miércoles, 30 de noviembre de 2011

El Artés Carrasco, escenario de un partido entre Baquero y Góngora

Compañeros ahora en el Cádiz, rivales en la temporada 2008-2009. Góngora y Pedro Baquero vivieron en el Artés Carrasco, estadio donde jugarán contra el Lorca Atlético esta jornada, un encuentro muy importante. El lateral malagueño llegaba como jugador del Marbella, el central onubense, como futbolista del Lorca Deportiva. Era la primera eliminatoria del play-off de ascenso a Segunda División.

El Lorca Deportiva finalizó en segunda posición en el Grupo II de Segunda B, a tan solo cuatro puntos del líder, el Cartagena. Pedro Baquero disputó, en la fase regular, un total de treinta y tres encuentros, siendo indiscutible tanto para Correa como para Roberto Aguirre, entrenadores del equipo lorquino aquella campaña.

Por su parte, el Marbella finalizó la campaña en el Grupo IV en cuarta posición, con un punto más que el Puertollano, quinto a la postre. En el conjunto marbellí Góngora debutó en la división de bronce, siendo un fijo para Montes. Disputó otros treinta y tres partidos de Liga.

El sorteo quiso que, en las eliminatorias de ascenso, se vieran las caras en la primera ronda. La ida se disputó en Marbella. El conjunto lorquino terminó imponiéndose a los locales, gracias a dos goles de Jairo y Elías. El 0-2 dejaba la eliminatoria muy de cara para los murcianos, que debían refrendar lo conseguido en el Artés Carrasco.

Fue en ese estadio donde a Góngora le tocó vivir una de sus primeras decepciones en un campo de fútbol. El Marbella se quedó a un gol de forzar la prórroga. Un gol que, para más inri, le fue anulado por el colegiado, Torralba Jiménez. De este modo, con la miel en los labios, el Marbella quedó apeado del play-off de ascenso.

Durante la eliminatoria, tanto Baquero como Góngora fueron fundamentales en sus equipos. En la ida, ambos fueron titulares y disputaron el encuentro completo. Góngora acabó siendo amonestado por Ramos Rodríguez. Ambos repitieron titularidad en el Artés Carrasco, disputando también completo el choque.

Fue la última gran eliminatoria que disputaron ambos equipos. El Lorca Deportiva, que cayó eliminado en la segunda ronda ante el Villarreal B, perdió la categoría por impago. Su andadura en Tercera fue corta: desapareció a finales de la 2009-2010, refundándose en el actual Lorca Atlético. El Marbella descendería, por la vía deportiva, a Tercera, a finales de la 2009-2010. En la actualidad continúa en dicha categoría.

El Artés Carrasco, testigo de un gran encuentro en el que Góngora y Pedro Baquero, hoy compañeros en el Cádiz, fueron rivales. Rivales, precisamente, por el objetivo que hoy les une: el ascenso a Segunda División.

Link

martes, 29 de noviembre de 2011

Un noviembre tirando a malo

Terminó, en lo que a competición en el Grupo IV de Segunda B, el mes de noviembre. Un mes que para el Cádiz se presentaba francamente bien, con tres partidos en casa (Badajoz, La Unión y Villanovense) y sólo una salida (Sevilla Atlético). Un mes en el que, se contaba, con tres victorias cadistas como mínimo.

Al final, los triunfos que han conseguido los amarillos han sido dos, empatando un partido en Carranza y perdiendo uno, el que significó la única visita del mes. De este modo, los cadistas han sumado siete puntos de doce posibles: un 58,33% de los puntos totales en juego. A pesar de ello, el balance del mes puede considerarse como positivo, puesto que el equipo se mantiene en puestos de play-off, con una distancia que puede considerarse mínima sobre los equipos que lo superan en la clasificación.

Aún así, queda un regusto amargo, puesto que estos rivales se han dejado bastantes puntos. De no haber empatado contra La Unión, el Cádiz tendría, en estos momentos, los mismos puntos que el Lucena, y su presión sobre el Betis B (actual líder del Grupo IV) sería mayor.

Teniendo en cuenta los resultados cosechados por los veinte equipos del Grupo IV de Segunda B en este mes de noviembre, obtendríamos la siguiente clasificación:

El Cádiz quedaría clasificado en sexta posición, empatado a puntos con el Puertollano y el Lorca Atlético (próximo rival cadista en Liga) En estos cuatro partidos, han obtenido más puntos que los amarillos el Cacereño, el Melilla, el Sevilla Atlético y el Lucena. Sorprende ver al Cacereño tan arriba: los extremeños han cuajado un mes fantástico, dejando de coquetear con los puestos bajos de la tabla y goleando a rivales de envergadura, como el Betis B.

En este período de tiempo el Melilla, segundo en esta hipotética clasificación, tendría diez puntos. Los melillenses le han recortado en este mes tres puntos al Cádiz. La distancia real entre unos y otros es de cinco puntos: favorable, aunque no tanto como los ocho que había entre ellos por ejemplo, cuando se vieron las caras en territorio norteafricano.
También aumenta la distancia con el Lucena: en estos cuatro partidos, los cordobeses han sido capaces de ganarle un punto al Cádiz. Llama la atención cómo ha conseguido optimizar sus goles el equipo dirigido por Falete: cuatro en cuatro partidos. A pesar de ello, no han perdido ningún encuentro y han logrado sumar ocho puntos.

Un punto ha sido lo que el Cádiz ha conseguido ganarle en este intervalo al Betis B, líder de la categoría (y para el que el mes de noviembre ha resultado aciago, con dos derrotas por abultada goleada) y el San Roque de Lepe. Los onubenses encabezan el pelotón perseguidor de equipos que pretenden asaltar los puestos de play-off. En la clasificación real, los hombres de Tevenet se encuentran a dos puntos de los amarillos.

Al que sí que ha conseguido meterle puntos en este mes el Cádiz ha sido a la Balona. Los balonos, han cedido cuatro puntos con respecto a los amarillos. Sólo han ganado un encuentro en este mes de noviembre. Pese a ello, continúan en play-off.

lunes, 28 de noviembre de 2011

Tres goles importantes

Juanse Pegalajar. Dioni Villalba. Juanjo Serrano. Los tres goleadores del Cádiz en esta jornada ante el Villanovense. Tres goles importantes, tanto a nivel colectivo como individual. A nivel colectivo, el Cádiz regresa a la senda del triunfo tras dos jornadas sin sumar de tres en tres. Perdió en una jugada tonta en Sevilla y empató, en un partido horrendo, ante La Unión. Demasiados tropiezos para un equipo que tiene las aspiraciones de los amarillos.

Para Juanse Pegalajar el partido contra el Villanovense significó su primera presencia en el once titular esta campaña. El jiennense entró en el equipo titular por un sancionado David Ferreiro. Nunca antes había sido titular, ni siquiera en Copa del Rey. Puede decirse que Juanse aprovechó la oportunidad que se le presentó, mostrándose participativo, intentándolo y, además, marcando un gol.

 Un gol que acababa con la sequía del Cádiz (que se prolongaba desde la duodécima jornada, ante el Badajoz) y que abría la lata contra el Villanovense. Un gol importante para Juanse, que pudo reivindicarse. Su primer gol en Liga, que no de la temporada: ya marcó a la RSD Alcalá en Copa del Rey.

También fue un gol importante el que consiguió Dioni Villalba. El malagueño, titular gran parte de la temporada junto a Akinsola en ataque, se cayó del once de Jose González en la duodécima jornada, en parte por la gran mejoría experimentada por Juanjo Serrano. Esta vez, Dioni fue el revulsivo que quiso usar Jose González nada más reanudarse el encuentro, entrando en sustitución de un gris Bebo Akinsola.

El malagueño se estrenó como goleador en Liga (pues también había marcado con anterioridad en Copa del Rey) en un momento difícil. El Villanovense acababa de empatar, por mediación de Paulino. Sin embargo, Dioni marcó dos minutos después del empate extremeño. Un disparo desde fuera del área que se introdujo con algo de fortuna en la portería de Javi Muñoz. Un gol importante, no sólo porque volvía  aponer por delante a los amarillos, sino porque puede que consiga que el joven jugador cadista se sienta importante dentro de este equipo.

Importante, también, fue el gol de Juanjo Serrano. Primero, porque dio la tranquilidad definitiva a un final que parecía que se iba a hacer demasiado duro para la hinchada cadista. Segundo, porque termina de refrendar que el extremeño está en racha. Es su cuarto gol con la elástica cadista: Juanjo ha visto puerta en cuatro de los seis últimos encuentros, cogiendo el relevo de Akinsola en la faceta goleadora. Muy importante es tener a Juanjo con la puntería afinada, de cara al futuro.

domingo, 27 de noviembre de 2011

Se ganó, que era lo importante

El Cádiz venció al Villanovense. Era el objetivo básico y fundamental, después de una semana extraña, en la que se llegó a hablar más del técnico y del descontento existente que del propio rival. El partido, en líneas generales, no fue bueno. Y eso se tradujo en diversidad de opiniones en la grada al término del encuentro, a pesar de la victoria conseguida. Con empate a cero se llegó al descanso, dejándose los goles para la segunda mitad.

Por esos cuarenta y cinco minutos en blanco, el Cádiz superó su mayor racha sin marcar de esta temporada. La anterior, duró doscientos diecinueve minutos. Esta, doscientos sesenta y nueve. Fueron los minutos entre el tercer gol de Juanjo Serrano contra el Badajoz (en la duodécima jornada) al gol de Juanse, que abría la lata contra el Villanovense.

La racha que no hubo forma de igualar fue la de imbatibilidad. Aulestia, que no encajó ningún tanto en el empate contra La Unión, recibió un gol del veterano Paulino en el minuto cincuenta y ocho de juego. Desde los empates contra Ceuta y Sporting Villanueva, Aulestia no ha vuelto a encadenar dos partidos sin encajar goles.

Poco les duró la alegría a los extremeños, pues el Cádiz no tardó en hacer el segundo. Finalmente, con el Villanovense acosando y cuando se preveía un final incómodo, Juanjo Serrano hizo el tercero. Tres goles para tres puntos. Tres puntos que dan oxígeno a Jose González.

