el mercado invernal de 2008 fue todo un error. Lobos era un jugador mágico, deseado por varios equipos de Primera División y que logró liderar al Cádiz nada más llegar. Marcó siete goles en veinte partidos, pero no pudo evitar el descenso a final de temporada. Cinco partidos menos que Lobos jugó aquella campaña Morán, un jugador que no tuvo suerte en su etapa cadista. Por su parte, Vella cobró mayor importancia en el tramo final de competición, donde consiguió hacerse con la titularidad.

Tres fueron las incorporaciones que realizó el Cádiz en la temporada 2003-2004: Babangida, Enrique Ortiz e Ibán Espadas. El nigeriano era una auténtica promesa del Fútbol Club Barcelona y llegó a Carranza procedente del filial blaugrana para cubrir la baja de Obiorah. Sin embargo, en Carranza no demostró nada. Jugó sólo catorce partidos, en los que no marcó ningún gol. Enrique Ortiz, que poco después llegó a convertirse en un jugador clave del equipo, no pudo con Dani Navarrete tras llegar en enero. Sólo jugó ocho partidos en su primera temporada en el Cádiz, marcando un gol que valió un punto contra el Ciudad de Murcia. El extremeño ha sido uno de los fichajes invernales a los que mejor partido ha sabido sacarle el Cádiz.

El tercer fichaje invernal de aquella campaña fue el guipuzcoano Ibán Espadas. Llegó en calidad de cedido por el Zaragoza, con el que había conseguido ascender a Primera División un año antes. “Lo más complicado fue el hecho de dejar un club en Primera División, pero por otro lado tenía muchas ganas de disputar minutos y el Cádiz era un destino muy bueno. No lo dudé”, recuerda el delantero. Llegó para cubrir la baja de Armada y destaca que su adaptación “fue muy rápida. Era un equipo recién ascendido que se había situado en los puestos altos de la clasificación y quería reforzarse para mantenerse ahí”. Dieciséis partidos, en los que llegó a marcar cuatro goles, fueron los que disputó Ibán Espadas en la media temporada que vistió la camiseta amarilla. “Fue una buena media temporada porque necesitaba minutos y los tuve en Cádiz. El mejor recuerdo que tengo fue el día del 4-1 a Las Palmas, porque conseguí dos goles y participé directamente en otro”, apostilla el ex cadista.

Esta es la historia de los fichajes de invierno que el Cádiz realizó en los últimos años. Ojalá los dos que ha fichado Suárez esta temporada tengan suerte en el club y ayuden a lograr el ascenso a Segunda División a final de año.

Link

domingo, 30 de enero de 2011

1 de 12 sin Caballero

Que Carlos Caballero es un jugador fundamental para el Cádiz era de sobra conocido por todos. Es el encargado de crear juego, de conectar el mediocampo y la delantera, quien se saca un último pase mágico de la chistera. Dentro del campo es vital y cuando no está, el equipo lo nota. Tanto, que este año el Cádiz no ha sido capaz de ganar un solo encuentro sin Caballero sobre el terreno de juego.

Esta temporada Carlos Caballero se ha perdido cuatro partidos por sanción: el del Lorca Atlético, Melilla, Real Jaén y Almería B. Doce puntos en juego, de los que el Cádiz ha sido capaz de conseguir sólo uno. Estos malos resultados son también extensibles a los encuentros en los que Caballero vio la cartulina roja o, en este último caso, cuando cumplió ciclo de amonestaciones. En ese caso, de tres encuentros el Cádiz tampoco pudo ganar ninguno y sólo sumó un punto en la Nueva Condomina. En total, dos puntos de veintiún posibles en los partidos en los que Caballero o fue expulsado o no jugó por sanción.

Casualidad o no, lo cierto es que cuando no está Carlos Caballero al equipo le cuesta mucho más jugar y tener las ideas claras. Ante el Almería B se pudo ver a un Cádiz ramplón, sin ideas, sin personalidad, sin maldad alguna. Un equipo plano, que notó en exceso la ausencia de Caballero en el equipo.

La de esta jornada ha sido la tercera vez que Jose González ha tenido que afrontar la baja de Caballero. Las tres en este mes de enero. En ninguna de ellas ha sido capaz de acertar con el cambio, con el sustituto. Esta vez, a la tercera no fue la vencida. López Silva no puede dar lo que da Caballero en la mediapunta. Será muy bueno el onubense en la banda izquierda, pero al sacarlo de ahí pierde enteros. No se asoció en ningún momento, ni fue desequilibrante e, incluso, llegó hasta a tener miedo de entrar al choque con los centrales almerienses. Al igual que contra el Melilla y el Jaén, no volvió a resultar satisfactorio el experimento de ubicar a López Silva en el puesto de Caballero.

Tal vez el entrenador gaditano debería haber cambiado el guión, vistos los resultados anteriores. Dicen que si algo funciona, mejor no cambiarlo. Pero, ¿si algo no funciona, por qué no cambiarlo? López Silva no dio el rendimiento deseado y Jose González debería haber pensado otra solución para sustituir a Caballero. Teniendo a un hombre como Fran Cortés, que juega en el mismo puesto que el madrileño, el entrenador debería haber optado por ese cambio. El canterano no se ha mostrado fiable durante la temporada, cierto es, pero si no se le da una última oportunidad, no se sabrá si puede ser un recambio de garantías para casos como estos. Lo aconsejable en este partido hubiera sido apostar por Fran Cortés, dejando a López Silva en la banda izquierda.

Al término del partido, Jose González reconoció la necesidad del equipo de buscar otro mediapunta en el tiempo que resta para que el mercado invernal finalice. Si no se va a apostar por Fran Cortés, obviamente es necesaria la incorporación de otro mediapunta –pues los experimentos han dado un resultado nefasto- que rivalice con Carlos Caballero y que lo supla cuando el madrileño sea baja por cualquier motivo.

Link

sábado, 29 de enero de 2011

Raúl López rescató al Cádiz

Peinó Antonio Moreno dentro del área. No pudo rematar de cabeza Pachón. Se hizo un barullo en el área y el balón, en el segundo palo, fue rematado por Raúl López con la espinilla. Era el 1-1 contra el Almería B, el gol que a la postre le daba un empate al Cádiz en su estadio.

Raúl López es el hombre que más veces ha vestido la zamarra cadista. Con el encuentro de esta jornada, son ya trescientas sesenta y siete las veces que Raúl López ha jugado con el Cádiz. En tantos encuentros, sólo ha marcado cinco goles. Curiosamente, en las dos últimas veces que el lateral zurdo marcó, el Cádiz acabó empatando. Raúl López llevaba sin marcar desde noviembre de 2008. Fue en la anterior estancia del equipo en Segunda B, con Javier Gracia en el banquillo.

En aquella ocasión el Cádiz visitaba el Municipal de Los Cármenes, estadio del Granada. El conjunto nazarí se adelantó en el marcador por medio de Óscar Martínez en el primer minuto de juego. Morales, en propia meta, empataría en el minuto veinte tras un saque de falta de Carlos Caballero. Fue, en el segundo tiempo, cuando Raúl López marcó. Tras una sensacional jugada de Enrique por banda derecha, el jerezano recogió un rechace en la frontal del área. Sin pensárselo, disparó a portería, batiendo a Félix Campos. El partido acabaría con 3-3 en el marcador.

Después de ese tanto en Granada, para encontrar otro gol de Raúl López hay que remontarse al veintiocho de enero de 2006. Cinco años antes de marcar el gol del Almería B, el jerezano conseguiría asegurar otro empate para el Cádiz, esta vez contra el Racing de Santander. Corrían mejores tiempos para el club y su sufrida hinchada: el equipo estaba en Primera División. Felipe Melo había adelantado a los santanderinos en el minuto sesenta y cinco. Sin embargo, poco le duró la alegría al conjunto cántabro: tras controlar un pase de cabeza de Benjamín Zarandona, Raúl López se adentró en el área y batió, de disparo raso y cruzado, al israelí Aouate.

Antes de estos goles, Raúl López le hizo un gol al Jerez de los Caballeros en la 2000-2001 (0-1 para el Cádiz) y otro al Xerez en la 1998-1999 (4-0 para el Cádiz) En total, cuatro goles en Segunda B y uno en Primera División.

Su gol de esta jornada no fue bonito, pero fue muestra de la perseverancia y constancia de este jugador. Además, salvó a un horrible Cádiz del ridículo ante el Almería B. Mucho tiene que mejorar el Cádiz a partir de ahora. Muchos deberían seguir el ejemplo del capitán, que ante la apatía general volvió a dar una lección de casta y coraje para empatar.

