lunes, 30 de abril de 2012

El Cádiz se proclama campeón de Segunda B por tercera vez en su historia

Sin lustre, ni juego, ni brillo, el Cádiz se proclamó campeón del Grupo IV de Segunda División B en el Municipal de Lepe. Una imagen mala, aunque lo importante, es el hecho de que el equipo conseguirá, por tercera vez en su historia, el campeonato cuando finalice la fase regular.

Jose González pasa a ser el tercer entrenador que aúpa al Cádiz al liderato al final de las treinta y ocho jornadas reglamentarias de competición. Antes que él lo hicieron Carlos Orúe (temporada 2000-2001) y Javier Gracia (temporada 2008-2009) El gaditano consigue dejar al Cádiz campeón en su tercer intento: en sus dos anteriores etapas en Segunda B, el equipo acabó en cuarta posición. Logra, además, que el Cádiz juegue, por segundo año consecutivo, la fase de ascenso: algo que nunca había ocurrido en la trayectoria del equipo en la división de bronce.

El primer campeonato que consiguió el equipo fue en la temporada 2000-2001, con Carlos Orúe. Una temporada complicada, en la que el equipo coqueteó con la desaparición y en la que, gracias a una segunda vuelta inmaculada (diecisiete partidos sin conocer la derrota) acabó cantando el alirón y optando al ascenso.

Aquella temporada, el gran rival por la primera plaza del Cádiz fue el Poli Ejido. Los celestes lideraron el Grupo IV hasta la trigésimo séptima jornada. Fue ahí cuando el Cádiz se alzó con la primera plaza y también, con el campeonato. Los ejidenses cayeron por 3-1 en Chapín ante el Xerez. El Cádiz, por su parte, goleó, plácidamente, al Talavera a domicilio: 0-3. Una goleada que sirvió para igualar a puntos al Poli Ejido (sesenta y seis) con un partido menos. Un partido que el Cádiz acabaría ganando ante el Don Benito por 2-1.

Mucho menos ajustado fue el campeonato logrado por el Cádiz en la temporada 2008-2009. El equipo de Javier Gracia fue líder, prácticamente, de principio a fin. Nadie dudaba de que el equipo acabaría alzándose con el campeonato al final de temporada.

El Cádiz cantó el alirón en la trigésimo sexta jornada de Liga (como este año) pero en condiciones más felices. Derrotó en su estadio a su máximo rival por la primera plaza: el Real Jaén. Un gol de Borja Rubiato sirvió para dejar a los jiennenses a nueve puntos a falta de dos jornadas. A final de temporada, el Cádiz acabó liderando el Grupo IV con setenta y nueve puntos, ocho más que el Jaén.

Esta temporada el Cádiz logra el campeonato gracias al tropiezo de su máximo rival, el Lucena. No fue como en la temporada de Orúe, en la que el rival tropezó y el equipo sacó adelante su compromiso. Tanto Lucena como Cádiz perdieron, pero eso le bastaba a los pupilos de Jose González.

A pesar de ello, el Cádiz ha hecho durante la temporada méritos más que suficientes para ser campeón: dieciocho jornadas consecutivas sin perder, superando el récord en poder de Carlos Orúe. Va a lograr, pase lo que pase, la segunda mejor cifra de puntos de la entidad en Segunda B. Ahora, a esperar dos semanas para conocer el rival en el play-off de ascenso.

Link

Campeón casi sin saltar al terreno de juego

Dos eran las posibilidades que tenía ante sí el Cádiz para certificar su liderato en el Grupo IV de Segunda División B. La primera de ellas, el camino directo, relativamente “fácil”, pues dependía sólo de sí mismo: ganar al San Roque de Lepe. La segunda, ya era más complicada y dependía de lo que ocurriera en el Municipal de La Línea, donde se enfrentaban Balompédica Linense y Lucena.

Si los lucentinos perdían ante los balonos, el Cádiz sería matemáticamente campeón, sin necesidad de sacar adelante su compromiso ante el San Roque de Lepe. En caso de que el Lucena no perdiera, al Cádiz le valía con conseguir el mismo resultado que los cordobeses para ser campeón del Grupo IV.

Antes de saltar al terreno de juego para afrontar su compromiso liguero con el San Roque, el Cádiz ya se sabía campeón. Se sabía campeón porque el Lucena, cuando el valenciano Carbonell Hernández decretó el inicio en el Municipal de Lepe, perdía por 2-0 con la Balompédica Linense. Los goleadores balonos fueron Sarmiento (en su propia portería) y Ocaña. La remontada del Lucena, además, parecía utópica, pues a la hora de partido, Mario fue expulsado por el colegiado.

El Cádiz tenía la mente puesta más en lo que ocurriera en el otro campo gaditano de la categoría que en el Municipal lepero. Sin profundidad, sin crear juego, con muchas dificultades para plantarle cara a un San Roque que se mostró más intenso desde el principio. Con todo y con eso pudo marcar, pero Akinsola falló un penalti ante Madruga.

Así, hasta que se llegó al minuto veintitrés de juego, donde se dio una extraña casualidad. En La Línea, Gil Coscolla decretaba el final del partido, asaltando la Balompédica Linense la segunda plaza en poder del Lucena y, a la vez, dándole el campeonato del Grupo IV al Cádiz. Paralelamente a este pitido final, Moscardó superaba a Aulestia y ponía por delante en el marcador al San Roque de Lepe. Como si el Cádiz, sabedor de que ya pasara lo que pasara sería líder del Grupo IV a final de temporada, se dejara llevar y marcara el San Roque.

El Cádiz no opuso resistencia y cayó, por este gol, en el partido en el que certificó su alirón. Un alirón triste, pues el equipo no pudo ni tan siquiera puntuar. Por delante, le quedan a los amarillos dos semanas, en las que podrá dar descanso a los titulares habituales antes de la decisiva eliminatoria de ascenso. Primero, ante el Puertollano, que nada tiene en juego, como el Cádiz. Después, por el “parón” obligado por la desaparición del Poli Ejido, rival cadista en la última jornada de Liga.

No hay que vender la piel del oso antes de cazarlo

No pudo ser. Ni Barcelona ni Real Madrid consiguieron pasar a la final de la Champions League, tras caer ante el Chelsea y el Bayern de Múnich. El conjunto de Di Matteo y el de Juup Heynckes hicieron bueno aquello de que “no hay que vender la piel del oso antes de cazarla” y que “el rival también juega”. Todos dábamos por hecha la final española, la más esperada y deseada, pero no fue así.

El Barcelona, superior al Chelsea durante los ciento ochenta minutos de eliminatoria, no pudo ante un rival parapetado en el Camp Nou, que aguantó estoicamente atrás y que al final, dio la sorpresa. El Real Madrid, por el contrario, sólo se mostró superior al Bayern de Múnich en los primeros veinte minutos de la eliminatoria de vuelta, en el Bernabéu. No dio una imagen de equipo que merecía estar en la final y acabó claudicando en la lotería de los penaltis.

La resaca de Champions nos deja, además, la marcha de Pep Guardiola. El de Santpedor pone fin, de esta forma, a un ciclo de cuatro años al frente del Barcelona. Un equipo que cogió deprimido después de que estallara el polvorín del vestuario y que deja en la cúspide, siendo un ejemplo deportivo para todo el mundo. Trece títulos en cuatro años, con la posibilidad de ganar el decimocuarto en la final de Copa del Rey, que tal vez debería adelantar la RFEF en beneficio de la Selección española.

Prácticamente deshojando la margarita desde diciembre, Guardiola, al final, decidió marcharse. Dice que por agotamiento, por cansancio. Aunque quizás, la forma de marcharse, no ha sido la más apropiada. Quizás el momento, una vez que el equipo ya no tiene nada en juego ni en Liga ni en Champions, y no tiene más objetivo que la Copa del Rey, no es el más oportuno. Parece que Guardiola, ahora que el Real Madrid le ha comido terreno y le está alcanzando en esta lucha por la excelencia, se va. “Si gano, renuevo; si pierdo, me voy”. Si tan clara tenía su marcha, ¿por qué no anunciarla antes? El anuncio de su marcha del Barcelona, cuando el equipo no tiene nada en juego, puede provocar lecturas erróneas, como esta.