Tres puntos, además, de oro. Porque los rivales directos fallaron y el Cádiz, esta vez, se aprovechó. No lo hizo la pasada jornada, cuando se enfrentaron entre sí varios equipos de la parte alta de la tabla. Los cadistas son terceros en el Grupo IV, a tres puntos del líder (el Betis B) y a dos del Lucena, segundo. Un punto por debajo queda la Balona, que cierra los puestos de play-off.

Aún así, de los cuatro equipos de arriba, el Cádiz es el que menos partidos ha ganado: ocho. Aunque también, es el que menos ha perdido. En lo referente a los goles a favor, con estos tres, los amarillos igualan a Lucena y Balona: veintiséis. Además, los hombres de Jose González presentan el segundo mejor registro en lo referente a goles en contra de los equipos de cabeza, con doce.

Queda por ver si el Cádiz, que otra vez ha vuelto a acercarse bastante a los equipos que lo superan en la tabla, es capaz de dar el golpe de autoridad necesario y culminar su remontada hacia el primer puesto, único objetivo válido de la temporada.

Respiro de tres puntos

El Cádiz recibía al Villanovense después de llevar dos jornadas consecutivas tropezando. Los cadistas no podían permitirse otro error ante los extremeños, máxime teniendo en cuenta que los rivales directos habían tropezado. De este modo, los cadistas tenían ante sí una oportunidad clara para recortar diferencias. Enfrente, un Villanovense que llegaba como uno de los conjuntos más goleados del Grupo IV.

Para este encuentro, Jose González recuperó a Alexander Goikoetxea, lesionado desde la goleada al Almería B. A pesar de ello, el central vasco no jugó de inicio. El once alineado por Jose González estuvo compuesto por Aulestia, Moke, Baquero, Murillo, Góngora, Héctor Yuste, Óscar Pérez, Juanse Pegalajar, Ikechi Anya, Juanjo Serrano y Bebo Akinsola. Juanse Pegalajar, que cubría la baja de Ferreiro, debutaba esta campaña en el once titular.

Tras el pitido inicial del manchego Muñoz Mayordomo pudo verse a un Cádiz que pretendía estar en contacto con la pelota, mientras que el Villanovense presionaba muy arriba. Una presión la de los extremeños casi al límite: en tres minutos de juego, cometieron dos faltas. Su táctica, en los primeros compases de juego, les funcionó, puesto que al Cádiz le costaba encontrar espacios entre la maraña defensiva del Villanovense.

De hecho fue el Villanovense quien gozó, a los nueve minutos de partido, de la primera jugada de cierto peligro del partido. Una falta lateral, que fue despejada sin problemas por la zaga cadista. El Cádiz contestó en la siguiente jugada, tras una bonita jugada en la que intervinieron Óscar Pérez, Juanjo Serrano y Akinsola. El ovetense centró al área, donde la recogió Juanjo. El extremeño la dejó atrás, buscando a Akinsola, que disparó por encima del larguero.

Mala primera parte

Dos minutos más tarde, fue Juanse quien generó peligro al sacar una falta que fue despejada a córner por Javi Muñoz, guardameta del Villanovense. El Cádiz tenía el balón, tocaba y llegaba a las inmediaciones del área del Villanovense, pero le faltaba profundizar, terminar de matar la jugada.

Traspasado el veinte de juego, los cadistas empezaron a llegar con más intención al área extremeña. Fue en ese momento cuando Javi Muñoz se convirtió en el héroe de su equipo. Primero, envió a córner tras un gran lanzamiento de Akinsola. En ese saque de esquina, Juanse Pegalajar intentó el gol olímpico, y el cancerbero extremeño tuvo que realizar una gran estirada para despejar. Murillo tuvo el gol en ese córner, pero su remate de cabeza se marchó alto.

El Villanovense, por su parte, sólo llegaba en jugadas aisladas. Su primer saque de esquina se produjo en el minuto veinticinco, después de que la zaga amarilla despejara una falta lejana. Poco después, Anxo probó fortuna en un lanzamiento de falta lejano, que fue despejado sin problemas por Aulestia. Tras esta jugada, fue Moke quien lo intentó para el Cádiz, pero su disparo se marchó muy desviado.

Poco a poco el Villanovense fue sintiéndose más cómodo y el Cádiz jugaba con mayor precipitación. Una precipitación que provocó los primeros pitos de la grada, descontenta con lo que estaba presenciando. Óscar, del Villanovense, había disfrutado poco antes de una de las jugadas de mayor peligro del partido, tras haberse plantado ante Aulestia y haber disparado. El vasco no pudo atajar y despejó a córner.

Los minutos finales del primer período se convirtieron en un carrusel de pérdidas de tiempo por parte de los jugadores del Villanovense. Esto, unido al enrarecido ambiente en Carranza, terminó de descentrar a los cadistas, a los que les costaba bastante generar peligro. En el minuto cuarenta y dos, el colegiado amonestó a Moke y a Lolo.

El primer tiempo finalizó con un lanzamiento de falta favorable al Villanovense que fue blocado sin problema alguno por Oinatz Aulestia. Con el empate sin goles se llegó al descanso, con división de opiniones por parte de la grada.

Tras la reanudación, Jose González realizó el primer cambio del choque, consciente de lo que había en juego. Bebo Akinsola dejó su sitio a Dioni Villalba, que formó con Juanjo en la punta del ataque. La primera jugada del segundo acto fue favorable al Cádiz, pero Juanjo Serrano, dentro del área, se entretuvo demasiado antes de disparar.

Locura goleadora

Poco después, Ikechi disparó a puerta, pero Javi Muñoz despejó a saque de esquina. El córner, botado por el escocés, fue rematado fuera por Juanjo. El equipo amarillo parecía haber empezado más entonado la segunda parte. Y obtuvo su premio en el minuto cincuenta: Dioni Villalba recuperó la posesión y asistió a Góngora, que desde la banda centró. Llegando desde atrás, Juanse Pegalajar remató y marcó. 1-0.

Tras el gol, se produjo un choque entre Óscar Pérez y Narváez, que acabó con ambos precisando los servicios de las asistencias. El jugador del Villanovense fue el peor parado del choque con el asturiano, pues presentó una brecha en la cabeza. Cuando se reanudó el juego, Dioni Villalba envió a las nubes un gran envío desde la banda de Juanse Pegalajar.

En el minuto cincuenta y cinco el Villanovense registró su primer cambio: Narváez le dejó su sitio a Moraga. Tres minutos después del cambio, el conjunto extremeño empató. Fue en un centro desde la izquierda que encontró, completamente solo, a Paulino, que remató a placer. 1-1.

Poco le duró la alegría a los extremeños: dos minutos. Fue lo que tardó el Cádiz en volver a ponerse por delante en el marcador, demostrando que no estaba afectado por el tanto conseguido por Paulino. El autor del tanto fue Dioni Villalba, que desde la frontal del área batió, con algo de fortuna, a Javi Muñoz.

El Cádiz continuó intentándolo, consciente de que el resultado era corto. Primero, por mediación de un centro de Juanse que fue detenido por el cancerbero rival. Después, con un disparo lejano de Góngora. En el minuto sesenta y cuatro, Jose González realizó su segundo cambio: Toti entró por Juanse.

El salmantino dispuso de una buena oportunidad tras un saque de esquina, pero su disparo no encontró portería. Sí la encontró un disparo de Moraga, que Aulestia detuvo en la siguiente jugada. En el minuto setenta, el Villanovense realizó su segundo cambio: Willy entró en lugar del veterano Paulino.

El partido carecía de dueño. El Villanovense cada vez lo intentaba con mayor ahínco. Un disparo lejano de Trinidad generó mucho peligro, que fue blocado por Aulestia. Ikechi Anya contestó a este disparo con otro, pero Javi Muñoz también pudo atajar. El escocés volvió a intentarlo poco después, pero su disparó se marchó rozando el lateral de la red.

Juanjo hace el tercero

Los extremeños agotaron sus cambios a diez del final, cuando Borja entró por Javi Sánchez. Tres minutos más tarde, fue el Cádiz quien hizo su tercer y último cambio: Josemi Caballero entró en lugar de Héctor Yuste. En el minuto ochenta y cinco el Villanovense pudo marcar después de que Willy rematara un balón suelto en el área, pero Aulestia envió a córner.

En los minutos finales era el Villanovense quien atacaba con mayor insistencia. Sin embargo, fue el Cádiz quien logró marcar. A dos minutos del final del tiempo reglamentario. Juanjo Serrano elevó el balón ante la salida de Javi Muñoz para hacer el tercero. Un gol que daba la tranquilidad definitiva.

El colegiado añadió tres minutos sobre el tiempo reglamentario. En el descuento, Góngora fue amonestado por agarrar a un rival. Fue la última acción del partido. Triunfo cadista por 3-1, en un mal encuentro.

sábado, 26 de noviembre de 2011

Tres del Villanovense saben lo que es jugar en Carranza

La visita al estadio Ramón de Carranza será novedosa para gran parte de la plantilla del Villanovense. Muy pocos de sus miembros se han enfrentado con anterioridad al equipo amarillo en su coliseo. Bien porque, el año que el Villanovense estuvo en Segunda B, el Cádiz estaba en la división de plata; bien porque la mayoría han desarrollado sus carreras en Tercera División.

Sólo tres integrantes de la plantilla del Villanovense han jugado antes en el Ramón de Carranza. Y dos de ellos, en el mismo equipo la temporada pasada. Se trata de los centrocampistas Raúl Barcos y Borja Gil, y del defensor Nicolás Chietino.

El argentino, todo un trotamundos de la Segunda B española (militó en el Racing de Ferrol, Novelda, Melilla o Algeciras) pisó el estadio Carranza por primera vez en la temporada 2008-2009. Lo hizo como jugador del Marbella, en la decimoquinta jornada de Liga. Coincidió con el hoy cadista Juan Francisco Góngora. Ambos, formaron en el once titular de Montes.