Link

Enésimo tropiezo en la temporada

Un mal Cádiz empata a un gol en Carranza ante el Almería B, gracias a un gol de Raúl López en el segundo tiempo. El equipo jugó sin ideas y falto de motivación.

Tras una semana en la que más se había hablado de altas y bajas que del propio partido, recibía el Cádiz al Almería B. Un filial muy necesitado de puntos para eludir el descenso y que llegaba a Carranza con cuatro bajas importantes. El Cádiz debía ganar para mantenerse en puestos de play-off y para demostrar que la buena imagen dada en el campo del líder la jornada anterior no fue un espejismo.

En la convocatoria de Jose González destacaba la presencia de Moke y el recién llegado Antonio Moreno, junto con la ausencia de Velasco. Con respecto al once titular, el técnico cadista tenía las bajas de Álvaro Silva y Carlos Caballero, ambas por sanción. Con estas importantes bajas, el equipo que saltó al terreno de juego para medirse al Almería B estuvo integrado por Dani Miguélez bajo palos, línea de cuatro defensas con Cifuentes, José Serrano, Baquero y Raúl López, con Jurado y José Miguel Caballero en el doble pivote, Enrique y Aarón Bueno en los extremos, López Silva de enganche y Pachón como hombre más adelantado. Destacar en la alineación del Almería B la presencia de Diego García en la portería, que debutaba con su equipo esta temporada en sustitución de Álvaro, sancionado.

El partido comenzó con el guión previsto: el Cádiz tenía el balón y el Almería B esperaba replegado para contragolpear. Al equipo amarillo le hacía falta algo más de convencimiento y de agresividad, para terminar de plasmar su superioridad en la posesión en el marcador. En los compases iniciales el Cádiz dispuso de varias faltas peligrosas, que no pudo aprovechar. El primer disparo peligroso del encuentro corrió a cargo del filial almeriense: tras un saque de banda, Antonio García Márquez disparó con dureza desde fuera del área, sorprendiendo a la zaga cadista y forzando a Dani Miguélez a intervenir para evitar el gol.

El Almería B basó su juego en rápidos contragolpes por las bandas, que eran cortados por Raúl López y Baquero. Con el paso de los minutos el Cádiz confió algo más en su juego y empezó a llegar con peligro a la portería de Diego García. El primer disparo a portería del conjunto local fue de Enrique, tras un contragolpe iniciado por López Silva, que abrió a la banda izquierda buscando a Aarón Bueno al llegar a la frontal. El catalán puso el balón dentro del área: Pachón no llegó y Enrique disparó muy forzado, sin inquietar al guardameta del Almería B.

En el minuto dieciséis el onubense Arroyo Cortés amonestó a Hugo Álvarez. En el saque de esa falta, tuvo el Cádiz otra ocasión de peligro: la botó Enrique, despejó la defensa y López Silva recogió el rechace, pero su disparo rebotó en un defensor. Cinco minutos después Aarón Bueno falló una clara ocasión de gol.

Fallo de Dani en el gol

El partido estaba siendo malo. Al equipo amarillo parecía faltarle motivación. El Cádiz jugaba falto de ritmo, muy espeso. José Miguel Caballero, encargado de organizar el juego, estaba completamente desaparecido. La labor organizativa tuvo que realizarla Jurado. Tampoco estaba bien Aarón Bueno, muy gris y falto de confianza, no se ofrecía a sus compañeros.

Así de feo estaba el encuentro hasta el minuto treinta y siete, en el que se puso aún peor, pues el Almería B logró adelantarse en el marcador. Fue en un saque de falta botado al corazón del área y rematado de cabeza por Hugo Álvarez. El defensor almeriense contó con la colaboración de Dani Miguélez, que salió mal a por el balón, propiciando el gol. Con el 0-1 se llegó al descanso, con pitos desde la grada de Carranza. El Cádiz no estaba jugando bien, no creaba ocasiones y la desgana entre sus jugadores era generalizada.

Antonio Moreno debuta

Tras la reanudación, Jose González realizó el primer cambio del partido: sustituyó a López Silva para que debutara Antonio Moreno. De esta forma, el equipo pasaba a jugar con dos delanteros y renunciaba a la mediapunta. López Silva había dado motivos para ello, pues ni se mostró participativo ni desequilibrante en el primer tiempo. Ese fue la única novedad del encuentro con respecto al período anterior: el Cádiz no llegaba, estaba falto de ideas. Por su parte, el Almería B se encontraba muy cómodo, bien plantado sobre el terreno de juego, con el cronómetro como principal aliado: el primer cuarto de hora del segundo tiempo pasó con más pena que gloria.

En el minuto dieciséis Aarón Bueno vio la amarilla tras realizar su segunda falta consecutiva. Era la quinta del catalán, que se perdía así el encuentro de la próxima jornada contra el Yeclano. Dos minutos después, buscando mayor toque, Jose quitó a José Miguel Caballero para darle entrada a Fran Cortés. Tras ese cambio el Cádiz estuvo cerca del autogol tras un centro desde la banda derecha, que Serrano intentó despejar con la mala fortuna de que casi lo introduce dentro de la portería de Dani Miguélez.

Raúl López al rescate

Muchas ganas le puso en su debut Antonio Moreno, que vio la amarilla por dejarse caer dentro del área. Cerca estuvo del gol el malagueño tras un saque de esquina, pero su remate fue despejado involuntariamente por Jurado. Todo parecía salirle mal a un Cádiz muy previsible.

Hasta que a un cuarto de hora del final el equipo consiguió la igualada. Fue en una jugada extraña, que comenzó con un cabezazo de Moreno dentro del área que no pudo ser rematado por Pachón y cuyo rechace recogió en el área Raúl López para batir a Diego García. Con el gol del capitán, la grada de Carranza despertó del letargo. También parecía hacerlo el equipo, que intentó darle más velocidad a su juego.

El Almería B daba por bueno el empate y el Cádiz fue incapaz de llegar con claridad al área rival. En el tramo final del encuentro Enrique fue amonestado por el colegiado por dejarse caer, como ocurrió antes con Moreno. El marcador no se volvió a mover y el equipo cosechó un decepcionante punto en su estadio ante un rival de menor calidad. 1-1, enésimo tropiezo del Cádiz esta temporada.

Link

viernes, 28 de enero de 2011

Juanse habla para Cadistasfinos.com

“LA AFICIÓN PUEDE TENER POR SEGURO QUE GANAS Y AMBICIÓN NO ME FALTAN”

Juanse Pegalajar (Jaén, 19-04-1989) fue el primer fichaje invernal del Cádiz. Procede del Jerez Industrial, del Grupo X de Tercera División, en el que ha jugado dieciséis partidos y ha marcado dos goles. Destaca por su polivalencia, velocidad, disparo a puerta y calidad, no exenta de capacidad de sacrificio. Un jugador de futuro que concede esta entrevista a Cadistasfinos.com.

¿Qué significa para usted fichar por el Cádiz Club de Fútbol?

Para mí significa una gran oportunidad en mi carrera para crecer y mejorar e ir creciendo como futbolista y sentir que se valoran el esfuerzo y el sacrificio.

Juanse, ¿esperaba cuando este verano firmó por el Jerez Industrial que iba a dar el salto a Segunda B en enero?

No, solo esperaba que a final de junio el Industrial estuviera en Segunda B, porque significaría que el equipo habría trabajado bien y las posibles ofertas por mí habrían venido.

¿Cómo ha sido la experiencia de formar parte de la Glenn Hoddle Academy? ¿Qué destacaría de su paso por el Jerez Industrial?

Ha sido una experiencia extraña, pero gracias a esta academia he tenido la suerte de conocer clubes, pero sobre todo personas increíbles, como en Somozas el año pasado. Este año en el Industrial me he encontrado muy cómodo, ya que esta afición me ha acogido de una forma muy especial.

El año pasado llegó al Somozas gallego por estas fechas y terminó por convertirse en el revulsivo. Allí tuvo a Nando, ¿qué tal la experiencia con el ex lateral valencianista?

La experiencia fue muy enriquecedora, ya que fui en una situación en la que el equipo necesitaba todos los puntos posibles sin margen de error y Nando supo hacer que sacásemos lo mejor de cada uno. Conseguimos el objetivo con un corto margen de error, y personalmente me ayudó mucho y tuvo un trato exquisito como persona dejando un poco al margen su faceta de entrenador

¿Qué conoce del Cádiz de Jose González? ¿Ha tenido oportunidad de verlo en algún partido esta temporada?

Sí, he tenido la suerte de asistir a algunos partidos en el Carranza por la cercanía de Jerez y Cádiz. Me atrajo mucho la idea que tiene el mister de jugar, que es con toque de balón y ordenados. Lo único que ha faltado ahora mismo es un poco de suerte de cara a gol, pero seguro que con los delanteros que tenemos esa racha se romperá y veremos muchos goles.