Deja en el cargo a su segundo entrenador, Tito Vilanova. Un hombre que ha tenido mayor importancia de la que la gente cree, siendo decisivo en el éxito del Barcelona B de Guardiola, que en la temporada 2007-2008 logró el ascenso a Segunda División B. Su conocimiento de las categorías semi profesionales (dirigió al Palafrugell, Figueres y Terrassa) fueron claves para que Guardiola cosechara el primer éxito en los banquillos. ¿Quién se lo iba a decir a Vilanova? Pasar, en apenas seis años, de entrenar en Segunda B a hacerse cargo del banquillo de uno de los mejores equipos del mundo.

Al final, Real Madrid y Barcelona deberán amarrarse a las competiciones domésticas para salvar la temporada. Los blancos lo tienen en su mano: ganando al Athletic de Bilbao en San Mamés en el partido correspondiente a la primera jornada de Liga, cantarán el alirón. También ante el Athletic, el Barcelona podrá salvar la temporada en el apartado de títulos en la Copa del Rey.

domingo, 29 de abril de 2012

Una bestia aurinegra para el Cádiz

Tras dos años en Segunda División B, había dos equipos a los que el Cádiz nunca había sido capaz de ganar. Esta campaña, el conjunto que dirige Jose González había sido capaz de derrotar a todos los equipos contra los que no pudo ganar hace un año y que permanecían en la categoría: Lucena y Melilla. Faltaba uno, el San Roque de Lepe.

Y seguirá siendo así. Los aurinegros se han erigido en la particular bestia negra del Cádiz en esta nueva travesía por el desierto de la Segunda División B, recogiendo el testigo de un Conquense que en la temporada 2008-2009 amargó a los pupilos de Javier Gracia. Un Conquense que no sólo le ganó al Cádiz los dos partidos de Liga, sino que también lo apeó de la Copa del Rey.

De cuatro partidos en estas dos temporadas contra el San Roque de Lepe, el Cádiz sólo ha sido capaz de puntuar una vez. Un punto, en la primera vuelta de esta temporada, en el Ramón de Carranza. Los otros tres duelos contra los aurinegros, incluido el de esta trigésimo sexta jornada de Liga, se han saldado con derrota.

En general, los enfrentamientos entre San Roque de Lepe y Cádiz han tenido otra constante, que ha propiciado los malos resultados de los amarillos: el mal juego. El Cádiz se mostró inoperante la temporada pasada, cuando vestido de rojiblanco cayó por 1-0. El Cádiz se mostró inferior en Carranza la temporada pasada, donde cayó por 0-2 contra los hombres que, por aquel entonces, dirigía Sergio Lobera. El Cádiz dilapidó su buena imagen en la primera mitad en Carranza esta campaña, dándole alas a un rival en inferioridad numérica que, no sólo se contentó con empatar: estuvo a punto de ganar.

Este cuarto cara a cara entre aurinegros y cadistas ha sido otro despropósito. Se puede poner la excusa de la falta de concentración por lo que ocurría en el Balona-Lucena, aunque tampoco es de recibo. Una plantilla que aspira al ascenso tiene que estar pendiente de su compromiso, y no mirar lo que suceda en otros campos. El bagaje ofensivo del Cádiz, más allá del penalti marrado por Bebo Akinsola (incomprensible, estando Óscar Pérez y Cases, que ya habían acertado desde los once metros con anterioridad, sobre el terreno de juego) fue nulo. Un par de tímidos centros de Juanse, un par de tímidas llegadas de Ferreiro desde la izquierda y poco más.

Enfrente, un San Roque intenso, que se jugaba la Copa del Rey y que, con las líneas muy juntas consiguió abortar todo el juego de ataque del Cádiz. Un San Roque de Lepe que, además, consiguió explotar al máximo sus virtudes y también, llegando muy poquito a los dominios de Aulestia, marcó en un córner.

Tras cuatro partidos entre San Roque de Lepe y Cádiz, los amarillos han sumado un punto. Además, sólo han marcado un gol. Por el contrario, ha recibido cinco goles.

El Murcia, el otro equipo al que no ha podido ganar

Sin llegar a la consideración de “bestia negra”, el otro equipo que se le ha atragantado al Cádiz en esta etapa en Segunda B ha sido el Murcia. El Cádiz no pudo ganar en ninguno de sus dos enfrentamientos con los pimentoneros el año pasado. Aunque, también es cierto, tampoco perdió. Dos puntos en dos partidos contra el cuadro dirigido por Iñaki Alonso.

Link

Alirón sin juego, sin lustre y sin brillo

El Cádiz se proclama campeón del Grupo IV de Segunda B pese a perder en el Municipal de Lepe ante un San Roque que, con mucho orden, pudo imponerse a los cadistas. El equipo, con la mente más puesta en el Balompédica Linense-Lucena que en su compromiso liguero.

El Cádiz tenía en el Municipal de Lepe la posibilidad de proclamarse campeón del Grupo IV de Segunda B. Para ello, le valía con ganar a los onubenses o con hacer lo mismo que el Lucena, que jugaba hora y media antes que los amarillos contra la Balompédica Linense. El encuentro también era importante para los aurinegros, que contaban con opciones para clasificarse para la Copa del Rey.

Jose González presentó dos cambios en el once: Óscar Pérez (que regresaba tras haber cumplido un partido de sanción) y Juanse Pegalajar (que cubría la baja del lesionado Ikechi) El once cadista estuvo integrado por Aulestia, De Coz, Murillo, Baquero, Camille, Yuste, Óscar Pérez, Ferreiro, Juanse, Cases y Akinsola. Ante la coincidencia de colores con el San Roque de Lepe, el Cádiz saltó al terreno de juego completamente de naranja.

Tras el pitido inicial del valenciano Carbonell Hernández pudo verse a un San Roque mucho más activo que el Cádiz, haciendo una presión muy adelantada. Además, los aurinegros se mostraban más ordenados, tratando de entrar por las bandas o mediante desplazamientos largos buscando a su referencia en ataque, Urko Arrojo. El Cádiz, por su parte, salió algo más relajado: el Lucena perdía por 2-0 y estaba a un paso de lograr su campeonato.

 A los seis minutos Héctor Yuste probó fortuna, con un disparo lejano al ver a Madruga, portero lepero, adelantado. Su lanzamiento se marchó alto. Poco después, Ferreiro, que se dejó caer a la banda izquierda, centró al área, buscando a Juanse, pero el jiennense no llegó a rematar porque se le adelantó Raúl Albentosa.

De forma obligada, el San Roque de Lepe realizó su primer cambio a los doce minutos de partido. Dos minutos antes, Sergio Sánchez se lesionó en el aductor, teniendo que ser sustituido por Fran Lepe. Nada más realizarse el cambio, llegaría el primer acercamiento de peligro del cuadro local a los dominios de Aulestia. Álvaro se aprovechó de un error de Jeison Murillo para disparar, suave, a la portería cadista. El lanzamiento fue blocado sin dificultad por el guardameta amarillo.

El Cádiz pudo marcar a los quince minutos de partido, después de que el colegiado señalara penalti favorable a los amarillos. Un centro al área de Juanse Pegalajar terminó con un empujón por detrás de Albentosa, cuando Cases se disponía a rematar. El árbitro, señaló la pena máxima y amonestó al central aurinegro. El penalti fue lanzado por Akinsola, dando el balón en el palo. El rechace le llegó de nuevo al nigeriano que, con todo a favor, disparó fuera.

Seis minutos más tarde, Héctor Yuste pasó a ser el primer jugador del Cádiz en ver la amarilla, después de hacer una falta en el mediocampo. Poco después, el San Roque de Lepe marcaría el 1-0, después de que Moscardó rematara, a placer y en el primer palo, un córner. Paralelamente al gol, el Cádiz se proclamó campeón del Grupo IV: había acabado el encuentro de la Balompédica Linenese y el Lucena había perdido. Pasara lo que pasara en Lepe, ya nadie le arrebataría el liderato al Cádiz.

Tras una falta peligrosa de Jeison Murillo sobre Urko Arroyo cerca de la frontal, el Cádiz realizó su primer cambio. Moke entró en lugar de un Héctor Yuste al que su sustitución no le sentó nada bien. En la siguiente jugada, Lobato vio la cartulina amarilla tras hacer otra falta sobre Cases cerca de la frontal del área lepera. Sin embargo, se sacó sin consecuencias.