Chietino disputó el encuentro completo y tuvo una destacada participación en el mismo, más por mala suerte que por otra cosa. Su equipo se adelantó por dos veces en el marcador, llegando a los últimos instantes del primer tiempo con un 0-2 a su favor. Sin embargo, Chietino, en el minuto cuarenta, introdujo el balón en su propia portería. Con 1-2 se llegó al descanso.

Tras la reanudación, Toedtli culminó la remontada cadista, tras firmar un doblete. En los últimos minutos, Pedro, hizo el tercero del Marbella. El encuentro finalizó con empate a tres entre dos equipos que acabarían disputando la fase de ascenso de aquella campaña. Además del gol en propia puerta, Chietino fue amonestado por el colegiado, Méndez Caballero.

El canario Raúl Barcos y el ceutí Borja Gil, jugaron el Cádiz-Estepona de la temporada pasada. Un encuentro que finalizó con triunfo por 2-1 para los amarillos y en el que fueron los locales los autores de todos los goles del choque. Serrano, en propia puerta, adelantó al Estepona. En la segunda mitad, Enrique y Pachón, remontaron. Borja Gil comenzó el encuentro como titular, siendo sustituido por Nene Montero en el minuto sesenta y cinco, poco después de que Enrique Ortiz lograra el gol de la igualada. Su sustituto fue su hoy compañero en el Villanovense, Raúl Barcos. No pudo hacer nada para evitar la derrota del equipo malagueño.

Link

viernes, 25 de noviembre de 2011

Juanjo Serrano ante el equipo que relanzó su carrera

Si la jornada pasada fue Dioni Villalba el que se enfrentó a un antiguo equipo, en esta ocasión le toca a Juanjo Serrano. El de Calamonte militó en el Villanovense en la última temporada del equipo extremeño en Segunda B: la 2009-2010. Una temporada que, en cuanto a cifras, ha sido la mejor de Juanjo Serrano en la fase regular, aunque en la que su equipo no consiguió el premio de la permanencia.

Juanjo Serrano llegó al Villanovense, recientemente ascendido a la categoría, en verano, tras una temporada irregular en el Conquense. En aquella ocasión, el Villanovense quedó encuadrado en el Grupo II, junto a los equipos de la Comunidad de Madrid, Castilla-La Mancha, Cantabria, Asturias y Canarias. La temporada no fue fácil para el conjunto extremeño, pero resultó más que positiva para un Juanjo que finalizó como segundo máximo artillero. Sólo le superó Airam, del Tenerife B. Curiosamente, tanto el filial tinerfeño como el Villanovense perdieron la categoría.

Como parece habitual en él, Juanjo tardó en ver portería. No marcó hasta la sexta jornada, en un derbi extremeño contra el Cacereño. Su segundo tanto llegó en la undécima jornada, contra la RSD Alcalá. A partir de la vigésima jornada de Liga, Juanjo (que por aquel entonces llevaba cuatro dianas) ganó en soltura goleadora.

De la vigésima jornada a la vigésimo novena, no marcó en dos partidos. Vio puerta en los siete encuentros restantes, con doblete incluido en la derrota de su equipo ante el Alcorcón, a la postre campeón del Grupo II. El cambio de técnico (Jaime Molina dirigió al Villanovense en la vigésimo sexta jornada) no pareció afectarle.

Marcó en cinco de los seis últimos partidos de la temporada. En total, Juanjo Serrano consiguió en el tramo final ocho goles. De hecho, firmó un doblete contra la Gimnástica de Torrelavega (que a la postre le daría el triunfo al Villanovense) y un hat-trick, el único de aquella temporada, ante el Lanzarote.

Veintiún goles, superando la que había sido su mejor marca hasta entonces: los catorce tantos conseguidos en la 2006-2007 en el Lanzarote. Pese a sus buenos números, el Villanovense no eludió el descenso. Finalizó en decimoctava posición, con los mismos puntos que el Racing B (que también perdió la categoría) y a dos del Toledo, que disputó la promoción por la permanencia aquella campaña. A tres puntos le quedó la salvación definitiva, que marcó el Cacereño.

Su buena campaña le valió para marcharse al Guadalajara, donde triunfó. El resto, ya es historia. Un encuentro, sin duda especial para Juanjo Serrano, ante el equipo que, pese al descenso final, le sirvió como trampolín en su carrera. De sus antiguos compañeros en aquella 2009-2010, quedan cuatro en la plantilla del Villanovense: Anxo, Moraga, Cobos y Javi Sánchez.

Link

Vilches y Ferreiro, pasado común en el Zamora CF

El partido entre Cádiz y Villanovense de la próxima jornada servirá para que, dos jugadores con pasado común en el Zamora, vuelvan a encontrarse. David Ferreiro y José Manuel Vilches, uno cadista y otro del equipo extremeño. Coincidieron en Zamora durante la temporada 2009-2010. Ahora, se verán las caras.

Aunque ese reencuentro difícilmente será sobre el terreno de juego. Ferreiro, titular indiscutible en Cádiz, no podrá jugar por cumplir ciclo de amonestaciones. También el concurso de Vilches se antoja complicado: no es titular en el Villanovense. El cancerbero, indiscutible la temporada pasada y clave para el ascenso del combinado serón en Níjar, ha perdido ese rol en la división de bronce. Ni Adolfo Muñoz ni Pedro Sánchez de la Nieta, sustituto del primero en el banquillo extremeño, han contado demasiado con él.

Y eso que, la temporada no empezó mal para Vilches. Adolfo Muñoz le dio la titularidad bajo los palos de la portería del Villanovense en las dos primeras jornadas de Liga. Sin embargo, los cuatro goles encajados en la primera jornada contra el Poli Ejido, unida a la necesidad de puntuar tras caer por la mínima contra el Jaén, propiciaron que dejara su puesto a Javi Muñoz.

Curiosamente, cuando ambos coincidieron en el Zamora, la situación tampoco era diferente. Ferreiro fue fundamental para los tres entrenadores que el equipo rojiblanco tuvo en aquella temporada 2009-2010 (Ricard, Beto y Liceranzu) pero no así Vilches, que estuvo a la sombra de Félix Campo todo la primera mitad de la temporada.

Ferreiro acababa de llegar al Zamora, y disputó treinta y seis partidos. Sólo se perdió dos choques, uno de ellos por acumulación de tarjetas. Su debut en Zamora fue muy positivo: logró cuatro dianas. Peor le fue en aquella campaña a Vilches. El madrileño, que también acababa de llegar al conjunto zamorano, disputó cuatro encuentros.

Comenzó como titular, disputando las tres primeras jornadas del campeonato, en las que el Zamora no perdió ningún encuentro. Goleó al Montañeros, ganó al Celta B y empató con el Pontevedra. A partir de ahí, y de forma sorprendente, Vilches se cayó del once titular. No volvería a jugar hasta la decimoctava jornada de Liga, contra el Palencia. Ante la falta de oportunidades, se marchó en el mercado invernal al Lanzarote, club donde tuvo mayor continuidad pero en el que descendería a Tercera a final de año.

Link

jueves, 24 de noviembre de 2011

El Villanovense fuera de casa

La de la decimoquinta jornada de Liga supondrá la octava salida del Villanovense esta temporada. El conjunto de Villanueva de la Serena no ha cosechado buenos resultados lejos de su público: una victoria, dos empates y cuatro derrotas. En una hipotética clasificación de equipos fuera de casa, el Villanovense sería decimotercero, con cinco puntos (cuatro menos que el Cádiz)

Arrancó la Liga en Santo Domingo, rindiéndole visita al Poli Ejido. El equipo serón encajó la primera goleada de la temporada, pues perdió por un contundente 4-1. Prieto, Juanito, Forner y Cantarutti marcaron para los ejidenses, haciendo el único tanto del Villanovense Willy. Un gol que ponía, de forma momentánea, el 1-1 en el marcador.

En la tercera jornada el Villanovense dio la sorpresa, al sumar su primera (y por el momento, única) victoria lejos de su estadio en el Alfonso Murube ceutí. Los hombres de Adolfo Muñoz ganaron a los caballas (que venían de empatar en Carranza) gracias a un gol de Moraga a seis minutos del final. Tres puntos valiosos, que los sacaron del descenso.

Dos jornadas más tarde, el equipo extremeño cayó en su visita al Betis B. El filial verdiblanco se impuso por 3-1, gracias a los goles de Kike, Bernal y David Agudo, este último en la segunda mitad. El gol del Villanovense lo hizo Nico Chietino, en la primera mitad y desde el punto de penalti. Pese a todo, el equipo logró auparse hasta la décima posición.

En la séptima jornada, el Villanovense se llevó un punto del derbi contra el Cacereño. Un encuentro en el que, de hecho, el próximo rival cadista logró adelantarse en el marcador, con un gol de Willy. Pero a ocho minutos del final, Santi Villa, logró la igualada.

El Villanovense no pudo puntuar en la novena jornada, cuando rindió visita en San Pablo al Écija. Los astigitanos lograron imponerse con un gol de Juan Pablo, a veinte minutos para el final, desde los once metros. El Villanovense acabó el partido con diez, después de que José Cobos fuera expulsado por doble amarilla. Tras esta derrota, el Villanovense regresó a los puestos de descenso.

El punto conseguido por los extremeños, in extremis en la undécima jornada, tuvo mucho valor. Ante el Almería B, que llegó a ir ganando todo el partido 2-0. En los minutos finales, el Villanovense sacó fuerzas de flaqueza y consiguió un empate imposible. En el noventa de juego, Lolo Guerrero recortaba distancias. Y dos minutos más tarde, el mismo futbolista, volvía a marcar. Un punto que dejó al Villanovense en decimocuarta posición.

Sin embargo, tras la derrota en la decimotercera jornada contra el Badajoz, el Villanovense regresó a los puestos de peligro del Grupo IV. 3-1 cayó en Badajoz (el gol del equipo serón lo hizo Lolo Guerrero) y su técnico, Adolfo Muñoz, fue cesado.

Ahora, con Pedro Sánchez de la Nieta, el Villanovense busca romper su mala racha fuera de casa. Lleva dos jornadas sin puntuar lejos de su público; doce jornadas sin ganar como visitante.