La afición cadista querrá conocerle. ¿Cómo se definiría como futbolista? ¿Qué cualidades destacaría?

Como futbolista intento trabajar siempre al máximo y muy duro para ser cada día mejor y lo que puede tener por seguro la afición es que ganas y ambición no me faltan, porque a Cádiz no vengo de vacaciones: vengo a crecer como futbolista y ayudar en lo que pueda, tanto al filial como al primer equipo cuando el mister así lo decida.

¿Qué entrenador le ha marcado más a lo largo de su trayectoria?

Los dos entrenadores que más me han marcado y por los que hoy soy lo que soy son mi tío Francisco Pegalajar, que falleció y que se sentiría muy orgulloso de verme hoy en el Cádiz porque veía este club como un club especial, y mi padre Juan Sebastián Pegalajar, que junto a mi madre no ha parado de ayudarme a crecer futbolística y personalmente, sin dejar que bajara los brazos en ningún momento. También Paco Montijano, quien a los diecisiete años me dio la oportunidad de debutar con el Torredonjimeno Club de Fútbol en Tercera División, y Juan Latorre y Nando Martinez de quienes he aprendido cada día.

Se ha dicho que firma para el Cádiz B pero que entrenará con el primer equipo, dependiendo ya de Jose González que le de la oportunidad. ¿Lo ve como un sueño o como una posibilidad real en la que confía conseguir?

Para mí el llegar a debutar con un club con la grandeza que tiene el Cádiz Club de Fútbol es un sueño, pero espero convertirlo en una realidad con mucho trabajo para que cuando el mister lo crea oportuno pueda hacerlo bien en este club.

¿Se atreve a pronosticar quiénes serán los que jueguen el play-off de ascenso a final de temporada en el Grupo IV?

Pronosticar a estas alturas de campeonato es un poco precipitado pero yo viendo la plantilla y el ambiente que existe, tengo seguro que un equipo lo jugará y ese equipo es el Cádiz.

¿A qué aspira Juanse Pegalajar a final de temporada?

A mirar la clasificación y ver al Cádiz en lo más alto, que es lo más importante ahora mismo para todos. En el ámbito personal, mirar hacia atrás y ver que esta temporada el trabajo lo he hecho bien y que he ido progresando cada día más y haberme ganado la confianza del cuerpo técnico, la plantilla y la afición a base de trabajo, buen juego y consistencia.

Link

Moreno debuta como convocado

Llegar y besar el santo. Eso parece que le ha ocurrido al delantero Antonio Moreno, que fue presentado ayer por el club y que hoy ha sido incluido en la convocatoria para disputar el partido contra el Almería. En la lista también hay otra novedad: la presencia de Wilfried Moke, ausente en las últimas listas de Jose González. Completan la convocatoria Dani Miguélez, Álvaro Campos, Cifuentes, Raúl López, Pecci, Serrano, Pedro Baquero, Fran Cortés, Álvaro Jurado, José Miguel Caballero, López Silva, Aarón Bueno, Enrique y Pachón. Destaca, asimismo, la ausencia de Velasco. No tanto la de Diego Reyes, que parece que abandonará próximamente el club.

Del partido contra el filial almeriense apenas se ha hablado esta semana –con tantos rumores sobre fichajes y bajas que aún en estos momentos siguen sacudiendo la actualidad cadista. Jose González cuenta con dos bajas importantes para recibir a un apurado Almería B: Álvaro Silva y Carlos Caballero. La primera baja, presumiblemente, la cubrirá José Serrano, como ha venido sucediendo durante el mes de enero. Más complicado parece asegurar quién cubrirá la baja de Caballero. Un problema al que ya tuvo que enfrentarse el entrenador gaditano en los dos primeros encuentros de este mes y que no pudo resolver con garantías.

Ateniéndose a lo ocurrido en los partidos contra Melilla y Jaén, el encargado de jugar en la mediapunta será López Silva. De esta manera, Aarón Bueno volvería a jugar de inicio, en el extremo izquierdo. Sin embargo, esta opción no es la natural. Si lo que se busca es un cambio de posición por posición, regresaría a la titularidad Fran Cortés. El canterano ha vuelto a contar para su entrenador, que podría darle la oportunidad de jugar de inicio para ver si definitivamente puede contar con él o no. Más difícil –aunque también puede darse- es una tercera opción: jugar con dos delanteros. De esta manera, el recién llegado Moreno jugaría de inicio en ataque junto a Pachón. Una opción improbable, teniendo en cuenta la falta de ritmo del malagueño y el hecho de que aún no conoce bien a sus compañeros.

En lo que no hay tantas dudas es en lo que a la portería se refiere. Dani Miguélez mantendrá la titularidad tras cuajar un buen partido en la Nueva Condomina. Además, si finalmente Álvaro Campos se marcha, no tendría sentido que acumule minutos. De hecho, en estos momentos y teniendo en cuenta el ambiente, no es recomendable que el valenciano juegue en Carranza.

La convocatoria da muchas claves sobre lo que puede pasar en las últimas horas de mercado invernal. Diego Reyes, al que se le dará la baja para que llegue Jorge Perona, no cuenta para nada, menos aún después de sus declaraciones en Diario de Cádiz atacando al entrenador. Una buena oportunidad para Cristian Pecci de viajar con el primer equipo y, en función de cómo se desarrolle el partido, acumular minutos con el Cádiz. Tampoco cuenta Hugo García, ausente de las últimas convocatorias. Hasta la llegada de Moreno, Jose González ha preferido tener sólo a un delantero antes que apostar por el gallego. En cuanto ha tenido en nómina a otro nuevo jugador de ataque, lo ha convocado, sin importarle el poco rodaje que pueda tener Antonio Moreno. De todos modos, todo hace presagiar que Antonio Moreno tendrá minutos en el segundo tiempo para acortar en lo posible su período de adaptación.

El partido contra el Almería B es importante. Es el primero de un bloque de cinco partidos contra equipos a los que, presumiblemente, el Cádiz debe ganar. Ganar para mantener una línea regular antes de visitar al renovado Ceuta de Goikoetxea y Peguero. Ganar para seguir aspirando al liderato, algo que, como declararon Aarón Bueno y Raúl López en rueda de prensa, aún es posible.

Link

El regreso de Juanma a Carranza

El Almería B llega a Carranza y con él, vuelve al coliseo gaditano Juanma Hernández. El extremo jiennense regresa al estadio donde mejores tardes de fútbol ha dado hasta la fecha para liderar a un equipo muy necesitado de puntos como es el filial almeriense. No será la primera vez que Juanma juegue en Carranza con una camiseta distinta a la del Cádiz: la pasada temporada, en las filas del Girona, tuvo la oportunidad de participar en la derrota de su equipo entrando desde el banquillo.

Juanma Hernández jugó la temporada 2008-2009 en el Cádiz, cedido por el Espanyol. Tuvo un inicio fulgurante de la competición, llegando a marcar seis goles en las ocho primeras jornadas de competición. Sin embargo, a partir de ahí su rendimiento bajó, perdiendo la titularidad a favor de Enrique Ortiz. Sólo anotó tres goles más hasta final de temporada (Balona, Betis B y Poli Ejido), para sumar un total de nueve dianas en veinticinco partidos. Su último partido con la camiseta amarilla fue contra el Real Jaén, en la trigésimo sexta jornada de Liga. Una lesión le impidió participar en la eliminatoria de ascenso en Irún.

Tras su gran año defendiendo los colores del Cádiz, el Espanyol lo cedió al Girona, de Segunda División. En el conjunto gerundense jugó veintinueve partidos, teniendo algunas actuaciones muy destacadas. En el último encuentro de la competición forzó el penalti que a la postre transformaría Kiko Ratón para salvar a su equipo y sentenciar al Murcia de Jose González. También revolucionó el encuentro disputado en Montivili entre el Girona y el Cádiz. Entró en el segundo tiempo y fue clave para que su equipo reaccionara y goleara al Cádiz. 4-0 fue el resultado final, en el último partido que jugó en el equipo cadista el checo Zlámal.

Juanma deberá ser el encargado de liderar a un Almería B que llega repleto de bajas. Además, bajas importantes: Jonathan, Álvaro, Javi Moyano y Antoñito. Esta temporada ha disputado diecisiete partidos con el filial rojiblanco, en los que ha marcado dos goles. Su debut con su nuevo equipo fue en el Juan Rojas, contra el Cádiz. En aquella ocasión el Cádiz venció por 1-3.