El Cádiz estaba atascado, sin encontrar huecos y retrasando de forma constante el balón. El equipo estaba espeso, sin profundidad ni ideas. Apenas entraba por las bandas, donde Ferreiro se veía desaprovechado jugando en un perfil (el zurdo) que no era el suyo. Con el 1-0 favorable al San Roque de Lepe se llegó al descanso.

El segundo tiempo, como el primero, fue para olvidar. Los amarillos agotaron sus cambios antes de la reanudación. Goikoetxea y Dioni Villalba ingresaron en el terreno de juego en lugar de Samuel Camille y Cases. Con este cambio, Baquero pasó a ocupar el lateral zurdo cadista. El Cádiz comenzó con algo más de ritmo, tratando de controlar más el balón. Pero fue un espejismo, las llegadas al área lepera eran escasas.

Antes del setenta de partido el San Roque agotó sus cambios. Primero, entró Chapi por Álvaro. Después, entró Adrián por Moscardó. Cada vez que el Cádiz podía progresar, acaba retrasando el balón ante la presión del equipo aurinegro. Así fueron pasando los minutos, con un Cádiz que en vez de mirar hacia adelante, miraba hacia atrás.

Con más pena que gloria terminó el partido, en el que el Cádiz, pese a perder, se convirtió en campeón matemático del Grupo IV. Un campeonato sin lustre, ni brillo, ni juego. Una forma de cantar el alirón acorde a lo que ha sido la temporada regular del Cádiz.

sábado, 28 de abril de 2012

Óscar Pérez y Dioni Villalba regresan a la convocatoria para visitar al San Roque de Lepe

Jose González dio la lista de convocados para visitar al San Roque de Lepe este próximo domingo. En esta lista de dieciséis aparecen dos caras nuevas con respecto a la anterior convocatoria: Óscar Pérez y Dioni Villalba. Causan baja, con respecto a los elegidos para medirse al Lorca Atlético la pasada jornada, Josemi Caballero e Ikechi Anya.

De este modo, los elegidos para intentar el asalto al campeonato del Grupo IV de Segunda División B son Aulestia, Gonzalo Gutiérrez, De Coz, Jeison Murillo, Pedro Baquero, Goikoetxea, Camille, Óscar Pérez, Héctor Yuste, Wilfried Moke, Ferreiro, Juanse Pegalajar, Cases, Juanjo Serrano, Bebo Akinsola y Dioni Villalba.

Entre las bajas, destacar la de Ikechi Anya, que se hizo oficial en la víspera a que Jose González diera la convocatoria. Así lo anunció, hace apenas veinticuatro horas, el propio entrenador cadista en su comparecencia ante los medios de comunicación. El veloz extremo escocés sufre una contractura con alto riesgo de recaída. Teniendo en cuenta que se avecina la parte decisiva de la temporada, es preferible no arriesgar para que esté en estado óptimo para el play-off de ascenso.

Su ausencia, además del inconveniente que supone que no pueda ser alineado ante el San Roque de Lepe, presenta otro problema añadido: Ikechi Anya no podrá forzar la quinta cartulina amarilla para llegar “limpio” a las eliminatorias decisivas. Por tanto, puede que, hasta que se llegue al play-off, el disputado la pasado jornada ante el Lorca Atlético supusiera el último partido de Ikechi en la fase regular.

La baja de Ikechi Anya será cubierta por Dioni Villalba, que llevaba ausente de la convocatoria desde que fuera titular en la derrota cadista en La Unión. El malagueño, que ha ido de más a menos en esta segunda mitad de la competición, tiene ante sí una oportunidad de oro para reengancharse al equipo para el play-off.

La otra baja con respecto a la anterior convocatoria es la de Josemi Caballero. El chiclanero cae por decisión técnica, aunque estaba prácticamente cantado que no sería convocado para visitar al San Roque: regresaba Óscar Pérez. De hecho, fue la baja del ovetense ante el Lorca (por acumulación de tarjetas) la que posibilitó el regreso de Josemi Caballero a la convocatoria. Una vez cumplida su sanción, Óscar Pérez regresará al once titular, para afrontar un partido decisivo. Los tres puntos le darán al equipo el liderato del Grupo IV de forma matemática.

Link

El San Roque de Lepe cerrará las salidas de la fase regular 2011-2012

El Cádiz disputará, en el antiguo Municipal de Lepe, su último partido de la fase regular como visitante. Un último encuentro lejos de Carranza que, en la división de bronce, no se le ha dado mal a los amarillos. En sus once temporadas en Segunda B, el Cádiz ha logrado seis triunfos, cuatro derrotas y un empate en su última salida de la fase regular. 

Despidió el Cádiz la temporada 1994-1995 rindiéndole visita al Xerez. Los amarillos, dirigidos por Cacho Heredia, salieron derrotados de Chapín. Un gol de Javi Peña, a ocho minutos para el final, fue suficiente para que los xerecistas se impusieran en el derbi gaditano.

Tampoco pudo puntuar el conjunto amarillo en su última salida de la temporada 1995-1996. Esta vez, cayó, por idéntico resultado que en la temporada anterior, ante el San Pedro, dirigido aquel año por Cacho Heredia. El gol que certificó la derrota cadista fue de Serviá, a un cuarto de hora para la conclusión del encuentro.

La última salida de la temporada 1996-1997 se saldó de forma positiva para el Cádiz, que goleó por 1-4 al Marbella en la trigésimo séptima jornada de Liga. Galisteo, Chico, Pichi y Noria marcaron para los amarillos, dirigidos por Ramón Blanco. El gol del honor para los marbellíes llegó a dos minutos para el final, cuando Cruibaldo batió a Moner.

También con victoria cadista se saldó la última salida de la fase regular en la temporada 1997-1998. Los amarillos, que disputaría la liguilla de ascenso, visitaron en la trigésimo séptima jornada el Príncipe Juan Carlos, para medirse al Manchego. Un gol de Galisteo, a los veinticinco minutos de juego, bastó para que el Cádiz se llevara el triunfo.

Cerró el Cádiz la temporada 1998-1999 goleando al ya desaparecido Poli Almería, dirigido por Nene Montero. Los amarillos, a las órdenes de Jordi Gonzalvo, le endosaron un 1-4 a los almerienses en la última jornada del campeonato. Los goleadores fueron Borge (por dos veces y en cada parte), Alberto Merino y Zafra. El tanto del Poli Almería fue de Peragón, a un minuto para la conclusión.

No pudo ganar en la trigésimo séptima jornada de la temporada 1999-2000. El Cádiz, entrenado por Emilio Cruz, cayó por la mínima en La Victoria ante el Jaén. Los jiennenses se acabaron imponiendo gracias a un tanto de Jesús Sierra, a los veinte minutos de partido.

El Cádiz de Carlos Orúe venció en su último compromiso liguero lejos del Ramón de Carranza al Talavera. En El Prado, los amarillos se impusieron por 0-3. Zafra y Benito dejaron el encuentro resuelto con sus goles, antes del descanso. Cuando el choque agonizaba, Sastre cerró la cuenta cadista.

Muy disputada estuvo la victoria en la última salida de la temporada 2001-2002, contra el Coria. El Cádiz de Sánchez Franzón se impuso por 1-2, gracias a un gol que llegó a dos minutos para el final. Israel, a los quince minutos, adelantó al Cádiz. A cinco minutos para la conclusión el Coria empató, gracias a un tanto de Toni. Sin embargo, tres minutos después, Víctor García, firmó el gol del triunfo cadista.

El único empate del Cádiz en su última salida de la fase regular llegó de la mano de Jose González, en la temporada 2002-2003. Los amarillos rindieron visita al Cartagena, empatando a cero en el Cartagonova.

En la temporada 2008-2009 se produjo la última visita del Cádiz en su último compromiso lejos de Carranza en Segunda B. Fue en el Pedro Escartín de Guadalajara, en un encuentro que acabó con victoria amarilla por 1-2. Borja Rubiato y Álvaro García, en la primera mitad, marcaron los goles cadistas. El gol alcarreño fue de Álex, desde los once metros.