Link

Entrevista a Chietino, centrocampista del Villanovense

“CON NUESTRAS ARMAS INTENTAREMOS APROVECHAR SUS DEFECTOS Y CONTRARRESTAR SUS VIRTUDES”

Nicolás Alejandro Chietino (Buenos Aires, 17-04-1982) jugará con el Villanovense por segunda vez en el Ramón de Carranza. La primera fue en la temporada 2008-2009, como jugador del Marbella, en un encuentro que finalizó con empate a tres. El argentino, que concede muy amablemente esta entrevista a Cadistasfinos.com, confía en las posibilidades de que su equipo saque algo positivo de su visita a Carranza.

¿Cómo llega el Villanovense al enfrentamiento contra el Cádiz de esta jornada? ¿Cómo ha resultado la adaptación a los métodos del nuevo entrenador tras la destitución de Adolfo Muñoz?

Llegamos al encuentro en perfectas condiciones, ya que ganamos un partido complicado con el Sevilla Atlético. También sabemos que el Cádiz empató en casa y tenemos que aprovecharnos de esa ansiedad. El equipo se adaptó a la perfección a los métodos del entrenador, tuvo tres días nada más para poder trabajar el partido y por suerte lo hemos sacado adelante.

¿Cuál es la principal dificultad de jugar en un recién ascendido?

Una dificultad que podría ser para un recién ascendido es la adaptación rápida a la categoría, el saber a qué y cómo jugamos es muy importante para lograr el objetivo.

Si tuviera que destacar una virtud de su equipo, ¿cuál sería? ¿Por qué?

La ilusión, hay gente muy joven en el plantel y la gente con más experiencia estamos por la misma labor y con los mismos objetivos, eso es muy importante en un plantel.

¿Qué puede decirnos del Cádiz? ¿Cómo puede el Villanovense dar la sorpresa?

¡Qué voy a decir del Cádiz! Para mí es unos de los mejores sitios, y que cualquier jugador daría cualquier cosa por jugar ahí en ese campo y esa afición que me recuerda mucho a las de Argentina. Enfrentarse al Cádiz es como jugar con el Barça o Madrid pero en Segunda B, es un equipo que tiene que estar en una categoría superior por campo y afición. Nosotros tenemos que hacer nuestro partido y con nuestras armas, la motivación sobra en este tipo de partidos, tenemos que aprovechar sus defectos y contrarrestar sus virtudes.

Durante su etapa en el Marbella coincidió con el cadista Juan Francisco Góngora. ¿Cómo era el malagueño en aquella etapa?

Muy bien, me pone muy contento por Gongy porque llegó a Marbella sin hacer ruido y se convirtió en un fijo para Montes, siempre trabajando con humildad. Yo con él hablaba mucho y le daba consejos y él te escuchaba, eso es importante, demuestra la humildad que tiene.

Debutó en Argentina. ¿Qué diferencias encuentra entre el fútbol español y el argentino? ¿Qué recuerda con mayor cariño de sus primeros pasos como futbolista?

Hay muchísima diferencia entre el fútbol español y el argentino; allá es un fútbol más anárquico, no ves sistemas de juego definidos, el entrenador da mucha libertad a la impronta de los jugadores, acá es otra cosa. Yo soy un enamorado del fútbol español, me encanta ver partidos de cualquier categoría, me gusta la forma de trabajar que se tiene acá y después de ver a la selección española o al Barcelona se te quita las ganas de ver cualquier partido de la Liga Argentina. Otra diferencia que encuentro es que en Argentina es muy difícil llegar a Primera, porque las inferiores allá es año a año y es un filtro que tenés que ir pasando. Yo estuve ocho años en Argentinos Juniors y tenía que viajar todos los días dos horas de ida y dos horas de vuelta entre tren y autobús, es muy sacrificado. Los recuerdos son muy lindos, compañeros que van quedando en el camino y otros que llegaron lejos como Fabricio Coloccini: el fútbol te deja grandes amigos.

¿Qué le llevó a firmar por el Racing del Ferrol en la temporada 2003-2004? ¿Qué recuerda del ascenso a Segunda División de aquella campaña?

Cuando me dijeron que había una posibilidad de ir a España no lo dudé, es el sueño de todo jugador argentino: ir a Europa a jugar. Me vine sin dudarlo Los recuerdos son hermosos, llegar el primer año y ascender es inmejorable, como el compartir vestuario con gente como Fabiano, Juanito, Barbarin, Mario Bermejo o Pepelu… Todos jugadores de primera, con una humildad increíble y un entrenador que confió en mí como Luis Cesar Sampedro.

Ha disputado dos fases de ascenso, con el Racing del Ferrol y el Marbella. ¿Qué hace falta para poder disputarla? ¿Y para conseguir el premio del ascenso? ¿Podría decirnos a qué equipos ve, en estos momentos, en situación de ocupar los puestos de play-off?

Sinceramente, es difícil jugar una liguilla y pasarla. Ni te digo los años se hacen largos, por ejemplo con el Ferrol ascendimos cuando el formato de liguilla era de grupo y ganamos tres partidos y perdimos tres, y ascendimos con nueve puntos, algo que fue histórico. Con el Marbella, por ejemplo, no habíamos perdido ningún partido de local y sin embargo vino el Lorca en el primer partido de liguilla y perdimos 2-0. Luego allá ganamos 0-1 y nos anularon un gol que suponía el empate en la eliminatoria… Para poder lograr el ascenso es la regularidad del equipo y luego que tengas esa pizca de suerte en ese tipo de partidos. Veo muy fuertes al Betis B, al Lucena y a la Balona, pero creo que al final el Cádiz estará peleando el primer puesto por equipo y por presupuesto.

¿Cuál ha sido la situación más dura que le ha tocado vivir en un campo de fútbol?

El estar sin cobrar, sin ninguna duda.

¿Qué entrenador y qué compañero le han marcado más a lo largo de su trayectoria? ¿Por qué?

Juan Albacete Anquela y Jose Luis Montes, por nombrar algunos. Creo que de todos puedes aprender algo nuevo y sin embargo son dos caracteres opuestos, pero estos entrenadores les sacan el máximo rendimiento a los jugadores y me demostraron que son grandes personas ante todo.

Compañeros, creo que hay dos que para mí son unos monstruos y los dos con la misma edad, podría decir un montón de cosas sobre ellos, pero lo que más destacaría es su humildad, su compañerismo, su profesionalidad y su espíritu ganador. A Fabiano lo conocí el primer año de llegar, lo que aprendí de él y lo que me ayudó en mi adaptación al fútbol español. A Paulino ya lo conocía de haberme enfrentado a él muchas veces, también es una persona extraordinaria, es un ganador nato y sobre todo una persona espectacular, es admirable el amor que tiene por el fútbol y la dedicación.

¿A qué aspira Nicolás Chietino esta campaña, tanto en lo personal como en lo colectivo?

Ayudar al equipo a cumplir los objetivos, creo que los objetivos colectivos te dan lo personal

Link

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Una banda derecha completamente renovada

Las circunstancias han hecho que, de cara al encuentro de esta jornada contra el Villanovense, Jose González realice experimentos en los entrenamientos. La defensa, por culpa de las lesiones, se encuentra en cuadro, aunque el regreso de Goikoetxea aparece como un rayo de luz entre tantos problemas defensivos. Causarán baja ante los extremeños De Coz, José Serrano y, probablemente, Camille. También hay que tener en cuenta la baja de David Ferreiro, que tras una semana apercibido de sanción, vio ante La Unión su quinta amonestación.

Todo esto provocará que, el domingo, la banda derecha del Cádiz sea inédita. Ni De Coz ni Ferreiro estarán disponibles. La ausencia del gallego le abre las puertas de la titularidad (además, de par en par) a Juanse Pegalajar. Un futbolista que esta campaña ha sido utilizado como revulsivo habitual por Jose González, pero que no ha tenido la oportunidad de jugar un partido como titular.

Ni siquiera en Copa del Rey, donde jugó los últimos minutos de la eliminatoria contra la RSD Alcalá. De este modo, Juanse ha jugado diez encuentros (nueve de Liga y uno de Copa), todos saliendo desde el banquillo. En sus nueve partidos ligueros, Juanse entró en sustitución de Toti (en dos ocasiones), Ikechi Anya (otras dos ocasiones) Dioni Villalba o David Ferreiro. También, ha sido el jugador con el que, en los últimos minutos y con partidos complicados, Jose González ha buscado revertir la situación. Así fue en Lucena (cuando entró en sustitución de Camille), Melilla (cuando sustituyó a Jeison Murillo) o la pasada jornada contra La Unión (cuando entró por Moke)

No será la única novedad que presente la banda derecha amarilla para recibir al Villanovense. Jose González ha ensayado en el lateral derecho con Moke y Jeison Murillo. El franco-congoleño ya jugó la pasada jornada en el lateral, en sustitución del lesionado De Coz.

Sin embargo, parece que quien apunta hacia la titularidad en dicha demarcación no es el comodín de Jose González, sino el colombiano Murillo. Le costó entrar en los planes del técnico, pero en vistas a la solvencia con que ha cubierto la baja de Goikoetxea, no cabe duda de que el colombiano sería un remiendo de garantías ante la ausencia de De Coz. Murillo ha jugado los últimos cuatro partidos de Liga como titular, además de haber sido titular en la eliminatoria de Copa contra el Orihuela.

Link

Primera salida para De la Nieta

Pedro Sánchez de la Nieta llegó al banquillo del Villanovense después de que el conjunto extremeño cayera derrotado por el Badajoz. El derbi, ante su ex equipo, le costó el puesto a Adolfo Muñoz, que dejó al Villanovense en puestos de descenso tras trece jornadas disputadas.

El estreno en los banquillos de su sucesor fue ante un rival complicado, que además venía de haber ganado al Cádiz. Sin embargo, y pese al poco tiempo de trabajo, el dicho de “a entrenador nuevo, victoria segura” pareció cumplirse. El Villanovense derrotó al Sevilla Atlético por 2-1. Gracias a este triunfo, el combinado extremeño salió de los puestos de descenso.