Link

Los fichajes de Suárez

Han pasado cinco meses desde que finalizó el mercado de fichajes veraniego. Transcurrido el tiempo y analizando el rendimiento de cada una de las incorporaciones realizadas por el club en ese período, puede decirse que la actuación de Roberto Suárez no ha sido demasiado brillante. Dos de ellos ya han abandonado el Submarino, Campos puede hacerlo en breve y se negocia con otros dos para que jueguen en un filial muy necesitado hasta final de temporada.

Se pueden agrupar los fichajes que Suárez realizó en dos grandes grupos. Un primer grupo sería el de los futbolistas contrastados, veteranos, con experiencia y con la responsabilidad de cargar con el peso del equipo. Jugadores con buen cartel en Segunda División, como Reyes, Jurado, Serrano o Pachón, o deseados por otros equipos de la categoría, como en el caso de Aarón Bueno. Con estos fichajes, Suárez iba sobre seguro, buscando un perfil muy concreto y que ilusionara a la afición. Realmente, no es culpa del Director Deportivo que estos jugadores contrastados no estén dando el rendimiento deseado.

El otro gran grupo en el que se puede englobar a los fichajes realizados por el asturiano es el de los jugadores jóvenes, con un futuro prometedor, capacitados para aportar su granito de arena e, incluso, aspirar a la titularidad. Es en este grupo donde se encuentra el mayor fiasco de Suárez, pues de seis futbolistas sólo ha jugado uno con asiduidad: Álvaro Campos. El resto (Daly, David González, Hugo García, Moke y Germán) apenas ha tenido oportunidades. En la medida en que estos jugadores llegaron como apuesta personal del Director Deportivo –a excepción de Moke, que fue petición expresa de Risto Vidakovic- el hecho de que apenas hayan contado para los dos cuerpos técnicos que ha tenido el equipo esta temporada es un fracaso de Suárez.

Por el momento, todas las bajas –ya sean confirmadas o en proceso de confirmación- que se han producido en este mercado invernal pertenecen al segundo grupo. De seis futbolistas, por el momento sólo parece que continuará Moke. David González llegó como una promesa del fútbol español, pero el público de Carranza se ha quedado con las ganas de comprobar si era cierto: con Vidakovic jugó poco y con Jose González ni siquiera ha llegado a vestirse de corto. El caso de Ian Daly ha sido, cuanto menos, rocambolesco. No ha jugado más que once irrisorios minutos. Curioso el caso de estos dos futbolistas, que llegaron al club en el último día del plazo y han sido los primeros en marcharse.

Por su parte, tanto Hugo García como Germán tienen una oferta del club para jugar en el filial, con el que seguro que dispondrán de los minutos que les falta en el primer equipo. Un paso atrás para ambos, que se suponía que iban a tener un papel más destacado esta temporada. La situación con Campos, para finalizar, es de sobra conocida por todos. De hecho, por el bien del guardameta, lo mejor sería que se concretara su marcha al Alavés, pues de no producirse su situación en el club será más complicada de lo que lo ha sido hasta la fecha.

Tampoco han resultado satisfactorios todos los fichajes pertenecientes al primer grupo. De ellos, sólo Baquero, Jurado y Pachón son titulares de manera indiscutible. Tras la recuperación de la lesión que se produjo en el Trofeo Carranza, Raúl López ha recuperado el puesto en el lateral zurdo, eclipsando por completo a Diego Reyes. José Serrano llegó con el rol de suplente y cuando ha tenido que jugar ha cumplido. Aarón Bueno ha sido como una botella de champán recién descorchada: tuvo un arranque explosivo, pero a medida que ha avanzado la competición ha ido perdiendo fuerza y protagonismo.

En general, el panorama con las incorporaciones veraniegas es, en estos momentos, desalentador. Hay que reconocerle a Suárez el esfuerzo por incorporar a jugadores con un gran cartel en la categoría –y descargarlo de culpa en que estas “inversiones seguras” no hayan dado la rentabilidad esperada- pero también su desacierto en las operaciones que mayor riesgo conllevaban. Alguna puede salir mal –el riesgo es algo inherente- pero es muy difícil que, por un motivo u otro, ninguna salga bien.

No tiene que ser fácil ser el Director Deportivo del Cádiz en estos momentos, con estrecheces económicas y sin poder competir en igualdad de condiciones con clubes con una economía más desahogada. Tampoco ha debido ser fácil empezar a trabajar con una herencia como la que se encontró Roberto Suárez al asumir el cargo.

Aún así, pese al desacierto en la política de fichajes, hay que reconocerle a Suárez la capacidad de conformar, en un año de transición como es este para la entidad, un bloque que compita por un puesto de play-off. También, agradecerle el cambio de talante con respecto a su antecesor. El asturiano tiene tiempo para mejorar en invierno su trabajo anterior. Y si no, en verano, con más experiencia, más tiempo y menos urgencias, seguro que podrá trabajar mejor.

Link

miércoles, 26 de enero de 2011

El Alavés puede ser el equipo que acoja a Alvaro Campos

Tras confirmarse la marcha de David González –al Real Oviedo- y de Ian Daly del club, podría darse a conocer una tercera baja en las próximas horas: Álvaro Campos. El guardameta valenciano negocia con Roberto Suárez para lograr la carta de libertad, con la que podría marcharse al Deportivo Alavés, del Grupo II de Segunda B. En caso de causar baja, se rumorea que su sustituto en el Cádiz sería Orlando Quintana, guardameta del Pontevedra.

De la marcha de Campos empezó a hablarse a raíz del encuentro del domingo, cuando perdió la titularidad a favor de Dani Miguélez. Desde su llegada al equipo, Campos no ha tenido un año fácil. De la entrevista realizada en Punto Radio, se desprende que a Campos le ha costado adaptarse, tener que competir con Dani Miguélez por el puesto lo ha desgastado y considera que el entorno amarillo es demasiado exigente. Todo esto ha propiciado que piense en hacer las maletas aprovechando el mercado invernal.

Se trata de una situación extraña, puesto que ha surgido en el momento en que el futbolista ha perdido la titularidad. A pesar de sus problemas de adaptación y extradeportivos, nada hacía pensar que iba a marcharse en cuanto tuviera la oportunidad. Cansado, el portero prefiere empezar de cero en otro equipo a tener que luchar por recuperar la titularidad. La postura del club es coherente: no va a forzar al portero a continuar si no quiere, pero sólo podrá irse si encuentra un portero de garantías para sustituirle. De lo contrario, a Álvaro Campos no le quedará más remedio que continuar en el equipo hasta final de temporada.

Procedente del Murcia B llegó el guardameta valenciano al Cádiz este verano. Firmó un contrato de un año de duración, prorrogable en caso de que el equipo lograra ascender a Segunda División. Se trataba de un portero joven, con experiencia en la categoría y que venía para competir por el puesto con Dani Miguélez. Comenzó el año de suplente, pero en la tercera jornada de Liga debutó contra el Real Murcia en Carranza. A partir de ahí, alternó titularidad y suplencia hasta hacerse definitivamente con el puesto en la jornada nueve, contra el Ceuta.

En total, ha disputado quince partidos con la camiseta cadista: trece en Liga y dos en Copa del Rey. Ha acumulado la mayor racha de imbatibilidad de la temporada, pero en ocasiones se ha mostrado demasiado inseguro.

Su destino sería el Alavés, líder del Grupo II, en el que tendría que competir con catalán Montero por hacerse con la titularidad en la portería. La baja de Campos no liberaría ninguna ficha en el primer equipo cadista, ya que ocupaba una del Cádiz B.

Link

martes, 25 de enero de 2011

Suena Asen, del Albacete

El Cádiz anuncia que Pachón no cuenta y se queda con Ian Daly en la plantilla. ¿Absurdo, verdad? Se trata de algo impensable para el equipo amarillo, aunque ha sido lo que ha ocurrido en el Albacete Balompié. En una sorprendente decisión, desde el club manchego se ha hecho saber que Asen no cuenta para lo que resta de temporada. Una situación cuanto menos extraña, pues el delantero madrileño es el máximo goleador del Albacete esta temporada, siendo además utilizado con asiduidad por Antonio Calderón. Asen deja de tener ficha con el Albacete, mientras que jugadores como Fran Amado, Guerrero o Abengózar se mantienen en la plantilla.

El futbolista, en declaraciones a La Verdad, reconoció estar muy sorprendido “porque es una situación que ni mucho menos te esperas, sobre todo porque dos días antes estaba dándolo todo por el club y ahora me llega esto”. Asen también reconoció que desde la secretaría técnica del Albacete se le dijo que tenía una oferta de un club de Segunda B: el Cádiz. Un interés que puede ser fácilmente comprensible, pues el futbolista tiene experiencia en la división de bronce del fútbol español y conoce a la perfección a Jose González. No en vano, estuvo bajo las órdenes del entrenador gaditano cuando éste entrenó al Córdoba. Sin embargo, no será una operación fácil, puesto que el deseo del delantero madrileño es seguir jugando en Segunda División, como ha venido haciendo a lo largo de esta campaña.