La temporada pasada el Cádiz cerró la fase regular visitando al Melilla. Un encuentro intrascendente para ambas escuadras, que acabó con victoria norteafricana por 0-2. Los dos goles fueron de Víctor Bravo.

Link

viernes, 27 de abril de 2012

Treinta puntos en casa: el bagaje del San Roque de Lepe

En una hipotética clasificación de equipos locales, el San Roque de Lepe sería el sexto clasificado. De dieciséis partidos disputados ante su público, el conjunto aurinegro ha ganado nueve, empatado tres y perdido cuatro. En total: treinta puntos en casa.

Su primer partido ante su hinchada llegó en la segunda jornada del campeonato, ante el Puertollano. No tuvo un buen estreno como local el San Roque de Lepe, que acabó cayendo derrotado por 0-2. El encuentro, además, se solventó pronto: antes del minuto diez el Puertollano ya había marcado sus goles. Marcaron Sergio Molina y Fran Piera.

Sí sumó los tres puntos en su siguiente compromiso en el Municipal de Lepe, ante el Real Jaén. Los aurinegros, muy superiores a su rival, ganaron por 2-0. Los tantos, muy seguidos, llegaron en la segunda mitad. En el minuto cincuenta y ocho Jesús Rubio marcó el primero, logrando Berrocal el segundo siete minutos más tarde. Un punto acabó llevándose en la sexta jornada, cuando el desaparecido Sporting Villanueva Promesas le rindió visita. El resultado final: empate a cero.

La mayor goleada de la temporada llegó en la octava jornada, ante la visita de la Balompédica Linense. Los balonos salieron goleados del Municipal de Lepe: 4-0. A los veintiséis minutos, Jesús Rubio inauguró el marcador de penalti. En la segunda parte, marcarían Óscar, Ramón Morant y nuevamente, Jesús Rubio.

También cayó derrotado en su visita al San Roque de Lepe el Lucena, que en la décima jornada era el segundo clasificado en el Grupo IV. Un gol de Adrián, en el minuto noventa y dos, dejó los tres puntos para los aurinegros. Por idéntico resultado cayó derrotado, dos jornadas más tarde, el Roquetas. Esta vez, el autor del gol del triunfo del San Roque fue Berrocal.

Tras cinco partidos como local sin perder, el San Roque de Lepe fue derrotado por el Melilla en la decimocuarta jornada de Liga. Los norteafricanos se impusieron por 0-1, gracias a un gol de Chota a seis minutos para el final.

Volvería a la senda del triunfo en la visita del Sevilla Atlético, que perdió por 2-0. Sergio Sánchez, a los treinta y tres minutos de juego, adelantó a los onubenses. En el segundo acto, Jesús Rubio, de penalti, sentenciaría el choque. Antelo fue expulsado por el colegiado a veinte minutos para el final.

El Villanovense consiguió arañar un punto tras su visita a los leperos. Anxo, en el minuto cuarenta y seis, puso en ventaja al conjunto serón. De hecho, el Villanovense estuvo cerca de dar la sorpresa, pero un postrero gol de Jesús Rubio, en el minuto noventa y cinco de partido, puso el 1-1 en el marcador.

Por 2-1 derrotaron los aurinegros a La Unión. Berrocal, a los veinte minutos de partido, puso en ventaja a los de Tevenet. Empataría La Unión, gracias a un gol de Tito, un minuto más tarde. El gol del triunfo del San Roque lo firmaría, casi al final, Urko Arroyo. Ese mismo resultado se repitió en la visita del Ceuta. Óscar, de penalti, adelantó al San Roque. También desde los once metros empataría Guzmán para los caballas. El gol del triunfo lepero fue de Raúl Albentosa.

El único grande del Grupo IV capaz de ganar en el Municipal de Lepe ha sido el Betis B. Los de Vidakovic se impusieron por un ajustado 1-2. Súper y Eloy Gila marcaron para los verdiblancos, recortando distancias para el San Roque Carles Marc.

No tuvo tanta suerte el Cacereño, que perdió por 2-1. Óscar, a los dos minutos, adelantó al San Roque. A cuatro minutos para el final, Álvaro González, parecía sentenciar el encuentro con su gol. Sin embargo, en el ochenta y ocho, Curro, marcó para los extremeños. Un punto consiguió arrancar el Écija, tras empatar sin goles en su visita al Municipal de Lepe.

La última victoria del San Roque de Lepe como local data de la trigésimo segunda jornada, siendo su víctima el Almería B. Urko, a los dos minutos, adelantó a los leperos. Aumentó la cuenta aurinegra Adrián, con un gol a la media hora de partido. En la segunda parte, Pablo Pallarés, marcó para el Almería B. Resultado final: 2-1.

El último compromiso liguero como local del San Roque fue en la trigésimo cuarta jornada, ante un Badajoz que estrenaba entrenador. El dicho de que, “a entrenador nuevo, victoria segura” se hizo bueno y los pacenses se impusieron. 0-1, gracias a un gol de Rubén Mesa en el tiempo de descuento.

Link

Josemi Caballero, único cadista que puntuó en su visita al San Roque

Pocos jugadores del Cádiz han tenido la oportunidad de jugar, con anterioridad, contra el San Roque de Lepe en el Municipal onubense. En total, tres jugadores se han visto las caras con los aurinegros en Segunda B desde que el equipo ascendiera a la división de bronce en la temporada 2009-2010. Ninguno de ellos ha conseguido arañar un punto en su visita al San Roque de Lepe.

Antes de que se produjera el ascenso lepero, hubo un futbolista del Cádiz que se enfrentó al San Roque en Tercera División. Fue Josemi Caballero, en la trigésimo primera jornada de la temporada 2008-2009. El chiclanero actuaba como jugador del Cádiz B y salió del Municipal de Lepe con un punto. Además, tuvo una actuación destacada: marcó uno de los dos goles del filial amarillo. El encuentro finalizó con empate a dos, tras el postrero gol de Joaquín (minuto noventa y tres) que igualaba la contienda.

En el regreso del San Roque de Lepe a Segunda B (temporada 2009-2010) dos jugadores que, actualmente componen la plantilla amarilla, se enfrentaron a los aurinegros en su estadio. Se trata de Góngora y Wilfried Moke.

El primero en hacerlo fue el lateral zurdo malagueño, enrolado en las filas del Real Murcia Imperial. El filial pimentonero cayó con estrépito en su visita al Municipal de Lepe: 3-0. Marcaron Navarro, Añete y Juan. Góngora, alineado como titular por Manolo Requena, disputó los noventa minutos del choque. También jugaría completo aquel encuentro el ex cadista Pedro Barrancos.

Por su parte, la visita de Wilfried Moke a los aurinegros se produjo en la decimotercera jornada. El franco-congoleño llegó como jugador del Écija, a las órdenes de Risto Vidakovic. Los aurinegros, con algo más de dificultad, sacaron el compromiso adelante. Ganaron por 1-0, gracias a un gol de Navarro, antes del descanso. Moke, titular, jugó hasta el minuto ochenta y cinco.

El propio Moke volvería a jugar contra el San Roque de Lepe la temporada pasada, en la derrota del Cádiz por la mínima. El centrocampista comenzó el choque en el banquillo, entrando a trece minutos para el final en sustitución de Aarón Bueno. Sí disputó los noventa minutos del encuentro el hoy capitán cadista, Pedro Baquero.

Link

Ninguna victoria del Granada visitando al Levante

Como ya ocurriera la pasada jornada, con la visita del Getafe a Los Cármenes, el encuentro que enfrentará, en el Ciutat de Valencia al Levante y al Granada será inédito en Primera División. Nunca antes el Granada visitó al conjunto granota en la máxima categoría del fútbol español. Un duelo en el que, si los de Abel Resino lograran los tres puntos, certificarían, prácticamente, su continuidad en Primera una temporada más.

Nunca antes se habían enfrentado en Primera División, pero sí en Segunda. Lo hicieron a finales de los años setenta y principios de los ochenta. Dos duelos en el estadio levantinista, que no se saldaron demasiado bien para los intereses del Granada. Los nazaríes no han ganado en ninguna de sus dos visitas al Levante.