El partido contra el Cádiz será la primera salida de Pedro Sánchez de la Nieta como técnico del Villanovense. El técnico, que en los años ochenta jugó en el Granada y el Alzira en Segunda División, llevaba cerca de cuatro temporadas sin ejercer. La última vez que se sentó en un banquillo fue en la temporada 2007-2008, cuando dirigió al Puertollano.

Dos campañas pasó el técnico de Daimiel en el equipo industrial. La primera de ellas, soberbia. El Puertollano, recién ascendido a Segunda División B tras más de diecinueve años en Tercera, finalizó en séptima posición en el Grupo I. Peor suerte tuvo en la segunda, pues fue destituido en la decimoséptima jornada, después de que su equipo empatara sin goles contra el Jaén en La Victoria. Pese a todo, no estaba mal clasificado: duodécimo.

Se trata de un técnico con gran experiencia en equipos de la zona castellano-manchega. Además de por su etapa en el Puertollano, a Sánchez de la Nieta se le recuerda por haber dirigido, con mucho acierto, al Tomelloso. Con este último equipo consiguió ascender a Segunda División B.

Tras cuatro años alejado de los banquillos, su reencuentro con la división de bronce (también en el Grupo IV) fue muy positivo. La de Carranza será su primera salida tras su destitución en Jaén. El manchego esperará resarcirse de aquel resultado ante el equipo a batir de la categoría, procurando que su Villanovense sea capaz de pescar en río revuelto.

Link

martes, 22 de noviembre de 2011

Jurado

Estuvo en Sevilla, viendo el enfrentamiento entre el filial hispalense y el Cádiz, en compañía de Raúl López. La situación por la que atraviesa Álvaro Jurado es, cuanto menos, incómoda. El cordobés, sin ficha para jugar en la primera plantilla cadista, lleva sin jugar un partido oficial desde el veintinueve de mayo, en Anduva, cuando entró en sustitución de Josemi Caballero. Tampoco jugó nada en pretemporada, dejando Jose González más que claro que no contaba con él. Jurado no encontró acomodo en otro club y ahora se encuentra a la espera de que se reabra el mercado de fichajes para encontrar otro destino.

La temporada pasada Jurado disputó treinta y cuatro partidos, veinticinco de ellos como titular. El cordobés, un futbolista más que válido para Segunda B, acabó perdiendo el puesto a favor de Moke y Josemi Caballero.

Ahora que tanto se está hablando de altas y bajas en el seno de la plantilla de cara al próximo mercado de fichajes, del tan ansiado mediapunta y de tantos otros temas, resulta imposible hacerse una pregunta. ¿Tan descabellado sería rescatar a Álvaro Jurado? Desde mi punto de vista, más que un mediapunta (posición en la que pueden actuar Toti o Juanse Pegalajar, como ya dijo en una entrevista a este medio) el Cádiz haría bien en incorporar otro central y un centrocampista más. ¿Podría ser ese Jurado?

El cordobés, es un jugador con carácter, experiencia en la categoría (ciento veintidós encuentros en la división de bronce a sus espaldas) y que, bien podría ser un recambio de garantías para Óscar Pérez. El ovetense está siendo indiscutible para Jose González, formando junto a Yuste uno de los mejores centros del campo de la categoría. Sin embargo, preocupa su posible relevo.

Más si tenemos en cuenta que, en los últimos años, Óscar Pérez no ha jugado más de treinta partidos en una temporada. La última vez (de hecho, la única) que superó esa barrera fue en la temporada 2003-2004, cuando militaba en el Éibar. En el Granada, en las dos últimas campañas, no ha jugado más de veinticinco encuentros. ¿Será capaz de aguantar este ritmo toda la temporada?

Jurado sería ese relevo tan necesario para el ovetense. No porque se dude de la capacidad de Moke o Josemi Caballero, sino porque el cordobés, por veteranía, es capaz de manejar mejor las situaciones de un partido. Además, cuenta con una ventaja con respecto a cualquier otro jugador que venga de fuera: conoce la casa.

La del rescate de Jurado es una situación en estos momentos más que complicada, e incluso utópica, más por cómo se han desarrollado los acontecimientos desde este verano. Sin embargo, no deja de ser curioso pensar, si finalmente el Cádiz incorpora a otro pivote en enero, que bien podría haberse ahorrado el fichaje de haber contado con el centrocampista cordobés.

Link

lunes, 21 de noviembre de 2011

La vida parece que sigue igual

Hay cosas que cambian mucho en un año. Otras, simplemente, parece que siguen igual. Este es el caso del Cádiz, que, en apenas un año, se mantiene en una situación muy similar en la clasificación en el Grupo IV de Segunda B. Un equipo, el de este año, hecho para ascender, para no repetir los errores de la temporada pasada. Sin embargo, un año después, todo sigue igual.

La temporada pasada, tras catorce jornadas, el Cádiz era sexto, empatado a puntos con el quinto clasificado y a un punto del play-off. Este año, el equipo es cuarto, ocupando por tanto el último puesto de ascenso, y con un punto de ventaja con respecto al quinto clasificado. Dicho así, parece que ha habido una mejoría clara. Sin embargo, cuando se miran cifras, se ve que esta mejoría no ha sido tan grande.

En la temporada 2010-2011, tras catorce jornadas disputadas, el Cádiz contaba con veinticinco puntos. Esta temporada, en el mismo período de tiempo, ha conseguido veintiséis. Un punto más. Tan poco han cambiado las cosas que, tanto la temporada pasada como esta, se comenzó la Liga contra el Jaén y en la decimocuarta jornada se jugó contra el Caravaca (o su sucesor, La Unión)

Mirando cifras, se puede constatar que, por ejemplo, el Cádiz de la temporada 2010-2011 ganó ocho partidos. El de esta temporada 2011-2012, ha ganado siete. La mayor diferencia entre ambos equipos (y quizás la que ha propiciado que no saltaran las alarmas de la temporada pasada) es el número de derrotas. El Cádiz, esta campaña, lleva dos derrotas en catorce jornadas. El de la pasada, sumó cinco derrotas.

También existen diferencias en lo referencia a los goles conseguidos y recibidos. El de la temporada pasada fue más goleador que el de esta, pero también recibió más tantos. El equipo que, en esas catorce jornadas de la 2010-2011, dirigieron Vidakovic y Jose González, anotó veinticuatro goles (uno más que este Cádiz 2011-2012) De hecho, sólo estuvo dos partidos sin marcar: en las derrotas por la mínima contra el Betis B y el San Roque de Lepe. En esta, el equipo ha estado ya cinco encuentros sin ver puerta.

Y eso que, al contrario de lo que ocurriera la temporada pasada, los dos delanteros del equipo están sumando goles. Akinsola lleva seis, mientras que Juanjo Serrano lleva tres. La misma cifra a la que llegó Pachón, ariete cadista hace un año, tras la disputa de la decimocuarta jornada de Liga. Curiosamente, seis fueron los goles que consiguió Aarón Bueno, máximo anotador cadista en este período (los mismos que Akinsola)

Sin embargo, recibió dieciséis goles, por los once que ha concedido Aulestia. El tándem Miguélez-Campos fue capaz de mantener su puerta a cero en cuatro encuentros; Aulestia, lo ha hecho en seis. Es en el aspecto defensivo donde el Cádiz ha experimentado su mayor mejoría, en parte, por la experiencia del cancerbero vasco. Gracias a él se han conservado puntos que, de haberse perdido, hubieran provocado que este Cádiz saliera peor parado de la comparación con su antecesor.

Veintiséis puntos frente a veinticinco, tras catorce jornadas de competición. La diferencia del Cádiz, esta campaña (cuarto) con el líder es mayor que la pasada (cuando era sexto) Hace un año, los cadistas estaban a cinco puntos del Sevilla Atlético; este, a seis del Betis B. Un Betis B que, para colmo, lo dirige Risto Vidakovic. La vida ha cambiado mucho para el bosnio en este año: de ser cesado en la decimotercera jornada en la 2010-2011, a liderar el Grupo IV en la 2011-2012. Todo lo contrario que para el Cádiz. La vida, parece que sigue igual.

Link

Pólvora mojada en el Cádiz

Con la pólvora mojada. Así lleva el Cádiz desde que Juanjo Serrano marcara, a los cincuenta y un minutos de partido el tercer gol de los amarillos contra el Badajoz. Desde ese tanto, han pasado dos partidos, contra el Sevilla Atlético y contra La Unión sin que los delanteros cadistas vieran puerta. El quinto partido de esta temporada en el que el Cádiz se muestra incapaz de hacer gol (un 35,71% de los encuentros disputados hasta la fecha) Esto se desglosa en tres empates y dos derrotas.

Se ha empatado a cero contra el Ceuta, el Sporting Villanueva Promesas y La Unión. Se ha perdido contra el Lucena y el Sevilla Atlético. En todos estos encuentros, ni Akinsola, ni Juanjo Serrano, ni Dioni, ni ningún jugador de segunda línea, han acertado con el marco contrario. Estos encuentros sin marcar le han costado al Cádiz doce puntos.

La mayor racha del Cádiz sin ver puerta esta temporada duró doscientos cuarenta y siete minutos. Duró desde el gol de Akinsola en La Victoria (primera jornada) hasta el gol de Ferreiro contra el Betis B (cuarta jornada) Si el Cádiz tarda más de veintiocho minutos en marcarle al Villanovense la próxima jornada, igualará esa racha tan negativa. Los cadistas acumulan doscientos diecinueve minutos sin marcar.

Demasiado tiempo sin marcar para un equipo que aspira al liderato del Grupo IV. Ninguno de los equipos que superan al Cádiz en la clasificación, acumula cifras similares sin marcar. El Lucena, ciento sesenta y siete minutos. El Betis B, otros ciento sesenta y siete. La Balona, ciento cincuenta y uno.