El fichaje de un futbolista con la experiencia de Asen sería muy interesante para el Cádiz. El delantero presenta un perfil que no posee ninguno de los delanteros que actualmente forman parte del plantel amarillo, pudiendo jugar además de segundo punta. Llegaría rodado, con ritmo de competición (jugó de titular en la derrota de la pasada jornada del Albacete en El Alcoraz), preparado para competir por el puesto con Pachón. Y por último, pero no por ello menos importante, tiene un amplio conocimiento de la categoría. Ha jugado en Segunda B siete temporadas en cuatro equipos distintos: Atlético de Madrid B, Alcorcón, Extremadura y Córdoba. En total, ciento noventa y un partidos, en los que marcó cincuenta y cuatro goles. También tiene experiencia en Tercera División (la temporada de su debut en el Rayo Majadahonda) y en Primera División (debutó con el Getafe de Quique Sánchez Flores en la temporada 2005-2006) No son malos registros para un delantero que, en los últimos años y en las filas del Córdoba (del que llegó a ser capitán) ha logrado entre siete y nueve goles por temporada.

Haber estado bajo las órdenes de Jose González también juega muy claramente a su favor. Ambos se encontraron en la temporada 2007-2008, de infausto recuerdo para los cadistas. El Córdoba acababa de ascender a Segunda División y tuvo que despedir a Paco Jémez a falta de once jornadas para el final de la competición. El sustituto no fue otro que Jose González, que confió en Asen para lograr la permanencia del equipo cordobés a costa del Cádiz. De llegar Asen a Carranza, además de con Jose, se reencontraría con Diego Reyes, que también fue compañero suyo en el Córdoba aquella temporada.

Desembarcó en Albacete este verano procedente del equipo califal. Firmó un contrato por dos temporadas y se mostró ilusionado con la posibilidad de jugar en un club como el Albacete. Ahora, siete meses después y sin que nadie lo comprenda, ha sido descartado. ¿Será el Cádiz su próximo destino?

Link

lunes, 24 de enero de 2011

Un 9 para jugar ayer

Jose González habló alto y claro al término del enfrentamiento contra el CD Alcalá. “Este partido era para jugar con dos delanteros”, dijo el técnico cadista, consciente de las limitaciones y necesidades de su equipo. La ausencia de Hugo García de la convocatoria contra el Murcia puede entenderse como una medida de presión por parte del entrenador. Dejar fuera al segundo delantero del equipo en un partido tan importante es un claro mensaje: Hugo García no aporta en estos momentos lo que necesita el equipo, siendo obligatorio fichar a otro “nueve”.

Lo cierto es que el gallego no ha demostrado prácticamente nada desde su llegada al club el pasado verano. Ha jugado poco, pero ha tenido claras ocasiones de gol que no ha sabido materializar. En su puesto, lo que prima es la efectividad y el mostrarse resolutivo, no tanto el fabricarse oportunidades. De nada sirve llegar y no marcar. Al Cádiz le falta gol, una alternativa clara y fiable para cuando Pachón no esté acertado de cara a portería.

El discurso de Jose González –interpretando como parte del mismo la ausencia de Hugo García de la convocatoria- es coherente. Sin estridencias. El equipo necesita más gol, pues ninguno de los dos delanteros que junto a Pachón hay en nómina ha marcado aún. Una vez “solucionado” el asunto de las denuncias ante la AFE, el Cádiz puede acudir al mercado para fichar. Lógico que Jose González apriete las tuercas e intente hacer bueno su punto de vista, a pesar de las estrecheces económicas de la entidad.

Lo cierto es que con el tema de las denuncias se ha perdido un tiempo precioso para intentar atar a otro atacante. Urko Vera marchará al Athletic Club de Bilbao y Elvis, al Leganés. El mercado invernal es escaso, sin muchas ofertas y los jugadores en paro pueden ser una buena solución para equipos como el Cádiz. En las últimas horas ha cobrado mucha fuerza el nombre del malagueño Antonio Moreno, de veintisiete años y que ha acudido a la concentración de jugadores sin equipo que organizó la AFE en Alicante –coincidiendo en ella con el ex cadista Juanjo Bezares.

Una operación que, si bien puede resultar interesante, también genera bastantes dudas. Nadie duda el currículum de Moreno –cinco años en el Sevilla Atlético, para jugar después en el Partizán de Belgrado, Lorca Deportiva, Marbella y Pontevedra-, pues, de hecho, hay jugadores en el actual plantel amarillo con menos credenciales. La gran incógnita con este futbolista aparece en el tiempo que necesitará para adaptarse a la dinámica del equipo. Un período necesario para cualquier futbolista y que, en el caso particular de Moreno, será mayor debido al tiempo que lleva sin jugar.

Durante el pasado mercado invernal, Víctor Espárrago dijo que el Cádiz necesitaba jugadores para “jugar ayer”. Gente preparada, cuya puesta a punto fuera lo más corta posible. Eso mismo ocurre este año. Acuérdense de Pachón, que no pudo mostrar su verdadero nivel en el Cádiz hasta bien entrado el mes de octubre. El Cádiz necesita un “nueve” que esté disponible para jugar desde ya, que esté en condiciones de competir en igualdad de condiciones con Pachón por el puesto sin que transcurra un período de adaptación largo.

Link

Paralelismos

Dos cambios hizo Jose González con respecto al equipo titular base de las últimas jornadas. Uno de ellos sorprendente. El otro, no tanto. Ambos cambios se conocían horas antes de que el balón echara a rodar en la Nueva Condomina, provocando comentarios y sorpresas. El caso es que Dani Miguélez y Álvaro Silva regresaron al once inicial ante el líder del Grupo IV de Segunda B.

El retorno del jiennense no sorprendía a nadie. Ha sido el titular toda la competición, el futbolista que más minutos ha acumulado con el Cádiz en Liga. A pesar de que el central declarara en rueda de prensa que su ausencia se debía a aspectos meramente deportivos, a una decisión exclusiva del entrenador, ha sido retirar la denuncia que tenía interpuesta al club y volver a jugar. Por si había alguna duda, la ausencia en los últimos partidos de Álvaro Silva ha sido por el asunto de la denuncia. Vergonzoso el comportamiento del Cádiz.

La otra novedad sí que resultó más llamativa. Fue la que causó sorpresa. Dani Miguélez volvería a defender la meta del Cádiz en detrimento de Álvaro Campos. El cancerbero gaditano no jugaba desde el encuentro contra el Lorca Atlético en Carranza. Ocho jornadas en total sin jugar, viendo a su equipo desde el banquillo. El cambio de parecer del técnico cadista ha sido más que sorprendente, pues desde el primer momento apostó por Álvaro Campos y no había indicios de que fuera a optar por Dani Miguélez.

Un primer gran paralelismo se formó con el partido de la primera vuelta del campeonato. En aquella ocasión, el titular era Dani Miguélez, pero Vidakovic optó por dejarlo en el banquillo para recibir al Murcia. Fue el día que Álvaro Campos vivió su debut con la casaca cadista en Liga. Ahora, Jose decidió sentar al titular para que jugara el suplente. No hizo mal partido Dani Miguélez, que ha tenido ante sí una gran oportunidad para demostrar que el entrenador puede confiar en él. A pesar de estar adelantado, no fue culpa suya el gol pimentonero.

Otro gran paralelismo se da con el resultado final del encuentro. Empate a un gol, igual que en el duelo de Carranza. La igualdad entre los dos gallitos del Grupo IV ha sido máxima en sus enfrentamientos directos, no pudiendo imponerse ninguno después de dos encuentros. La diferencia entre Cádiz y Murcia no es tanta como dice la clasificación, sino en la regularidad en la competición: el Cádiz suma ocho derrotas, el Murcia siete empates. Ahí se explican los ocho puntos de distancia.

El Cádiz hizo méritos para ganar, pero el fútbol es injusto y caprichoso. De todos modos, no es mal resultado el obtenido en la casa del líder. De hecho, es un resultado que muchos hubieran firmado antes de que el partido se jugara. Habría que abandonar el derrotismo y confiar un poco más en este equipo. Un campo que parecía inexpugnable y del que el Cádiz casi logra el premio gordo. Queda mucha Liga por delante y si el equipo se muestra un poco más regular aún puede aspirar al liderato. Está difícil, cierto es, pero todo es posible. Dicen que no hay dos sin tres, y el tiempo dirá si habrá un tercer paralelismo con respecto al partido de la primera vuelta. En aquella ocasión, el Cádiz acabó como líder del Grupo IV y se desinfló. Tras el duelo en la Nueva Condomina, el Murcia mantiene el liderato… ¿Se desinflará?