La primera visita del Granada al Levante se produjo en la vigésimo séptima jornada de la temporada 1979-1980. Los granotas, dirigidos por Pachín, superaron por 2-0 al Granada de Ben Barek. Campuzano, con un gol a los diecinueve minutos de juego, adelantaba al Levante. En la segunda mitad, cuando al encuentro le quedaban ocho minutos para darse por concluido, Barrios batía a Izcoa y daba la tranquilidad definitiva al Levante.

Por el Granada, disputaron aquel choque Izcoa, Calera, Santi, Fali, Aguilera, Lina, Jorgoso, Planas, Alberto, Antonio y Serrano. Angulo, a los veintiséis minutos de juego, entró en sustitución de Lina. Tras la reanudación, Orihuela sustituyó a Antonio.

Una temporada más tarde, Levante y Granada se enfrentaron por última vez. Fue en la octava jornada de la 1980-1981, y el encuentro finalizó con empate a cero. Fue de los pocos puntos que aquel Granada logró como visitante, en un año en el que acabaría perdiendo la categoría.

Gento, entrenador por aquel entonces del conjunto nazarí, alineó a Izcoa, Calera, Fali, Angulo, Lina, Santi, Aguilar, Planas, Alberto, Carrión y Quiles. En los últimos minutos del partido (del ochenta y cinco al ochenta y ocho), el Granada realizó dos cambios: Lozano y Blanco entraron por Aguilar y Carrión, respectivamente.

Link

jueves, 26 de abril de 2012

Una victoria y una derrota visitando al San Roque de Lepe

La de esta trigésimo sexta jornada de Liga será la tercera vez que, en su centenaria historia, el Cádiz visite al San Roque de Lepe. Sus dos visitas anteriores se saldaron con una victoria y una derrota. Los dos encuentros acabaron saldándose con victorias por un gol. Importante para que el Cádiz termine de afianzarse en la primera posición del Grupo IV será puntuar en esta tercera visita a los onubenses.

La primera vez que el Cádiz visitó el Municipal de Lepe fue en la temporada 1994-1995. Los amarillos, que ya habían doblegado a los aurinegros en la primera vuelta (2-1 en Carranza) jugaron por primera vez en el estadio onubense en la vigésimo primera jornada de Liga. El partido se decantó del lado cadista gracias a un gol de Rafa Bono, a los treinta y cinco minutos de juego.

Cacho Heredia, técnico cadista aquella temporada, alineó a Férez, Mateos, Castellet, Méndez, Raúl Procopio, Garitano, Verasategui, Javi Germán, Poli, Chico y a Rafa Bono. Tras la reanudación, Zapatera ingresó en el terreno de juego en lugar de Poli. En el minuto sesenta y ocho de juego, Pino sustituyó a Chico.

Peor le fueron las cosas al Cádiz en su visita de la temporada pasada, dieciséis años después de la primera. Los cadistas, dirigidos por Risto Vidakovic, sucumbieron ante el empuje de los onubenses, en un encuentro que será recordado, además de por el mal juego cadista y el pésimo estado del terreno de juego, por la indumentaria utilizada. Debido a la coincidencia de colores, el Cádiz saltó al Municipal de Lepe con una elástica rojiblanca, más similar a la que suele utilizar el Granada.

El gol de los leperos llegó pronto, a los diecinueve minutos de partido. Fue cuando Óscar superó a Álvaro Campos, con un disparo cruzado desde la frontal del área. Un gol al que el Cádiz se mostró incapaz de responder.

Seis futbolistas del San Roque de Lepe acabaron viendo la cartulina amarilla: Gabri, Ekedo, Hornillo, Alfaro, Óscar y Vidal. En el Cádiz, hubo un amonestado (Cifuentes) y un expulsado: Álvaro Jurado. El centrocampista cordobés vio la roja en el minuto cincuenta y nueve, en una decisión en la que el colegiado, Palomino Núñez, no mostró duda alguna.

Vidakovic alineó a Álvaro Campos, Cifuentes, Álvaro Silva, Pedro Baquero, Diego Reyes, Álvaro Jurado, Carlos Caballero, Fran Cortés, Fernando Velasco, Aarón Bueno y Pachón. En la segunda mitad, entraron Enrique, Moke y López Silva.

Link

Cadistasfinos entrevista a Raúl Albentosa, del San Roque de Lepe

“EL 1-1 DE LA PRIMERA VUELTA SIRVE PARA SABER QUE EL CÁDIZ ES UN BUEN EQUIPO AL QUE SE LE PUEDE HACER DAÑO”

Ante la visita del Cádiz al San Roque de Lepe hablamos con Raúl Albentosa Redal (Alzira, 07-09-1988) uno de los jugadores más cotizados del conjunto aurinegro. Su buena temporada le llevó a firmar por el Recreativo de Huelva en el mercado invernal. El Decano lo cedió al San Roque hasta final de campaña. Ha disputado veintinueve partidos de Liga, marcando tres goles.

¿Cómo llega el San Roque de Lepe al encuentro de esta próxima jornada contra el Cádiz?

Un poco decepcionado por no habernos metido en play-off finalmente, pero con muchas ganas de jugar un partido tan bonito como un histórico como el Cádiz e intentar meternos en Copa del Rey.

Si tuviera que destacar una virtud y un defecto de su equipo, ¿cuáles serían? ¿Por qué?

Una virtud es que es un equipo muy, pero que muy, trabajador, porque es un grupo muy sano y que nos llevamos todos muy bien. Esa es la clave. Defecto, la juventud. A veces es contradictoria, porque a veces nos hace falta una pequeña dosis de experiencia para pequeños detalles.

Su equipo fue uno de los grandes protagonistas en los últimos días del mercado invernal, debido a la fuga de jugadores que experimentó. ¿Cómo han afectado las bajas al equipo en la segunda vuelta? ¿De qué forma ha conseguido el San Roque sobreponerse a ellas?


Se ha notado básicamente por el gol, porque los dos jugadores que se fueron al Recre llevaban quince goles ellos solos. Quieras o no se nota, pero con trabajo y humildad supimos contrarrestarlo.

Uno de los jugadores que abandonó en invierno el San Roque fue Juan Francisco Aranda, hoy en el Cádiz. ¿Qué destacaría del lateral diestro extremeño?

¿Qué destacaría Tengo tantas cosas buenas que comentar de Aranda… La primera, que en Navidad para mí se fue un gran amigo, como persona es fantástico: todas las mañanas tenía risas con él. Es un crack. Como futbolista también es increíble: es incansable, sube y baja la banda increíblemente… Pero para mí, lo mejor que tiene es que para irse de él... Es pesadísimo, defensivamente es increíble. Para mí es jugador de Segunda, el problema es que ha jugado poco en Cádiz en la segunda vuelta.

Usted mismo fue uno de los jugadores que acabó firmando por el Recreativo de Huelva, junto a Jesús Rubio y Berrocal, siendo cedido hasta final de temporada al San Roque de Lepe. ¿Cómo vivió las negociaciones con el Decano?

Si te soy sincero un estado de incertidumbre porque no sabía qué iba a pasar porque en el San Roque teníamos la carta de libertad y no me podía creer lo que estaba pasando. Pensaba y decía un año tan bueno no se puede tirar por la borda por cosas extradeportivas. Aunque psicológicamente fue duro, firmar en Segunda División por un equipo como el Recreativo de Huelva es lo mejor que me ha pasado nunca.

¿Cómo valora el trabajo realizado esta campaña por Luis García Tevenet como entrenador?

Para mí ha sido un entrenador increíble porque no se casa con nadie y ha confiado en mí toda la temporada. Le estaré agradecido toda mi vida porque una parte grande de que haya firmado en el Recre es gracias a él. Es una persona muy trabajadora junto a Chema (segundo entrenador), Antonio (fisio), Pancho (entrenador de porteros) y Rafa (preparador físico) Se lo preparan todo al dedo y ojalé el año que viene tuvieran un equipo de Segunda División porque lo merecen.

¿Cómo ven al Cádiz desde Lepe? ¿Qué destacaría del conjunto que dirige Jose González?

Desde Lepe se ve al Cádiz como un equipo con mucho presupuesto, que por los jugadores que tiene es lógico que vayan primeros. Destacaría las individualidades de la parte ofensiva y que son el equipo menos goleado, clasificación en la que, hasta este último partido, nosotros estábamos segundos.