Akinsola lleva sin marcar desde la décima jornada, cuando colaboró en el set que los cadistas le endosaron al Almería B. Cuatro jornadas en las que el nigeriano no ha visto puerta. Juanjo Serrano, que ante los rojiblancos se estrenó en competición oficial, acumula dos partidos sin marcar, tras haber anotado en tres consecutivos. Dioni Villalba, tercer delantero del plantel, sólo ha marcado en Copa del Rey.

Tampoco marcó ante La Unión David Ferreiro, rompiendo su idilio con Carranza. El gallego llevaba cinco partidos consecutivos (Betis B, Cacereño, Écija, Almería B y Badajoz) marcando en Carranza. Curiosamente, los mismos cinco encuentros que el equipo de Jose González ha ganado en su estadio de manera consecutiva. Ambas rachas se rompieron esta jornada.

Ikechi Anya lo intentó, pero tampoco pudo perforar la portería de Emilio. El último gol del escocés llegó en la undécima jornada, ante el Melilla. Lleva tres sin marcar. Juanse Pegalajar apenas disfruta de minutos para intentarlo, y Toti, que marcó contra el Cacereño, no ha podido con Ikechi Anya.

Solo queda que, de cara al próximo encuentro contra el Villanovense, el Cádiz recupere la puntería (esa que le hizo marcar nueve goles en dos partidos en Carranza) para volver a sumar de tres en tres. La sequía goleadora debe acabar cuanto antes.

Link

domingo, 20 de noviembre de 2011

Jose González no doblará triunfo en casa

Lo apuntaba Willy Doña de Diario de Cádiz a lo largo de la semana: cuando el Cádiz jugaba dos partidos consecutivos ante su público, no solía ganar los dos. A pesar de ello, puesto que las estadísticas están para romperse, el ambiente con respecto a estos compromisos que debía afrontar el equipo (La Unión y Villanovense) era de optimismo. No ha sido así: el Cádiz empató con La Unión y no podrá igualar a José Enrique Díaz, el último técnico cadista que consiguió eso en Segunda B.

A lo largo de su etapa como entrenador del equipo amarillo, Jose González ha estado, contando esta ocasión, de doblar triunfo en casa en cuatro ocasiones. Dos en Segunda B y otras dos en Segunda División. Nunca lo ha conseguido.

La primera oportunidad que tuvo el técnico gaditano de acumular dos triunfos consecutivos en casa le llegó en la temporada 2002-2003, quizás, en el momento más decisivo de todo el año. En la liguilla de ascenso, el Cádiz tuvo que afrontar dos compromisos consecutivos en su estadio. El primero de ellos, contra el Logroñés. El segundo, contra el Universidad de Las Palmas.

Los hombres de Jose González, que llegaban de haber caído contra el Barcelona B, debían doblegar al Logroñés forzosamente. Lo lograron. 2-1. Palacios adelantó al Cádiz en la primera mitad, consiguiendo los riojanos la igualada en el segundo acto por un gol en propia meta de Varela. Sambruno, a doce minutos para el final, hizo el 2-1 definitivo. A continuación, tocó afrontar el duelo contra el Universidad de Las Palmas. Sin embargo, el Cádiz no pudo ganar, y empató a cero en la quinta jornada de la liguilla de ascenso.

Peor le fueron las cosas a Jose González en la temporada 2003-2004, cuando en Segunda División tuvo que afrontar dos partidos seguidos en Carranza. Los rivales fueron, en la decimonovena y vigésima jornada de Liga, el Sporting de Gijón y el Xerez.

El encuentro contra el Sporting de Gijón resultó muy accidentado. En el minuto setenta y dos marcaron los gijoneses, por mediación de Bilic. Antes, Roberto Suárez resultó expulsado por Clos Gómez. A nueve minutos del final, De Quintana también vio la roja. Así, con nueve, el Cádiz perdió. El derbi contra el Xerez también fue extraño. Los cadistas llegaron a ir ganando por 2-0, con goles de Oli y Mario Rosas. Sin embargo, el Xerez de Esteban Vigo consiguió empatar en apenas seis minutos, después de que el Cádiz se hubiera quedado con diez por la expulsión de Raúl López.

La última vez que Jose González estuvo en disposición de sumar dos triunfos en dos partidos consecutivos en Carranza fue en la 2006-2007. El Cádiz recibió al Almería y al Salamanca. Contra los almerienses, empataron a dos. Ortiz, en el minuto treinta, adelantó al cuadro de Emery. Nueve minutos más tarde, Buades conseguía la igualada. En el minuto sesenta, poco después de que el Almería se quedara con diez por expulsión de Cisma, Pablo Hernández adelantó a los amarillos. Sin embargo, un minuto más tarde, Ortiz superaría a Armando. 2-2.

Al Salamanca sí se le ganó, después de haber empatado con el Almería. 2-0, con dos goles anotados antes de llegar al primer cuarto de hora de juego. Pablo Hernández, a los siete minutos, superaba a Felip. En el catorce, Matías Pavoni hacía lo propio.

En esta ocasión, el Cádiz ha empatado contra La Unión. Un empate peligroso, pues los rivales directos (como el Melilla) han aprovechado para recortarle puntos a los cadistas en la tabla. Ante el Villanovense, sólo vale ganar.

Link

sábado, 19 de noviembre de 2011

Jornada de reflexión

El partido en Carranza contra La Unión finalizó de la peor forma posible para el Cádiz: 0-0. Los cadistas, inoperantes en todo el choque, fueron incapaces de superar a un equipo murciano que, sin llegar a hacer gran cosa, dispusieron de oportunidades claras de marcar en el tramo final del partido. Un equipo murciano que se dedicó toda la segunda mitad a perder tiempo, dando el punto por bueno.

Un punto muy valioso para La Unión, que apenas cuarenta y ocho horas antes del partido acababa de destituir a su entrenador y que había partido, en la misma mañana del partido, hacia tierras gaditanas. Un punto malo para el Cádiz. Los amarillos, más que ganar un punto, pierden dos. El rival de esta jornada no era para empatar, era para sumar de a tres.

Parte de la grada cadista cargó contra el técnico del equipo, Jose González, por el pobre espectáculo mostrado. Un aspecto subjetivo, el del nivel de juego mostrado por el Cádiz, sobre el que se pueden presentar cientos de argumentos. También se puede presentar miles de argumentaciones con respecto a las decisiones del técnico, como los cambios (en esta ocasión, a mi juicio, un poco tardíos) Sin embargo, hay un dato objetivo inapelable: el Cádiz ha sumado un punto de los seis últimos posibles.

Ante esta evidencia, resulta complicado no mirar hacia el banquillo del equipo, más cuando, en el día previo al choque, el técnico se expresó en los términos en los que lo hizo Jose González. Son este tipo de declaraciones las que acaban jugando en contra del técnico gaditano. Como ocurriera en la previa del empate contra el Sporting Villanueva Promesas. En esta ocasión, arremetió contra sus críticos y, de forma más o menos velada, contra dos de sus futbolistas.

Por mucho que en la rueda de prensa posterior al partido, Jose dijera que el Cádiz había tenido mayor cantidad de oportunidades que el rival, si el equipo es incapaz de vencer al vicecolista, lo más normal es que la afición se enfade. Lo más normal, ante el partido realizado por el equipo esta jornada, es que la afición grite en contra del técnico. Tal vez no sea lo más justo en determinadas ocasiones, pero el fútbol es así. Jose dijo que no le gustaban ese tipo de cánticos: deberá trabajar para revertir la situación.

Jugar bien es importante, pero en la situación en la que está el Cádiz, lo que de verdad importa es ganar. Ir de tres en tres. Hacerse fuerte en casa. Los amarillos no han perdido todavía ante su público, pero este empate contra La Unión da que pensar. Y no porque el juego no fuera vistoso ni lucido, sino porque no se pudo ganar a un equipo que jugó a defenderse, a perder tiempo y que al final, casi da un susto. Toca reflexionar, en esta jornada de reflexión, sobre el rumbo que está tomando el equipo.

El Cádiz se supone que tiene la mejor plantilla del Grupo IV. Sin embargo, en estos momentos, ocupa la cuarta posición, cuando su objetivo debería ser el liderato. Cuando ha podido acercarse a sus rivales, ha fallado. Le pasó la jornada pasada, cuando cayó contra el Sevilla Atlético y aumentó la distancia con Betis B, Lucena y Balona. Le ha vuelto a pasar en esta jornada, con varios enfrentamientos entre rivales directos de los que podría haber salido beneficiado. ¿A la tercera llegará la vencida?

Link

¡Qué desastre!

El Cádiz podía salir muy bien parado tras la disputa de la decimotercera jornada de Liga. Se habían dado tres encuentros entre rivales directos y el equipo que visitaba Carranza, La Unión, estaba sumido en una acuciante crisis de resultados. Tan acuciante, que había propiciado el cese de Machuca, entrenador del equipo, días antes de la disputa del choque. Por tanto, el Cádiz debía ganar para sobreponerse a la derrota de la jornada anterior y para ver si, de paso, se aprovechaba de los resultados de sus rivales.

Para este encuentro Jose González decidió convocar a todos los futbolistas disponibles. Sin embargo, salvo la presencia de Moke por el lesionado De Coz, no hubo novedades en el once inicial. Jugaron Aulestia, Moke, Baquero, Murillo, Góngora, Héctor Yuste, Óscar Pérez, Ferreiro, Ikechi Anya, Akinsola y Juanjo Serrano.

El partido comenzó muy parado, sin apenas intensidad y con un Cádiz carente de ritmo y profundidad. A los amarillos les costaba imprimirle velocidad al esférico, ante un rival muy bien ordenado y con las ideas muy claras. El primer centro del encuentro fue favorable al Cádiz, obra de Góngora, aunque las jugadas de mayor peligro corrieron a cargo, en el inicio, de La Unión.

Mal primer tiempo

A los ocho minutos, Javi Rosa probó sorprender a Aulestia con un lanzamiento desde fuera del área que se marchó, por poco, desviado. El Cádiz pareció responder tras una buena jugada de Juanjo Serrano culminada por Ikechi Anya, que disparó. Sin embargo, Emilio consiguió despejar a saque de esquina, que se lanzó sin consecuencias. En el once de juego, tras una falta peligrosa de Héctor Yuste a la altura de la frontal, La Unión inquietó. El lanzamiento de la falta fue blocado mansamente por Aulestia.