Link

sábado, 22 de enero de 2011

Murcia-Cádiz: El duelo en los banquillos

Dos estrategas frente a frente. Ellos serán los encargados de mover las piezas en el tablero de ajedrez que será el próximo domingo la Nueva Condomina. Son los entrenadores de cada uno de los dos equipos más grandes del Grupo IV de Segunda B. De un lado, Iñaki Alonso. Del otro, Jose González. Para ninguno de los dos, el Murcia-Cádiz, será un partido cualquiera.

Iñaki Alonso se enfrenta a una de sus principales bestias negras. El Cádiz es un equipo que se le atraganta al técnico vasco, un equipo que no se le dá nada bien. Hasta la fecha, cinco veces ha tenido que jugar contra el Cádiz. No ha ganado en ninguna de ellas: dos derrotas y tres empates es su bagaje en los duelos directos contra los cadistas. La primera vez que tuvo que medirse al Cádiz fue en Carranza, en la eliminatoria de ascenso de hace dos temporadas. Por aquel entonces, dirigía al Real Unión de Irún. Los irundarras venían confiados, con el aval de haber eliminado a todo un Real Madrid en la Copa del Rey. Pero no fue suficiente para doblegar al Cádiz: 1-0 en la ida y 0-0 en la vuelta. El Cádiz ascendía y el Real Unión se veía condenado a tener que jugar otras dos eliminatorias para poder ascender a Segunda División.

La pasada campaña, Iñaki Alonso volvió a enfrentarse al Cádiz. Fue en el campeonato de Liga, nuevamente dirigiendo al Real Unión. En la primera vuelta, cayó derrotado en Carranza: 2-1. En la vuelta, el Cádiz de Víctor Espárrago sobrevivió con muy poquito fútbol al infierno del Stadium Gal, consiguiendo empatar a cero. Ya en Segunda B y como entrenador del Murcia, Iñaki Alonso no pudo ganar en la primera vuelta: empató a uno en Carranza, a pesar de que su equipo se adelantara en el marcador. No consiguió la victoria, aunque logró algo que nunca antes había logrado: salir de Carranza sin perder.

Por su parte, Jose González se enfrentará al equipo que dirigió la pasada temporada. En Segunda División, no pudo conseguir la permanencia para los pimentoneros, que perdieron la categoría en la última jornada ante el Girona. Quizás sea el mayor lunar en la trayectoria del gaditano como entrenador, que ahora enrolado en el que iba a ser el mayor rival de su ex equipo, pretende regresar a la división de plata del fútbol español. Sin duda, Jose González llegará al que fue su estadio la pasada temporada con la intención de resarcirse de aquella experiencia tan negativa.

Un duelo en el que ambos entrenadores desempeñarán un papel fundamental. El Murcia llega como líder, a ocho puntos del Cádiz y con una oportunidad importante de descartar a estas alturas de competición a un rival por el liderato del Grupo IV. Este Murcia de Iñaki Alonso nada tiene que ver con el de la pasada temporada: es más sólido, defiende mejor y aprovecha sus ocasiones. Se nota el sello de su entrenador. Para el Cádiz, el partido también es importante: del resultado que obtenga en la Nueva Condomina dependerá en gran medida el objetivo hasta final de temporada.

Los amarillos llegan con bastantes dudas después de los últimos resultados, pero tienen el aval de que, en duelos contra los teóricos “grandes” del Grupo IV, han sabido dar la cara. Un empate contra el Murcia, una victoria contra el Ceuta y otra victoria contra el Sevilla Atlético. Siete puntos. Sin embargo, contra los equipos con un nivel similar, el Murcia ha fallado más que el Cádiz: una victoria y un empate contra el Sevilla Atlético, un empate contra el Cádiz y una derrota contra el Ceuta. Cinco puntos. Aunque pueda no parecerlo, las fuerzas entre ambos equipos no están tan desniveladas.

Link

viernes, 21 de enero de 2011

Murcia-Cádiz: El duelo en la delantera

Es la punta de la lanza, la que hace que el equipo sea letal. Es la que resuelve, la que suele marcar los goles, la que termina decidiendo los partidos. Dicen que funcionan por rachas: cuando es positiva, todo entra, parece lo más sencillo del mundo; cuando es negativa, nada sale bien, marcar cuesta un mundo. Es la delantera, parte importante en cualquier equipo. El Murcia-Cádiz depara un duelo apasionante de goleadores entre Chando y Pachón.

Se trata de una posición que no preocupa tanto en el Murcia, pues la tiene bien cubierta: Chando, Aquino, Kike, Molino y Rubén Rosquete. En total, quince goles. Para el Cádiz, es una posición más conflictiva, pues de los tres delanteros en nómina, sólo juega uno. En total, seis goles.

Tanto Chando como Pachón jugarán con acompañados por dos escuderos de lujo en la mediapunta: Dani Aquino para los pimentoneros y Carlos Caballero para los cadistas. El “Torito” tiene ante sí una oportunidad de lujo para demostrar su calidad y terminar de afianzarse en el once de Iñaki Alonso. El técnico vasco ha contado con Aquino de manera irregular, porque aún no ha aportado todo lo que se espera de él. Se trata de un futbolista al que se le encumbró desde muy joven, siendo icono del Murcia de Clemente en Primera División. Ha sido internacional en todas las categorías inferiores del fútbol español, pero nunca ha rendido al nivel esperado. Lleva camino de convertirse en la eterna promesa, un futbolista con una calidad impresionante incapaz de dar el salto. Aún así, si juega como sabe, puede provocarle muchos quebraderos de cabeza a la zaga amarilla, por su movilidad y su descaro.

Si Aquino es peligroso, otro tanto puede decirse de Carlos Caballero. Un jugador con una calidad sobrada, aunque la muestre de manera intermitente. Cuando está inspirado es un jugador mágico, capaz de ver espacios entre la defensa rival donde no los hay, con buen toque de balón y clave en las jugadas de estrategia. Pese a su intermitencia, cuando no juega, el equipo lo acusa. Esta temporada ha pasado varias veces de héroe a villano, y viceversa: sin destacar mucho, sin intervenir demasiado, en una jugada puede cambiar un partido. La zaga murciana deberá andarse con mucho cuidado cuando tenga que frenar al madrileño.

Pero el duelo que puede ser verdaderamente precioso es el que enfrente a Chando y a Pachón, los delanteros de ambos equipos. Dos jugadores con mucha calidad, con recursos y difíciles de cubrir. Chando es el máximo artillero del Murcia: diez goles. Y apunta al Cádiz, un rival que no se le da nada mal: ya marcó en el partido de la temporada pasada en Segunda y este año fue el único jugador de su equipo capaz de batir a Álvaro Campos. A pesar de que lleva dos jornadas sin ver puerta, es todo un depredador del área.

La principal variable del Cádiz con respecto a la primera vuelta es Pachón. En aquella ocasión, nadie entendió cómo no había ningún delantero centro en la convocatoria de Risto Vidakovic. A pesar de llevar cuatro jornadas consecutivas sin marcar, Pachón es un hombre clave en el Cádiz. Es el segundo máximo goleador del equipo, con seis dianas y que tiene en la experiencia su mayor virtud.

Chando y Pachón. O lo que es lo mismo, el gol como obsesión. El domingo se verá cuál de estos dos pistoleros tiene mejor puntería.

Link

jueves, 20 de enero de 2011

La denuncia de Álvaro Silva

Parece que el gran culebrón invernal del Cádiz Club de Fútbol está próximo a su fin. O, mejor dicho, queda aplazado hasta nueva orden, pues no hay nada resuelto. Dos eran los futbolistas del combinado amarillo y azul que tenían problemas económicos con el club: Cifuentes y Álvaro Silva, que estaban jugando a la espera de que su situación se desbloqueara por vía judicial. Con denuncia ante la AFE de por medio, pudo solucionarse la situación del primero. No así la de Álvaro Silva, que mantuvo su denuncia tras rechazar las ofertas planteadas por el club para solucionar el entuerto.

Con la denuncia interpuesta, el club no podía realizar ninguna incorporación en este mes de enero, por lo que el Cádiz se puso manos a la obra para arreglar el desaguisado. Según dio a entender Álvaro Silva, retirará la denuncia para que el club pueda fichar en enero. Sin embargo, su situación continúa igual que como estaba. Una situación incómoda para el central jiennense, que deberá esperar a un acuerdo judicial para solventar el asunto. Curiosamente, todo este asunto de la denuncia ha coincidido con la pérdida de la titularidad del futbolista, que antes de esto había sido el jugador de la plantilla que más minutos de juego había acumulado.