A usted, como defensor, ¿le preocupa especialmente alguno de los jugadores del Cádiz?

La verdad que si tengo que destacar, destacaría a ex compañeros, con los que he estado y son excelentes futbolistas como son Aranda, Góngora y Dioni. Destacaría a Dioni porque es un jugador ofensivo y es un jugador increíble: potente, goleador y habilidoso. Aunque sé que no está jugando mucho (no sé el por qué, me parece rarísimo)

¿Sirve de referencia el 1-1 de la primera vuelta en el Ramón de Carranza para afrontar este compromiso contra el Cádiz? ¿Cómo recuerda aquel partido?

Sí que sirve de referencia para saber que aunque es un buen equipo se les puede hacer daño y llevarnos los tres puntos. Recuerdo que nos marcaron muy pronto y nos quedamos con uno menos muy pronto también, pero que con un jugador menos la segunda parte para mí fuimos superiores y supimos empatarle a un Cádiz en todo un Carranza.

¿Qué espera Raúl Albentosa, tanto en lo personal como en lo colectivo, del tramo final de esta temporada 2011-2012?

En lo colectivo que podamos quedar los quintos y meternos en Copa del Rey… Y en lo personal, intentar no lesionarme y terminar con la mejor forma física de cara al año que viene.

Link

miércoles, 25 de abril de 2012

Cadistasfinos entrevista a Juanfran Aranda, lateral del Cádiz y ex del San Roque

“TENGO CONFIANZA EN QUE SERÁ ESTE EL PARTIDO EN QUE ASEGUREMOS EL PRIMER PUESTO”

Juan Francisco Aranda Rodríguez (Montemolín, 24-07-1988) puede tener la oportunidad de enfrentarse esta jornada a su ex equipo, el San Roque de Lepe. El lateral diestro disputó veinte partidos de Liga con los aurinegros, siendo fundamental en los planes de Tevenet. Como cadista, sólo ha jugado contra el Almería B. Consciente de la dificultad del partido y de la importancia del mismo para el Cádiz (de ganar, certificaría el liderato en el Grupo IV), Aranda concede esta entrevista a Cadistasfinos.com.

El Cádiz tiene la posibilidad de certificar, de forma matemática, el liderato del Grupo IV ante el San Roque de Lepe. ¿Cómo afronta el equipo el partido? ¿Cree que se conseguirá el objetivo esta jornada?


El equipo está muy motivado y comprometido con el objetivo marcado. Por supuesto que tenemos muchas ganas de asegurar el primer puesto cuanto antes y tengo confianza en que será este partido en el que aseguraremos el primer puesto.

Llegó al Submarino este invierno procedente del San Roque de Lepe, ¿cuáles son sus sensaciones ante este partido?

La verdad que mis sensaciones son que va a ser un partido complicado. Ellos vienen de una mala racha, pero conozco muy bien a mis ex compañeros y al míster: es un grupo muy competitivo que seguro no lo van a poner nada fácil, pero nosotros tenemos que demostrar lo que nos estamos jugando y no dejar que el San Roque tenga ninguna opción.

¿Con qué se queda de su estancia en el equipo aurinegro? ¿Qué fue lo que le aportó el San Roque de Lepe?

A nivel personal me quedo con muchas cosas. Fueron unos meses muy bonitos, con un grupo increíble donde he dejado algunos buenos amigos y en lo deportivo aproveché bastante el tiempo e intenté aprender cada día. La verdad que me ayudó bastante la experiencia del cuerpo técnico, sobre todo la confianza que me dio el míster y por la cual estoy muy agradecido.

A pesar de lo que ha cambiado el San Roque de Lepe en una vuelta, ¿quién cree que puede ser su futbolista más peligroso? ¿Cuáles pueden ser las principales armas del equipo de Tevenet?


Creo que el futbolista que mejor está es Melchor. Es un jugador rápido y, aparte de estar realizando una gran temporada, le aporta muchísimas cosas al equipo. También hay que tener en cuenta la altura, ya que tienen jugadores con mucha talla como Raúl Albentosa y Rojas, que van muy bien por arriba y el desborde de las bandas con Urko y Chapi.

Fue titular en el conjunto onubense en el enfrentamiento de la primera vuelta, que acabó con empate a uno. ¿Sirve ese encuentro como referencia para esta jornada? ¿Qué debe hacer el Cádiz para llevarse los tres puntos del Municipal de Lepe?

Yo creo que no, porque el estilo a mi parecer ha cambiado. Nuestro equipo se basaba muchísimo en encontrar en la media punta a Jesús Rubio y sin embargo ahora el míster pues tiene otro tipo de futbolistas, por lo tanto pienso que no puede jugar igual. Pero juegue como juegue y el jugador que juegue, Tevenet tiene la virtud de sacar un buen rendimiento de cualquiera de ellos.

¿Cómo vivió los últimos días del mercado invernal, cuando se hizo público que el San Roque de Lepe daba la carta de libertad a sus jugadores para encontrar acomodo en otro club? ¿Cómo recuerda los días previos a su fichaje por el Cádiz?

Bueno no fue así exactamente: solo le daba la carta de libertad a los jugadores con ofertas ya que había que reducir gastos para que el equipo tuviera viabilidad y se pudiera completar así la temporada… Y nada, la verdad con mucha incertidumbre por no saber qué podía pasar, finalmente se solucionó todo y aquí estoy, muy contento de pertenecer a este club.

A pesar de que, por el momento, solo haya podido jugar un partido, ¿cómo valora su etapa en el Cádiz? ¿Qué ha sido lo más positivo desde su desembarco en el Cádiz?

Está claro que me gustaría jugar todo y ser importante, pero cuando llegas a un sitio así no importa lo individual sino lo colectivo y estar preparado para que en el momento en que te toque jugar estar lo mejor posible y conseguir volver donde el equipo y su afición merecen estar. La verdad que todos se han portado conmigo muy bien y estoy muy a gusto aquí.

¿Qué destacaría de Jose González como entrenador?


Es un gran entrenador, la verdad que no tengo nada que reprocharle porque él tiene que elegir a once. Es una persona que dedica muchísimo tiempo a esto y tiene las cosas muy claras.

Aunque aún sea pronto para preguntarlo, ¿tiene alguna preferencia para el play-off de ascenso, en vista a los posibles rivales de los otros tres grupos de Segunda B?
Pues me preguntan bastante sobre el tema siempre, pero ahora mismo solo hay que pensar en el San Roque y ya cuando aseguremos ese primer puesto ya hablaremos. Pero ahora mismo, el partido más importante será el próximo domingo.

Link

Ni Tevenet ni Jose González estarán en el banquillo

Si la pasada jornada, ni Jose González ni su homólogo en el Lorca Atlético, Riquelme Galiana, pudieron ocupar su lugar en los banquillos para dirigir a sus equipos, para esta trigésimo sexta jornada ocurrirá otro tanto. Ni el San Roque de Lepe ni el Cádiz tendrá a sus primeros entrenadores en el banquillo, pues ambos se encuentran sancionados.

Jose González, técnico cadista, cumple su segundo encuentro de sanción tras haber sido expulsado por Rivera García en la victoria cadista contra el Villanovense (0-1) El entrenador amarillo fue expulsado a falta de veinte minutos para la conclusión del choque después de que el colegiado entendiera como desmedidas sus protestas. Jose González, en rueda de prensa posterior, aludió que sus protestas eran hacia Ikechi Anya (al que pidió mayor intensidad) y no hacia el árbitro de la contienda. Pese a ello, Competición lo sancionó con dos partidos. El primero, ya lo ha cumplido.

Por su parte, Luis García Tevenet, técnico del San Roque, tampoco podrá sentarse en el banquillo esta jornada ante la visita del Cádiz al antiguo Municipal de Lepe. El técnico fue expulsado durante el Sevilla Atlético-San Roque de la pasada jornada, que acabó con victoria para el filial hispalense por 5-2.

Lo expulsó el tinerfeño Cruz Quintero, que arbitró aquel choque, a los sesenta y tres minutos de partido. De acuerdo con el acta del encuentro, el colegiado tomó la decisión porque el técnico aurinegro empezó a “protestar a viva voz reiteradamente, una decisión mía. Una vez expulsado se dirigió a mí, en los siguientes términos: "Que malos sois, sois muy malos". Situándose detrás del banquillo del C.D. San Roque de Lepe y dando instrucciones a los jugadores titulares y sustitutos que se encontraban en las inmediaciones.”