En el minuto dieciséis, la grada cadista protestó un posible penalti sobre David Ferreiro, que tras internarse en el área, fue derribado por un contrario. Sin embargo, el colegiado, Medié Jiménez, no pitó nada. Los cadistas parecieron intentarlo algo más, pero le faltaba profundidad. Akinsola y Ferreiro lo intentaban por las bandas, pero no encontraban rematador.

A los diecinueve minutos, Javi Rosa fue el primer amonestado del encuentro, después de realizar una dura entrada sobre Ikechi Anya. La falta, botada por Góngora, fue detenida sin problemas por Emilio, cancerbero de los murcianos. En otra falta el Cádiz estuvo cerca de marcar. David Ferreiro sacó una falta lateral muy pasada, despejando la zaga unionista. Sin embargo, el rechace fue recogido por Góngora, que sin pensarlo disparó. Su tiro se marchó por muy poco fuera de la portería de Emilio.

También a balón parado inquietaba La Unión. Arturo, remató dentro del área tras un saque de falta, estando cerca de marcar. Sin embargo, la jugada quedó invalidada por fuera de juego de dos jugadores del equipo murciano. Un minuto después, quien asustó fue el Cádiz. Juanjo Serrano tuvo en sus botas el primero, tras un disparo a bocajarro que fue blocado, magistralmente, por Emilio.

Ikechi roza el gol

A los treinta y cuatro minutos, Ikechi Anya volvió a tener una clara oportunidad de gol. El escocés recibió un precioso pase al hueco de Óscar Pérez, que ante la salida de Emilio disparó cruzado. Por desgracia, su lanzamiento se marchó por muy poco, fuera. Ikechi era de los jugadores más destacados del Cádiz, intentándolo siempre que podía por la banda. Tres minutos después, Manuel vio la segunda amarilla del partido, tras hacer una dura entrada sobre Moke.

El Cádiz dominaba, pero aún le faltaba algo para adelantarse en el marcador. Su rival esperaba replegado, tratando de cortar el juego amarillo mediante faltas y esperando alguna jugada a la contra o de estrategia para inquietar. En los visitantes Pico era el más incisivo, aunque siempre que lo intentaba se topaba con un inconmensurable Jeison Murillo, muy serio en las facetas defensivas.

Los minutos finales del primer tiempo presentaron más jugadas de ataque de los visitantes, que tanto por mediación de Pico como de Javi Rosa intentaban contactar con Arturo, su referencia ofensiva. Cuando se iba a llegar al descanso, David Ferreiro asistió a Akinsola, que dentro del área disparó fuera. La jugada quedó invalidada, pues el nigeriano estaba en fuera de juego. Con el 0-0 se llegó al descanso, con algunos pitos por parte de la grada amarilla.

El segundo tiempo empezó con un Cádiz más volcado en labores de ataque, buscando un gol que, en vista de los resultados de sus rivales directos, resultaba muy beneficioso. La primera oportunidad clara de gol llegó en un pase de Ferreiro buscando a Akinsola, que disparó a puerta, chocando con Emilio, que consiguió despejar el esférico. Tras el encontronazo, el cancerbero de La Unión quedó tendido en el suelo y sin que ningún jugador de ambos equipos echara el balón fuera, Ferreiro disparó a puerta vacía. Sin embargo, Emilio se levantó y blocó el disparo del gallego. Tras esta parada, el portero echó la pelota fuera para ser atendido.

Ante el arranque cadista, La Unión se limitó, más que nunca, a esperar atrás y a buscar a Arturo mediante desplazamientos en largo del balón. En el minuto cincuenta y siete se registró el primer cambio del partido, en las filas de La Unión. Cristian entró por Tito, que se tomó con mucha tranquilidad su salida del terreno de juego. Los murcianos, con acciones como esta, demostraban que daban el punto por bueno, a pesar de quedar mucho partido por delante.

El mismo guión

La Unión asustó con un disparo lejano de Georgi que rozó la escuadra de la portería de Aulestia. Tras esta jugada, David Ferreiro fue el primer cadista en ser amonestado por el colegiado. En el sesenta y dos de partido Ikechi Anya cabeceó en el primer palo tras un saque de esquina botado por Góngora. Sin embargo, el remate del escocés se marchó fuera.

Conforme pasaba el tiempo, al Cádiz le costaba más y más llegar con peligro al área de Emilio. Los cadistas no terminaban de estar cómodos, sin elaborar el juego. Sólo Ikechi Anya, con sus habituales arrancadas por la banda, parecía meterle algo de intensidad al encuentro. El escocés, en una galopada espectacular, realizó un gran centro, que se paseó por el área de La Unión, después de que ni Óscar Pérez, Akinsola o Ferreiro pudiera rematar.

En el minuto setenta y tres Jose González realizó su primer cambio. Un desafortunado Bebo Akinsola le dejó su sitio a Dioni Villalba. La Unión, poco a poco, pareció buscar con algo más de intención la portería cadista. Tras un buen contragolpe de Cristian, Aulestia realizó una gran parada tras un peligroso disparo de Pico. Los murcianos, no se daban por vencidos.

En el setenta y siete de partido, Valdeolivas vio la tercera amarilla en las filas de La Unión, que cada vez estaba mejor sobre el césped de Carranza. Poco después, Arturo, por protestas al colegiado, también fue amonestado. A nueve minutos del final Jose González decidió jugarse el todo por el todo: quitó a Wilfried Moke, que actuaba como lateral diestro, e introdujo a Juanse Pegalajar. También aprovechó La Unión para hacer su segundo cambio: Kiko entró por Samu.

Ikechi Anya remató fuera tras recibir de Juanjo Serrano. La mejor ocasión del Cádiz en toda la segunda mitad: el remate del escocés se marchó fuera, rozando el palo de la portería de Emilio. Un Emilio que, por demorarse en el saque de puerta, fue amonestado. La Unión también pudo marcar, después de un error defensivo tras una parada de Aulestia, pero Pico tiró fuera.

Tras esta jugada, La Unión agotó sus cambios: Arturo, que perdió mucho tiempo en ser sustituido, dejó su sitio a Álvaro. La Unión, mientras se realizaba el cambio, perdió más tiempo: un futbolista murciano cayó al suelo, requiriendo asistencia. Juanse Pegalajar y López se enfrentaron por esto, siendo ambos amonestados por el árbitro.

Pese a todo el tiempo perdido por los jugadores de La Unión, el colegiado añadió cuatro minutos de tiempo suplementario. Góngora fue amonestado en el minuto noventa por cortar una jugada de ataque de los murcianos. El descuento pasó con más pena que gloria y el Cádiz fue incapaz de marcarle a La Unión. 0-0, reparto infructuoso de puntos.

Link

viernes, 18 de noviembre de 2011

De Coz, el último en caer

El único jugador de campo que lo había jugado absolutamente todo en el Cádiz, David De Coz, no podrá continuar acumulando minutos consecutivos. El lateral derecho sevillano, que había jugado los trece anteriores encuentros de Liga completos, deberá parar, por los menos, por espacio de dos o tres semanas.

El motivo de la ausencia de De Coz ha sido una pequeña fisura en un dedo del pie. Una dolencia que ha provocado que el sevillano acumulara varios días con problemas, no pudiendo ejercitarse al mismo ritmo que sus compañeros. Una baja que obligará, ante la más que segura ausencia de Samuel Camille para medirse a La Unión, que sea Wilfried Moke, comodín de Jose González, quien ocupe el lateral diestro esta jornada.

Se acaba así la racha de De Coz, que había acumulado más de mil ciento setenta minutos de juego de forma consecutiva. El único jugador de campo que nunca había sustituido. Lejos de De Coz, en lo referente a partidos enteros con el Cádiz esta temporada, quedan Baquero (segundo jugador de campo en esta clasificación, con once encuentros completos) y David Ferreiro (que acumula diez) De Coz era, junto al sevillista Deivid, el único jugador de campo que en el Grupo IV había jugado todos los minutos de juego.

Su ausencia por este período de tiempo se antoja sensible. De Coz es el único lateral derecho de la plantilla cadista, y Jose González deberá hacer malabarismos para cubrir la baja del sevillano. Las opciones, parecen ser aquellas con las que se trabajó en pretemporada, antes de que se produjera la incorporación de De Coz al equipo: colocar a Moke en el lateral derecho o cambiar de banda a Camille. Además, se trata de un futbolista serio y riguroso. Se perderá los encuentros contra La Unión, Villanovense y Lorca Atlético, este último fuera de casa.

Plaga en la defensa

Lo que sí es cierto es que parece que la defensa amarilla padece una auténtica plaga de lesiones. Desde que cayera José Serrano (que ultima su proceso de recuperación), han resultado lesionados de larga duración Goikoetxea (que, con seguridad, estará para enfrentarse al Villanovense) y el propio De Coz. También, con molestias, han estado Baquero, Murillo o incluso Samuel Camille.

Como ya ocurriera la pasada campaña (cuando se habló de “la maldición de los centrales”) en esta, es la zaga la parte más afectada por las lesiones. Preocupante, pues han caído prácticamente a la vez.

Link

Juanjo Serrano no se reencontrará con Machuca

Al igual que para Dioni Villalba, el próximo encuentro del Cádiz contra el Caravaca-La Unión iba a ser muy especial para Juanjo Serrano. Aunque en el caso del extremeño, por motivos diametralmente opuestos que para el malagueño. El técnico del equipo murciano, Machuca, lo tuvo bajo sus órdenes en el Mazarrón en la temporada 2007-2008. Sin embargo, el reencuentro entre ambos no podrá producirse, pues La Unión ha hecho pública su destitución antes de viajar a Cádiz.

José Antonio Rodríguez Girona, Machuca, ex futbolista oriolano, presentaba una dilatada experiencia en los banquillos en equipos modestos del levante español. En la temporada 2006-2007, con el Mazarrón en Tercera División, Machuca consiguió un hito inesperado en la entidad murciana: el ascenso a Segunda B, por primera vez en su historia.