Toda esta situación ha sido esperpéntica, triste y vergonzosa. La imagen que como club está dando el Cádiz está siendo lamentable. Sólo ha pasado a la acción ante la amenaza de no poder fichar en el mercado invernal. Los jugadores damnificados han aprovechado la coyuntura para hacerse fuertes en sus reivindicaciones y uno de ellos ha logrado poner fin a la situación. Hasta que el club no ha visto peligrar sus intereses no ha intervenido, a la espera de que la solución llegara desde los juzgados. Lo peor de todo es que en el Cádiz, este tipo de situaciones, anormales y aberrantes, parecen cotidianas. De lo más normal del mundo.

Tampoco es correcta la postura tomada para solventar la situación con Álvaro Silva. Ante la negativa por parte del central de aceptar las nuevas ofertas salariales, el club ha optado por forzar su salida o porque retirara la denuncia. Se ha pasado de la conciliación a la coacción. Se ha tratado de “aburrir” al jugador, cansarle, para que fuera él quien desbloqueara la situación, en lugar de continuar negociando.

Para mí, la postura de Álvaro Silva en toda esta situación ha sido lógica y comprensible. Sólo ha luchado por lo que es suyo, por lo que firmó en su momento –a ver cuántos de ustedes aceptarían de buen grado una reducción del salario que tenían estipulado; yo por lo menos no. La culpa de esta situación, aunque se intente hacer creer lo contrario, no es de Álvaro Silva. Es de quien le ofreció un contrato prometiéndole una cantidad económica por un determinado número de años. El fallo es del que ofrece pagar “x”, sin prever que en un futuro la entidad no sea capaz de hacer frente a dicho pago. No es, en cualquier caso, del futbolista, que no es más que un profesional –mejor pagado que el resto, aunque eso es otra cuestión- que estampa su firma en un contrato confiando en recibir lo que en él figura. Los clubes deberían ser más sensatos y racionales antes de ofrecer grandes sumas de dinero, siendo conscientes del estado de su tesorería para que situaciones tan desagradables como esta no ocurran.

Al retirar Álvaro Silva su denuncia el club podrá fichar. Roberto Suárez tendrá por delante poco más de semana y media para incorporar jugadores al equipo. Ojalá que en esta semana y media Suárez tenga mejor ojo que en verano. Como ya ocurrió antes, el Cádiz fichará tarde, con el tiempo justo. Con esto no quiero responsabilizar ni a Cifuentes ni a Álvaro Silva, sino al mismo Cádiz Club de Fútbol: de haber buscado solución antes, no se hubiera denunciado a nadie. Quien siembra vientos, recoge tempestades. Y en el Cádiz, al final, quien más sufre son los mismos de siempre…

Link

Cadistafinos entrevista a Juanito Argudo, centrocampista del Cádiz B

“CON PACIENCIA Y TIEMPO, MUCHOS CANTERANOS PODRÍAN JUGAR EN EL CÁDIZ”

Juanito Argudo Peña (Cádiz, 10-03-1987) es uno de los jugadores del Cádiz B con mayor proyección. Las lesiones se han cebado con él, pero ha sabido sobreponerse para volver a jugar al fútbol. Esta temporada está siendo titular indiscutible con el filial amarillo, con el que espera abandonar pronto los puestos de peligro del Grupo X de Tercera División.

Mediada la temporada en Tercera División, ¿cómo calificaría la actuación del Cádiz B hasta el momento?

Creo que no hemos tenido una buena primera vuelta; hemos alternado partidos bastante completos con otros en los que hemos mostrado un nivel flojo. Confío en que el tiempo mostrará en la clasificación el nivel que tiene este equipo.

¿Cuál es la mayor dificultad con la que se están encontrando en el Cádiz B?

Ha habido momentos de la temporada en los que casi no hemos sido bastantes como para hacer un entrenamiento en condiciones, debido a no tener una plantilla lo suficientemente completa y por culpa también de las lesiones. Pero ahora, por suerte, podemos contar con casi todo el equipo al completo.

¿A qué aspira el conjunto de Ángel Oliva a final de temporada?

El equipo tiene el objetivo de mantenerse sin aparentemente problemas, pero como opinión personal creo que si fuéramos capaces de convencernos de verdad que podemos conseguir algo más, podríamos mirar mucho más arriba.

El hecho de que el entrenador del primer equipo sea Jose González, ¿supone un estímulo para ustedes en el filial? ¿Ve a la cantera del Cádiz capacitada para dar el salto al primer equipo?

Claro que es un estímulo. Conoce perfectamente al Cádiz y por supuesto a la cantera. Es un hombre de la casa y quién mejor que él para poder tirar de la cantera. Es un tema complicado porque está claro que no cualquiera puede llegar a jugar en el primer equipo, pero estoy convencido que hay una serie de futbolistas que, con oportunidades y llegando a sentirse uno más del primer equipo, podrían llegar perfectamente al nivel de los jugadores del Cádiz.

¿Qué piensa cuando ve a jugadores como José Miguel Caballero siendo titulares en el Cádiz?

Para mí es un orgullo y alegría enorme, y una muestra de como he dicho antes, que con paciencia, tiempo y las oportunidades necesarias, muchos canteranos podrían dar el nivel para estar en el primer equipo.

Ha pasado por todas las categorías inferiores del Cádiz Club de Fútbol, ¿cómo catalogaría la formación que le han dado?

Siento que en todos los años que he estado en el Cádiz, en todas las categorías por las que he pasado, he terminado siendo bastante mejor futbolista de lo que empecé siendo. Y cada año tengo la sensación de que he dado un pasito más, y para a mí eso quiere decir que en cada etapa he aprendido y mejorado muchísimo.

¿Qué entrenador le ha marcado más? ¿Y qué compañero? ¿Por qué?

De verdad que no sabría decirte un entrenador en concreto. He tenido entrenadores bastantes buenos y con los que he aprendido mucho y me sería muy difícil quedarme con uno... Sinceramente, si pudiera cogería algo de cada entrenador que he tenido. Y compañeros más de lo mismo: he disfrutado muchísimo con algunos que me han parecido por encima del nivel del equipo, algunos que han llegado a los más alto y al primer equipo, pero tampoco sabría ni podría quedarme con uno.

¿Qué es lo más importante para un chico que acaba de llegar a la cantera de un equipo de fútbol?

Sobre todo mentalizarse que pueden disfrutar del fútbol como lo hacían en sus anteriores equipos, que no deja de ser un juego y no sientan ningún tipo de presión. Y aprovechar la oportunidad que les dan de poder aprender mucho más.

Cuando echa la vista atrás y recuerda toda su trayectoria en los escalafones inferiores del club, ¿qué es lo primero que se le viene a la cabeza?

Tengo muchísimos recuerdos buenos y por supuesto cosas no tan buenas. Me quedo con la de gente que he conocido, las amistades que he hecho y todo lo que he disfrutado del fútbol hasta ahora.

Realizó parte de las dos últimas pretemporadas con el primer equipo. ¿Notó muchas diferencias con las preparaciones veraniegas con el filial? ¿Se sintió arropado por los entrenadores?

Claro que hay una diferencia, están a otro nivel. Se preparan para competir a un nivel profesional y por supuesto que hay una pequeña diferencia, pero una vez que estás dentro no es tan difícil acoplarse...Y siempre que he estado en el primer equipo me he sentido muy cómodo sobre todo por eso, por el apoyo de los entrenadores y de los jugadores.

Dicen que lo que no mata te hace más fuerte. ¿Con qué se queda una vez superado el mal trago de la lesión de su rodilla?

Ha sido uno de los periodos más duros de mi vida, es mucho tiempo en el que se llegan a pasar momentos realmente malos. Debido a esto, con lo que me quedo es que me he dado cuenta de cuánto me gusta realmente el fútbol. Sabía que me gustaba, pero no de esta manera. Es algo que no se llega a entender de verdad si no se pasa por algo parecido.

¿Qué significó para usted debutar con el primer equipo en la Copa Federación contra el Granada? ¿Qué recuerdos tiene de aquel encuentro?

Fue una sensación increíble, sentirme parte del primer equipo es algo que no se olvida... Me acuerdo perfectamente de todos los detalles de los dos partidos: el viaje, la estancia en el hotel y por supuesto los partidos en los que me sentí muy bien. La pena fue que no pudimos pasar de ronda.

¿Y del partido en el Pedro Escartín de Guadalajara?