De este modo y por segunda jornada consecutiva, ninguno de los dos entrenadores “titulares” de un partido del Cádiz se sentará en los banquillos. A Tevenet lo sustituirá para esta jornada su segundo, Escudero. A Jose González lo seguirá sustituyendo, al frente de la nave amarilla, Alfonso Cortijo, como ya ocurriera contra el Lorca Atlético.

Link

Competitivo pese a los cambios

De los “grandes” del Grupo IV, el San Roque de Lepe fue uno de los más dañados tras el mercado invernal. La noticia acerca de que la inversión británica en el club estaba a punto de finalizar sacudió a la entidad: se llegó a temer incluso por la continuidad del equipo en la categoría. Ante ello, el club invitó a aquellos jugadores que así lo desearan a abandonar el equipo, a fin de aligerar los gastos por las nóminas.

Dejaron el San Roque seis futbolistas. Berrocal y Jesús Rubio, sus jugadores más cotizados, dieron el salto a la Segunda División, al firmar por el Recreativo de Huelva. De ellos, quien más continuidad está teniendo en el Decano es Berrocal, autor de seis goles. En Segunda B recalaron Cheikh (Lleida), Ekedo (Ceuta) y Aranda (Cádiz) Finalmente, Borja Perea regresó al filial del Xerez.

A cambio, llegaron al equipo, con el objetivo de cubrir estas bajas, siete futbolistas. Incluido el canterano Sebas, que de militar en Primera Andaluza ha pasado a jugar en Segunda B, siendo incluso titular para Luis García Tevenet. No es el único jugador que, tras disputar parte de la temporada en Primera Andaluza, ha dado el salto al San Roque de Lepe. Carlos Maestre, delantero utilizado esta campaña en cuatro partidos, disputó la primera parte de la temporada en el Olímpica Valverdeña, también de Primera Andaluza.

Del filial del Recreativo de Huelva (encuadrado, como el Cádiz B, en el Grupo X de Tercera División), llegaron dos jugadores al San Roque de Lepe. Uno es Pablo Oliveira, lateral diestro que disputado siete partidos desde su llegada al conjunto aurinegro, alternando titularidad con suplencia. El otro, Álvaro González, centrocampista que ha gozado de bastantes más minutos desde su llegada. Ha disputado doce encuentros, marcándole un gol al Cacereño.

También desde el Grupo X de Tercera División llegó al San Roque de Lepe Fran Lepe. Central lepero, joven (apenas veinte años) que había disputado la primera parte de la temporada en el Sevilla C. Tevenet ha contado con él en cuatro partidos, de los cuales sólo fue titular en uno (contra el Betis B)

Finalmente, nos encontramos con Rubén Bover y Tosan Topo. Los dos llegaron al San Roque de Lepe procedentes del Charlton Athletic. Ninguno de los dos ha disfrutado de demasiados minutos en el equipo aurinegro. Rubén Bover ha acumulado doscientos sesenta y tres minutos (jugando dos partidos como titular), mientras que Tosan Popo ha disputado ciento noventa y dos minutos.

A pesar de estos cambios, el San Roque de Lepe ha continuado siendo un equipo competitivo, capaz de estar en la parte alta de la clasificación, aunque en las últimas jornadas se le haya complicado en exceso una posible participación para los play-off de ascenso. Un rival, pese a los cambios que ha experimentado en apenas una vuelta, muy complicado.

Link

martes, 24 de abril de 2012

Rubén Cervera, del Cádiz B, habla para Cadistasfinos

“NO VALORO LA TEMPORADA DEL CÁDIZ B NI COMO MALA NI BUENA”

Tras su victoria en El Rosal contra el Arcos por 2-1, el Cádiz B certificó su permanencia en el Grupo X de Tercera División. El filial amarillo, tras una temporada complicada, pasará las tres últimas jornadas del campeonato sin presiones. Ante la salvación matemática lograda por el Cádiz B, Cadistasfinos entrevista a Rubén Cervera, que esta campaña ha jugado veintiocho partidos y ha marcado dos goles.

¿Cómo valora la temporada realizada por el Cádiz B hasta el momento? Si tuviera que ponerle nota, del 0 al 10, ¿cuál le pondría?

Bueno no la valoro como mala ya que se ha conseguido la salvación jornadas antes del final de la Liga, pero tampoco la califico de buena ya que opino que tenemos un equipo para haber estado mucho más tranquilos durante la temporada. Si tuviera que ponerle nota sería un seis, por todo esto que le he dicho anteriormente.

Diez puntos de los últimos doce han posibilitado que el Cádiz B esté matemáticamente salvado con tres jornadas por delante. ¿Dónde ha estado la clave de los buenos resultados del filial en estas últimas jornadas?

Bueno, yo creo que la clave de estos resultados, es que el equipo ha confiado más que nunca en sí mismo y darnos cuenta de que esto dependía de nosotros más que nunca.

Con el objetivo cumplido: ¿de qué forma afrontan los futbolistas del filial amarillo estas tres jornadas que restan para que acabe la competición?

Pues estas tres jornadas las afrontamos con la convicción y muchas ganas de quedar lo más arriba posible en la tabla, y por supuesto no regalarle nada a nadie

¿Qué le ha faltado al Cádiz B a lo largo de la temporada para poder estar más arriba en la clasificación?


Bueno creo que lo que más nos ha faltado ha sido esa confianza de la que le hablaba antes, acompañado de una pizca de suerte en determinados partidos.

¿Qué destacaría de la labor realizada por el míster, Juanma Carrillo?

Destacaría su profesionalidad y todo lo que ha creído en nosotros desde la pretemporada, tratándose de un equipo nuevo y joven, pasando por todo los malos momentos que hemos tenido durante la competición hasta el día de hoy. También quiero destacar la profesionalidad del preparador físico, Miguel Cuesta. Su trabajo con nosotros ha sido importante.

¿Cómo valora su temporada, a nivel individual?


Bueno mi temporada ha sido un poco difícil, creo que hice una primera vuelta buena, pero afectada por las dificultades de lesiones y una sanción exagerada de esta segunda vuelta ya que me he perdido siete partidos… Pero bueno, espero poder rendir bien estos tres partidos que quedan si el míster cuenta conmigo.

¿Tan difícil es dar el salto, debutar y quedarse en el primer equipo? ¿Qué tiene que hacer un futbolista del filial para poder jugar en el Cádiz?

Siempre es difícil subir al primer equipo y más cuando hay buenos jugadores en tu puesto. Nosotros los del filial debemos dedicarnos a trabajar a duro, rendir lo mejor posible dentro de nuestras posibilidades, y si llega esa oportunidad aprovecharla al máximo.

Sus compañeros del primer equipo que juegan en su posición, ¿en qué se fija de cada uno de ellos? ¿Qué cualidades le gustaría tener de cada uno de ellos?

Bueno sobre todo me fijo en lo prácticos que son, que pienso que es algo que debo de mejorar. Como cualidades estoy más que contento con las mías, pero si debo destacar algo destacaría la velocidad de Ikechi y la clase de David Ferreiro.

¿Cuál es su meta como futbolista?

Mi meta como futbolista, como la de cualquier jugador de un filial, supongo que es dar el salto lo antes posible, llegar a lo más alto y mantenerme ahí, cómo no.

Link

El primer objetivo, al alcance de la mano

Tras unas semanas en las que han bajado las aguas revueltas, el Cádiz tiene ante sí la oportunidad de lograr el primer gran objetivo de esta temporada. El liderato del Grupo IV está al alcance de la mano: bastaría con que se sumaran los tres puntos contra el San Roque de Lepe. Aún en el caso de que el equipo no lograra la victoria en su visita al conjunto aurinegro, certificar el liderato del Grupo IV de forma matemática seguiría siendo posible, siempre que el Cádiz cosechara el mismo resultado que el Lucena. Incluso, si los de Falete (que juegan hora y media antes que el Cádiz, ante la Balompédica Linense) perdieran, el Cádiz sería campeón sin necesidad de jugar con el San Roque de Lepe.