De este modo, el Mazarrón quedó encuadrado en la 2007-2008 en el Grupo IV de Segunda B, junto a los clubes andaluces, extremeños y murcianos. Por el conjunto murciano firmó Juanjo Serrano, tras haber jugado en el Lanzarote. El extremeño llegaba avalado por sus catorce goles en el conjunto canario, pero en el Mazarrón sus cifras no fueron tan positivas.

Tres goles marcó a lo largo de la temporada, en un equipo que peleaba por la permanencia y que lo acabó pasando verdaderamente mal. La temporada fue muy irregular: el Mazarrón comenzó de forma sorprendente, estando en los puestos cabeceros del Grupo IV bien entrada la primera vuelta, pero finalmente, perdió fuelle y acabó cayendo a los puestos de descenso a Tercera División en la vigésimo novena jornada.

Fue en esa jornada, después de que el Mazarrón empatara sin goles contra el CD Alcalá, cuando Machuca presentó su dimisión como técnico del equipo murciano, ante los malos resultados que había cosechado el equipo en los últimos tiempos. Diez jornadas llevaba el Mazarrón sin cantar una victoria, conseguida en la decimonovena jornada en su estadio contra el Betis B. A pesar de dejar su cargo como técnico del Mazarrón, Machuca continuó vinculado a la entidad murciana, en calidad de director deportivo.

A pesar de sus discretas cifras, Juanjo Serrano fue importante para Machuca durante el tiempo que estuvo a sus órdenes. El de Calamonte logró sus tres únicos goles con el técnico oriolano en el banquillo: contra el Écija, el Algeciras y el Talavera. De veintinueve encuentros que dirigió Machuca, Juanjo Serrano fue titular en dieciocho, saliendo desde el banquillo en otros seis. El mismo protagonismo tuvo con el sucesor de Machuca en el banquillo, Quique Yagüe.

Finalmente, el Mazarrón perdió la categoría, al quedar decimoséptimo en el Grupo IV, con cuarenta y dos puntos. Se quedó a un punto de la promoción de permanencia (que la disputó, sin éxito, el Baza) y a tres de la salvación directa. Tras aquella campaña, Juanjo Serrano se marchó al Conquense.

Cinco temporadas después, el reencuentro, no ha podido darse. Machuca ha sido destituido tras un arranque de competición muy malo con La Unión. Le sustituirá en el cargo quien ha sido su segundo en esta etapa en el nuevo equipo de la Región de Murcia: Claudio Carsi.

Link

Quinín Menéndez, defensa del Caravaca, al habla para Cadistasfinos.com

"EL CÁDIZ NO ES EL MEJOR RIVAL PARA SALIR DE ESTA, PERO ES EL PARTIDO MÁS CERCANO”

Joaquín “Quinín” Menéndez Loureiro (Cartagena, 10-05-1983) llegó a La Unión este verano, tras disputar la temporada pasada en el Melilla. No tuvo demasiada continuidad en el conjunto norteafricano. El central murciano, con una amplia categoría en Segunda B, concede, muy amablemente, esta entrevista a Cadistasfinos.com.

¿Cómo llega La Unión al encuentro contra el Cádiz? ¿Cuál está siendo la mayor dificultad con la que se están encontrando hasta el momento?

Bueno, llegamos al Carranza con la necesidad de puntuar. La racha de partidos perdidos en los últimos minutos está provocando que estemos atravesando una situación bastante complicada, pero sabemos que esas dinámicas pueden cambiar, así que hay que ir a por los tres puntos, sabiendo que quizás no es el mejor rival para salir de esta situación pero es el partido más cercano. En cuanto al mayor problema, pienso que nos está afectando el no tener una plantilla muy amplia y el no poder contar con todos a disposición de míster debido a las lesiones, además de que no es normal perder tantos partidos en los últimos cinco minutos y por la mínima.

Si tuviera que destacar una virtud de su equipo, ¿cuál sería? ¿Por qué?

Pienso que nuestra mejor virtud es que somos un equipo difícil, compacto defensivamente, en el que trabaja todo el mundo al cien por cien; quizás nuestro mayor problema está en que nos cuesta materializar las ocasiones y al final eso te termina condenando y situándote en la zona en la que actualmente nos encontramos.

Existe cierta polémica por el traslado del equipo desde Caravaca a La Unión. ¿Cómo entiende usted la situación? ¿Ve normal que se trasladara al equipo en verano? ¿Les está afectando en algo está situación?

Hombre la situación no se puede catalogar como algo normal, pero no es la primera vez que ocurre ni creo que sea la última. Tenemos el ejemplo del Ciudad de Murcia cuando se trasladó a Granada. Al final esos son temas más políticos que deportivos, en los que a mi modo de ver, no debemos de entrar a valorar los futbolistas. Más que afectarnos a nosotros, en particular pienso que está afectado a ambas aficiones.

¿Cómo ven al Cádiz? ¿Qué destacaría del equipo de Jose González?

El Cádiz, todos sabemos que su sitio no está en Segunda División B. Primero por ciudad, segundo por afición, y tercero por historia. Sabemos que es un equipo cuyo objetivo no debe ser otro que el del ascenso y por lo tanto, cuenta con un potencial enorme; sabemos que es un rival muy difícil, pero también el año pasado con el Melilla sabíamos que sería difícil y conseguimos llevarnos los tres puntos, así que viajamos con esa mentalidad.

En la Cultural Leonesa coincidió con Oinatz Aulestia y Alexander Goikoetxea. ¿Qué puede decirnos de ambos futbolistas? ¿Cómo fue aquella campaña que compartieron en León?

Bueno, qué os voy a contar de Aulestia y Goiko. Pienso que son dos jugadores de otra categoría que ahora mismo están en un gran club con un claro objetivo: el ascenso. Y que por su forma de pensar aceptaron el reto de irse al Cádiz porque saben que es el mejor sitio para conseguir el sueño de ascender a Segunda División. En cuanto al año que pasamos juntos, fue algo raro: comenzamos muy bien la temporada, pero tras una serie de derrotas cesaron al entrenador y comenzamos a tener bastantes problemas. Finalmente terminamos el año en mitad de la tabla, cuando pienso que llevábamos mucho mejor equipo de lo que demostró la clasificación final.

También coincidió con Pedro Barrancos en el filial del Murcia. Desde fuera, ¿cómo ve la reiterada ausencia del joven extremo de las convocatorias del Cádiz?

Pedro Barrancos me parece un gran futbolista, que necesita sobre todo minutos para coger confianza. A pesar de su juventud tiene desparpajo, pero a mi modo de ver necesita esa continuidad y confianza necesaria para que todo futbolista pueda rendir al cien por cien.

Tiene mucha experiencia en Segunda B, ¿cuál ha sido el momento más dulce que recuerda? ¿Y el más amargo?

Creo que el momento más dulce lo viví en el Real Murcia Imperial donde en dos años conseguí un ascenso y ser quintos a un punto de play-off después de que el Murcia descendiese a Segunda División B y quedarnos sin opciones de poder disputar los play-off. El más amargo, jugar un play-off por el descenso con el Baza a pesar de conseguir salvar la categoría, creo que es uno de los peores momentos por los que puede pasar un futbolista.

Tras pasar por el Cartagonova fue fichado por el Servette suizo. ¿Qué le llevó a aceptar la oferta del club suizo? ¿Cómo fue la experiencia en una Liga extranjera?

Sí, firmé en el Servette. Pienso que era una oferta irrechazable. Con veinte años me dieron la oportunidad de irme a un equipo de Primera División y que disputaba la UEFA, al margen del aspecto económico que lógicamente también era muy superior, pero que queda en un segundo plano al tener esa gran oportunidad. La experiencia fue fantástica: aprendí un idioma, conviví con otra cultura bastante diferente a la nuestra, también lo pasé mal al principio porque la adaptación no era nada fácil y más cuando era la primera vez que salía de mi país. Aún así sigo pensando que volvería a repetir dudarlo… (risas)

La temporada pasada, militando en el Melilla, su equipo consiguió clasificarse para el play-off de ascenso. ¿Qué hace falta para acabar entre los cuatro primeros?

Son muchos los factores que influyen para que un equipo juegue play-off, debes de tener una buena plantilla, sobre todo compensada, además de un buen entrenador, una gran afición como es vuestro caso ayuda bastante... Luego esto es un juego e influyen muchos otros factores como son la suerte y diversos etcéteras.

¿Qué entrenador y qué compañero han podido marcarle más a lo largo de su trayectoria? ¿Por qué?

El entrenador que más me ha marcado y lamentablemente, para mal es Andrés Tébar. Me parece lamentable que a día de hoy en el fútbol pueda haber personajes de este calibre, pienso que un entrenador debe sacar de sus futbolistas el cien por cien, pero amigo mío no a cualquier precio y repito para los despistados, no a cualquier precio. Ser entrenador es una profesión, pero ante todo hay que ser persona cosa que él no ha demostrado en el tiempo que pasé en su equipo.

En cuanto al futbolista que más me ha marcado ese es sin lugar a dudas Karembeu. En mi etapa en Suiza lo tuve como compañero y me sorprendió ver cómo todo un campeón del mundo, de Europa, bueno campeón de todo (risas) se ofreciese desinteresadamente para ayudar a compañeros que tenían bastantes problemas económicos. Y sí, muchos pensarán, ¿tiene mucho dinero? Sí, pero amigo, a veces los que más tienen son los que menos dan. Créeme, impresiona ver cómo un jugador así trabaja con esa honradez y esa humildad.

¿Cuáles pueden ser lo rivales de La Unión para eludir el descenso de aquí a final de temporada? ¿A qué aspira usted, esta campaña, en el plano personal?
Bueno los rivales con los que pienso que pelearemos, son prácticamente los que están ahí metidos ahora mismo, quizás haya alguno que consiga salir de ahí y finalizar en una zona tranquila. Confiemos en que ese equipo seamos nosotros. En lo personal espero jugar los máximos minutos posibles y salir de ahí más pronto que tarde…

Link

Google+ Badge