sábado, 27 de mayo de 2017

Miguel Herrera vivirá una nueva etapa en la banca de América

Miguel Herrera vivirá una nueva etapa en su carrera en los banquillos al frente de América. El estratega ha sido el elegido por la directiva azulcrema para hacerse cargo del equipo a partir del próximo Torneo Apertura 2017, donde relevará a Ricardo La Volpe. Tras haber brillado con luz propia en su primera etapa a los mandos de los americanistas, el controvertido timonel tratará de devolver al equipo a la pelea por los títulos, tanto en el plano local como internacional. Sin duda, un reto más que atractivo. 

La decisión la anunció el nuevo Presidente Deportivo de la institución americanista, Santiago Baños, en declaraciones a la cadena de televisión TDN. En ellas, el dirigente afirmó que “en el futuro inmediato de América, anunciar que ya contamos con técnico, con la figura de Miguel Herrera. Él está feliz de regresar a su casa y con la afición. Estamos muy contentos”. “No basta con que América gane, el equipo debe de jugar bien, gustar y ganar. Es la idea que debemos retomar de inmediato, de hacer el mejor futbol, ir a la ofensiva y con juego vistoso. Creemos que Miguel puede llenar todas esas características”, apostilló.

La carrera en los banquillos de Miguel Herrera comenzó en Atlante, cuyas riendas tomó en el Torneo Verano 2002. Estuvo al mando de este club hasta el Torneo Clausura 2004, consiguiendo la clasificación para la liguilla en tres ocasiones: su mejor resultado estuvo en el Torneo Apertura 2003, donde alcanzó las semifinales. Posteriormente recaló en la banca de Monterrey, en el que estuvo siete torneos cortos, hasta su destitución en el Torneo Apertura 2007. En dos ocasiones obtuvo el subcampeonato liguero: en el Torneo Apertura 2004 y en el Torneo Apertura 2005. 

Tras su abrupta salida de La Pandilla, Miguel Herrera inició un peregrinaje por distintos equipos, como Veracruz, Tecos y Atlante. No tuvo la oportunidad de regresar al banquillo de un grande del fútbol azteca hasta el Torneo Clausura 2012, cuando aceptó el reto de dirigir a América. En este club vivió sus mejores momentos en los banquillos, clasificándose siempre para la liguilla. De hecho, logró disputar la final en dos ocasiones con la escuadra americanista: en el Torneo Clausura 2013 (en el que logró el título) y en el Torneo Apertura 2013 (donde obtuvo el subcampeonato). 

Su siguiente trabajo en los banquillos fue al frente de la selección mexicana, con la que tuvo luces y sombras. En una delicada situación, consiguió clasificar al Tri para el Mundial de Brasil 2014, donde el equipo acabó cayendo en octavos de final. También se hizo cargo del equipo azteca en la Copa América de Chile 2015 y en la Copa de Oro de la CONCACAF de 2015. En el primer torneo cayó en la primera ronda, mientras que en el segundo obtuvo el título tras vencer a Jamaica en la final. Un éxito que supuso el último que logró con este equipo, que abandonó tras una dura polémica. 

Hasta el momento, su último trabajo ha sido al frente de Tijuana, al que dirigió en los dos últimos torneos cortos. Torneos en los que logró colocar a los Xolos en lo más alto de la clasificación general, si bien no tuvo mucha fortuna en la liguilla: en el Torneo Apertura 2016 cayó eliminado en cuartos de final, mientras que en el Torneo Clausura 2017 fue eliminado en semifinales. 

Link

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Google+ Badge