Este partido fue todavía más especial porque era un debut más significativo por ser en liga. Además, jugué titular todo el partido, ganamos y encima fueron a verme mis padres, fue todo muy especial... Es uno de los mejores recuerdos que guardo del fútbol.

¿Qué espera de 2011? ¿Dónde se ve a partir del próximo uno de julio?

Ojalá que consiga dar el mismo nivel o mejor que antes de la lesión y sobre todo, que salgamos de la situación en la que estamos con el Cádiz B. Y para el año que viene todavía no sé nada, acabo contrato al final de temporada y mi deseo es quedarme aquí el máximo tiempo posible pero no depende de mí.

Link

Murcia-Cádiz: El duelo en el centro del campo

Quien se haga con el control en esta zona del campo, tendrá mucho a su favor para imponerse al final del partido. Sin embargo, no se tratará sólo de tener la pelota y de dominar el centro del campo, pues el Cádiz en la primera parte del partido de Carranza tuvo el balón, pero no supo atacar. De un lado, jugarán Albiol, Aguilera, Cámara y Pedro. Del otro, formarán Enrique, Jurado, José Miguel Caballero y López Silva.

Ambos equipos pueden presentar variaciones: en el costado diestro pimentonero pueden jugar tanto Albiol como Isaac Jové; en el costado zurdo cadista, Jose González puede alinear a López Silva o a Aarón Bueno. Tal vez, esta sea la otra gran duda que pueda presentársele al entrenador del Cádiz, aunque desde su llegada, siempre ha sido López Silva el titular.

La apuesta de Iñaki en el mediocampo tiene a dos hombres de contención en el doble pivote y a dos jugadores rápidos y letales en las bandas. Mantiene el equilibrio y la solidez defensiva (principal arma del equipo) sin olvidar el aspecto atacante. Una vez más, su entrenador, mezcla juventud y veteranía. El mediocampo del Cádiz cuenta con un hombre de contención en el doble pivote y con otro con un perfil más creativo, para facilitar la salida de balón y las transiciones de juego. En lo que a los extremos se refiere, presenta una idea similar a la del líder del Grupo IV.

Miguel Albiol es uno de los jugadores clave del Real Murcia. Con calidad de sobra, mucha movilidad, polivalencia y buen disparo. En Carranza fue el jugador más activo de su equipo, volviendo realmente loca a la defensa amarilla. Dio grandes pases a Chando, peleó balones, se encargó de las jugadas de estrategia… En aquella ocasión tuvo a Diego Reyes como marcador; en esta, seguramente tendrá que lidiar con Raúl López. Si el Cádiz consigue pararle, tendrá mucho a su favor. Un perfil similar tiene Isaac Jové, la otra alternativa murciana en el extremo derecho, aunque suele entrar como revulsivo en las segundas partes. El dueño del extremo izquierdo es Pedro. La pasada temporada jugó en el Murcia B y en esta, Iñaki Alonso no ha dudado en darle la titularidad. Ha jugado veintiún partidos y ha marcado nueve goles.

El doble pivote es mezcla de juventud (Aguilera) y veteranía (Cámara o Richi). El madrileño Aguilera, otro producto del filial, da estabilidad en el centro del campo. Cámara aporta veteranía y control en el juego aéreo. Juega menos que Richi. Cuando le toca jugar al veterano centrocampista madrileño, aporta mayor creatividad al mediocampo murciano.

En el Cádiz, Enrique aporta saber estar y calidad. Su juego podrá gustar más o menos, pero es un jugador fundamental, con llegada y gol. El Murcia ya lo sufrió en la primera vuelta, especialmente Luciano: consiguió forzar su expulsión nada más empezar la segunda parte. Quizás, como pasa en el Murcia, sea él el futbolista más destacado del mediocampo amarillo. En la banda izquierda, el Cádiz cuenta con dos jugadores con un perfil similar, aunque Aarón Bueno es más resolutivo que López Silva de cara a puerta. Juegue quien juegue en esa posición en la Nueva Condomina, puede que tenga la llave del partido en sus botas, pues tendrá que encarar al jugador que elija Alonso para suplir al sancionado Gago.

El doble pivote amarillo no es de contención. Cuenta con Álvaro Jurado, encargado de hacer el “trabajo sucio”, robando balones y ayudando a la zaga. Últimamente el cordobés no está tan bien como en el inicio de temporada, aunque parece que no tiene rival en el equipo amarillo. Por su parte, José Miguel Caballero es la gran revelación del año en el Cádiz. Pasó de no contar para nada a ser prácticamente imprescindible en un abrir y cerrar de ojos. No rehúye del contacto en el centro del campo y tiene calidad para organizar juego y dar buenas asistencias. Cuando se asocia con Carlos Caballero, el equipo lo nota.

Link

miércoles, 19 de enero de 2011

Murcia-Cádiz: El duelo en defensa

Frenar, cortar, despejar, luchar. Son algunas de las principales misiones de la línea defensiva. En un partido tan igualado como el próximo Murcia-Cádiz, cualquier pequeño fallo, aunque sea un mínimo desbarajuste defensivo, puede terminar de inclinar la balanza a un lado u a otro.

En esa línea defensiva ambos equipos muestran dudas de cara al duelo, aunque por motivos diferentes. Iñaki Alonso no podrá contar con Ander Gago, su lateral diestro habitual. En el Cádiz, la duda está en si Jose González alineará a José Serrano (como ha hecho en las últimas jornadas) o a Álvaro Silva (como ha sido habitual a lo largo de la temporada)

Habitualmente, la línea de cuatro del Real Murcia la han integrado Gago, Gotor, Amaya y Óscar Sánchez. Una mezcla de juventud y veteranía que, de momento, les está funcionando realmente bien a los pimentoneros. Gran parte de la culpa de que Alberto sólo haya tenido que recoger diez veces el balón del fondo de su red ha sido de ellos.

En la Nueva Condomina será baja por sanción Ander Gago. Para sustituirle, Iñaki Alonso puede contar con Mario Marín (cambio natural) o Góngora. El primero ha jugado cuatro partidos este año, el segundo nueve. Juegue quien juegue, tendrá la difícil misión de marcar a López Silva. En el lateral zurdo juega Óscar Sánchez, todo un veterano. Jugador vital en los esquemas de su técnico, ha jugado quince encuentros esta campaña. En el encuentro de la primera vuelta en Carranza fue expulsado después de que el colegiado le mostrara la doble amarilla. A raíz de su expulsión, el Cádiz fue más decididamente al ataque.

Los centrales son Gotor y Amaya. Gotor jugó la pasada temporada en el filial pimentonero, junto a Álvaro Campos. No disputó el encuentro en Carranza, cobrando mayor protagonismo en su equipo tras ese partido. En su puesto también puede jugar Luciano (que, al igual que Óscar Sánchez, fue expulsado en la primera vuelta) Por su parte, Iván Amaya es un viejo conocido en el fútbol español: ha jugado en Primera, Segunda y Segunda B. Formado en las categorías inferiores del Rayo Vallecano, ha defendido los colores de Atlético de Madrid, Getafe y Granada, entre otros. Con el Granada consiguió ascender a Segunda División la pasada temporada. Su mayor logro fue la medalla de plata con la selección española en los Juegos Olímpicos de Sydney de 2000. Es un defensa contundente que juega muy bien por alto.

En el Cádiz, la línea defensiva habitual estaba formada por Cifuentes, Baquero, Silva y Raúl López. De todos ellos, el jugador más regular ha sido Cifuentes, todo un lujo para un equipo en Segunda B como el Cádiz. A pesar de todos los problemas que ha tenido esta temporada. Tendrá un bonito duelo con Pedro. Por su parte, Raúl López, capitán del equipo, todo garra y pundonor, deberá frenar a Albiol o a Isaac Jové.

Pedro Baquero ha tenido muy buenas intervenciones, aunque en los últimos compromisos, como todo el equipo, ha bajado el nivel. Si Amaya es contundente, Baquero no lo es menos. Además, es rápido en el corte y no tiene mala salida de balón. La gran duda estará en su acompañante en el centro de la zaga: Álvaro Silva o José Serrano. El primero ha sido el titular habitual, aunque parece que por los problemas que tiene con la entidad se ha caído del once de Jose. Tiene calidad de sobra para jugar en Segunda B, aunque a veces ha pecado de ser un poco blando atrás. Serrano ha disputado los últimos encuentros. Cuando ha tenido que jugar, ha hecho gala de su veteranía y saber estar. Juegue quien juegue, deberá frenar a Chando y a Aquino, muy peligrosos ambos.

Este será el duelo en la zaga. El Cádiz deberá defender mejor que nunca para mantener el nivel de un equipo que ha hecho de la retaguardia una de sus mejores armas esta temporada.

Link

Google+ Badge