A lo largo de la temporada se ha tomado como referencia al Cádiz que en la temporada 2008-2009 se "paseó" por los campos del Grupo IV. A pesar de que las comparaciones son odiosas y a que las circunstancias de ambos equipos son distintas, lo cierto es que este Cádiz ha calcado la hoja de ruta seguida por el de hace cuatro temporadas. Tanto es así que, si el Cádiz se proclamara campeón de Grupo en Lepe, lo haría en la misma jornada en la que el equipo entrenado por Javier Gracia certificó su campeonato: la trigésimo sexta.

Por el momento, el único líder de Segunda División B que ha certificado, matemáticamente su liderato ha sido el Real Madrid Castilla. Aunque el resto de equipos lo tienen al alcance de la mano. Al Mirandés, en el Grupo II, le hace falta un punto. Al Atlético Baleares, en el Grupo III, le hacen falta dos puntos para ser campeón. Al Cádiz, con ganar este encuentro, le valdría.

Un encuentro que no será fácil: enfrente estará un San Roque de Lepe que puede presumir de ser el único equipo de la categoría al que el Cádiz no ha sido capaz de vencer en estos dos años en el pozo de Segunda B. La temporada pasada, los amarillos sufrieron dos derrotas ante los aurinegros. Esta campaña, un empate en Carranza, en el que además se mostró inferior a un rival que jugó la segunda mitad con un hombre menos sobre el césped.

Las cosas han cambiado mucho para el San Roque de Lepe en una vuelta. Ha perdido a sus principales figuras (Berrocal y Jesús Rubio pusieron rumbo al Recreativo de Huelva, como Raúl Albentosa, que regresó cedido nada más incorporarse al Decano) y se encuentra lejos de la lucha por el play-off de ascenso. A pesar de ello, sigue siendo un equipo a tener en cuenta, muy complicado, al que habrá que añadirle otra dificultad: el estadio.

El partido no se jugará en el Ciudad de Lepe, sino en el antiguo estadio Municipal, que lleva un año en desuso. Un estadio en el que el Cádiz ya cayó la temporada pasada. Ojalá esta vez la historia sea diferente y el conjunto amarillo salga con el campeonato debajo del brazo.

Link

lunes, 23 de abril de 2012

Octavo gol en Carranza para David Ferreiro

David Ferreiro volvió a ofrecer su mejor versión ante el Lorca Atlético. El gallego, algo desaparecido en los últimos encuentros, dio lo mejor de sí contra los murcianos. Se ofreció por la banda, centró de forma peligrosa, estuvo acertadísimo en las jugadas de estrategia (botó los dos córners que significaron los dos primeros goles amarillos) y además, buscó la portería contraria.

Cerca estuvo de batir a Manolo con un centro-chut que golpeó en el larguero. Ferreiro, que se mostró muy acertado durante todo el partido, culminó su actuación con un gol sobre la bocina. El último, en el noventa de partido, el que cerraba la goleada al Lorca Atlético. Culminó, tras recortar a su marcador y pisar área, una jugada personal con un disparo duro, ante el que nada pudo hacer Manolo.

El octavo gol que consigue David Ferreiro esta temporada. Esta está siendo la mejor campaña de Ferreiro en el apartado goleador. Muy lejos quedan los cuatro goles que consiguió como jugador del Ourense (2007-2008) y Zamora (2009-2010 y 2010-2011) El doble de goles conseguidos, en menor tiempo, vestido de amarillo y azul. Curiosamente, todos los goles de David Ferreiro han sido en el coliseo cadista.

El gallego, antes de llegar al Cádiz, había marcado trece goles en Segunda B. De ellos, ocho fueron jugando como local y cinco como visitante. Su último gol lejos del estadio en el que jugaba su equipo lo logró la temporada pasada, en un Bilbao Athletic-Zamora que acabó con empate a dos.

Ocho goles en Carranza. De todos los colores. De jugada, de falta, a rechace de un penalti, con la inestimable ayuda del portero rival… Sus víctimas, han sido Betis B, Cacereño, Écija, Almería B, Badajoz, Balompédica Linense, Melilla y Lorca Atlético. Sus ocho goles le han valido al Cádiz siete puntos. Quizás esto también sea reflejo del rendimiento que está dando David Ferreiro: muy fiable cuando el Cádiz juega como local y menos determinante jugando lejos de Carranza.

Los mismos goles que Juanjo en casa


Sin embargo, no es David Ferreiro el máximo goleador del Cádiz en Carranza esta temporada. Al menos, en solitario. Tanto él como Juanjo Serrano, que también vio puerta esta jornada ante el Lorca Atlético, suman ocho goles en el coliseo cadista. El cien por cien de los goles de Ferreiro han sido en casa. En el caso de Juanjo Serrano, el porcentaje de los goles en casa es del 88,88%.

El extremeño ha marcado nueve goles este año. Sólo el segundo, al Melilla, fue lejos del Ramón de Carranza. Los ocho restantes, han sido contra Almería B, Badajoz, Villanovense, Poli Ejido, Lucena (dos goles), Roquetas y Lorca Atlético.

Link

Cases se sacude la ansiedad desde el punto de penalti

Se comió un penalti clamoroso favorable al Cádiz el colegiado, el manchego Álvarez Pinardo. Tras una buena jugada de Cases, Juanjo Serrano remataba solo, con la portería para él. Un gol cantado, seguro, que no llegó a materializarse porque un defensor del Lorca Atlético despejó con la mano. Unas manos claras, que no fueron penalizadas por el árbitro.

Se redimiría de su error el árbitro, quizás con intención de compensar, cuando el primer acto agonizaba. Alfonso De la Cruz golpeaba al balón con la mano dentro del área. Unas manos no tan claras como las primeras, que acabaron siendo sancionadas por Álvarez Pinardo. El infractor vio la cartulina amarilla y el Cádiz tenía ante sí la posibilidad de sentenciar, antes del descanso y desde los once metros, su compromiso liguero.

Faltaba Óscar Pérez, tradicional lanzador de las penas máximas esta temporada. El ovetense cumplía ciclo de amonestaciones y se había hecho cargo de tres de los cuatro penaltis que le habían señalado, hasta el momento, al Cádiz. El otro penalti, el que no fue lanzado por Óscar Pérez, fue en el derbi contra la Balona y corrió a cargo de David Ferreiro.

Esta vez no asumió la responsabilidad el gallego, que marró su pena máxima ante Pagola. El lanzador fue José María Cases. El oriolano, llegado en el mercado invernal, ansiaba marcar su primer gol con la camiseta amarilla. Ocasiones había tenido bastantes para conseguirlo, pero no había acertado con el marco contrario.

La ansiedad parecía haber hecho presa de un Cases que también tuvo una ocasión de gol ante el Lorca Atlético, culminando una fantástica jugada personal. Sin embargo, la ansiedad por marcar le pasó factura a Cases, que no vio que Juanjo Serrano estaba, en esa ocasión, mejor posicionado para marcar.

Cases asumió la responsabilidad y no falló. Superó a Manolo, con un penalti ejecutado casi a lo Panenka. Suave, por el centro. Su primer gol desde que llegara al Cádiz, más que merecido. Un gol que sirvió, en primer lugar, para dejar sentenciado el choque (el segundo tiempo no tuvo mayor historia) En segundo lugar, el tanto conseguido supone un refuerzo en la moral de un futbolista que lo estaba haciendo todo bien menos la definición ante el marco contrario. Cases se sacudió la ansiedad desde los once metros.

Quinto penalti de la temporada


El penalti señalado por Álvarez Pinardo es el quinto del que dispone el Cádiz esta temporada. De ellos, ha marcado cuatro y sólo ha fallado uno, el de Ferreiro contra la Balompédica Linense. El porcentaje de éxito del Cádiz desde los once metros se eleva hasta el ochenta por ciento.

Aún así, son más los penaltis que han señalado en contra del Cádiz que los que se han señalado a su favor. Hace dos jornadas, en el Municipal de La Unión, el cuadro murciano dispuso de un lanzamiento de penalti que fue abortado, finalmente, por Aulestia. Era el tercer penalti que el vasco detenía esta temporada. En total, al Cádiz le han señalado esta campaña seis penaltis. El porcentaje de éxito de Aulestia es del cincuenta por ciento.

Link

Google+ Badge